La Dependent más terrorífica

Rèquiem, de La Dependent
Teatre Rialto
Plaza del Ayuntamiento, 17. Valencia
Del 10 al 13 de noviembre de 2016

Tres científicos encerrados en un laboratorio desafían las leyes de la naturaleza tratando de devolver la vida a cadáveres. La atmósfera resulta inquietante, de terror clásico, pero al espectador le espera una sucesión frenética de gags. La Dependent rompe con 27 años de trayectoria con un proyecto radicalmente diferente. Si la veterana compañía de Alcoi se ha caracterizado por ejecutar propuestas textuales de dramaturgia contemporánea valenciana y en valenciano, con este montaje abren una nueva línea de trabajo, y se sirven del teatro visual y gestual como hilo conductor. Esta apuesta lleva por título Rèquiem y este mes de noviembre inicia su gira.

“Prácticamente desde sus inicios, la humanidad ha buscado la forma de vencer la muerte, no solamente de evitarla, sino de ir más allá, revertirla y devolver la vida a quien ya no la tiene. Esta es una historia terrorífica, espeluznante y sobrecogedora, pero sobre todo, llena de humor”, avanza el director de la pieza, Amador Artiga.

Rèquiem, de La Dependent. Teatre Rialto.

Rèquiem, de La Dependent. Teatre Rialto.

‘Rèquiem’ partió del trabajo de improvisación del trío protagonista, Merce Tienda, Rubén Mira y Jonatan García. Se trata de un espectáculo visual en el que la palabra cede su sitio a la acción. El discurso se transmite a través de gestos, miradas e imágenes, no porque la palabra esté prohibida, sino porque se buscan las herramientas para que no sea necesaria.

La obra fue acogida con muy buenas críticas a su paso por el MIM de Sueca y la Mostra de Teatre de Alcoi, y ahora, tras presentarse en ambos festivales, inicia su gira. Del 10 al 13 de noviembre se instala en el Teatro Rialto de Valencia, y el 19 de noviembre visita el Centre Cultural Mario Monreal de Sagunto.

A los espectadores les aguardan 60 ágiles minutos de representación donde los actores abren y cierran puertas, corren, chinchan, brincan y matan a un ritmo vertiginoso. Las descargas eléctricas y los relámpagos se suceden en un habitáculo de azulejos blancos surtido de probetas que borbotean, murciélagos y miembros apuntados.

“Aquello que nos aferra a la vida es lo que nos hace luchar contra la muerte. Tal vez, sea eso lo que impulsa a los tres científicos a experimentar cosas nunca vistas y aparentemente insólitas sin saber muy bien las consecuencias, la utopía de vencer a la muerte”, concluye Artiga.

Rèquiem, de La Dependent. Teatre Rialto.

Rèquiem, de La Dependent. Teatre Rialto.

La desenfrenada acción tiene lugar en un escenario que remite a la estética de los laboratorios donde se realizaban pruebas en la primera mitad del siglo XX, una época en la que la gente observaba atónita cómo los órganos podían ser trasplantados. La experimentación en esta comedia macabra va evolucionando hacia situaciones delirantes que hallan referentes en clásicos del cine mudo, como Abbot y Costello, Harold Lloyd y Laurel y Hardy, como también en el expresionismo alemán y en el trabajo de teatro visual del francés Philippe Genty, renovador de la escena cuyos oníricos trabajos se surten de juegos de sombras, de luces, danza, mimo, música y marionetas de todos los tamaños.

“Obviamente, si hablamos del hombre enfrentándose a las leyes de la naturaleza, no podemos dejar de lado el referente por excelencia, presente en el imaginario colectivo, Frankenstein de Mary Shelley y todos los que siguieron su camino. Los asumimos, los filtramos en las improvisaciones y los pasamos por el prisma del humor, para de esta manera dar vida a nuestra propia criatura”, resume el director del montaje.

DISCÍPULO DE GENTY

El valenciano Amador Artiga es director de la compañía Chantier des Images en Francia y codirige la valenciana Imaginaria Teatro. En 2009, un curso en el Instituto Internacional de la Marioneta impartido por Philippe Genty y Mary Underwood en Charleville-Mézières dio un vuelco a su carrera. Aquella experiencia le supuso conocer en persona a la gran figura del teatro contemporáneo. Ese mismo año se integraba en la compañía de Genty, con la que ya ha participado como actor y manipulador en las giras internacionales de los espectáculos’Voyageurs Immobiles’ ‘La llamada del mar’ y ‘Dustpan Odissey’, así como en ‘Ne m’oublie pas’ y ‘La pelle du large’, donde realizó labores de asistente de dirección.

En paralelo ha dirigido sus propios montajes y colaborado con la compañía franco-noruega Plexus Polar, la hispano-australiana Corazón de vaca y las valencianas Carme Teatre, Teatro de Los Manantiales y Lluerna Teatre. En 2006 trabajó con La Dependent como regidor en la producción Una de Quatre Formatges y para 2018 tiene previsto un segundo trabajo como director en el que se ahondará en la nueva línea creativa de la compañía de Alcoi.

La Dependent.

Rèquiem, de La Dependent. Imagen cortesía de Teatre Rialto. 

Rèquiem, una visión original del nuevo Prometeo

Rèquiem, una visión original del nuevo Prometeo
Mostra Internacional Mim.
Sueca. Valencia.

La Mostra Internacional Mim de Sueca (Valencia), estrenó ‘Rèquiem’, una apuesta de la compañía alcoyana La Dependent que recrea desde una perspectiva original el mito del nuevo Prometeo. El montaje tiene una espectacular puesta en escena, fuerza audiovisual y el gag como línea de continuidad. La obra, creada y dirigida por el valenciano Amador Artiga, fue muy bien recibida por el público.

El nuevo Prometeo, el mad doctor, esos laboratorios de inicios del siglo XX que hemos visto en tantas películas (las clásicas de terror de la Universal), la popular novela gótica de Mary W. Shelley, son la base de ‘Rèquiem’, la sugerente propuesta de La Independent, la nueva marca creada por la compañía alcoyana La Dependent para el teatro gestual. El científico loco, interpretado por Rubén Mira, sus dos ayudantes, Jona García y Mercé Tienda, nos transportan por la senda del gag a una historia sorprendente, muy audiovisual. Hay momentos en los que los tres protagonistas recuerdan al humor de ‘Los tres chiflados’, Abbot y Costello o Laurel y Hardy. En el lugar donde crean vida, se almacenan miembros y órganos sueltos: brazos, lenguas, cerebros… La risas se desatan entre el público en uno de los gags cuando la ayudante, Mercé Tienda, pincha por error con la jeringuilla a sus dos compañeros. Empieza la ‘revuelta de los brazos’ que acabarà con un chamuscamiento por exceso de descarga elèctrica.

Hay otros instantes de carácter más emotivo como la ‘sinfonía de pies’, la  mariposa voladora, o las grandes manos que aparecen entre los azulejos. Los objetos, los personajes, las imágenes, la música, todo nos sumerge en un atmósfera muy conseguida, en una historia divertida, dinámica, llena de magnetismo.

Las escenas se quedan grabadas en la retina del espectador: El brazo que intenta emerger como una flor lastrado por la falta de energía, el recuerdo del pasado a través de unas imágenes en blanco y negro que cambian el devenir de los personajes; la cabeza dentro de un frasco que advierte al público de lo que van a ver. La estética, el detalle, aparece por todas partes: las paredes se convierten en una caja de sorpresas. Se abren y se cierran, esconden todo un entramado para el asombro del público.

El desenlace final es ingenioso, muy visual e interesante con una curiosa aparición especial. Una acertada resolución sobre el planteamiento del creador creado.
A la impactante puesta en escena, la cuidada estética, la acertada música, el ‘baile’ de los elementos, de los objetos, se une el excelente trabajo de los actores. Una meticulosa labor en los gestos, los movimientos, las posturas, las miradas, al margen de un esfuerzo físico notable que han de realizar durante los 70 minutos que dura el montaje.

Un momento de 'Rèquiem'. Foto, Jordi Pla.

Un momento de ‘Rèquiem’. Foto, Jordi Pla.

Amador Artiga, el director y dramaturgo, ensambla todos los componentes, para convertir a ‘Rèquiem’ en una obra atractiva, en una innovadora propuesta, en una producción de gran calidad.

La marca La Independent empieza con buen pie. Se ha decidido por un primer estreno llamativo, de clase y que supone un paso adelante en el panorama teatral valenciano .
‘Rèquiem’, un espectáculo de proyección internacional

El actor y director Pep Cortés, fundador de La Dependent, afirma que ‘Rèquiem’ ha abierto un nuevo camino , muy interesante y necesario, en el teatro valenciano. Cortés, destaca el increíble trabajo que ha hecho todo el equipo de la obra y asegura que el espectáculo se podría representar en cualquier festival de Europa.

En esa apreciación coincide el actor, director y dramaturgo, Juanjo Prats, quien califica como un gran acierto la obra y resalta que tiene proyección internacional.

«Rèquiem abre y explora un tipo de teatro que no es muy frecuente en España»  Afirma Prats. «Es un espectáculo con un sello muy francés de la escuela de Philippe Genty, una escuela donde está el objeto, el actor, dar vida a los objetos, crear un universo muy mágico. Como espectador te hace soñar y el teatro es, en definitiva, imaginar y soñar cosas».

Amador Artiga, dramaturgo y director de la obra, afirma que han utilizado todas las herramientas para contar una historia y crear un teatro visual. Ha usado los lenguajes a diferentes niveles, el vídeo como un agente externo, que interactúa con los personajes, las marionetas porque permiten elaborar cosas que no se podrían hacer con humanos y el gesto y el cuerpo para transmitir una historia.

Momento de 'Rèquiem'. Foto Jordi Pla.

Momento de ‘Rèquiem’. Foto, Jordi Pla.

Joanfra Rozalén, gerente de ‘La Dependent’ asegura que con ‘La Independent y su primer estreno se inicia una nueva línea artística dentro de la compañía, que se moverà dentro del teatro gestual, visual, con la que se pretende empezar una nueva dimensión en el trabajo interpretativo en la Comunidad Valenciana.

«Nuestra idea es abrir nuevos mercados, con rigor, con seriedad con propuestas que atraigan al público. Hemos de despertar la curiosidad de los espectadores».

Carlos Figuerola

Damià Jordà: rituales de consumo

Rituales de Consumo de Damià Jordà
Galería Mr. Pink
C/ Guillem de Castro, 110. Valencia
Hasta el 11 de abril de 2014

La exposición de Damià Jordà en la galería Mr. Pink muestra un trabajo que reflexiona sobre el fenómeno de las drogas y la construcción social que los medios de comunicación elaboran en torno a este.

El llamado “problema de la droga” es una representación social sembrada, abandonada y cosechada por los mecanismos de poder, que en España toma forma con la instauración de la democracia parlamentaria.

El concepto de ritual se ubica entre lo sagrado y lo profano, lo ceremonioso y lo cotidiano. “La programación cognitiva abierta del ser humano nos obliga a aferrarnos a procesos, a convertirnos en adictos a los rituales”.

Damià Jordà "Rituales de consumo" (fotografía de la exposición, en la que vemos uno de los vídeos interpretados por Toni Belda). Imagen cortesía de la galería.

Damià Jordà «Rituales de consumo» (fotografía de la exposición, en la que vemos uno de los vídeos interpretados por Toni Belda). Imagen cortesía de la galería.

Damià Jordà "Rituales de consumo" (fotografía de la exposición, en la que vemos uno de los vídeos interpretados por Rubén Mira). Imagen cortesía de la galería.

Damià Jordà «Rituales de consumo» (fotografía de la exposición, en la que vemos uno de los vídeos interpretados por Rubén Mira). Imagen cortesía de la galería.

De esta manera, el artista nos presenta dos historias que se dan la espalda, pero que al mismo tiempo conviven: dos colecciones de rituales de consumo; reinterpretaciones de emisiones televisivas españolas de las últimas décadas, por los actores Rubén Mira y Toni Belda. En una instalación audiovisual multicanal que obliga al usuario a transitar por la sala, y a decidir en qué lado ubicarse. Un trabajo que muestra las influencias del cine expandido para proporcionar una experiencia sensorial e incitar a la reflexión.

Rubén Mira (fotografía) en "Rituales de consumo" de Damià Jordà. Imagen cortesía de la galería.

Rubén Mira (fotografía) en «Rituales de consumo» de Damià Jordà. Imagen cortesía de la galería.

Damià Jordà (Alcoi, 1982)
Es un artista especializado en lenguajes audiovisuales. Su trabajo se caracteriza por la búsqueda de formas de expresión narrativa mediante la construcción de poemas visuales de clara influencia cinematográfica, así como de eventuales propuestas de instalación que planteen una reflexión formal acerca de nuestra relación física con la imagen audiovisual.

Toni Belda (fotografía) en "Rituales de consumo" de Damià Jordà. Imagen cortesía de la galería.

Toni Belda (fotografía) en «Rituales de consumo» de Damià Jordà. Imagen cortesía de la galería.