Espai Rambleta reúne a Luna y Flowers

Luna y Flowers
Espai Rambleta
C / Pío IX. Valencia
Miércoles 22 de abril, a las 20.30h

Luna vuelven. Luna se reúnen de nuevo. Con la misma formación que entre 1999 y 2005 (Dean Wareham, Britta Phillips, Lee Wall y Sean Eden). Es lo que estaban deseando escuchar sus seguidores desde que allá por el otoño de 2004 Wareham anunció que tras la publicación del que iba a ser su último disco de estudio, ‘Rendezvous’, y la posterior gira de presentación, el grupo iba a decir adiós.

Imagen de la banda Luna. Espai Rambleta.

Imagen de la banda Luna. Espai Rambleta.

Cumplieron la promesa. Pero ahora ese capítulo se cierra y empieza el siguiente. El libro va a seguir siendo el mismo: el que empezó a escribir Wareham tras la disolución de Galaxie 500, ese al que llamó Luna y con el que se dedicó, a través de siete discos de estudio y uno en directo -entre 1992 y 2005-, a llevar a terrenos con más pulsaciones y afilados las canciones elípticas y envolventes de su banda anterior, esas en las que él aportaba una voz de tenor planeadora y texturas de guitarra a fuego lento.

De ‘Rosebuds’ a ‘Broken Social Scene’, de ‘Beachwood Sparks’ a ‘Black Rebel Motorcycle Club’, la sombra de Luna es muy alargada. Han dejado mucha huella. Que tras diez años parada, vuelve a caminar. Una banda muy culpable de que la cara más lacónica del Nueva York que pintaron Lou Reed y Tom Verlaine siga con nosotros.

Imagen de la banda Flowers. Espai Rambleta.

Imagen de la banda Flowers. Espai Rambleta.

Flowers

En su disco de debut, ‘Do What You Want To, It’s What You Should Do’, aparecido en septiembre, el trío londinense Flowers sintetiza la energía cinética y la cruda vulnerabilidad de sus directos en catorce canciones de un pop aparentemente sencillo.

Llevado eso a la práctica y colgado en la blogosfera pronto dio como resultado una gira teloneando a The Pains Of Being Pure At Heart por Europa y un concierto abriendo en Londres para Young Marble Giants, así como una invitación a la edición de 2013 del neoyorquino Popfest.

Tenía su lógica, pues en directo se hallan a medio camino de los dos grupos citados. Gustaron al público de ambos y gustaron al ex Suede Bernard Butler, con el que coincidían en su amor por Cocteau Twins y por la Gibson ES-355, que es la que toca el guitarrista del grupo, Sam Ayres (los otros dos componentes, Rachel Kenedy como cantante y Jordan Hockley a la batería).

Cartel anunciador de la actuación de Luna y Flowers en Espai Rambleta.

Cartel anunciador de la actuación de Luna y Flowers en Espai Rambleta.

Alessandro Brighetti: PENTOTHAL

Alessandro Brighetti: Pentothal
Kir Royal Gallery
C/ Reina Doña Germana, 24. Valencia.
Inauguración: 23 de abril a las 19 h.
Hasta el 10 de junio de 2014

¡Dónde está la justicia, Dios, si el don sacro, si el genio inmortal no se da como premio al sacrificio, al amor ardiente, a las plegarias, al celo diligente, al estudio, y ilumina a un loco, un vagabundo ocioso! …¡Oh Mozart, Mozart!
Alexander Puskin, Mozart y Salieri, 1830

Pentothal es la primera exposición en España del joven artista italiano Alessandro Brighetti. El título de la exposición hace referencia a un barbitúrico que en pequeñas dosis se utiliza como suero de la verdad, en grandes dosis como droga hipnótica o anestésica.

“La verdad” es un concepto muy importante en las obras de arte de Brighetti: el fluido que utiliza es siempre fiel a sus reacciones químicas/físicas y los mecanismos de las esculturas se revelan sin ocultar nada.

La muestra expositiva parece una orquestra donde todos los “instrumentos”, escondidos en las obras mismas y creados por el artista/director, hacen bailar rítmicamente las diferentes esculturas.

Alessandro Brighetti, "Lophophora" (Serie Pentothal). Imagen cortesía de la galería..

Alessandro Brighetti, “Lophophora” (Serie Pentothal). Imagen cortesía de la galería.

Las obras de Brighetti se presentan como cuerpos fluidodinámicos de un mecanismo continuo que encrespa el material y transforma reiteradamente la forma. A la rigidez de la materia, el artista opone, de este modo, un material adaptable, elástico, flexible y moldeable: el ferrofluido. El fierrofluido – a través de las relaciones y reacciones internas, atracciones y repulsiones causadas por engranajes mecánicos y electrónicos – fluye continuamente y entre en movimiento para crear volúmenes suaves y angulares, cinéticos y pasajeros.

En sus últimos trabajos, el arte y la ciencia viven una fuere relación de coparticipación. Células y maquinaria industrial, microscópico y macroscópico, bidimensional y monumental son algunas de las constantes de su obra.

El artista se inspira en el movimiento del arte cinético de los años 60, y en particular, en Davide Boriari, uno de sus fundadores. El movimiento es necesario para el cuerpo de la obra para poner en escena la magia de la transformación. Rotaciones, pulsaciones y la recirculación son las dinámicas de esta primera fase. El paso siguiente será la interacción con la música.

Alessandro Brighetti, "Mozart e Salieri" (Serie Pentothal). Imagen cortesía de la galería.

Alessandro Brighetti, “Mozart e Salieri” (Serie Pentothal). Imagen cortesía de la galería.

Muchas de sus obras tienen nombre de psicofármacos, otros elementos que lo une a la medicina. Los títulos son una consecuencia imprescindible: antidepresivos para la primera circunstancia, ansiolíticos e hipnóticos para la segunda.

“Tener cuidado de estas obras significa poner en marcha cada vez su magia en primera persona y volver momentáneamente al niño curioso e estupefacto que juega al pequeño químico”.

Alessandro Brighetti, "Narciso" (Serie Pentothal). Imagen cortesía de la galería.

Alessandro Brighetti, “Narciso” (Serie Pentothal). Imagen cortesía de la galería.