Atlántida, tan ideal como virtual

Atlántida, de Pablo Martínez Muñiz, Juan González y Jorge Pérez
Fundación La Posta
C / Pintor Fillol, 2. Valencia
Del 23 al 31 de marzo de 2017

‘Atlántida’ es la propuesta artística que el fotógrafo Pablo Martínez Muñiz presenta del 23 al 31 de marzo en la Fundación La Posta de Valencia, en una exposición colectiva denominada Work In Progress, y dentro del proyecto LABi, iniciativa del Máster Universitario en Fotografía, Arte y Técnica de la Universitat Politècnica de la ciudad del Turia.

Martínez Muñiz, artista de reconocida trayectoria en el panorama de la imagen en nuestro país, es un fotógrafo profesional y de autor que compagina la docencia en el campo de la fotografía con la creación artística. Junto a su actividad profesional, ejerce como profesor en el Centro Universitario de Artes TAI en Madrid, donde además desempeña la función de director académico de la facultad de Artes Visuales y Creación digital, y de director de la Diplomatura en Fotografía.

Su práctica fotográfica tiene que ver con el género del paisaje urbano y centra su mirada en la compleja estructuración del concepto ciudad contemporánea, así como en el análisis de la noción de los límites y la fragilidad de la imagen en relación al propio medio fotográfico. Martínez Muñiz, junto a los artistas Juan González y Jorge Pérez, mostrarán en la Fundación La Posta de Valencia proyectos fotográficos que aún no han alcanzado su culminación y en los que continúan trabajando.

Atlántida.

Atlántida, de Pablo Martínez Muñiz, Juan González y Jorge Pérez. Imagen cortesía de Fundación La Posta.

Con Work In Progress, LABi (Laboratori de pensament, creació i difusió de la imatge) inicia una nueva vía de estudio de la práctica artística basada en la valoración del proceso. Esta muestra colectiva pretende evidenciar la necesidad de mostrar trabajos en fase de desarrollo como un planteamiento particularmente interesante para los artistas implicados, que podrán pulsar el eco de su obra en el espacio expositivo, pero también para los asistentes, que entrarán en contacto con un conjunto dinámico de ideas. En definitiva: una vía necesaria -y habitualmente poco explorada- de acercar la práctica creativa al gran público.

La inauguración de la exposición se llevará a cabo el jueves 23 de marzo, a las 20h, en la Fundación La Posta, y podrá visitarse hasta el día 31. Por otra parte, el lunes 3 de abril a las 18 horas, LABi programa, dentro del marco Work In Progress, un encuentro entre varios agentes de la cultura visual para que revisen, comenten, cuestionen y evalúen trabajos en proceso de alumnos universitarios. LABi, como proyecto de la Universitat Politècnica de València, está coordinado por Julia Castelló y Ali A. Maderuelo, en colaboración con la Fundación La Posta –Centre de Recerca de la Imatge.

El vínculo del mito con la realidad

En el marco de esta exposición, Martínez Muñiz ha descrito la obra que presenta en Valencia subrayando que “la Atlántida existe, aquella isla mítica ya es realidad. A lo largo de los siglos fuimos construyendo la idea de una ciudad utópica perfecta, en su forma y modo de vida. Era un mito basado en nuestros sueños, anhelos y esperanzas de un mundo mejor. Por fin lo hemos encontrado: en la virtualidad de render y en la materialización de los grandes proyectos arquitectónicos contemporáneos. El aire acondicionado es su nueva atmósfera”.

Imágenes muy bellas, al servicio de la imaginación, según señala Martínez Muñiz: “Este proyecto, de carácter postfotográfico, imagina una ciudad ideal a partir de renders arquitectónicos apropiados de Internet. La virtualidad del render otorga un carácter ficticio a una narración plástica que concibe una ciudad-estado ideal, siguiendo el modelo platónico. Un futuro distópico de engañosa y seductora apariencia que vive al margen de las fracturas geo-sociales actuales».

Atlántida, de Pablo Martínez Muñiz, Juan González y Jorge Pérez. Imagen cortesía de Fundación La Posta.

Atlántida, de Pablo Martínez Muñiz, Juan González y Jorge Pérez. Imagen cortesía de Fundación La Posta.

El proyecto Atlántida consta de cuatro partes, de las cuales dos se presentan por primera vez en la Fundación La Posta. La primera parte, titulada ‘Parte I: Le Grand Tour’, consiste en una pieza audiovisual de cuatro minutos de duración. Cientos de imágenes que conforman la Atlántida virtual aparecen y desaparecen en un loop incesante que remite a un mundo sobreexpuesto y asfixiado, el cual se identifica con la apariencia de la imagen y no con el objeto en sí. Un viaje a los hitos de la arquitectura contemporánea, construidos y no construidos.

La segunda parte consta de seis piezas (de un total de 65 previstas) y se titula ‘Parte II: Tipologías de una ciudad imaginada’. Cada una de las piezas trata diferentes aspectos de la vida en la Atlántida a partir de una organización de los renders en tipologías. «En ellas vemos cómo los habitantes de la Atlántida organizan su tiempo, cómo diseñan el espacio que les rodea y cómo se relacionan entre ellos”.

Historias urbanas: en busca del sitio perdido

Historias urbanas. J. Albert, C. Godella, F. Llop, P. Martínez

Aula Cultura La Llotgeta

C / Plaza del Mercado, 4. Valencia

Hasta el 24 de mayo

Historias urbanas es el título que engloba cuatro exposiciones sin duda atravesadas por ese denominador común, pero bien diferentes entre sí. Historias que acoge el Aula de Cultura La Llotgeta de la Obra Social de Caja Mediterráneo hasta el 24 de mayo. Historias de cuatro artistas: Jaume Albert, Francisco Llop Valero, Pablo Martínez Muñiz y Carme Godella, éste último, nombrando el trabajo realizado por Idoia Calabuig y Ovidi Sambonet. Historias, en suma, que tienen a la sociedad contemporánea como protagonista, centrando su mirada en la alienación urbana y su necesidad de reencuentro con uno mismo.

Podría decirse que esas Historias urbanas se hallan partidas en dos: las que propician por un lado, Jaume Albert y Pablo Martínez, frente a las consideradas por Carme Godella y Francisco Llop. Las dos primeras, poniendo directamente el acento en la extrañeza que provoca la propia ciudad, con sus eventos de masas o su paradójico vaciado en el límite fronterizo entre lo urbano y lo rural. Y las dos segundas, destacando precisamente todo lo contrario: la proximidad facilitada por el encuentro gastronómico y la cercanía del cliente que se aproxima al banco de toda su vida, dejando de lado el paradójico engaño de las preferentes.

Historias urbanas. Jaume Albert. La Llotgeta

Historias urbanas. Jaume Albert. La Llotgeta

Cuatro propuestas que, así, enlazadas, dibujan el perfil del sujeto posmoderno: cada vez más comunicado, merced al imparable desarrollo de la tecnología, y cada vez más aislado, fruto de la incapacidad para establecer contactos reales, de carne y hueso, que la aparente comunicación escamotea. Es decir, un sujeto instalado en el confort y en el placer que la sociedad del bienestar propicia, mientras siente que en esa red de superficiales contactos apenas se reconoce.

Jaume Albert lo hace con su serie Targets, instantáneas tomadas en la distancia y el anonimato que evocan las grandes concentraciones de masas (mítines, acontecimientos deportivos, proyecciones cinematográficas), para revelar esa ficción que, por un lado, nos atrae y, por otro, nos repele. Atracción generada por la pulsión escópica de esos espectaculares eventos que, a su vez, deja la sensación amarga del posterior vaciado a solas.

Historias urbanas. Pablo Martínez Muñiz. La Llotgeta

Historias urbanas. Pablo Martínez Muñiz. La Llotgeta

Los Maximalismos y otras poéticas del espacio invadido, de Pablo Martínez, siguen el rastro de esa contradictoria sensación entre lo pleno y lo vacío, que el artista sitúa en la periferia de las ciudades. Allí donde el ruido de las grandes urbes se confunde con la desolación de ciertos territorios fronterizos desaparece el sujeto, dejando la impresión de espacios abandonados a su suerte, que es la que le aguarda igualmente al individuo que se mueve entre dos aguas.

Carme Godella se interroga por la construcción de la identidad a través de la gastronomía, sin duda esencial para el ser humano. Fuente de placer, desde esas primeras sensaciones extraídas del seno materno, y de dolor, fruto de su carencia, la alimentación provoca sentimientos encontrados que los artistas de Carme Godella despliegan en su obra titulada precisamente Alimentació és paisatge. Un paisaje interior conformado a través de nuestra relación natural y artificial con la fuente alimentaria.

Francisco Llop, desde su despacho de una entidad financiera, pone su mirada en la cercanía de los clientes que a diario le visitan. Paradójica mirada entre lo que se entiende por fría relación con el abstracto dinero y sus empleados serviciales, y lo que Llop Valero transmite con su cámara, que viene a humanizar esos contactos entre cliente y trabajador de una oficina bancaria. De ahí el titulo de su trabajo: Banca personal. Nada que ver con la ficción programada para extraer comisiones del usuario convertido en cifra de cuenta corriente, y más que ver con la antigua relación de la persona que confiaba en la caja de sus ahorros. Historias urbanas, toda ellas, sobre las que merece la pena pensar. Ahí están, las cuatro y de dos en dos, en La Llotgeta.

Salva Torres