John & Yoko: Suite 1742 por la paz

John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742
Fotografías de Bruno Vagnini
La Térmica
Avda. de los Guindos, 48. Málaga
Inauguración: Viernes 23 de enero, a las 20.00h
Hasta el 23 de marzo, 2015

La Térmica presenta por vez primera en España ‘John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742′, exposición que recoge las míticas fotografías que Bruno Vagnini realiza el 31 de mayo de 1969 que documentan el ‘Bed-In’ desarrollado en la habitación 1742 del Hotel Queen Elizabeth de Montreal por John Lennon y Yoko Ono por la paz.

Esta segunda happening-protesta llevada a cabo por la pareja contra la Guerra de Vietnam, se produce después de la primera, una semana antes en Amsterdam, justo tras su boda en Gibraltar. En la ‘Bed-In’ de siete días (del 26 de mayo al 2 de junio) de Montreal es en la que se graba y retransmite a todo el mundo la mítica canción pacifista ‘Give Peace A Chance’.

Fotografía de Bruno Vagnini en la exposición 'John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742'. Imagen cortesía de La Térmica de Málaga.

Fotografía de Bruno Vagnini en la exposición ‘John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742′. Imagen cortesía de La Térmica de Málaga.

Un joven italiano de 19 años, Bruno Vagnini, que estaba cursando Fotografía en la Academia de Bellas Artes de Montreal, es invitado por un conocido a encontrarse con John y Yoko. Estaba tan emocionado que hasta lleva su cámara Nikon comprada unos días antes con un sólo rollo de película en blanco y negro de 36, seguro de no lograr hacer ni una fotografía. En la espera, en la antesala al dormitorio, realiza algunas fotografías a la hija de Yoko, Kyoko, creyendo que dentro del dormitorio no va a poder realizar ninguna fotografía.

Después es acompañado a la Suite 1742: una suite enorme, pintada de blanco, con libros, folletos esparcidos por todos lados y eslóganes contra la guerra por las paredes. Al fondo, John y Yoko, en pijama, cómodamente sentados en la cama respondiendo a los periodistas. El dormitorio se transforma en un púlpito político y a los que critican esto como una payasada publicitaria, los seguidores del ex-Beatle les responden que se trata de una performance que cuestiona las definiciones de  identidad, privacidad y espacio. Vagnini logra hacerle 26 fotos a la pareja a pesar de su posición a contraluz, delante de la ventana. Una experiencia que este fotógrafo nunca ha olvidado. Una revisión emocionante de nuestra cultura contemporánea, de la paz y del amor.

Kyoko, hija de Yoko Ono, fotografiada por Bruno Vagnini, en 'John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742'. Imagen cortesía de La Térmica.

Kyoko, hija de Yoko Ono, fotografiada por Bruno Vagnini, en ‘John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742′. Imagen cortesía de La Térmica.

La exposición

Casi cinco décadas más tarde esta muestra de La Térmica, comisariada por Ono y Mario Martín Pareja, con la colaboración del profesor de Historia del Arte Rodrigo Gutiérrez Viñuales, saca a la luz esas 30 imágenes que ilustran uno de los momentos más significativos para la historia, la música y el arte del siglo XX. Pero la exposición no se queda en el mero hecho de mostrar estas imágenes realizadas por Vagnini.

Concebida como una gran instalación, ‘John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742′ está formada por tres espacios claramente diferenciados. El primer espacio nos introduce en las creaciones conceptuales de John Lennon y Yoko Ono. Incluye, además de dos monitores con fragmentos de las películas y creaciones musicales experimentales de John & Yoko, varias vitrinas con objetos, libros y documentos.

Portada del disco 'The Wedding Album', incluida en la exposición 'John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742'. Imagen cortesía de La Térmica.

Portada del disco ‘Wedding Album’, incluida en la exposición ‘John Lennon & Yoko Ono: Suite 1742′. Imagen cortesía de La Térmica.

Destacan los elementos que componen el disco conceptual realizado por ambos llamado ‘Wedding Album’, a finales de ese mismo año, 1969. El disco más atractivo desde el punto de vista objetual, y el más vinculado a la exposición, en tanto que incluye, no solo las fotografías de la boda en Gibraltar y el bed-in que antecedió al de Toronto en el Hotel Hilton de Amsterdam, sino también entrevistas y comentarios de esa experiencia, varias fotografías sueltas, un dossier de prensa, dibujos de Lennon, copia del certificado de matrimonio y hasta un trozo de la tarta de bodas en una bolsa de plástico con la palabra ‘bagism’.

Acompañan esta documentación las fotografías de John y Yoko y de la Plastic Ono Band, de Andrew MacLear, y elementos de la trayectoria conceptual de Yoko Ono anterior a su encuentro con John Lennon a finales de 1966 en la Indica Gallery de Londres; de Lennon (músico, poeta, dibujante, más tarde artista conceptual), en las artes plásticas, y de ambos como grupo artístico conceptual.

El fotógrafo Bruno Vagnini. Imagen cortesía de La Térmica.

El fotógrafo Bruno Vagnini, delante de algunas de sus imágenes. Cortesía de La Térmica.

En el segundo espacio que sigue se incluyen el texto introductorio de Yoko Ono en el que habla 44 años después sobre ese happening, junto a la serie de instantáneas de Bruno Vagnini tomadas en la Suite 1742 del Hotel Queen Elizabeth en Montreal.

Finalmente, el tercer y último espacio es el que muestra una blanquísima e inmaculada cama de matrimonio sobre la que se proyecta el vídeo ‘Give Peace a Chance’ y el documental ‘Bed Peace’ grabado en aquellos días. Encabezan dicho lecho una instalación repetitiva con los carteles creados con la leyenda en blanco y negro ‘War Is Over!’.

John Lennon y Yoko Ono en la 'bed-in' de Montreal de 1969. Fotografía de Mario Vagnini, cortesía de La Térmica.

John Lennon y Yoko Ono en la ‘bed-in’ de Montreal de 1969. Fotografía de Mario Vagnini, cortesía de La Térmica.

Los videojuegos se cuelan en el museo

Del Tilt al Byte, Videojuegos
Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (MuVIM)
C / Quevedo, 2. Valencia

‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ es la nueva producción expositiva del Museu Valencia de la lI.lustració i la Modernitat, que acoge un tema de actualidad vinculado a la sociedad, los videojuegos, una de las prácticas culturales más extendidas. En sus diversos soportes, arcades, videoconsolas, smartphones, tablets, monitores, los videojuegos son hoy elementos cotidianos, compañeros desde la infancia de las nuevas generaciones.

Cartel de la exposición 'Del Tilt al Byte'. Cortesía del MuVIM.

Cartel de la exposición ‘Del Tilt al Byte’. Cortesía del MuVIM.

Transcendiendo edades y géneros, esta modalidad lúdica constituye una novedosa e inédita forma de experiencia social que se convierte en el eje del nuevo análisis propuesto por el MuVIM.

Desde Spacewar hasta hoy

La exposición se remonta a los orígenes del juego, la aparición de los juegos mecánicos y electromecánicos que conformarán los precedentes de los videojuegos. Estos primeros juegos de habilidad y destreza terminarán convirtiéndose, merced a programadores, guionistas y grafistas, en complejos mundos donde todo es posible.

Spacewar, surgido en 1962 y considerado el primer videojuego, está también presente en ‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ junto con los grandes creadores del género, nacionales e internacionales, pioneros y clásicos desde los años 70.

Nintendo en la exposición 'Del Tilt al Byte. Videojuegos'. Cortesía del MuVIM.

Nintendo en la exposición ‘Del Tilt al Byte. Videojuegos’. Cortesía del MuVIM.

Ocho generaciones de videoconsolas

El MuVIM también presentará una selección de las videoconsolas más representativas de las ocho generaciones en las que el público podrá observar los avances técnicos y de diseño. Junto con ellas, el museo de la Diputación exhibirá también una selección de los juegos que más impacto social y estético han tenido a lo largo de estos más de cincuenta años de creatividad.

Relevancia de la industria valenciana

‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ es una invitación a descubrir la diversidad y riqueza de un mundo en continua expansión, un mundo de una riqueza y creatividad desbordantes, en el que la industria valenciana se  ha configurado como una de las más importantes y dinámicas de Europa.

Precisamente, cabe destacar la colaboración especial en la propuesta expositiva de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) y ASUPIVA, la Asociación de coleccionistas de pinballs y máquinas recreativas y todas las productoras valencianas participantes en el proyecto.

Videoconsola de la exposición 'Del Tilt al Byte. Videojuegos'. Cortesía del MuVIM.

Videoconsola de la exposición ‘Del Tilt al Byte. Videojuegos’. Cortesía del MuVIM.