Especies de espacios, en el MACBA

Especies de espacios
MACBA-Museu d’Art Contemporani de Barcelona
Plaça dels Àngels, 1. Barcelona
Comisario: Frederic Montornés
Hasta el 31 de enero de 2016

Un edificio fragmentado es lo que nos propone en esta ocasión el MACBA de Barcelona en su exposición Especies de espacios, título que nos remite a una libre interpretación del libro Especies de espacios de George Perec y materializa las consecuencias de su aplicación al ámbito artístico.

Logo de la exposición Especies de Espacios (Espècies d'espais). 2015. Cortesía de MACBA.

Logo de la exposición Especies de Espacios (Espècies d’espais). 2015. Cortesía MACBA.

Comisariada por Frederic Montornés, contiene más de cincuenta obras procedentes de colecciones públicas y privadas, la Colección MACBA y producciones específicas que contribuyen a la reflexión sobre los 13 espacios en los que, según Perec, “nos mostramos, somos, nos movemos, actuamos, nos relacionamos, pensamos… En suma, donde vivimos.” El transcurrir de nuestra vida, junto a las experiencias, es complicado de explicar sin un marco temporal y espacial que nos define en función del uso que hacemos de ellos, posibilitando a su vez un nuevo concepto de vida más allá de una linealidad principio-final –vida y muerte-, fragmentario y apoyado en los cimientos de los espacios por los que deambulamos y evolucionamos. Perec se convierte en el guía más adecuado y el que suministra los espacios a los que anhelamos acceder, sin una voluntad enciclopédica y sí reflexiva, en torno a los significados que cada espacio encierra para cada uno de nosotros.

Los artistas que nos ofrecen los espacios vistos desde su propia óptica son Ignasi Aballí, Lara Almarcegui, Serafín Álvarez, Martí Anson, Marcel Broodthaers, Luz Broto, stanley brouwn, Victor Burgin, Luis Camnitzer, Azahara Cerezo/Mario Santamaria, Joan Colom, Jordi Colomer, Guy Debord, Pep Duran, Andrés Fernández, León Ferrari, Lucio Fontana, Dora García, Gego, Joan Hernández Pijuan, Francisco Ibáñez, Marla Jacarilla, Adrià Julià, Emma Kay, Guillermo Kuitca, Manolo Laguillo, MAIO, Gordon Matta-Clark, Ester Partegàs, Lois Patiño, Gerhard Richter, Humberto Rivas, Pedro G. Romero, Gino Rubert, Francesc Ruiz, Edward Ruscha, Daniel Steegmann Mangrané, Saul Steinberg e Ignacio Uriart.

Leon Ferrari. Cidades. 1980. Cortesía de MACBA.

León Ferrari. Cidades. 1980. Cortesía de MACBA.

Sin ninguna pretensión de convertirse en una exposición de tesis, archivo o documentación, Especies de Espacios debe ser afrontada como una libre interpretación de un libro que deambula por lugares concretos del espacio público y privado, la intimidad y la vida pública, lo que somos y lo que el resto ven de nosotros. Una deriva de la existencia humana desde un espacio delimitado y reducido hasta la imposibilidad de poner limitaciones al espacio en general.

Marla Jacarilla reinterpreta la historia del arte

Anotaciones para una eiségesis, de Marla Jacarilla
Del 5 de febrero al 14 de marzo
Twin Gallery, Madrid

El 5 de febrero de 2015 la artista Marla Jacarilla inaugura en Twin Gallery su primera exposición individual en Madrid, Anotaciones para una eiségesis, una reinterpretación que expande, modifica y cuestiona incesantemente la historia del arte.

La muestra se podrá visitar hasta el 14 de marzo. “Apropiación, copia, reinterpretación, variación, versión o plagio son términos utilizados de modo recurrente al reflexionar sobre algunos aspectos de la historia del arte. Tanto las artes visuales como el cine, la literatura u otros tipos de expresión artística han partido a menudo de estos conceptos para materializar innumerables obras que han permitido al espectador asistir a una progresiva evolución conceptual de dichos términos.

En El fin y la persistencia, la muerte de los protagonistas de diversas novelas se contrapone a la persistencia de la literatura. La última frase de cada novela se conserva intacta y el resto de la misma es convertida en bloques de pasta de papel con las dimensiones exactas del libro utilizado.

En El fin y la persistencia, la muerte de los protagonistas de diversas novelas se contrapone a
la persistencia de la literatura. La última frase de cada novela se conserva intacta y el resto de la misma es convertida en bloques de pasta de papel con las dimensiones exactas del libro utilizado.

El arte contemporáneo plantea una reflexión constante acerca del significado e interpretación de los mismos dependiendo de la obra en cuestión, del contexto, del emisor, del mediador, del receptor y de las circunstancias concretas. Una cantidad indeterminada de interpretaciones que fluctúa constantemente y está sujeta de modo inevitable a las diversas variables.

La lectura subjetiva forma parte indefectible de la historia; no sólo de la historia del arte, sino de la historia en general. Dicha subjetividad depende en gran medida de las experiencias, conocimientos e influencias de cada autor, de cada intérprete, de cada espectador. Con cada una de dichas interpretaciones, generamos el remake de una obra. Una imparable sucesión de variaciones y reinterpretaciones con infinitos matices que las diferencian entre sí, a veces de manera casi imperceptible.

La gran impostura era un libro que hacía referencia a los acontecimientos sucedidos en el 11S y a la posibilidad de que los atentados hubiesen sido fomentados por los propios Estados Unidos, esta “pequeña impostura” a la que hace referencia el título habla de acontecimientos cotidianos, mínimos, banales, que generalmente nos pasan desapercibidos.

La gran impostura era un libro que hacía referencia a los acontecimientos sucedidos en el 11S y a la posibilidad de que los atentados hubiesen sido fomentados por los propios Estados Unidos, esta “pequeña impostura” a la que hace referencia el título habla de acontecimientos cotidianos, mínimos, banales, que generalmente nos pasan desapercibidos.

En 1965, la entrega en Francia del premio Renaudot generó una considerable polémica cuando su ganador, el escritor George Perec, admitió que párrafos enteros de su galardonada novela Las cosas, estaban extraídos de La educación sentimental, obra escrita un siglo antes por Gustave Flaubert. Paradójicamente, Perec acabó convirtiéndose en uno de los escritores más representativos y originales de la literatura francesa del siglo XX, y la literatura potencial –de la cual era representante– en una de las corrientes que mejor ejemplificaba las inagotables posibilidades del lenguaje escrito. Perec hizo esta confesión durante la entrega de premios: quería convertirse en Flaubert; dejar de ser él mismo para transformarse en otro.

Dicho acto, observado desde la distancia que ofrece el tiempo, se nos antoja un interesante y coherente posicionamiento frente a la imposibilidad de la originalidad “absoluta” y la inevitabilidad de la influencia. Una impostura que deja de ser una mentira mundana para pasar a convertirse en un hecho artístico per se. Las obras que conforman la serie Anotaciones para una eiségesis abren una brecha que aborda conceptos como apropiación, reinterpretación, modificación o plagio y propone una reflexión sobre los mismos.

ENTRE EL LIRISMO EPILÉPTICO Y LA RIGUROSA DISCIPLINA Fotografía enmarcada,

ENTRE EL LIRISMO EPILÉPTICO Y LA RIGUROSA DISCIPLINA
Fotografía enmarcada, 2014.

Partiendo de materiales ajenos preexistentes (artículos de periódico, gráficos, novelas etc), las obras seleccionadas muestran la inevitabilidad de una interpretación subjetiva –la eiségesis que da título a la muestra– realizada a partir de una reinterpretación constante. Una reinterpretación que expande, modifica y cuestiona incesantemente la historia del arte”, Marla Jacarilla

Acotaciones tras la cuarta pared

Acotaciones tras la cuarta pared
Marla Jacarilla

BCN Producció ’13
Espai Club
C/ Hospital 56, Barcelona
Hasta el 23 de junio de 2013

"Acotaciones tras la cuarta pared", Marla Jacarilla. Imagen cortesía de la artista.

«Acotaciones tras la cuarta pared», Marla Jacarilla. Imagen cortesía de la artista.

Marla Jacarilla (Alcoy, 1980) es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia, formación que completó con el máster en Producciones Artísticas e Investigación de la Universidad de Barcelona. Más allá de esa conformidad, el desarrollo de una labor literaria paralela, que compagina con la de redactora en revistas de crítica y análisis cinematográficos, la ha llevado a optar por un territorio de reflexión híbrido con el uso de recursos afines a la práctica artística para explorar el proceso mismo de la escritura. Por su universalidad y omnipresencia, podríamos pensar que explorar la mecánica narrativa del texto nos llevará solo a conclusiones inocuas. No obstante, la gran habilidad de Jacarilla consiste en alejarnos rápida- mente de ese pensamiento para despertar otra vez la promesa demiúrgica del texto. Sin grandes titubeos, la artista devol- verá a la escritura el valor de lo performático.

En esta ocasión, si nos dejamos llevar por lo que nos propone Jacarilla, entraremos físicamente en un espacio reservado a la ficción y seremos testigos de un despliegue dramático en el que un falso demiurgo conversa con cuatro personajes. Se trata de los protagonistas de obras teatrales que muchos reconoceremos rápidamente: Krapp, el de La última cinta de Krapp, de Samuel Beckett; Willy Loman, el de Muerte de un viajante, de Arthur Miller; Lis, la de Fando y Lis,

de Fernando Arrabal, y Berenguer, el de El rinoceronte, de Eugène Ionesco. Personajes, todos ellos, dados a su propia crisis ontológica. Nos hallamos, pues, ante un ejercicio intencionado de descontextualización y apropiación que, sobre todo, nos pone frente a la compleja incertidumbre de la “personificación”. Cabe entender aquí lo que esto implica, más aún si pensamos en cómo conceptualizamos normalmente los logros de la literatura y cómo los reduci- mos al desfile de una interminable lista de personajes.

La vitalidad de esa personificación, su pulsión, precisamente es producto de las interminables hiperactividades que se derivan de la condición de texto. Todos sabemos que nadie acomete una lectura o escritura sin que se multiplique de forma inmediata la expansión rizomática de numerosas asociaciones. Todos sabemos que la riqueza del texto reside en ese potencial, el de lecturas y escrituras divergentes, tergiversadas, que se niegan a la interpretación unívoca. Admitamos, por lo tanto, que la linealidad narrativa no nos es del todo congénita, que es producto de mucha disci- plina, que, en realidad, es el resultado de un esfuerzo de concentración dedicado a regular y controlar esas hipertex- tualidades que se generan continuamente. El hipertexto es, pues, la condición orgánica del texto, es el lenguaje vivo. Pero, ojo, se trata de una vitalidad entendida como aquello que se realiza en todo momento, performáticamente –un pensamiento mágico, simultáneo, polisémico.

Ante tamaña amplitud de horizontes, Acotaciones tras la cuarta pared nos sugiere una línea exploratoria posible que implica entrar en las entrañas de una arquitectura que, en el contexto teatral, no es más que imaginaria, pero que, en el contexto del Espai Cub, se convierte en objetiva. Aquí, no es necesario “romper” esa cuarta pared porque está provista de una puerta de acceso, un extraño instante de literalidad. En cualquier caso, el cierre del proscenio sustituye las “especularidades” típicas del teatro por una especie de ensimismamiento, un encierro que puede remitirnos al murmullo interno de la persona. Frente a los referentes explícitos de Krapp, Willy Loman, Lis y Berenguer, marcados por una subjetividad conocida, definida de antemano por sus autores, nos vemos forzados a interrogarnos sobre esa otredad, esa caída impuesta por la mise en abyme en que se encuentran los personajes que vuelven desorientados al presente, de nuevo, a noso- tros… Extraña oportunidad para ellos de presentarse ante el juicio cruel del tiempo y de la historia.

"Acotaciones tras la cuarta pared", Marla Jacarilla. Imagen cortesía de la artista.

«Acotaciones tras la cuarta pared», Marla Jacarilla. Imagen cortesía de la artista.