Primavera negra

Festival VLC Negra
Varios espacios en Valencia
Del 9 al 18 de mayo

Con sólo dos años de vida el Festival VLC Negra se consolida como una de las citas imprescindibles en el mapa nacional para los amantes de uno de los géneros más en boga del panorama literario: la novela policiaca, el thriller, la negra…  Una cita que, sin ánimo de competir sino de completar, se suma a las ya existentes en Barcelona, Getafe y Gijón. A base de entusiasmo, incontables horas de trabajo voluntario y el apoyo de la Diputación y el Ministerio de Educación, con un ajustado presupuesto de unos 30.000 euros, los organizadores han hecho una especie de milagrosa multiplicación de panes y peces, duración del evento, participación de autores y actividades incluidas en el programa. El festival pasa de cuatro a nueve días, del 9 al 18 de mayo, y triplica su contenido plural, que incluye cine, fotografía, teatro, animación infantil, etcétera.

Multidisciplinar y popular

Jordi Llobregat, director del festival; Santiago Álvarez, responsable de los contenidos y Bernardo Carrión, coordinador de comunicación y audiovisual, ataviados con sus flamantes camisetas de diseño inspiradas en el cartel del festival, presentaron esta semana el evento. “Un evento multidisciplinar y popular”, lo definieron. “Un vehículo de difusión de la novela negra, la que mejor refleja la actualidad, la corrupción y el  lado oscuro de la naturaleza humana”.

Presentación del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

Presentación del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

La presencia del escritor griego Petros Markaris, que ha descrito magistralmente en sus novelas la crisis del Mediterráneo, es uno de los platos fuertes gracias a la colaboración con Amnistía Internacional y la librería Cosecha roja. El autor griego junto a Lorenzo Silva, Ángeles G. Bartlett, Carlos Zenón y el cineasta Enrique Urbizu son algunos de los 36 autores que participan en el festival,  cuyo epicentro es el barrio de Russafa: la librería Cosecha roja y la Sala Russafa, donde se representarán dos montajes: La Huella y Terapia de bala del valenciano Vicente Marco, así como teatro para niños.

La marea negra se extenderá por toda la ciudad, a través de la red de bibliotecas públicas y numerosas librerías, la FNAC y el MuVIM, sede de una muestra fotográfica que rescata imágenes de la Valencia negra real contada en las páginas de sucesos. Son 40 fotografías de José Aleixandre, Manuel Molines, Vicent M. Pastor y Vicente Martínez, con textos de los periodistas Teresa Domínguez y Bernardo Carrión.

Películas inéditas

Otro de los alicientes del festival es un ciclo de cine negro que incluye cuatro interesantes títulos inéditos en España: Lady killer, La ragazza in vetrina, L’estranguleur y Owning mahoney. Una de las novedades de esta edición es un Certamen de miniclips de una duración de 60 minutos que cuentan una historia de género negro. «Se trata de acercar a la gente joven al género», señalan los organizadores. «Hemos recibido 57 y seleccionado 12 entre los de mayor calidad audiovisual».

Cartel del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

Cartel del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

El premio Mejor Novela VLC Negra se disputa este año entre cinco autores: Carlos Salem (Muerto el perro), Claudio Cerdán (Un mundo peor), Berna González (Margen de error), Víctor del Árbol (Respirar por la herida) y Andreu Martín (Les escopinades dels escarabats).

La televisión también tendrá su hueco con la presencia de la serie Víctor Ros, basada en el detective del siglo XIX creado por Jerónimo Tristante que también participa en el festival.

Debates y talleres

En esta segunda edición se han potenciado las actividades con bibliotecas y diversos autores valencianos participarán en debates, encuentros y clubs de lectura convocados por diversas bibliotecas valencianas: Emili Piera, Luis Valera, Xavier Aliaga, Juli Alandes y Vicente Garrido. El alicantino Mariano Sánchez Soler impartirá un taller de novela negra, cuyos asistentes ganarán su derecho a participar a través de un sorteo. También los bolsillos se verán beneficiados, pues la librerías aplicarán un descuento a todas las obras del género durante los días de celebración del festival.

La clausura de VLC NEGRA se celebrará el domingo 18 de mayo en un acto que pretende acercar a los escritores y el público. La librería Cosecha Roja (Sevilla, 20) será el escenario de la firma colectiva de autores, acompañada de un vermut negro. El festival celebrará su último acto con una comida en la que los autores y colaboradores del festival degustarán, cómo no, el ya tradicional arròs negre.

Detalle del cartel del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

Detalle del cartel del Festival VLC Negra. Imagen cortesía de la organización.

Bel Carrasco

“Hablo de la insultante impunidad del poder”

Les escopinades dels escarabats, de Andreu Martín
Editorial Bromera
XXV Premi Ciutat d’Alzira

Les escopinades dels escarabats. Los escupitajos de los escarabajos. No, no se trata de un manual de entomología, sino del curioso título de la novela de Andreu Martín, uno de los maestros de la novela negra española y prolífico autor de literatura juvenil, que se ha alzado este año con el XXV Premi Ciutat d’Alzira que concede la editorial Bromera. Una obra de plena actualidad, cargada de mala leche que retrata la sociedad actual a través de una colección de personajes que se mueven tanto en las altas esferas como en los bajos fondos. Ricos empresarios, políticos poderosos, jueces estrellas subidos al pedestal de su prepotencia. Y por otra parte, un periodista en paro, una prostituta que adora los westerns y un policía informático acostumbrado a fracasar en el amor. Combinando el ritmo frenético de la música country y el gusto amargo del gintonic, Martín conduce al lector a un ritmo de vértigo por un paisaje familiar por el que desfilan desde Bárcenas y Urdangarín o la infanta Cristina hasta el Gran Wyoming y la semana BCNgra.

Andreu Martín. Imagen cortesía del autor.

Andreu Martín. Imagen cortesía del autor.

¿Qué representan los escupitajos de los escarabajos?

Los escupitajos de los escarabajos hacen referencia a las protestas de los ciudadanos y a la insultante sensación de impunidad que transmiten políticos, banqueros, multinacionales y, en definitiva, el dios mercado. Según uno de los personajes de mi novela esos escupitajos ‘no llegan ni al séptimo subterráneo del pedestal donde se erige mi estatua’. ¿Quién diría eso?  Alguien que se considera muy por encima del resto de los mortales y sabe que puede transgredir impunemente. La novela es un grito de rabia contra alguien así y trata de demostrar que algún día los escupitajos de las cucarachas sí pueden alcanzar su objetivo.

¿De qué sirve fabular sobre unos hechos de sobra conocidos que denuncian cada día los periódicos?

La novela está escrita desde la indignación no desde la denuncia y la clave de ficción permite hablar de las grandes verdades a través de la mentira. Todo está explicado en los diarios y parece que la realidad supera la ficción. Pero no es así porque la novela va más allá, puede juzgar la realidad y hacer que los criminales paguen por sus fechorías.

Detalle de la portada del libro 'Les escopinades dels escarabats', de Andreu Martin, en la editorial Bromera.

Detalle de la portada del libro ‘Les escopinades dels escarabats’, de Andreu Martin, en la editorial Bromera.

Después de tantos libros, historietas, guiones e incluso obras de teatro o películas, ¿cómo alimenta su imaginación para inventar nuevas tramas? ¿Qué considera más importante: el argumento o los personajes?

Los personajes, como los actores, deben nacer y estar al servicio del argumento. Lo importante de un personaje no es cómo es sino qué hace. ¿Y cómo alimento mi imaginación? Simplemente, me asomo al mundo y miro.

¿La crisis y la corrupción son caldos de cultivo para la buena literatura?

Todo es caldo de cultivo para la buena literatura. La crisis y la corrupción son un buen material para la literatura negra.

Portada del libro 'Les escopinades dels escarabats', de Andreu Martín. Editorial Bromera.

Portada del libro ‘Les escopinades dels escarabats’, de Andreu Martín. Editorial Bromera.

¿Echa de menos a sus lectores juveniles? ¿Qué piensa de la juventud actual amargada por el paro y la falta de oportunidades?

No he abandonado nunca a mis lectores juveniles, así que ni yo los echo en falta ni ellos a mí. Y, eso sí, compadezco el futuro que les espera porque no lo van a tener tan fácil como yo. En la guerra que nos han declarado, el objetivo del enemigo no es sólo el Estado del Bienestar sino también, y sobre todo, el Estado del Bienser.

¿Qué significa para usted el premio Ciudat d’Alzira y cómo valora la trayectoria de la editorial Bromera?

Como todos los premios, una oportunidad para vivir un poco mejor de mi profesión de novelista. Respecto a Bromera, me gustan las editoriales no muy grandes pero ambiciosas que reciben a sus autores con risas y fotos y donde puedes estrechar la mano de todos los que trabajan en tu obra, desde el director hasta el encargado del almacén.

Andreu Martín. Imagen cortesía del autor

Andreu Martín. Imagen cortesía del autor

Bel Carrasco