La webserie española más premiada del mundo es valenciana

Todos queríamos matar al presidente, de Ana Ramón Rubio
Web Series World Cup
Ranking de las series digitales más premiadas
Febrero de 2019

El Web Series World Cup, organismo destinado a contabilizar las selecciones y premios en los festivales internacionales de webseries, ha publicado un ranking con las series digitales más premiadas desde que se contabiliza este registro, el año 2015. A partir de un ranking de 100 posiciones, se dictaminan cuáles son las webseries más premiadas de los últimos cuatro años y cuál es la representante más premiada de cada nacionalidad. En el caso español, la primera webserie del ranking es la ficción valenciana ‘Todos queríamos matar al presidente’, que se sitúa en el puesto 44 de la tabla habiendo recibido los premios a Mejor Dirección de comedia en el Baltimore New Media Web Fest, mejor thriller en el festival de series de Nueva York (NYC Web Fest) o la Mejor creación europea en los Rome Web Awards de Italia.

Estrenada el pasado verano en Amazon Prime y disponible en exclusiva para la audiencia de Europa y Estados Unidos, esta miniserie de 4 episodios estuvo nominada en los premios de la Academia de Televisión Web (IAWTV Awards) a mejor serie de habla no inglesa, mejor dirección y mejor guión en la edición de 2018.

'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Escrita y dirigida por la valenciana Ana Ramón Rubio (‘Almost Ghosts’, ‘La Vall’) y producida por Miguel Cañizares (‘Sin Vida Propia’, ‘El Camerino’), se trata de una comedia con tintes de thriller donde los trabajadores de un catering reciben la oportunidad de envenenar a Martínez de Ochoa, un presidente corrupto y conocido especialmente por sus escándalos, sus excesos y su afición por la vida nocturna. Tras bromear con asesinar al presidente, tendrán que afrontar que, al día siguiente, Martinez de Ochoa aparezca muerto en extrañas circunstancias.

Protagonizada por Ana Caldas (‘After party’, ‘Carmina’) y Jaime Reynolds (‘El Antivlog’, ‘Marica tú’), la ficción ahonda en la ruptura de la rutina de un joven matrimonio en crisis que trata de resolver sus problemas de pareja al mismo tiempo que la policía investiga la misteriosa muerte del Presidente del Gobierno. Les acompañan en la historia un elenco encabezado por Joan Manuel Gurillo (El presidente), María Albiñana (su esposa), Fede Rey (la última persona en ver con vida al presidente) y los investigadores Irene Olmos y Jordi Marquina.

Fotograma de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Fotograma de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

“Es un honor que ‘Todos queríamos matar al presidente’ sea la webserie española más premiada del circuito de festivales, pero el dato más significativo es la buenísima salud de las series web españolas y cómo interesan y gustan fuera de España”, afirma Ana Ramón Rubio, la directora y guionista del proyecto, que acaba de estrenar en la 63ª SEMINCI de Valladolid su primer largometraje documental ‘Almost Ghosts’ rodado en Estados Unidos y la serie de ficción ‘La Vall’ producida por Mediterráneo Media para Àpunt. “Hay otras 5 series producidas aquí en este ranking, la mayoría de ellas se han sacado adelante con presupuestos muy bajos y que sólo ejemplifican, una vez más, que los españoles sabemos contar historias y que esas historias trascienden nuestras fronteras constantemente”, finaliza.

Otras 4 webseries españolas en el ranking

‘Todos queríamos matar al presidente’ se sitúa como la webserie española más premiada en el puesto 44, pero no es la única ficción nacional que se cuela en esta lista. En el puesto 58 se sitúa la comedia política ‘El Partido’, de Álex Rodrigo (‘La casa de papel’, ‘Vis a vis’), “Desenterrados” de Xavi Cortés (‘Sunset’, ‘La Colonia’) en el puesto 67, ‘Dorien’ de Javier y Kiko Prada (‘Queridos Monstruos’, ‘Llegar’) en el puesto 82 y ‘Gifted Corporation’ de Rose of Dolls y Oliver Mend en el puesto 89.

Fotograma de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Fotograma de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

“La mayoría de estas webseries son un claro reflejo de la evolución que ha ido experimentando el formato”, afirma Miguel Cañizares, productor de ‘Todos queríamos Matar al presidente’. “Desde Malviviendo hasta hoy, cada vez hay más series web producidas en España de mayor calidad, que interesan en los festivales porque realmente hay una audiencia que las reclama y que se distribuyen en distintas plataformas porque cada vez son más las que apuestan por este tipo de formato”.

‘Todos queríamos matar al presidente’, puede disfrutarse completa en Amazon Prime de forma gratuita para los suscriptores del servicio, mientras que ‘El Partido’ (puesto 58) se emite en ‘Flooxer’ de Atresmedia, ‘Desenterrados’ (puesto 67) y ‘Gifted Corporation’ (puesto 89) están disponible en abierto en Youtube y ‘Dorien’ (puesto 82) en la plataforma de RTVE.es Playz.

Parte del equipo de 'Todos queríamos matar al presidente', en Marsella.

Parte del equipo de ‘Todos queríamos matar al presidente’, en Marsella.

Dilema criminal en tono hilarante

Todos queríamos matar al presidente, de Ana Ramón Rubio
Reparto: Ana Caldas, Jaime Reynolds, Fede Rey, Juan Manuel Gurillo,
María Albiñana
Producción: Miguel Cañizares
España. 2017

‘Todos queríamos matar al presidente’, de la directora Ana Ramón Rubio, confluye en el inicio con un suceso de la novela ‘Crimen y castigo’, de Fiodor Dostoyevski. Un elemento narrativo, también, origen  de varias  películas del director Woody Allen, como  son ‘El sueño de Cassandra’ (2007), ‘Delitos y faltas’ (1989), ‘Match Point’ (2005) y ‘Scoop’ (2006).

En ambos relatos, ‘Crimen y castigo’ y ‘Todos queríamos matar al presidente’, la trama se desencadena tras el asesinato de un ser vil, mísero y despreciable, y el  dilema moral que plantea dicho asesinato.

Fede Rey en una imagen de la webserie 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Fede Rey en una imagen de la webserie ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Así, en ‘Crimen y castigo’ el origen de la novela se halla en la muerte de una vieja usurera. Una vieja descrita, por uno de los personajes, como “achacosa, necia, estúpida, mala, un ser que no es útil a nadie, sino por lo contrario hace daño a todo el mundo”. Y, en ‘Todos queríamos matar al presidente’, la historia se inicia con el asesinato del presidente del gobierno. Un presidente descrito por todos los personajes como un ser corrupto, lujurioso, ruin, pusilánime, oportunista, soez. Un presidente caracterizado por una falta de ética tanto en el ejercicio de su actividad política, como en su vida privada.

Por tanto, ambos personajes, la vieja y el presidente, activan el instinto asesino de sus compatriotas. El estudiante, uno de los personajes de la novela de Dostoyevski, dice: “(…) en cuanto a esa maldita vieja, sería capaz de matarla y robarle sin el menor escrúpulo de conciencia”.

Imagen de la webserie 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Imagen de la webserie ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Una camarera, uno de los personajes de la webserie de Ana Ramón Rubio, señala: “Lo que deberíamos hacer es aprovechar este momento que Dios nos ha dado para cargárnoslo”. Pero ese deseo de llevar a cabo un acto criminal plantea en los personajes de ambos relatos una disyuntiva moral: ¿es justificable el asesinato de un ser maligno, que es un azote para sus semejantes?

La respuesta dada por los personajes es de una clarividencia instintiva: sí, puesto que dicho asesinato será un bien para la humanidad. Una respuesta sustentada en el hecho de que el acto criminal no va a tener ninguna consecuencia policial, ni judicial para quien lo comenta.

Ahora bien, que el asesinato de la vieja usurera de ‘Crimen y castigo’ y el asesinato del presidente de ‘Todos queríamos matar al presidente’ no tenga, en principio, consecuencias policiales, no supone que no tenga efectos en los personajes. Todos sabemos que Raskolnikov, el protagonista de Dostoyevski, es invadido por una terrible “angustia de culpabilidad” que domina su espíritu hasta la locura.

Cartel de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Cartel de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Y ¿qué impresión va a causar en el ánimo de Rosana, la protagonista de la webserie, la muerte del  presidente? Rosana, al contrario de Raskolnikov, no queda atrapada en la tela de la culpabilidad y el remordimiento, sino en el miedo de poder ser descubierta y condenada por asesinato. Un miedo que le lleva a comportamientos y pensamientos disparatados y absurdos.

En este punto, la rítmica comedia de Rubio se bifurca del intenso drama de Dostoyevski. Pero, como dice muy bien Woody Allen, la comedia es tragedia más un poco de tiempo; sólo hay que esperar el momento oportuno para que la tragedia se convierta en comedia.

‘Todos queríamos matar al presidente’, la segunda premiada wedserie de Ana Ramón Rubio, tiene un ritmo trepidante que procede de todos los elementos estéticos y narrativos del relato. La puesta en escena, la interpretación, los diálogos, la música, el montaje, se amalgaman para sostener el hilarante suspense de la historia en cada capítulo, de los cuatro presentados en el preestreno en la Fábrica de Hielo de Valencia. Rubio ha conseguido que el drama del suspense de ‘Todos queríamos matar al presidente’, como la de su primera webserie, ‘Sin vida propia’, se acople al tono hilarante de la comedia.

Imagen de 'Todos queríamos matar al presidente', de Ana Ramón Rubio.

Imagen de ‘Todos queríamos matar al presidente’, de Ana Ramón Rubio.

Begoña Siles