Nace Animat para impulsar la animación

Nace la asociación ANIMAT
Por la reactivación del sector audiovisual valenciano
Marzo de 2016

ANIMAT es una nueva asociación que nace con el ánimo de impulsar el sector de la animación en Valencia. Representa a los estudios más importantes de la comunidad, conscientes del talento y del potencial de la animación valenciana. La industria de la animación es el sector del audiovisual español que más exporta. El 70% de la facturación de los estudios proviene del exterior.

Tradicionalmente el sector de la animación ha sido ignorado por TVV, quizá ésta sea una de las razones por las que la desaparición del ente público no ha tenido un impacto negativo sobre el sector de la animación que paradójicamente ha crecido en términos de producción y reconocimiento internacional. Mientras se destruía la mayoría del empleo del sector audiovisual valenciano a lo largo de los últimos 5 años, la animación valenciana creaba más de 800 puestos de trabajo. Las únicas producciones valencianas que están actualmente en emisión son las de animación, tanto en España como en el resto del mundo, donde se han exportado a más de 100 países.

Clay Kids, de Javier Tostado.

Clay Kids, de Javier Tostado.

A continuación relacionamos algunos hitos recientes de la animación valenciana: 5 Goyas, 1 premio en el Festival de Annecy, 1 Silver Telly Award en USA, Premio al Mejor Proyecto de Inversión otorgado por la Asociación Española de Business Angels, 1 Promax Norteamérica (Oro y Plata), 1 AWWWARDS en Nueva York, 1 Premio de publicidad El Chupete,1 CyberLion de Oro en el Festival Internacional de Cannes Lions, 1 Animamundi – on the road, 1 BAFF (British Animation Film Festival), 1 Jerry Goldsmith, 11 galardones en festivales internacionales para el largometraje “Poseso”, Liderazgo de audiencia en la cadena británica Kix durante 2 meses, obtenido por la serie Clay Kids, también obtiene las mejores audiencias de su franja horaria en Clan, Coproducción norteamericana para el largometraje Animal Crackers.

La creación, producción, distribución, emisión y promoción de los contenidos de animación y sus derivados debería configurarse como una parte importante del cambio de modelo productivo de la Comunidad Valenciana, con el objetivo de fomentar la innovación tecnológica, potenciar el crecimiento económico, generar nuevos empleos, atraer talento y suscitar nuevas oportunidades en otras industrias creativas, culturales y tecnológicas.

Arrugas, de Paco Roca.

Arrugas, de Paco Roca.

Según el reciente informe Focus on Animation, encargado por la Comisión Europea, “… los éxitos de la industria de la animación son una prueba concreta de la capacidad de las industrias creativas para contribuir a la diversidad cultural y a la generación de  empleo, mediante el aprovechamiento de todo el potencial de las tecnologías digitales. La animación se ha convertido en la rama del sector audiovisual con mayor potencial en términos de audiencia y contribuye en gran medida a la diversidad cultural en Europa y a la circulación y promoción de la cultura europea en todo el mundo.”

Se trata de un éxito de los profesionales europeos de la animación, que no hubiese sido posible sin un apoyo institucional decidido a través de la aplicación de una serie de medidas: cuotas de pantalla establecidas en los países miembros tanto para producciones locales como para producciones de otros países europeos; incentivos fiscales a la inversión en producción audiovisual; ayudas del programa Europa Creativa que fomentan la coproducción entre productores independientes de diferentes estados, así como la Participación de cadenas TV europeas en la coproducción de las obras.

En ANIMAT pensamos que la reactivación del sector audiovisual valenciano debe entenderse en un contexto europeo y contar con la animación como uno de sus principales activos.

En Europa se ha extendido el modelo de la coproducción para la creación de obras audiovisuales, capaz de sumar talentos y capacidades de productores independientes de diferentes países, a los que suelen sumarse como co-productores las cadenas de TV pues les permite reducir costes, seleccionar proyectos interesantes, contar con equipos especializados y delegar la comercialización en los productores independientes o en distribuidores. El productor por su parte se beneficia de la promoción que realiza la cadena de TV, cubre una parte de la financiación y consigue acceder a subvenciones europeas.

Señor Trapo, de Francisco Gisbert.

Señor Trapo, de Francisco Gisbert.

El apoyo de la nueva cadena autonómica supondría un nuevo impulso para la puesta en marcha de proyectos valencianos de animación. Pensamos que debería estudiarse la posibilidad de crear un canal 100% infantil en la nueva televisión valenciana, quizá la medida más efectiva para el fomento del valenciano.

Las cadenas temáticas infantiles gozan de muy buenas audiencias, Clan ha sido durante mucho tiempo líder de las cadenas temáticas, superando en algunas ocasiones a La 2 de TVE, con audiencias muy superiores a Tele Deporte y al canal 24h de TVE. En lo que respecta a la Cadena Super 3 de Cataluña el éxito es similar. La animación valenciana necesita una ventana para conectar con el público de origen.

Si existe la voluntad de cambiar el modelo productivo de la Comunidad Valenciana, reducir el paro y revitalizar el sector audiovisual, pensamos que sería útil que el 100% de los contenidos adquiridos o coproducidos por la nueva TV fueran producciones valencianas. Se trata de una medida que no implica un coste adicional, tan solo hace falta voluntad en la redacción de la nueva Ley.

Una apuesta decidida por la animación también podría mejorar la imagen de España en el panorama europeo, donde la cadena Clan de TVE bate el récord tanto en la emisión de series de animación norteamericanas como en la no emisión de series de animación nacionales.

El Observatorio Audiovisual Europeo en su último informe concluye que el retorno local por cada euro invertido en animación es cuatro veces superior. Pensamos que en los próximos años deberíamos trabajar todos juntos, instituciones, empresas y profesionales, en la creación de una marca Valencia que se asocie con la innovación y la calidad. Y en la que pensamos que la animación valenciana puede aportar su granito de arena.

El vendedor de humos, de Jaime Maestro.

El vendedor de humos, de Jaime Maestro.

Los espejismos de Jeff Koons

Jeff Koons: Retrospectiva
Museo Guggenheim Bilbao
Plaza Abandoibarra, 2. Bilbao
Hasta el 27 de septiembre de 2015

El Museo Guggenheim de Bilbao ha estado vinculado a la obra de Jeff Koons desde su inauguración en 1997. La escultura ‘Puppy’ (1992), ese terrier gigante cubierto de plantas en flor situado a las puertas del museo, y de ‘Tulipanes’ (1995-2004), ese ramo de flores inmenso de acero inoxidable colocado en la terraza del edificio, han iluminado de color las placas de titanio del Guggenheim. Es lógico, por tanto, que la primera muestra retrospectiva de la obra de Jeff Koons en nuestro país sea en el Museo Guggenheim, el mismo año en que éste ha alcanzado la mayoría de edad.

Tulipanes, de Jeff Koons, en la terraza exterior del Museo Guggenheim Bilbao.

Tulipanes, de Jeff Koons, en la terraza exterior del Museo Guggenheim Bilbao.

Por fin, la obra de Jeff Koons ha entrado en el interior del museo y las salas han explotado con el color, el brillo y la luz que exhalan sus esculturas y sus pinturas monumentales. Esculturas y pinturas barrocas, kitsch, pastiches, hiperrealistas, ready-mades, collages, palabras todas ellas que definen la obra de Koons, a la vez que oscurecen la mirada para la reflexión.

Una obra desmesurada, de volutas y de grandes movimientos (en el material utilizado: acero inoxidable, madera policromada, cristal de murano, porcelana….). Una obra que parece que le tiene miedo al vacío y, por eso, cuando hay vacío lo llena en seguida con flores y la recubre con espejo para que toda la superficie se llene con el reflejo de los espectadores y los objetos de la sala. Una obra para invadir el vacío y llenarlo con una escritura demasiado floripondia y frondosa, como la sociedad de consumo y mass-mediática que la inspira.

Jeff Koons. Retrospectiva. Museo Guggenheim Bilbao.

Jeff Koons. Retrospectiva. Museo Guggenheim Bilbao.

Koons intersección Guggenheim

La obra de Jeff Koons hace que el Guggenheim resuene a celebración, especialmente por las piezas que componen  la serie ‘Celebration’ (1994-2004) expuestas en esta retrospectiva. Esta serie recrea objetos típicos de las fiestas infantiles en pinturas y esculturas, tales como ‘Play-Doh’ (1995-2008), ‘Balloon Dog’ (1995-1998), ‘Cat on Clotheslin’ (1994-2001), ‘Moon’ (1995-2000), etcétera.

Sí, el Guggenheim puede celebrar tan explosivamente como las obras de Koons su mayoría de edad. El Museo Guggenheim del arquitecto Frank O. Gehry, o mejor el “fenómeno Guggenheim”, comparte una de las cualidades que se le otorga al “fenómeno artístico” de Koons: su posmodernidad. Y, en concreto, de ese conjunto de ideas eclécticas y heteróclitas que conforma la posmodernidad, destacar aquella que considera el arte posmoderno como un producto del capitalismo de consumo y ocio.

Rabbit, en Jeff Koons. Retrospectiva. Cortesía del Museo Guggenheim Bilbao.

Rabbit, en Jeff Koons. Retrospectiva. Cortesía del Museo Guggenheim Bilbao.

Si Jeff Koons ha creado su obra con los productos de consumo y ocio propios del mundo hogareño (colección ‘The New’ 1980), deportivo (serie ‘Ball 50/50 Tank’ 1985), y massmediático (colecciones ‘Popeye’ y ‘Hulk Elvis’, 2009-2015), el edificio ideado por Frank O. Gehry ha transformado la ciudad de Bilbao en un espacio para el consumo y el ocio de un turista, en estos momentos, incipiente. Toda huella de su pasado industrial y moderno propio de un capitalismo de producción ha sido borrada.

El turista, al igual que el observador de la obra de Jeff Koons, circula eclipsado tanto por la ciudad como entre la obra expuesta. El primero, el turista, por el titanio que recubre el Museo Guggenheim; el segundo, el observador, por las esculturas de acero inoxidable pulido con acabado de espejo de Jeff Koons. Y tras ese primer y breve deslumbramiento, ambos visitantes verán reflejada su propia imagen, debido a la cualidad reflectante de la superficie del material.

Superficies reflectantes, al igual que las aguas de Narciso. El tiempo dirá si el “fenómeno artístico” de Koons y “el fenómeno Guggenheim” no se hunden tras ese primer reflejo deslumbrante que las aguas del mercado del consumo artístico y turístico ha colocado como imagen digna de admiración, tanto estética como monetaria.

Antiquity 3, en 'Jeff Koons. Retrospectiva'. Museo Guggenheim Bilbao.

Antiquity 3, en ‘Jeff Koons. Retrospectiva’. Museo Guggenheim Bilbao.

Begoña Siles

La Chaise, hasta que el reciclaje os repare

La Chaise
Diseña, Crea, Recicla
C / Maestro Clavé, 3. Valencia
Hasta el 28 de febrero, 2015

El fenómeno del Upcyciling consiste en transformar cacharros, trastos y desperdicios en objetos útiles que pueden llegar a alcanzar la categoría de arte. El fenómeno, ahora en auge, puede rastrearse hasta las primeras vanguardias de principios del siglo XX. Incluso antes. Pero es como consecuencia del vertiginoso desarrollo industrial y tecnológico, propio de nuestros días, cuando diríase que logra su mayor esplendor, también debido al uso de las redes sociales y la promoción de ello por artistas o artesanos de variado pelaje.

Obra de Estudi Oniric en La Chaise.

Obra de Estudi Oniric en La Chaise.

La Chaise retro & med, coincidiendo con la celebración de la feria Habitat presenta una exposición en la que participan diversos estudios de diseño, talleres y diseñadores freelance radicados en Valencia y cuyas creaciones no llegan siempre al gran público. Artistas y artesanos empeñados en transformar el desecho en singulares hechos protagonizados por objetos que mudan de piel. Muertos en contenedores u olvidados en algún desván o rincón de la casa, esos objetos inservibles se convierten en sorprendentes útiles para el hogar.

Lámparas con objetos reciclados de Vicente Mas en La Chaise.

Lámparas con objetos reciclados de Vicente Mas en La Chaise.

En La Chaise valoran tanto esa capacidad transformadora del artista, capaz de revitalizar objetos a punto de expirar, que han decidido crear un espacio expositivo para dar a conocer toda esa ingente labor creativa, tanto al público en general como a profesionales del sector del diseño y a la propia prensa especializada. Es una manera de llamar la atención acerca del enorme potencial de los nuevos creadores.

Lámparas de Wao en La Chaise.

Lámparas de Wao en La Chaise.

Para esta ocasión, ha reunido los trabajos de Lebrel, DeBigotEnrotllat, Sergio Mendoza & El Taller de radios, Estudi Oniric, Equipo Klandestino, Rosa Borredá, MGO Ind., Sueños Vintage, Vicente Mas y la propia Chaise. Los vinos valencianos de la bodega Celler del Roure, junto a los patés de la empresa Picken y La cuina, se encargaron de patrocinar un evento que el día de la inauguración reunió a multitud de personas.

Silla de Equipo Klandestino en La Chaise.

Silla de Equipo Klandestino en La Chaise.

‘Diseña, Crea, Recicla’, tal es el título de la exposición, pone de relieve, en tiempos de consumismo desorbitado y, con él, de la igualmente desorbitada acumulación de desechos, que la vida finita de muchos objetos puede ser alargada merced a la respiración asistida que le inyectan todos estos nuevos creadores.

Obra de BigotEnrotllat en La Chaise.

Obra de BigotEnrotllat en La Chaise.

“El artista es la gasolina del negocio de la música”

Desayunos Makma en Lotelito
Con Vicente Martínez director, junto a José Nácher, del Postgrado Online en Gestión Empresarial de la Música, impartido en ADEIT de la Universitat de València
Entrevista realizada por Vicente Chambó y Salva Torres: equipo de dirección de MAKMA
El master comienza el 19 de febrero y finaliza el 30 de mayo

Es la cuarta edición del Postgrado de Gestión Empresarial de la Música que organiza la Universitat de València. Pero el primero Online, lo que constituye una actividad pionera en España. Lo dirigen Vicente Martínez y José Nácher, ‘obligados’ por la creciente demanda exterior a crear el master con carácter virtual. Ya se han matriculado alumnos de Madrid, San Sebastián, Cádiz, Zamora o Albacete, aunque la intención es abrir su puerta web al mercado de habla hispana. “Son nuestros hermanos naturales”. Un total de 27 alumnos (hay todavía plazas libres) recibirán este innovador postgrado del 19 de febrero al 30 mayo. Y entre los profesores, algunos ilustres del mundo de la música, como Ariel Rot (ex Tequila) y Santi Balmes (Love of Lesbian).

Vicente Martínez, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Vicente Martínez, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

El postgrado tiene, desde su puesta en marcha hace cuatro años, un lema que funciona a modo de declaración de intenciones: ‘La música, tu empresa’. ¿A qué se refiere? “Es imposible sobrevivir en el mundo de la música si no conoces cómo funciona a nivel empresarial”. Y Vicente Martínez abunda en ello: “La música tiene una parte artística muy clara, pero sin la parte empresarial no vas a ningún sitio”. Aquello del ojeador que veía tocar a un grupo en su local y se encargaba de promocionarlo sigue teniendo sentido, pero cada vez menos.

“Lo que ayer valía, que era Myspace, hoy ya no vale nada”

“El negocio de la música es cambiante, porque las nuevas tecnologías hacen que tengas que estar reinventando constantemente”. Por ejemplo: “Lo que ayer valía, que era Myspace, hoy ya no vale nada, porque esa herramienta no la utiliza ya casi nadie, lo que te obliga a estar al día de las nuevas herramientas”. Durante cuatro meses, el postgrado de Martínez y Nácher, cuya metodología online se impartirá a través del Aula Virtual (Centro e-Learning) de ADEIT, los alumnos matriculados podrán pasar “de la intuición a la profesionalización” de todo lo relacionado con ese cambiante negocio de la música.

Vicente Martínez, a la derecha, junto a Vicente Chambó, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Vicente Martínez, a la derecha, junto a Vicente Chambó, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Cambiante y sufriendo también los embates de la crisis. “El negocio está pasando por un bache increíble, por esa irrupción de las tecnologías. Además, el negocio de la música ya no es lo que era, porque no se limita a la venta de discos, sino que hay otras cosas: alianza con marcas, patrocinadores, redes sociales”. Por todo ello, Vicente Martínez entiende que un postgrado como el puesto en marcha desde la Universitat de València es más necesario que nunca. “Queremos que la gente se vaya con una visión 360º del negocio de la música”.

Vicente Martínez, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Vicente Martínez, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

“La música no está igual de valorada que el cine”

Y lo consiguen, a tenor de una encuesta realizada entre casi medio centenar de los alumnos que ya han pasado por el master. “El 88% lo recomienda”. Y lo recomienda por la enseñanza que se imparte y porque “es útil”. Entre esos ex alumnos, Quique Medina, director de Comunicación de Espai Rambleta, o Vicente Sais, miembro del grupo Júpiter Lion. A la formación teórica de la que se encargan profesores de la Universitat Valéncia, se suman las clases magistrales impartidas por profesionales del mundo de la música como Perico Sambeat, Loquillo, Alaska, Pau Donés, Carlos Goñi, Sole Giménez y, en esta cuarta edición, Ariel Rot y Santi Balmes.

Vicente Martínez, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Vicente Martínez, en un momento de los Desayunos Makma en Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

“Nosotros formamos profesionales que luego serán los encargados de crear el tejido musical que hoy todavía no tenemos”. Y Vicente Martínez lo compara con el cine: “A día de hoy, la música no está igual de valorada que el cine, cuya industria tiene más peso”. Algunos de los mimbres para crear ese tejido musical saldrán del postgrado, pero hacen falta más cosas. “No puedes vivir de un festival de música al año, sino que necesitas una programación estable; que no haga cual la batalla por su cuenta y que las instituciones públicas se impliquen, porque sin su ayuda es difícil, por ejemplo, poner en marcha un festival”. Primavera Sound recibe 300.000€ (“y no es mucho”) y BBK Live un millón. En Valencia, habrá que esperar lo que da de sí el Festival de les Arts previsto para el 5 y 6 de junio.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó y Vicente Martínez, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

De izquierda a derecha, Salva Torres, Vicente Chambó y Vicente Martínez, en un momento de los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

“La música hay que pagarla”

Lo que Vicente Martínez tiene muy claro es que “el artista es la gasolina del negocio de la música”. Artistas que suelen estar “en desventaja frente al inversor”, aunque los tiempos están cambiando. “Hay artistas que ya utilizan las nuevas tecnologías en su provecho”. El pionero Postgrado Online en Gestión Empresarial de la Música pretende acercar ese mundo cambiante del negocio musical a cuantos tengan interés en su industria. “Porque la música es industria, no lo olvidemos, y hay que pagar por ella, por mucho que nos hagan creer que es gratis”. De eso nada: “Siempre pagas algún peaje, ya sea porque ofreces tus datos, pagas publicidad a cambio o te llega por algún teleoperador al que ya estás pagando”.

Vicente Martínez, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Vicente Martínez, en los Desayunos Makma de Lotelito. Fotografía: Gala Font de Mora.

Salva Torres

Los videojuegos se cuelan en el museo

Del Tilt al Byte, Videojuegos
Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (MuVIM)
C / Quevedo, 2. Valencia

‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ es la nueva producción expositiva del Museu Valencia de la lI.lustració i la Modernitat, que acoge un tema de actualidad vinculado a la sociedad, los videojuegos, una de las prácticas culturales más extendidas. En sus diversos soportes, arcades, videoconsolas, smartphones, tablets, monitores, los videojuegos son hoy elementos cotidianos, compañeros desde la infancia de las nuevas generaciones.

Cartel de la exposición 'Del Tilt al Byte'. Cortesía del MuVIM.

Cartel de la exposición ‘Del Tilt al Byte’. Cortesía del MuVIM.

Transcendiendo edades y géneros, esta modalidad lúdica constituye una novedosa e inédita forma de experiencia social que se convierte en el eje del nuevo análisis propuesto por el MuVIM.

Desde Spacewar hasta hoy

La exposición se remonta a los orígenes del juego, la aparición de los juegos mecánicos y electromecánicos que conformarán los precedentes de los videojuegos. Estos primeros juegos de habilidad y destreza terminarán convirtiéndose, merced a programadores, guionistas y grafistas, en complejos mundos donde todo es posible.

Spacewar, surgido en 1962 y considerado el primer videojuego, está también presente en ‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ junto con los grandes creadores del género, nacionales e internacionales, pioneros y clásicos desde los años 70.

Nintendo en la exposición 'Del Tilt al Byte. Videojuegos'. Cortesía del MuVIM.

Nintendo en la exposición ‘Del Tilt al Byte. Videojuegos’. Cortesía del MuVIM.

Ocho generaciones de videoconsolas

El MuVIM también presentará una selección de las videoconsolas más representativas de las ocho generaciones en las que el público podrá observar los avances técnicos y de diseño. Junto con ellas, el museo de la Diputación exhibirá también una selección de los juegos que más impacto social y estético han tenido a lo largo de estos más de cincuenta años de creatividad.

Relevancia de la industria valenciana

‘Del Tilt al Byte, Videojocs’ es una invitación a descubrir la diversidad y riqueza de un mundo en continua expansión, un mundo de una riqueza y creatividad desbordantes, en el que la industria valenciana se  ha configurado como una de las más importantes y dinámicas de Europa.

Precisamente, cabe destacar la colaboración especial en la propuesta expositiva de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT) y ASUPIVA, la Asociación de coleccionistas de pinballs y máquinas recreativas y todas las productoras valencianas participantes en el proyecto.

Videoconsola de la exposición 'Del Tilt al Byte. Videojuegos'. Cortesía del MuVIM.

Videoconsola de la exposición ‘Del Tilt al Byte. Videojuegos’. Cortesía del MuVIM.

Escuela profesional para el audiovisual valenciano

Escuela de Creación y Comunicación Audiovisual (ECCAV)
Impulsada por César Martí

El sector audiovisual valenciano está herido de muerte por la reducción de las ayudas de la Generalitat y, sobre todo, el chapucero cierre de Ràdio Televisió Valenciana, que dejó a 1.800 trabajadores en la calle y a toda una industria sin su principal cliente. Pero a pesar de todo, algo se mueve.

César Martí, productor ejecutivo de varios de los éxitos de audiencia más notables en la historia de Canal 9 (series como Maniàtics, Autoindefinits o Socarrats*) o de alguno de sus programas más originales (S´Estila, un magazine sobre arquitectura e interiorismo), lanza una escuela para relanzar, o al menos contribuir a ello, el audiovisual valenciano.

César Martí, junto a Toni Benavent.

César Martí levanta un premio por la serie Socarrats en presencia de Toni Benavent, de Albena Teatre.

Se llama Escuela de Creación y Comunicación Audiovisual  (ECCAV) y ofrece cursos y jornadas de formación de “carácter práctico”, “totalmente enfocados a ser utilizados en la vida real”, dice Martí. El primero, “Branded Content: el futuro de la creación de contenidos”, tendrá lugar en octubre y noviembre  y contará con las lecciones de profesionales de la productora de El Hormiguero, del gigante de la publicidad Arena Media o de Shopciable, el centro comercial solidario on line.

“Es verdad que el audiovisual valenciano ha estado mejor, pero también lo es que hay cosas que hacer al margen de la televisión convencional. Queremos contribuir a relanzar la industria local ofreciendo una formación orientada a las necesidades de las empresas de la mano de profesionales de primer nivel”, dice Martí.

El productor regresa a Valencia tras ser alto ejecutivo en Madrid de Notro y Vértice 360. Martí encabezó en estas empresas el proyecto ganador para la privatización de parte de la programación de Canal 9, iniciativa frustrada por el abrupto cierre de la cadena.

¿Tendremos de nuevo televisión pública valenciana? “Sin duda, aunque seguramente seguirá un modelo diferente al anterior, más ágil y pegado a las necesidades y posibilidades del momento. Modestamente, en ECCAV aspiramos a mejorar la preparación de algunos de los profesionales de esa futura Televisió Valenciana”, dice Martí.

Voro Maroto

*El autor de la información trabajo con César Martí en la productora Conta Conta, autora de las series mencionadas.

Martínez-Medina: el placer de asomarse al interior

Diseñando una vida. José Martínez-Medina
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 30 de marzo

Alguien le llamó el Le Corbusier de los barcos. Porque además de diseñador, interiorista y coleccionista de obras de arte, José Martínez-Medina (1919-2006) fue igualmente un adelantado a su tiempo en lo que se refiere al interiorismo de barcos, siendo pionero en una faceta por la que se distinguió entre los años 50 y 80 del pasado siglo. El Centro del Carmen acoge un amplio muestrario de su trabajo, en lo que viene a ser un homenaje al empresario que transformó el mobiliario en obra de arte. Algunas de sus sillas son todavía hoy objeto de admiración y referencia obligada para todo aquel que se introduce en el mundo del diseño.

Imagen de la exposición dedicada a José Martínez-Medina. Centro del Carmen

Imagen de la exposición dedicada a José Martínez-Medina. Centro del Carmen

Martínez-Medina, siguiendo esa estela de Le Corbusier, hizo lo que el maestro suizo pregonaba: “La arquitectura debe acercarse a la ingeniería sin renunciar a la emoción”. Dicho y hecho. Como recordó Felipe Garín, director del Centro del Carmen, Martínez-Medina fue un “hombre culto”, que estudió Bellas Artes, estableció contacto con los mejores diseñadores extranjeros y “se metió en cosas que nadie lo hacía”, como el referido interiorismo de barcos. Y lo hizo aunando precisamente los avances tecnológicos, cuyo desarrollo favoreció en su actividad empresarial, con la gran pasión que ponía en cada uno de sus trabajos. Ingeniería y emoción.

Algunas de las sillas obra de José Martínez-Medina en la exposición 'Diseñando una vida'. Centro del Carmen.

Algunas de las sillas obra de José Martínez-Medina en la exposición ‘Diseñando una vida’. Centro del Carmen.

Tanto es así, que a su más conocida faceta como empresario del sector mobiliario, se le unió esa otra menos conocida, pero sin duda reveladora de su espíritu creativo. Aprovechó las blancas paredes de su tienda, para improvisar la que sería una de las primeras galerías de arte en Valencia. Año 1961. Allí expusieron, “todos los sábados y sin ánimo de lucro” (Garín dixit), artistas entonces primerizos y actualmente reconocidos, como Andreu Alfaro, Manolo Valdés, Yturralde o Anzo, entre otros, algunas de cuyas obras forman parte de la exposición homenaje.

Obra de Manolo Valdés de la colección de José Martínez-Medina en la exposición 'Diseñando una vida'. Centro del Carmen.

Obra de Manolo Valdés de la colección de José Martínez-Medina en la exposición ‘Diseñando una vida’. Centro del Carmen.

Diseñando una vida reúne en el Centro del Carmen una selección de esa obra pictórica que Martínez-Medina fue comprando en plan mecenas, junto a sillas, butacas, mesas, lámparas o escritorios de su larga actividad empresarial dentro del sector mobiliario. Como señala Manuel Martínez Torán, comisario de la exposición, en la muestra “se puede apreciar toda la evolución que han tenido sus diseños desde mediados de los años 30 hasta principios de siglo”, llegando “incluso a ser reeditados en los últimos años, pudiéndolo considerar uno de los modelos que identifican más nuestro diseño mediterráneo y español”.

Silla de José Martínez-Medina en la exposición 'Diseñando una vida'. Centro del Carmen.

Silla de José Martínez-Medina en la exposición ‘Diseñando una vida’. Centro del Carmen.

La silla Cáceres, las butacas Japan o Lady, el sofá Duna, la mesa Paul McCobb, tallas colgantes, maderas, tapizados o engranajes, forman parte de una exposición que se completa con vitrinas, imágenes y maquetas, configuradoras de esa vida que José Martínez-Medina diseñó con fervor artístico e industrial. “Hace falta vocación de querer producir y querer vender algo”, reza en una de las paredes de la exposición. Teresa Alapont, también en labores de comisaria, subrayó el “valor añadido” que siempre han llevado asociado los muebles de Martínez-Medina, en tanto “sello de identidad de quien lo posee”.

Su hermano José Miguel, que dijo estar descubriendo cosas que no había visto, señaló esa mezcla de labor industrial y creatividad artística del homenajeado. “Valoraba la belleza y los pequeños detalles de las cosas”, apelando a esa visión emprendedora de Martínez-Medina como crucial para fomentar la industria valenciana. Diseñando una vida es una reflexión acerca de ese carácter inquieto, artesanal y tremendamente enriquecedor del empresario que, lejos de especular con su trabajo, produce bienes tangibles y perecederos. El Le Corbusier de barcos, de seguir con vida, ya estaría surcando la calle en busca de nuevas ideas.

Una de las instalaciones de la exposición dedicada a José Martínez-Medina, 'Diseñando una vida'. Centro del Carmen

Una de las instalaciones de la exposición dedicada a José Martínez-Medina, ‘Diseñando una vida’. Centro del Carmen

Salva Torres