Yoko Ono: Imagine (II)

Yoko Ono. Half-A-Wind Show
Museo Guggenheim
Avenida Abandoibarra, 2. Bilbao
Hasta el 1 de septiembre

El Museo Guggenheim Bilbao acoge la exposición Yoko Ono. Half-A-Wind Show, una muestra multidisciplinar de casi 200 obras entre instalaciones, películas, objetos, textos, fotografías, vídeos, dibujos y documentos de audio, creadas desde los años 60 hasta la actualidad. En todas ellas es la idea, el concepto, la dominadora absoluta de la obra.

Imagen extraída del video de Néstor Navarro, por cortesía de su autor.

Imagen extraída del video de Néstor Navarro, por cortesía de su autor.

Está claro que en la obra conceptual, la idea prevalece sobre el objeto, lo que se omite es tan importante o más que lo que se muestra. Puede incluso prescindir del objeto, llevando la obra completamente al plano de lo imaginario, como en algunos conciertos de esta artista (Tokio, 1933), en los que el público tiene que imaginarse la música.

Pero visto un poco más de cerca la obra de Yoko Ono nos damos cuenta de otra cosa: mucho más que la idea, lo que le interesa es sobre todo el hecho en sí de idear, de imaginar, o sea, de conceptuar; la operación de sacar al objeto de su contexto para que se convierta en idea, mejor dicho para que participe de la actividad de idearse.

Imagen extraída del video de Néstor Navarro, por cortesía del autor.

Imagen extraída del video de Néstor Navarro, por cortesía del autor.

Además, los conceptos varían en función del tiempo y del espacio: un mismo objeto puede cambiar de concepto años después de haber sido visto o también por influencia del espacio en que se sitúan. La propia artista aseguraba en la rueda de prensa que muchas de sus obras le parecían distintas en esta exposición porque hacía mucho tiempo que no las veía y porque además el espacio en que se habían puesto hacía que parecieran diferentes.

De la idea de los opuestos, muy presente en el trabajo de Yoko Ono, se desprende otra también recurrente en su obra: la de la fragmentación, el corte, la disección, la disgregación, el despiece, las partes, y su opuesto, la recomposición, la reunión, la agregación, la integración.

Imagen extraída del video de Néstor Navarro, por cortesía de su autor.

Imagen extraída del video de Néstor Navarro, por cortesía de su autor.

Una nueva idea encontramos en la obra de Yoko Ono y que se deriva de los opuestos antes mencionados: la del envolvimiento, ocultamiento, desaparición, y su contrario, la aparición en su desnudez y liberación (no sólo en un sentido corporal o físico, sino también social y feminista).

Para acceder al artículo completo de Iñaki Torres, ver: https://www.makma.net/yoko-ono-imagine/

Para el video de la exposición: http://vimeo.com/89905083

 

Russafa Escènica, más sonriente que nunca

Russafa Escénica 2013

Varios espacios del barrio de Russafa. Valencia

Del 20 al 29 de septiembre de 2013

Russafa Escénica 2013

Russafa Escénica 2013

“La ilusión, de momento intacta, puede igualmente acabarse”, reconocía el pasado año Jerónimo Cornelles, director artístico de Russafa Escénica. Era lógico, teniendo en cuenta el enorme esfuerzo en tiempos, no ya de arenas movedizas, sino de tierra, trágame. Pues ni arenas movedizas, ni tierras volcánicas por tanta erupción corrupta, ni nada: Russafa Escènica ha sido presentada en su tercera edición, en la sede de Obra Propia, con las fuerzas, no sólo intactas, sino aumentadas por el vigor de unos organizadores cuya pasión por las artes escénicas no tiene límite.

Y lo hace con un lema que habla por sí solo de esa pasión a prueba de crisis económica: la felicidad. Y no es para menos: Russafa Escènica tiene motivos para sentir esa felicidad. De los 17 espectáculos seleccionados el pasado año, de entre un total de 30, se ha pasado a 25, de los casi 70 presentados. Como consecuencia de ese incremento, se multiplicarán las actuaciones durante el próximo mes de septiembre, cuando del 20 al 29 se celebre esta felicísima tercera edición.

Espectáculos de teatro, danza, performances, obras infantiles y musicales, repartidos por comercios, galerías de arte, viviendas particulares y la Sala Russafa del inquieto y efervescente barrio valenciano, para acoger las más de 400 representaciones que tendrán cabida en los diez días del festival, superando así los seis del pasado año. Y, en lógica proporción, hasta 15.000 serán los pases disponibles, lo que supone ir acercándose al clásico oficial Sagunt a Escena.

La insistencia y pasión de sus organizadores tiene además este año el merecido respaldo de CulturArts de la Generalitat Valenciana y la delegación de AISGE en Valencia, entidad encargada de la gestión de los derechos de actores, bailarines y directores de escena. CulturArts se encargará de la organización de unas jornadas de artes escénicas, que se celebrarán los días 23 y 24 de septiembre en la Sala Russafa. AISGE patrocinará lo que se ha dado en llamar Invernadero, un taller de arte dramático gratuito para estudiantes que hayan finalizado este año sus estudios de interpretación.

Imagen de Blues, camino de Cempasúchil. Foto: Mayte Piera. Russafa Escènica 2013

Imagen de Blues, camino de Cempasúchil. Foto: Mayte Piera. Russafa Escènica 2013

CulturArts y AISGE son las piezas estructurales de un festival que, para todo lo demás, necesitará del micromecenazgo a través de la plataforma Verkami y de la recaudación obtenida mediante las aportaciones, que no entradas, del público. Ese “todo lo demás” que será cubierto por estas fuentes de ingresos tiene que ver con la dignidad de los artistas y compañías que hacen posible el festival. Porque Russafa Escènica no sólo es un festival de tan maltratadas artes escénicas, sino la plataforma que viene a impulsar ese reconocimiento de cuantos Trabajan (con mayúsculas) por la cultura como industria creativa. El globo rojo que sirve de imagen al certamen, diseñado por Julián Romero, de la Galería Trentatres, apunta en esa misma dirección: la de volar por encima de las adversidades e imaginar que algún día los artistas serán pagados, al menos, como quien te viene a arreglar la lavadora, el calentador o la nevera, con su factura siempre por delante.

La felicidad con la que Russafa Escènica encara su tercera edición quizás sea premonitoria. Imagina, como cantaba John Lennon, que el próximo año hasta los artistas y compañías cobren de forma digna por lo que hacen. Entretanto, seamos prácticos, gocemos con los 18 espectáculos programados en la sección Viveros, los seis del apartado Bosques y el montaje que Chema Cardeña viene ya preparando en el taller de investigación que verá sus frutos en el Invernadero. Todo eso ya mismo: a la vuelta del verano, allá por septiembre. Que vaya corriendo la voz y alcanzado altura ese globo rojo lanzado felizmente por los organizadores de Russafa Escènica. Hasta pronto…

Imagen de Blues, camino de Cempasúchil. Russafa Escénica 2012. Foto: Mayte Piera

Imagen de Blues, camino de Cempasúchil. Russafa Escénica 2012. Foto: Mayte Piera

Salva Torres