IVAM, lo pequeño es grande

Sala de exposiciones de la biblioteca. Inauguración
Institut Valencià d’Art Modern (IVAM)
C / Guillem de Castro, 118. Valencia
Jueves 5 de octubre de 2015

El IVAM se amplía. José Miguel Cortés, director del museo valenciano, no se refería al solar ubicado junto a la fachada trasera del edificio. La ampliación era de puertas adentro. Y sabedor de que la noticia podía ser objeto de menor atención, que si se hubiera tratado del agrandamiento hacia el exterior, destacó: “Cuando todo se mide por miles de metros cuadrados y espectáculo, hay pequeños actos que parecen no tener importancia pero que encierran un gran contenido simbólico”. Hablaba de la inauguración de la sala de exposiciones de la biblioteca, “un pequeño rincón oscuro” abierto para mostrar los sobresalientes fondos impresos de su colección.

Algunos de los libros expuestos en la nueva sala de la biblioteca del IVAM.

Algunos de los libros expuestos en la nueva sala de la biblioteca del IVAM.

Tan sobresalientes que Eloísa García, responsable de la biblioteca del IVAM, no dudó en calificar de “gran prestigio a nivel del Estado español” la posesión de esos más de 47.000 volúmenes de su colección. Volúmenes, entre libros, revistas y documentos, que irán viendo la luz en sucesivas exposiciones, a razón de tres por año. Con ‘Arte moderno en la España franquista’ arranca esa nueva línea abierta en la biblioteca del museo. Cortés insistió en la importancia de ese acto aparentemente pequeño: “Nace con el objetivo de impulsar el conocimiento, la investigación y la educación”.

Frente al chaparrón de lluvia que parece llevárselo todo para que después salga el sol como si no hubiera pasado nada (“algo muy valenciano”), José Miguel Cortés apeló a la “gota malaya”, al “sirimiri” que representa esa apuesta por la reflexión y el conocimiento. Conocimiento encerrado en unos libros “frágiles en su contenido, pero que son parte fundamental del museo”, subrayó el director del IVAM. Una primera selección de esos libros, revistas y documentos, en torno al arte moderno durante el franquismo, revela el potencial atesorado en la biblioteca que ahora ve la luz.

Fotografías del Grupo Afal en uno de los libros expuestos en la nueva sala de la biblioteca del IVAM.

Fotografías del Grupo Afal en uno de los libros expuestos en la nueva sala de la biblioteca del IVAM.

Irene Bonilla, conservadora del museo valenciano y comisaria de la exposición, desgranó sus contenidos. Libros, catálogos, revistas y documentos relacionados con la actividad artística de cuantos se esforzaron por esa investigación del arte contemporáneo en los duros años del franquismo. Bonilla recordó el dilema entre quienes optaron por el exilio y quienes se quedaron, a pesar de las adversas condiciones, y fraguaron algunas de las obras expuestas. Entre ellos, Vicente Aguilera Cerni, “cabeza pensante del Grupo Parpalló” (Bonilla), además de otros colectivos surgidos en la Valencia de la década de los 60.

‘Arte moderno en la España franquista’ sirve a su vez de complemento a la exposición ‘Colectivos artísticos en Valencia bajo el franquismo’ que acoge el museo hasta el 3 de enero. Entre los documentos mostrados destacan las revistas Dau al Set y Arte Vivo, el cartel de la primera exposición de arte normativo español en 1960, que contó con la participación de Monjalés, Eusebio Sempere, Isidoro Balaguer o Equipo 57, y originales del propio Grupo Parpalló. El bloque ‘Citas colectivas 1951-1960’ reúne muestras impresas de la internacionalización del arte español mediante su participación en las principales bienales, como Venecia, París o Sao Paulo.

La labor arqueológica que supone la muestra de todo ese material impreso sobre el arte durante el franquismo, gracias también a los archivos de Josep Renau, Jacinta Gil y Manolo Gil, revela, según Bonilla, el grado de “aceptación del arte moderno y abstracto por parte del Gobierno” en los años 60 de la dictadura. La sala recién abierta pretende ser, en este sentido, “lugar de reflexión en torno a todos estos materiales”, concluyó Eloísa García.

Imagen de la presentación del nuevo espacio expositivo de la Biblioteca del IVAM. Cortesía del Instituto valenciano.

Imagen de la presentación del nuevo espacio expositivo de la Biblioteca del IVAM. Cortesía del Instituto valenciano.

Salva Torres

La galería Cànem, Medalla de Sant Carles

Medallas de Sant Carles
Auditori Alfons Roig
Facultat de Belles Arts de Sant Carles
Universitat Politècnica de València
Jueves 18 de diciembre, a las 19.00h

Con motivo de la celebración de la festividad de San Carlos, la Facultat de Belles Arts de Sant Carles de la Universitat Politècnica de València concede anualmente la Medalla de Sant Carles a aquellas instituciones y personalidades que favorecen la promoción y la difusión cultural y artística de la sociedad valenciana. A lo largo de estas ediciones (esta es la XIX), las Medallas han pretendido subrayar y poner en valor a personas y/o entidades cuya aportación en el ámbito del arte y la cultura hayan sido relevantes para nuestra comunidad.

Este año la Facultat ha resuelto conceder la Medalla de Sant Carles 2014, por acuerdo de la Comisión Permanente de la Junta de Centro celebrada el viernes 7 de noviembre (ratificado por la Junta de Facultad  celebrada el viernes 12 de diciembre):

La Galería Cànem, Medalla de Sant Carles.

La Galería Cànem, Medalla de Sant Carles por la Universitat Politècnica de Valencia.

A la Galería Cànem, coincidiendo con su 40 aniversario, por su destacada labor dinamizadora de la escena cultural y artística de la ciudad de Castelló y por su importante presencia en el panorama expositivo valenciano a lo largo de todos estos años, la misma que la ha convertido en un referente nacional y en una excelente representante del gremio.

Josep Soler Vidal 'Monjalés', Medalla de Sant Carles por la Universitat Politècnica de València.

Josep Soler Vidal ‘Monjalés’, Medalla de Sant Carles por la Universitat Politècnica de València.

Al artista Josep Soler Vidal, “Monjalés”, antiguo estudiante de la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos, por su importante trayectoria creadora en el ámbito de la pintura, participando en grupos como Art Nou, Movimiento Artístico del Mediterráneo y Grupo Parpalló, y en muestras como la Bienal de Alejandría de 1959 y  la de Venecia de 1960 y 1976; así como por su compromiso socio-político, que le llevó a exiliarse durante más de cuatro décadas y hasta el año pasado en Bogotá (Colombia).

Sole Giménez, Medalla de Sant Carles por la Universitat Politècnica de València. Imagen extraída de su web.

Sole Giménez, Medalla de Sant Carles por la Universitat Politècnica de València. Imagen extraída de su web.

A la cantante Sole Giménez, antigua estudiante de esta Facultat, en reconocimiento a su importante y larga trayectoria musical como cantante y compositora, ahora que celebra treinta años en el mundo de la música, haciendo propia una particular combinación de estilos y géneros.

 

 

Doro Balaguer en Rosalía Sender

Doro Balaguer
Galería Rosalía Sender
C / Mar, 19. Valencia
Inauguración: jueves 8 de mayo
Hasta el 14 de junio

Doro Balaguer nace en Valencia en 1941 y empieza a pintar a finales de los 40, alejándose del figurativismo de la mano de su gran amigo Salvador Victoria. Se vinculó posteriormente al grupo Parpalló, introductor del informalismo y de cuanto se hacía fuera de España en el terreno artístico. Con Salvador Victoria marchó a París poco después de finalizar Bellas Artes, donde fue abandonando sus inicios figurativos y adentrándose en la abstracción.

Obra de Doro Balaguer. Imagen cortesía de Galería Rosalía Sender.

Obra de Doro Balaguer. Imagen cortesía de Galería Rosalía Sender.

Apartado pronto de la carrera artística por razones familiares, sociales y también políticas (perteneció al Partido Comunista en Valencia), ha retomado, después de su jubilación, la costumbre de pintar, realizando una pintura libre y fresca muy fiel a sus planteamientos iniciales.

Obra de Doro Balaguer. Imagen cortesía de Galería Rosalía Sender.

Obra de Doro Balaguer. Imagen cortesía de Galería Rosalía Sender.

Esta muestra se compone de 18 obras en la que, seguramente, es la primera exposición comercial de su vida. La Fundación Chirivella Soriano acogió hace tres años la que sería su primera muestra individual, tras exponer en múltiples colectivas. Su segunda juventud artística promete.

Detalle de una de las obras de Doro Balaguer. Imagen cortesía de galería Rosalía Sender.

Detalle de una de las obras de Doro Balaguer. Imagen cortesía de galería Rosalía Sender.