Duato y Valdés en blanco y negro

Cartes de visite, de Andrea Santolaya
Palau de la Música de Valencia
Paseo Alameda, 30. Valencia
Hasta finales de noviembre

Blanco y negro. Nueva York y San Petersburgo. Sobre estas cuatro coordenadas la fotógrafa Andrea Santolaya ofrece un retrato insólito de dos grandes artistas valencianos: Nacho Duato y Manolo Valdés. Es ‘Cartes de visite’, una exposición que se acaba de inaugurar en el Palau de la Música. Distribuidas en dos espacios simétricos, 28 fotografías plasman la trastienda, el lado oculto de sendos creadores universales. El Ballet Mikhailovsky de San Petersburgo bajo el influjo innovador de Duato y el Jardín Botánico de Nueva York habitado por las esculturas de Valdés.

En las 16 imágenes dedicadas al ballet, Santolaya elude las actuaciones sobre el escenario para profundizar en la vida cotidiana de los bailarines. “Es de una búsqueda de las raíces del ballet desde un ángulo distinto. La parte humana de los bailarines; sus familiares, hijos, la preparación constante, los ensayos y momentos previos a la entrada en escena, así como el uso tradicional del maquillaje y estilismo”, dice.

Fotografía de Andrea Santolaya en la exposición 'Cartes de visite' del Palau de la Música de Valencia. Imagen cortesía de la autora.

Fotografía de Andrea Santolaya en la exposición ‘Cartes de visite’ del Palau de la Música de Valencia. Imagen cortesía de la autora.

“He querido mostrar de manera clara lo que de otra manera sería un misterio brumoso. Nacho Duato me brindó la oportunidad única de adentrarme en el teatro y tuve acceso total a vestuarios, bailarines, camerinos, vestuario, montaje, desmontaje, proyectos, idea y maquetas”. Blanco y negro. Tarjeta de visita. Dos conceptos que remiten a la atemporalidad, a una época anterior también. Esa es la idea que subraya la exposición en la que las esculturas de Valdés son tratadas como un árbol más, incrustadas en el conjunto del jardín.

Artista cosmopolita

Nacida en Madrid, Santolaya es una artista cosmopolita que se mueve sin parar por el mundo. Ha vivido en cinco países y en los últimos  tres  años  ha viajado por Rusia, Venezuela, Estados Unidos y Francia. Nieta de Eugenia Niño, impulsora y directora de la Galería SEN durante 40 años, creció  en plena Movida, rodeada de  pintores, escritores, dibujantes. “A los  16 años mi padre me regaló una cámara de fotos cuando vivíamos en Londres, donde intentaba adaptarme al nuevo cambio y captar imágenes se convirtió en una locura que aún persiste”, recuerda.

Fotografía de Andrea Santolaya en la exposición 'Cartes de visite' del Palau de la Música. Imagen cortesía de la autora.

Fotografía de Andrea Santolaya en la exposición ‘Cartes de visite’ del Palau de la Música. Imagen cortesía de la autora.

“La fotografía me ayudó a adaptarme a una nueva ciudad, y esta capacidad de adaptación se ha convertido en el impulso para continuar con nuevos proyectos fotográficos. La fotografía me ofrece la oportunidad de adentrarme en mundos totalmente dispares, conocer a personas y lugares inalcanzables si no fuera a través del intercambio que quiero generar con la fotografía”.

Alberto García-Alix, Carlos García-Alix, Andrew Moore, Philip Perkis y Manolo Valdés son los artistas que más le han influido en su trayectoria, siempre fiel al blanco y negro.  “Se centra más en las ideas que en el sujeto y transmite una sensación de atemporalidad”, dice. “No desdeño las nuevas tecnologías, pero las combino con métodos artesanales”.

Fotografía de Andrea Santolaya en la exposición 'Cartes de visite' del Palau de la Música de Valencia. Imagen cortesía de la autora.

Fotografía de Andrea Santolaya en la exposición ‘Cartes de visite’ del Palau de la Música de Valencia. Imagen cortesía de la autora.

El delta del río Amacuro, en Venezuela, o el  Gleason’s Gym, el gimnasio pugilístico más antiguo de Estados Unidos, son algunos lugares insólitos que la artista ha explorado en sus últimos trabajos. Mondo Galería de Madrid inaugura el próximo mes de noviembre, ‘Waniku’, donde retumba el agua, su trabajo sobre la etnia warao de Venezuela. Siguiendo las huellas de los antiguos misioneros y los exploradores del siglo pasado,  Santolaya explora el estrecho vínculo que une la misteriosa naturaleza del Delta con la figura de la mujer en la cultura warao. Un viaje a través del tiempo en busca del paraíso perdido.

Fotografía de Andrea Santolaya en la exposición 'Cartes de visite', del Palau de la Música de Valencia. Imagen cortesía de la autora.

Fotografía de Andrea Santolaya en la exposición ‘Cartes de visite’, del Palau de la Música de Valencia. Imagen cortesía de la autora.

Bel Carrasco

Martí Quinto, permitido asomarse al interior

Martí Quinto 1978 – 2013

Centro del Carmen

C / Museo, 2. Valencia

Hasta el 12 de enero de 2014 

“Que el espectador mire y se emocione”. Así de sencillo y, sin embargo… Sin embargo, ocurre que “entretenerse en la mirada”, en tiempos de aceleración constante, se vuelve cada vez más complicado. Aún así, Rafael Martí Quinto (Mislata, 1939) insiste: “Es como el placer de leer”. Y la lectura está muy presente en su obra, como los espacios silenciosamente habitados, los objetos cargados de memoria o los instantes fugaces. Diríase que su trabajo, expuesto a modo de retrospectiva en el Centro del Carmen de Valencia, destilara el aroma de Los placeres y los días de Marcel Proust.

La visita, de Rafael Martí Quinto, en el Centro del Carmen.

La visita, de Rafael Martí Quinto, en el Centro del Carmen.

Al igual que Proust, Martí Quinto se recrea en esa naturaleza que, como la inteligencia, “tiene sus espectáculos”. En ello y en “ese amplio incendio melancólico que, durante los paseos del final del día, matiza tantas aguas en nuestra alma”. Los placeres y los días está compuesto por breves narraciones, pinceladas y reflexiones de un tiempo que cabalga entre dos espacios: el que acabamos de dejar y aquel otro hacia el que nos aproximamos. En la obra de Martí Quinto, ese placer, soledad y melancolía se manifiesta mediante una cálida gama cromática que arropa figuras aisladas, al igual que con los ligeros trazos de sus dibujos en tinta china.

Espacio Habitado, de Martí Quinto, en el Centro del Carmen.

Espacio Habitado, de Martí Quinto, en el Centro del Carmen.

Martí Quinto 1978-2013 es la primera exposición retrospectiva que se le hace en la Comunidad Valenciana al artista de Mislata. Una exposición que si bien mira de refilón su obra de más explícita crítica social, no deja de reflejar esa mirada a caballo entre dos mundos: el pasado, objeto del recuerdo y la memoria, y el presente de quien lo contempla. Por eso Martí Quinto dice haber tenido “sensaciones gratas” al ver recogidas en el Centro del Carmen más de 50 piezas de su larga trayectoria. “La obra aguanta la mirada después del tiempo”. Y la aguanta, porque tanto los dibujos en tinta china de esos primeros años, como los más recientes y coloristas óleos, revelan ese mismo espíritu placentero por los días, los instantes y los recuerdos.

“He intentado recrear un determinado clima de un paisaje vivido en mi niñez de la huerta valenciana”, dice refiriéndose a sus “imágenes de la memoria”. Martí Quinto no ha tratado nunca de “enfrentarse al paisaje, sino a través del recuerdo”. Y lo que el recuerdo ha ido dejando en su obra es el placer de la lectura, cierto erotismo y el aislamiento de unas figuras que, pese a la soledad, no destilan angustia alguna merced al vigor de unos colores que abrigan esos espacios habitados. Si Martí Quinto, frente a esos otros pintores compulsivos, “que producen y producen”, prefiere la reflexión del estudio, “hacer el trabajo y aparcarlo”, es precisamente para saborear “los placeres y los días” al que le convoca una obra destilada con el alambique de su memoria. 

Espacio Habitado III, de Rafael Martí Quinto, en el Centro del Carmen

Espacio Habitado III, de Rafael Martí Quinto, en el Centro del Carmen

Salva Torres