Llenando el vacío con la danza

Gala organizada por Eva Bertomeu
Con motivo del Día Internacional de la Danza
Sala Russafa
C / Denia, 55. Valencia
Del 30 de abril al 1 de mayo de 2016

El viernes 29 de abril es el Día Internacional de la Danza y Sala Russafa quiere celebrarlo programando durante todo el fin de semana una gala organizada por Eva Bertomeu para la que contará con varias compañías e intérpretes valencianos invitados. El objetivo es rendir homenaje a esta disciplina y reivindicarla como lenguaje artístico contemporáneo, versátil y completamente actual.

El vacío lleno, de Eva Bertomeu. Sala Russafa.

El vacío lleno, de Eva Bertomeu. Sala Russafa.

Bertomeu es uno de los nombres destacados de la danza valenciana. Ha presentado sus espectáculos de danza contemporánea en festivales y teatros de España, Francia, Bélgica, Italia, Inglaterra, Portugal, Estados Unidos, Cuba, Argentina, Perú y Paraguay. Y ha recibido numerosos galardones entre los que destacan el Premio de la Generalitat Valenciana a la mejor bailarina 2007 y 2008, al mejor espectáculo de danza en 2008 y a la mejor dirección coreográfica en 2007. Además, la temporada pasada se hizo con el Premio del Público de Sala Russafa al Mejor Espectáculo de Danza por ‘Reflejos de luz en las grietas de un cristal roto’.

El próximo 30 de abril y 1 de mayo volverá al escenario del teatro de Ruzafa para presentar un adelanto del espectáculo que está preparando gracias a una residencia artística obtenida en el centro cultural Conde Duque de Madrid. En la gala podrán verse ‘El vacío lleno’.

Princesas o Comerse la vida, de María. Sala Russafa.

Princesas o Comerse la vida, de la compañía Extremus Danza. Sala Russafa.

La compañía Extremus Danza interpretará una coreografía de Eva Moreno, quien aporta a la danza contemporánea sus raíces de bailarina flamenca, con una década de experiencia en la compañía de Antonio Gades. Para esta celebración del Día Mundial de la Danza interpretarán un fragmento de ‘Princesas o Comerse la vida’, una pieza en la que se habla de los trastornos de alimentación.

Al igual que Bertomeu, Christine Cloux desarrolla un espíritu más purista que podrá verse en su interpretación del solo Índigo. Mientras que La Casa Amarilla, que aporta un sentido muy teatral a su concepto de danza, volverá a Sala Russafa para adelantar un extracto de su nueva creación ‘El vacío en la huella’.

María Martí y Víctor Fernández interpretarán la coreografía ‘Caso 03.08’, fruto de una residencia artística en el centro de Eva Bertomeu. Al igual que la compañía Analógicas, que también forman parte de su programa de jóvenes coreógrafos y que presentarán la pieza ‘Tu calle. Mi casa…’, incluida en la programación del reciente festival Distrito 008.

Durante el sábado y domingo, desde antes del comienzo de la gala, en el hall del teatro, a lo largo de la representación y hasta en el descanso, la danza inundará Sala Russafa con un programa que pretende dar cabida a distintos conceptos de esta disciplina de la mano de creadores consolidados y de nuevos talentos. Una mirada panorámica a la danza valenciana, que en los últimos premios MAX de Artes Escénicas ha sido profusamente reconocida pero que todavía ha de luchar para encontrar un hueco en la cartelera y en las políticas culturales.

El vacío lleno, de Eva Bertomeu. Imagen cortesía de Sala Russafa.

El vacío lleno, de Eva Bertomeu. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Danzando contra la anorexia

Princesas o comerse la vida, de Eva Moreno
Auditori Municipal de Riba-roja
C / Mayor, 135. Riba-roja (Valencia)
Viernes 20 de noviembre a las 20.30h

Bailarines, modelos, actores y otros profesionales que viven de cara al público son colectivos sensibles a padecer lo que se llama TCA, trastornos de la conducta alimentaria como la anorexia o la bulimia. La obsesión por la delgadez como sinónimo de buena imagen puede llevar a estos peligrosos extremos.

Precisamente desde uno de estos colectivos, el mundo de la danza, irrumpe un grito de aviso y advertencia contra los TCA. Princesas o comerse la vida es el título de la producción de la compañía valenciana Extremus Danza, dirigida por la dramaturga, coreógrafa y bailarina Eva Moreno.

El ballet se estrenará para el público en general el 20 de noviembre en el Auditorio Municipal de  Riba-roja, a las 20.30 horas. El día anterior se ofrecerá un pase especial para el  público adolescente.

Princesas o comerse la vida, de Eva Moreno. Fotografía: Miguel Campos Folgado.

Princesas o comerse la vida, de Eva Moreno. Fotografía: Miguel Campos Folgado.

“No he sufrido en persona el problema, pero conocí sus perniciosos efectos a través de unos vecinos que parecían la pareja perfecta”, dice Moreno. “Me impresionó tanto que he estado dos años dándole vueltas a la forma de expresar  mediante la danza este juego de falsas apariencias, lo que hay detrás de lo visible, el doble fondo de la realidad cotidiana”.

Para lograr este complejo objetivo, Moreno ha enlazado de forma audaz tres estilos de baile, el flamenco, la danza española y la contemporánea que borran sus fronteras en  un  espectáculo vanguardista y multidisciplinar. Mireia Fuster, Vicente Ferragud y Sandra Ruiz son los bailarines que participan en la coreografía.

El título, Princesas, es una alusión al nombre con el que se autodenominan las chicas anoréxicas o bulímicas en las redes sociales. Los TCA son la tercera enfermedad entre las adolescentes occidentales, un trastorno  que presenta un elevado número de casos entre los profesionales de la danza.

Princesas o comerse la vida, de Eva Moreno. Fotografía: Miguel Campos Folgado.

Princesas o comerse la vida, de Eva Moreno. Fotografía: Miguel Campos Folgado.

Debate en familia

“Princesas nace con el deseo de plantear preguntas a padres y educadores  sobre hacia dónde vamos como sociedad”, dice Moreno. “Pretende ser un punto de partida para un trabajo de debate en familia o en el aula sobre la relación que tenemos con nuestra imagen y con los estándares de belleza actuales”. El espectáculo busca “acercar el problema de los TCA al público en general y a la población más vulnerable, los adolescentes.

Con este doble objetivo la gira programada incluye siempre una función dirigida al público más joven. Con estos espectadores se dialogará después de la representación para abordar la anorexia y bulimia con especialistas de la materia. También se hará  en las aulas con los profesores, a través de una guía didáctica diseñada por la compañía. El montaje cuenta con la colaboración de la Asociación Valenciana de Familiares de Enfermos con Trastornos Alimentarios: Anorexia y Bulimia (Avalcab).

Eva Moreno. Fotografía de Jesús Vallina.

Eva Moreno. Fotografía de Jesús Vallina.

Discípula de Gades

Afincada desde hace más de una década en Valencia, la madrileña Eva Moreno utiliza de forma vanguardista el lenguaje de la danza española y el flamenco para contar historias de cada día. Su trabajo como coreógrafa no se entiende sin su compromiso social.

Se inició artísticamente en los tablaos flamencos de Madrid y con el Ballet Antonio Gades. En 1999, viaja a Alemania, becada por la SGAE y Ministerio de Cultura, donde se nutre de las tendencias más vanguardistas de la escena contemporánea, mientras estudia Coreografía en Berlín.

Directora de Extremus Danza, con la que crea la premiada obra Pared con Pared, desde 2012 dirige el proyecto de inclusión social a través del baile flamenco ¡A Quelar! y compagina su trabajo creativo con la docencia. Ha sido galardonada, entre otros premios, con el 1º Premio de Dirección del Certamen Nacional de Teatro para Directoras de Escena (Madrid) y el 2º Premio de Coreografía en el Certamen de Coreografía de Danza Española y Flamenco de Madrid.

Princesas o comerse la vida, de Eva Moreno. Fotografía: Miguel Campos Folgado.

Princesas o comerse la vida, de Eva Moreno. Fotografía: Miguel Campos Folgado.

Bel Carrasco