Las piel de la escultura de Teresa Tomás

La piel de la escultura, de Teresa Tomás
Sala de la Muralla
Col.legi Major Rector Peset
Plaza del Horno de San Nicolás, 4. Valencia
Inauguración: jueves 14 de mayo, a las 20.00h
Hasta el 14 de junio, 2015

La exposición ‘La piel de la escultura’, de Teresa Tomás, presenta la película y la serie pictórica incluidas en la obra interdisciplinar SON. La suite SON es una reflexión en torno a la representación de la invisibilidad de la música a través de los instrumentos musicales. Se estructura en torno a las familias instrumentales que constituyen la orquesta y que dan nombre a las tres esculturas protagonistas.

La película se desarrolla en tres movimientos: la escultura sin peana, la escultura ingrávida y la escultura invisible. El primer movimiento, titulado ‘Cuerdas’, plantea la liberación de la escultura al desprenderse de su punto de anclaje. ‘Viento’ perderá su peso/gravedad, en el segundo movimiento de la suite, al elevar el vuelo como un pájaro. Para concluir, ‘Percusión’ trascenderá la gravedad en favor de la invisibilidad, en un psicodélico rito iniciático.

Obra de Teresa Tomás en 'La piel de la escultura'. Imagen cortesía de Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Teresa Tomás en ‘La piel de la escultura’. Imagen cortesía de Col.legi Major Rector Peset.

Hace años, Teresa Tomás inició su producción pictórica buscando la libertad del objeto, negando la fisicidad de la escultura y con el deseo de dar vida a sus figuras. En ‘Los ojos del ángel’ imaginó una serie de cuadros que representaban la visión de un ángel. Las pinturas de sus iris se convirtieron en el elemento procesual de la serie escultórica, un intento de otorgar órganos visuales a la escultura a través de la pintura.

Sin embargo, el verdadero cuestionamiento de su materialidad se reveló en la exposición ‘Pión entra en el juego’, donde las esculturas lograron liberarse de la peana y emprender el vuelo en la pintura mediante un juego de combinatoria.

El desarrollo de la presente serie surge a partir de la transferencia conceptual entre la escultura, la imagen pictórica, la imagen virtual y la imagen-movimiento. Este intercambio ha favorecido la disolución de los límites y ha creado espacios transversales de convergencia y diálogo donde poder reflexionar sobre el objeto. En ‘La piel de la escultura’, Teresa Tomás se reafirma en la idea de que los cuadros son esculturas, no son pinturas. Cierra un ciclo en el que intentando restar materialidad a la escultura en el medio pictórico otorga fisicidad a la escultura virtual en la pintura.

Obra de Teresa Tomás en 'La piel de la escultura'. Imagen cortesía de Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Teresa Tomás en ‘La piel de la escultura’. Imagen cortesía de Col.legi Major Rector Peset.

La realización de animaciones ha influido en su actual concepción del cuadro. SON es su tercera película producida mediante programas de modelado, animación y renderización 3D. Las imágenes pictóricas están basadas en fotogramas seleccionados de la película SON. Un viaje alucinante desde la escenografía surreal, misteriosa y laberíntica de ‘Terciopelo azul’, a la carga emocional de ‘Caramelo’, de la sensualidad y el dramatismo de ‘Seda Roja’ a la musicalidad de ‘Cromado’, de la ingravidez y el peso de ‘Globo’ al rito psicomágico de ‘Cristal’.

Teresa Tomás (Valencia, 1964) es licenciada en Bellas Artes por la Universitat Politècnica de València, iniciando su trayectoria en la práctica de la escultura en 1985 y exponiendo con regularidad en las galerías Postpos, Der Reiter y My Name’s Lolita Art, en Madrid y Valencia.

Obra de Teresa Tomás en 'La piel de la escultura'. Imagen cortesía de Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Teresa Tomás en ‘La piel de la escultura’. Imagen cortesía de Col.legi Major Rector Peset.

Practica una producción multidisciplinar a la que suma la pintura, la fotografía y el video, participando en muestras internacionales como: Sur-Sud, Pieza a pieza, Área industrial o La casa que ríe; y nacionales como Formalismos de los 90, Imágenes de culto o Al oeste, entre otras. Ha participado periódicamente en ferias como ARCO. Forma parte del fenómeno pictórico de la figuración postconceptual y ha intervenido en las recientes muestras Aire de Familia y Travesías.

Sus animaciones han sido seleccionados para proyectarse en festivales internacionales como Ultramar (Brasilia), Miradas de Mujer (Buenos Aires), Desafíos (Japón), Qui Vive? (Moscú), Avant Music Festival (Moscú), Vidifestival (Moscú), Spanish Video Art (Hong Kong), CeC ‘09 y ‘10. Spanish videoworks (India), Video Shorts (Amsterdam), Video Art Festival Miden (Grecia), Fuga Gráfica (Buenos Aires) y Optica Festival (Buenos Aires y Paris), Y en festivales nacionales como: Art Inevolution (Valencia), VIA-LAB (Badajoz), Pre-bem (Burgos), Observatori (Valencia), Madatac (Madrid), AlterArte (Murcia), Optica Festival (Córdoba y Gijón), Espacio Enter (Canarias), Festival Miradas de Mujer (Madrid), entre otros.

Obra de Teresa Tomás en 'La piel de la escultura'. Imagen cortesía de Col.legi Major Rector Peset.

Obra de Teresa Tomás en ‘La piel de la escultura’. Imagen cortesía de Col.legi Major Rector Peset.

 

Masako Takahashi, ideas descabelladas

Masako Takahashi
Galería Charpa
C / Tapinería, 11. Valencia

Masako Takahashi, estadounidense de origen japonés, habla igual que trabaja su obra: con tiempo y una infinita paciencia. De hecho, utiliza esas dos palabras (tiempo y paciencia) para explicar lo que hace, cuando se le interroga acerca de algunas de las piezas que muestra en la Galería Charpa de Valencia. Su estancia en México le permite expresarse con un castellano cuyas palabras va hilando a un ritmo idéntico al de su proceso creativo. Creación para la cual se sirve de kimonos y diversas telas preciosas, sobre las cuales escribe sus pensamientos o ideas descabelladas.

Obra de Masako Takahashi en la Galería Charpa de Valencia.

Obra de Masako Takahashi en la Galería Charpa de Valencia.

Porque Takahashi, de ahí la literalidad de su escritura descabellada, trabaja con sus propios cabellos a la hora de construir unas frases que, como no podía ser de otra manera dado el frágil material utilizado, le lleva un tiempo infinito. En este sentido, diríase que la tradición oriental que corre por sus venas libra silenciosa batalla con las prisas inherentes a la Norteamérica de su nacimiento. Por otro lado, es como si retomara, paradójicamente, una tradición occidental hasta hace bien poco practicada en nuestras escuelas: la caligrafía.

Obra de Masako Takahashi en Galería Charpa.

Obra de Masako Takahashi en Galería Charpa.

Takahashi, al hilo, nunca mejor dicho, de la parsimonia a la que le obliga el fino trenzado de sus propios cabellos, va escribiendo sobre telas igualmente delicadas, conformando una obra de sutiles ramificaciones. Por un lado, la más obvia, relacionada con labores del hogar tradicionalmente femeninas. Pero, por otro, su arte bien pudiera asociarse con el trabajo de aquellos monjes amanuenses que tan pacientemente copiaban sus manuscritos ajenos al tiempo que les llevaba su ímproba tarea.

Obra de Masako Takahashi en Galería Charpa.

Obra de Masako Takahashi en Galería Charpa.

Una de las piezas de la exposición demuestra tamaña laboriosidad, si bien resulta extensible al conjunto de las obras exhibidas. La propia Takahashi lo explica: “En esta tira de papel de 12 metros, que es la longitud de tela necesaria para hacer un kimono, voy escribiendo frases más cortas o más largas dependiendo del cabello, al tiempo que voy dejando espacios en blanco en función de los días que no trabajo”. Frases escritas, por tanto, con la “tinta” de sus cabellos, relacionando así lo que directamente proviene de su cabeza con el tejido que en muchos casos envuelve el propio cuerpo.

Obra de Masako Takahashi en Charpa.

Obra de Masako Takahashi en Galería Charpa.

La obra de Masako Takahashi conecta, pues, la mente y el cuerpo, en una especie de espiral que se autoabastece. Del cabello a la tela y de la tela a los múltiples pensamientos, reflexiones o ideas, sin duda descabelladas, que destilan sus delicadas piezas. Piezas que parecen a su vez pentagramas de una música tejida con acordes o finísimas cuerdas salidas de su vasta melena. Sin prisas, ajena al tiempo de la extrema laboriosidad del producto en serie, Takahashi va depositando en sus telas una escritura cuya caligrafía adquiere ecos milenarios.

“Tiempo y paciencia”, insiste la artista. Ahí es nada. La obra que muestra en la Galería Charpa nos viene a recordar dos cosas para las cuales estamos peor preparados los ansiosos consumidores de la sociedad del bienestar. Las ideas descabelladas de Masako Takahashi tienen mucho que ver con ello. Un trabajo para tirarse de los pelos, en el mejor sentido de la palabra.

Obra de Masako Takahashi en la Galería Charpa de Valencia.

Obra de Masako Takahashi en la Galería Charpa de Valencia.

Salva Torres

Montijano, en venta la obra más cara del mundo

Usted no me puede comprar, de Marc Montijano
Hidden Gallery
www.hiddengallery.eu
Hasta el 1 de marzo

Sobre una pared blanca cuelga un lienzo de mediano formato, a sus pies un lecho de cuerdas y diez velas votivas rojas encendidas. El artista Marc Montijano ha construido un pequeño altar. Las velas, el pan de oro y unas letras bordadas en rojo en las que se puede leer el texto: «Usted no me puede comprar», nos transportan a un extraño universo. Pero varios papeles con los datos técnicos de la obra y su precio, nos sacan de ese ensueño. El artista nos deja bien claro que importa más el precio que la obra. Una vez más, estamos adorando al dinero.

‘Usted no me puede comprar’ es una instalación en la que el artista español posa su mirada sobre el mercado del arte, planteando una reflexión corrosiva y provocadora. Habla de la obra como producto, del materialismo que rige este mundo y de la manipulación del mercado artístico con fines especulativos.

Usted no me puede comprar, obra de Marc Montijano. Hidden Gallery por cortesía del autor.

Usted no me puede comprar, obra de Marc Montijano. Hidden Gallery por cortesía del autor.

Como ha indicado el propio Montijano, «con este proyecto abro una reflexión sobre los criterios que rigen el mundo del arte. Poniéndole a mi obra un precio desorbitado y totalmente prohibitivo incluso para la élite, 300.000.000€, cambio las reglas de juego. Estoy diciendo directamente a quienes manejan los hilos del arte que no la podrán tener. Me da igual lo poderoso, rico o influyente que seas, esta pieza está a la venta pero no está a tu alcance. No me puedes comprar, de ahí el título».

Este es un trabajo que aborda el tema del mercantilismo del arte y la pérdida de valores artísticos, culturales o sociales, para ganar significados exclusivamente económicos. Marc Montijano reivindica el arte como motor de cambio, en contraposición del arte como mera inversión, y el compromiso y la integridad profesional del artista por encima del negocio.

Montijano explica que se trata de «una crítica ácida a la banalización de la obra de arte, a la arbitrariedad y a la adoración exclusiva del valor económico. Hablo de la obra como producto y el artista reducido a una firma, como una marca más. Pero no es ninguna broma, esta pieza vale 300.000.000 millones de euros».

La obra fue presentada el 22 de febrero en una inauguración privada, para un número muy reducido de invitados, y permanecerá expuesta en Hidden Gallery, coincidiendo con la celebración de ARCO, del 25 de febrero al 1 de marzo. Reforzando el carácter exclusivo y elitista de este proyecto, la instalación sólo se podrá contemplar con invitación del autor.

Marc Montijano es un artista visual y performer, nacido en Vic (Barcelona) en 1978. Vive entre Barcelona y Málaga, donde tiene su estudio. Destacado representante de la nueva generación del arte de acción en España, su obra con un grandísimo peso conceptual, discurre por un camino totalmente aparte del resto de performers de su generación. La estética turbadora y el fuerte peso mediático de su trabajo, esconde un universo reflexivo y fecundo, con una gran base teórica y un fuerte trasfondo espiritual. Rechazando lo artificioso, reflexiona sobre distintos aspectos de la relación del ser humano y la sociedad actual, habla del hombre embrutecido y la necesidad de cambio.

La obra más cara del mundo, de Marc Montijano. Imagen cortesía del autor.

Usted no me puede comprar, obra de Marc Montijano. Imagen cortesía del autor.

Echo et accords, de Michel Desfeux

Michel Desfeux, Echo et accords
Institut Français de Valencia
Moro Zeit, 6, Valencia

Michel Desfeux nace en 1947 en Normandia, Francia. Estudia en la Escuela de Bellas Artes de La Universidad de Rennes. Profesor de Artes Plásticas, vive y trabaja en Madrid desde hace veinte años. Acercarnos a la obra de Desfeux nos plantea, a primera vista, un desafío, determinado por el soporte físico, la forma tubular, escultórica, en la que desarrolla, sin embargo, un trabajo eminentemente pictórico. La verticalidad y la circularidad, casi insular, de cada creación, desvelan percepciones muy arraigadas en el ser humano, reminiscencias que nos llevan al tótem, espejo metamorfoseado del hombre.

De esta manera, mirar una de estas obras puede ser una forma de mirarnos y mirar a los otros, bajo los ropajes inventados por el pintor. La posibilidad, añadida de transitar entre las obras crea también el simulacro del bosque o de la ciudad, que convierte cada pieza del conjunto expuesto en un árbol o en un ser, en cada espacio abierto puede aventurarse un sendero o una calle. Pero Desfeux no encontró en esta forma una simbología humana, ni escultórica, halló sencillamente un espacio distinto que le impulsó una forma de trabajo, una exploración solitaria y minuciosa, hasta llegar a su propio lenguaje. La experiencia de la pintura apropiándose de su soporte, indagándolo, más allá de él mismo. El tubo se transforma, asume cortes, superposiciones, integra nuevas materias: cuerdas, cintas, maderas.

Michel Desfeux, en en Instituto Francés de Valencia. imagen cortesía del autor.

Michel Desfeux en Instituto Francés de Valencia. Imagen cortesía del artista.

En esta búsqueda de la belleza y del equilibrio, el pintor ensaya las diferentes emociones de la vida depurándolas, logra expresar visualmente una melodía, dar forma a un ritmo que se construye sobre el tubo como sobre una escala musical. La idea de la escala y de la escalera es muy propia de esta pintura que se concibe en ascenso. Con Matisse comparte esa “joie de vivre” que fundamenta el desarrollo imaginativo, esa danza interna, ese dinamismo que, en Desfeux, es propiciado por la circularidad y que expresa en esas pinceladas ligeras, en ese sentido ascendente de su construcción pictórica, en los tonos pasteles que se transparentan, o en el juego armónico de variantes y repeticiones.

Michel Desfeux en Instituto Francés de Valencia. Imagen cortesía del artista.

Michel Desfeux en Instituto Francés de Valencia. Imagen cortesía del artista.

Una pintura que, como ‘Alicia en el país de las maravillas’, nos invita a explorar los territorios de un mundo entendido como un encantamiento.

Sylvia Miranda

Más de 70 cortos en el festival de Radio City

XIV Festival de Cortometrajes de Radio City
Radio City
C / Santa Teresa, 19. Valencia
Del 2 de abril al 9 de mayo

Un total de 71 cortometrajes, de los 481 recibidos, integra la programación oficial del XIV Festival de Cortometrajes de Radio City, que se inaugura el próximo 2 de abril a partir de las 20.00h. y durará hasta el próximo 9 de mayo a las 20.30h con la clausura y entrega de premios. Los cortos son de nacionalidades tan variadas como Argentina, Francia, Italia, EEUU, Kósovo o Irán, aunque una gran mayoría es de procedencia española.

Fotograma de 'Cuerdas', de Pedro Solís. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma de ‘Cuerdas’, de Pedro Solís. Imagen cortesía de Radio City.

Entre los cortos seleccionados, destacan aquellos que ya han obtenido premios en otros certámenes, como el reciente ganador del Goya al Mejor Corto de Animación, “Cuerdas”, dirigido por Pedro Solís y que se podrá ver el próximo miércoles 2 de abril. El cortometraje “Pipas”, de Manuela Moreno, que se quedó a las puertas del Goya como finalista pero sí consiguió el Premio TAI al Mejor Director y el Premio del Mejor Guión en la XI edición de JamesonNotodofilmfest, se proyectará el miércoles 30 de abril.

Fotograma del cortometraje 'Estocolmo', de Álvaro Martín. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma del cortometraje ‘Estocolmo’, de Álvaro Martín. Imagen cortesía de Radio City.

Las proyecciones oficiales del festival comenzarán el próximo miércoles a partir de las 20.00h., tras la presentación del festival, y continuarán durante los domingos, lunes y miércoles del mes de abril a partir de las 20:30h. Sin embargo, los domingos serán días de proyecciones especiales de cortos valencianos. En ellas se proyectan los trabajos procedentes de la Comunitat Valenciana, mientras que los lunes y miércoles se proyecta la selección realizada por el equipo de Radio City.

Las novedades de este nuevo festival son numerosas. Para empezar, los organizadores se han saltado su décimo tercera edición. En Radio City querían divertirse y, sin ser supersticiosos, este año celebra la edición 14 en el año 2014, el mismo en el que cumple 35 años de existencia como bar de copas en el centro de Valencia.

Fotograma de 'Plástico reciclable', de Pablo R. Montenegro. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma de ‘Plástico reciclable’, de Pablo R. Montenegro. Imagen cortesía de Radio City.

En esta edición también cuenta con la colaboración de la Radio Televisión de la Universidad Politécnica de Valencia que, una vez finalizado el festival, emitirá los cortos seleccionados desde su canal. Una manera de asegurar una continuidad en la difusión de estos cortometrajes que seguirán viéndose en la pequeña pantalla.

Con respecto a las nacionalidades de los cortos, hay una amplia representación internacional. Países como Francia, Grecia, Italia, Estados Unidos, Alemania, Holanda o México estarán representados en esta edición del festival a través de sus cortometrajes. De los 481 recibidos, se ha realizado una selección de cerca de 60 que serán los proyectados en el festival, y donde se ha dado prioridad a la calidad, imaginación, creatividad y originalidad.

Fotograma de 'Miniaturas', de Vicente Bonet. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma de ‘Miniaturas’, de Vicente Bonet. Imagen cortesía de Radio City.

La selección destaca por combinar distintos géneros como animación, drama, comedia, terror o documental. Un abanico perfecto para descubrir nuevas promesas del cine y disfrutar de buenas producciones en un ambiente distendido y buena compañía. Y, como en cada edición, el ganador del festival tendrá una recompensa económica de 1.500 €. Un premio escogido por el jurado del festival compuesto por: Panxo Barrera, músico de cine y profesor de creatividad; Xavier Crespo, director de Dacsa Produccions; Daniel Gascó, crítico de cine y responsable del videoclub Stromboli; y Luis Padilla, director del Festival.

Además, los clásicos premios de otras ediciones: el Premio del Público, el Premio al mejor corto de animación; el Premio Tritón a los mejores efectos visuales, otorgado por la productora Tritón; el Premio a la Mejor Banda Sonora Original, otorgado por Musimatge, la asociación de músicos de cine de la Comunitat Valenciana; el Premio del Público al mejor corto valenciano, los Premios Tirant Avant 2014 y, como en la pasada edición, Entropía (Inteligencia y Creatividad Estratégica) que premia la creatividad e innovación de los cortos, otorgado por la asociación Entropía.

Fotograma de 'Res pública', de Manuel Valls. Imagen cortesía de Radio City.

Fotograma de ‘Res pública’, de Manuel Valls. Imagen cortesía de Radio City.

Como siempre, Radio City quiere destacar la producción valenciana tanto en los pases específicos como con los premios, otorgando uno especial al mejor corto valenciano y dando los Premios Tirant Avant 2014. De esta manera se crea un punto de encuentro para profesionales y amateurs de la zona, donde se proyectarán una selección de los cortos realizados en casa.

La entrega de premios se realizará el viernes 9 de mayo a las 20.30 horas en una fiesta de clausura dónde se conocerán los premios del jurado. El próximo viernes 28 de marzo se hará pública la programación de este festival que espera convertirse, un año más, en punto de encuentro para los amantes del cine.

Fotograma del cortometraje 'Democracia', de Borja Cobeaga.

Fotograma del cortometraje ‘Democracia’, de Borja Cobeaga. Imagen cortesía de Radio City.