Valencia se llena de ‘Vidas gitanas’

Vidas gitanas
Organizada por Acción Cultural Española, Fundación Instituto de Cultura Gitana y
Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana
Comisarios: Joaquín López Bustamante y Joan M. Oleaque
Centro del Carmen
C / Museo, 2. Valencia
Hasta el 4 de mayo

Primero fue el director del Instituto de Cultura Gitana, Diego Fernández, quien se refirió a la exposición de Vidas gitanas en Valencia como “la más completa de todas”. Ni Budapest, ni Viena, ni Lisboa, ni Granada, ni Madrid: ¡Valencia! Lo cual demostraba, en su opinión, la raigambre de la cultura gitana en territorio valenciano. Luego fue el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, quien se fue encendiendo en su defensa de la cultura caló, hasta el punto de reivindicar la igualdad de la mujer gitana en el terreno laboral. Y entre unos y otros convirtieron el Centre del Carme, donde se inauguraba Vidas gitanas, en un improvisado foro de ensalzamiento gitano.

Asentamiento gitano junto a la Plaza de España.Década 1920. Archivo Serrano. Fototeca Municipal de Sevilla. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Asentamiento gitano junto a la Plaza de España.Década 1920. Archivo Serrano. Fototeca Municipal de Sevilla. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como dice Juan de Dios Ramírez-Heredia, en el catálogo de la exposición, ese cambio en la percepción de la cultura gitana sólo se dará cuando converjan dos comportamientos igual de arraigados en la opinión pública. Por un lado, “la voluntad manifiesta de los propios gitanos de superar siglos de separación”. Y, por otro, “que los medios de comunicación no difundan informaciones que…puedan crear o fomentar una imagen de los gitanos que no se corresponde con la real”. Es decir, que ni se trata de identificar al gitano “con todos los vicios y comportamientos incívicos”, ni de describirlos como “los mejores cantaores, bailaores o toreros como si se tratase de cualidades intrínsecas a nuestra manera de ser”.

Fotografía de Colita. La singla, 1963. Arxiu Fotogràfic de Barcelona. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Fotografía de Colita. La singla, 1963. Arxiu Fotogràfic de Barcelona. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alberto Fabra, quien sabe si contagiado por el apasionado discurso de Diego Fernández (“la Comunidad Valenciana también es gitana”), pareció inflamarse de la segunda acepción descrita por Ramírez-Heredia, como queriendo dejar bien claro su rechazo a la identificación primera. Ni tanto ni tan calvo. El justo equilibrio hay que buscarlo precisamente en la muestra Vidas gitanas, cuyas más de 300 piezas exhibidas hablan por sí solas de un modo más ecuánime que el empleado por el máximo mandatario de la Generalitat. Piezas entre las que se halla la primera edición del Romancero Gitano, autografiada por Federico García Lorca y nunca antes expuesta, o la Pastora Imperio de Mariano Benlliure.

 

Fotografia de David George. Manolito de María, cantaor. Flamenco Project. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Fotografia de David George. Manolito de María, cantaor. Flamenco Project. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vidas  gitanas, comisariada por Joaquín López Bustamante y Joan M. Oleaque y organizada por Acción Cultural Española y la Fundación Instituto de Cultura Gitana, lleva por subtítulo Lungo Drom o Largo Camino, en lenguaje caló. Un camino tan largo como “complicado” para la historia del pueblo gitano que, sin embargo, no hace de la exposición una muestra “victimista, sino positiva”, subrayó Diego Fernández, quien recordó al desaparecido Carlos Pérez como uno de los principales artífices de Vidas gitanas, “una exposición parida por valencianos”. Un parto en el que abundan las referencias a personajes tan ilustres como Camarón, Carmen Amaya, Peret, La Chunga o la propia Pastora Imperio, junto a imágenes de la vida cotidiana de los gitanos, “muy poco conocida”.

Fotografía de Isabel Muñoz en la exposición 'Vidas gitanas'. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Fotografía de Isabel Muñoz en la exposición ‘Vidas gitanas’. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ese desconocimiento, propiciado de nuevo por el conjunto de estereotipos divulgado, pretende ser paliado mediante Vidas gitanas. A ello contribuyen las fotografías de Cristina García Rodero, Isabel Muñoz o Jesús Salinas, cuyas imágenes nos acercan una visión atemperada del gitano “cantaor, bailaor o torero” referida por Ramírez-Heredia. En ese sentido, la exposición tampoco obvia este aspecto del pueblo gitano, pero introduce matices que obligan a ampliar la estrecha percepción que desde el mundo payo se tiene. Como afirmó Diego Fernández, “no hay línea de separación entre payos y gitanos, sino entre racistas y no racistas”. La exposición recoge imágenes que trazan la dilatada historia de los gitanos, desde la primera referencia de su llegada a España en el siglo XV, hasta la promoción de su cultura mediante películas con temática andaluza en la época franquista. En algunas vitrinas se pueden ver objetos característicos, libros, discos y hasta una Constitución Española traducida al romanó-kaló de la Biblioteca del Instituto de Cultura Gitana.

Fotografía de Cristina García Rodero en la exposición 'Vidas gitanas'. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Fotografía de Cristina García Rodero en la exposición ‘Vidas gitanas’. Imagen cortesía de Acción Cultural Española.

Salva Torres

Las constituyentes: mujeres haciendo historia

Las Constituyentes, de Oliva Acosta
Documental
De venta en librerías

“Yo no podía ser testigo de la historia, sino protagonista de ella” (Asunción Cruañes, diputada por el Partido Socialista de Alicante en 1977)

Asunción Cruañes, diputada por el Partido Socialista de Alicante en 1977. Imagen de 'Las constituyentes'.

Asunción Cruañes, diputada por el Partido Socialista de Alicante en 1977. Imagen de ‘Las constituyentes’.

El  documental Las constituyentes, dirigido por Oliva Acosta, está impregnado de la premisa feminista “hacer visible lo invisible”. Un postulado proclamado por la Segunda Ola del Movimiento Feminista en los años sesenta del Siglo XX para nombrar, narrar y recordar los actos realizados por las mujeres a lo largo de la Historia y que la mirada patriarcal ha ocultado.

Asunción Cruañes. Imagen del documental 'Las constituyentes, de Oliva Acosta.

Asunción Cruañes. Imagen del documental ‘Las constituyentes, de Oliva Acosta.

El documental de Oliva Acosta es fiel al objetivo de la premisa: nombrar a las 27 mujeres (6 senadoras y 21 diputadas) que formaron parte de las Cortes Constituyentes de 1977, configuradas tras las primeras elecciones democráticas realizadas en España después de la dictadura de Franco; narrar la participación activa de estas senadoras y diputadas en las diferentes comisiones que se crearon  para la elaboración del texto de la Constitución Española de 1978, y, por último, recordar que el activismo político y social de las mujeres estuvo presente en el periodo de la Transición Española y en  las Cortes Constituyentes.

“Los hombres se retiran de la política y se les sigue recordando. (…) De vosotras no hay rastro. Volvemos al anonimato. Nos quitan, nos rotan y de las mujeres importantes como vosotras no hay rastro” (Carmen Calvo, diputada por el Partido Socialista).

Carlota Bustelo, diputada por el Partido Socialista de Madrid en 1977. Imagen de 'Las constituyentes'.

Carlota Bustelo, diputada por el Partido Socialista de Madrid en 1977. Imagen de ‘Las constituyentes’.

La mirada feminista

El documental Las constituyentes no sólo es fiel a la premisa “hacer visible lo invisible”, sino también a la narrativa y estética del documental feminista surgido en la década de los sesenta del siglo pasado, en pleno resurgimiento del movimiento contemporáneo de mujeres. Fueron muchas las directoras, principalmente anglosajonas,  que encontraron en el género documental el modelo de expresión para mostrar  otras imágenes de lo femenino, para liberar las voces y promover las conversaciones de las mujeres más allá de la representación  del cine “oficial”. El documental feminista es un intento consciente de representar imágenes reales y positivas de las vidas, privadas o públicas, de las experiencias, de los sentimientos, de los pensamientos, … de las mujeres que contribuyen  a hacer  la Historia, con mayúscula, y la historia, con minúscula.

Carmen Alborch y Carlota Bustelo. Imagen de 'Las constituyentes'.

Carmen Alborch y Carlota Bustelo. Imagen de ‘Las constituyentes’.

Una representación positiva y real de las mujeres que debe surgir de la palabra, la conversación, el diálogo, la discusión entre las propias mujeres. Porque a través de la palabra, las mujeres participantes, sean éstas las protagonistas del documental, como las espectadoras del mismo, pueden autoafirmarse, reconocerse, identificarse y tomar conciencia para su liberación y luchar por la igualdad.

Las mujeres, protagonistas

Los rasgos narrativos y el modelo de exhibición del documental Las Constituyentes hacen que éste se inserte en la tradición del género documental feminista. La mirada feminista de la directora Acosta se proyecta sobre la narración no sólo en el hacer visible y otorgar la palabra a las 27 políticas de las Cortes Constituyentes del 77, sino también en el encuentro entre varias diputadas y senadoras actuales con algunas de las constituyentes, para que puedan dialogar. Además, Acosta considera interesante que se exhiba el documental en lugares culturales o educativos donde se pueda establecer, después de la proyección, una discusión de grupo para hablar sobre la realidad de las mujeres en la política y en la sociedad actual.

Carmen Quintanilla y Carmen Alborch, en 'Las constituyentes', de Oliva Acosta.

Carmen Quintanilla y Carmen Alborch, en ‘Las constituyentes’, de Oliva Acosta.

En el documental Las constituyentes, las mujeres son las protagonistas, sus palabras nos cuentan sus experiencias, sus opiniones, sus reflexiones sobre temas de su vida pública-política y sobre cuestiones de su vida privada- personal. Las  palabras  de las constituyentes exhalan emoción, fuerza, sentimiento y, también, serenidad. Una serenidad que procede de haber sido capaz de  comprometerse a participar en uno de los periodos más importantes de la Historia de España: la Transición democrática.

“Las 27 mujeres que estábamos allí, yo creo  que teníamos el valor de los pioneros que siempre son los que van por delante. Incluso a veces no saben lo que van a encontrar cuando terminen el camino. Pero saben que hay trabajo por hacer.” (Nona Inés Vilariño, diputada de Unión de Centro Democrático por La Coruña  en 1977)

Sentadas en círculo en el hall del Palacio del Senado, el documental nos muestra las reflexiones y las opiniones de las políticas de las cortes del 77 con las políticas actuales. Mujeres representantes de diferentes grupos políticos, pero que coinciden en un punto: todavía queda mucho camino para conseguir la igualdad en todos los ámbitos.

Sara Dueñas, diputada del Partido Popular. 'Las constituyentes', de Oliva Acosta.

Sara Dueñas, diputada del Partido Popular. ‘Las constituyentes’, de Oliva Acosta.

“El contenido del principio de igualdad está sin hacer. Y ahí tenemos un gran reto, vamos a rellenarlo nosotras, con políticas nuevas e imaginativas.” (Ana María Ruiz-Tagle, diputada del Partido Socialista por Sevilla en 1977)

“Igual hay que ser mujer”, escribió Julia Kristeva, para cambiar la realidad. Lo que sí tuvieron claro las pioneras constituyentes es que, en el proceso democrático, “la aportación de las mujeres tenía que ser importante, tenía que sumar otra sensibilidad, otra manera de ver las cosas y preparar el futuro.” (Rosina Lajo, diputada del Partido Socialista de Catalunya por Girona en 1977)

La cámara de Acosta se mueve suave por el círculo formado por las diputadas y senadoras, para no distorsionar la conversación. Los planos de los rostros, de las manos de las políticas se yuxtaponen con un ritmo acompasado a sus voces. Voces que proclaman un cambio en la política. “Hay que transformar la política, los contenidos de la política, la manera de hacer política.” (Carmen Calvo, diputada por el Partido Socialista).

Imagen del documental 'Las constituyentes', de Oliva Acosta.

Imagen del documental ‘Las constituyentes’, de Oliva Acosta.

Hay en esta declaración un acuerdo tácito entre todas las representantes, más allá de la ideología de sus partidos: “O la política se feminiza o nadie va a creer en la política.”  (Ana Oramas, diputada de Coalición Canaria).

La cámara de Acosta se aleja, las senadoras y diputadas continúan debatiendo. Todavía hay que “hacer muchas guerras, hay que pelear, hay que discutir, hay que convencer.” (María Dolores Calvet, diputada del Partido Socialista Unificado de Catalunya por Barcelona 1977).

Las mujeres constituyentes del documental: Soledad Becerril, Carlota Bustelo, Dolores Calvet, Virtudes Castro, Asunción Cruañes, María Izquierdo, Rosina Lajo, Belén Landaburu, Amalia Miranzo, Mercedes Moll de Miguel, Dolores Pelayo, Ana María Ruiz-Tagle, Esther Tellado, Nona Inés Vilariño.

Junto a ellas, en el Senado: Ana Oramas, Inés Sabanes, Carmen Alborch, Bibiana Aído, Sara Dueñas, Carmen Calvo, Carmen Quintanilla, Montserrat Surroca.

El documental se puede adquirir en la siguiente dirección: http://www.lasconstituyentestiendaonline.com

Imagen del documental 'Las constituyentes', de Oliva Acosta.

Imagen del documental ‘Las constituyentes’, de Oliva Acosta.

Begoña Siles

La cultura valenciana contra el IVA

Este viernes 28 de junio de 2013 ha tenido lugar una intervención de la Plataforma Valenciana x la Cultura (PVxC), representada en esta ocasión por José Luis Pérez Pont, en el pleno del Ayuntamiento de Valencia, en el punto correspondiente a la moción presentada por Salvador Broseta, del grupo socialista municipal, solicitando el pronunciamiento de este ayuntamiento acerca de la reducción del IVA cultural.

Tras las intervenciones de los diferentes grupos se ha producido la votación, que ha contado con el voto favorable de los grupos de la oposición (PSPV, Compromis, EUPV) y con el voto en contra del grupo de gobierno (PP), por lo que no ha prosperado. Alfonso Grau ha sido el encargado de dar respuesta a la moción, evidenciando una significativa falta de argumentos y un enorme desinterés por estudiar medidas de apoyo al sector cultural de la ciudad de Valencia.

Reproducimos integramente la intervención de José Luis Pérez Pont en el turno de palabra, conforme a los tiempos pautados:

«Buenos días.

Presido la Asociación Valenciana de Críticos de Arte, me acompaña Tania Blanco, presidenta de la asociación de Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón. Intervengo en representación de las asociaciones de artistas, galeristas, críticos y comisarios de arte de la Comunitat Valenciana, con sede en la ciudad de Valencia y en nombre de la Plataforma Valenciana por la Cultura que incluye a todas y cada una de las principales organizaciones profesionales y empresariales de los distintos sectores que integran la cultura valenciana.

Antes de que se produjera el incremento del IVA al 21%, hace aproximadamente un año, desde el sector cultural español y valenciano se venía solicitando a las distintas composiciones gubernamentales del Estado español una reducción de la tasa entonces vigente, con el propósito de equipararla a la establecida en otros estados de la Unión Europea. Lejos de atenderse la demanda de las empresas y los profesionales, el gobierno de España determinó elevar la presión impositiva sobre unos bienes que por sus características mantienen un delicado equilibro que puede verse, y se ha visto, gravemente alterado y perjudicado. 

Consideramos que aplicar a la cultura un incremento del IVA al 21% vulnera el artículo 44 de la Constitución Española, pues lejos de facilitar el acceso de todos a la cultura lo que hacen los poderes públicos es elevar límites infranqueables para aquellos que por la actual coyuntura ven ya de por sí mermada su capacidad económica. Aplicar una tasa del 21% de IVA a los bienes y servicios culturales significa hacer que la cultura sea inaccesible para una parte creciente de la población valenciana y española, a la vez que se convierte en una medida que discrimina negativamente el acceso de los individuos a la cultura, haciendo que quiebre uno de los principios rectores de la política social y económica amparado por la Constitución Española.

Por otra parte, la cultura es a su vez un motor económico de la sociedad, además del sentido simbólico que representa y que nos distingue como pueblo con la atribución de signos que añaden un valor intangible. Nuestra actividad cultural tiene una repercusión directa en la cuenta de resultados de sectores como el turístico, tan relevante en la economía valenciana. Es por ello que consideramos y solicitamos que este Ayuntamiento se pronuncie de manera inequívoca en el apoyo al sector de la cultura valenciana, desarrollando medidas correctoras que neutralicen la repercusión del impuesto (como se prevé ya en los ayuntamientos de Vitoria y Granada) o estableciendo una mediación con el gobierno de España a propósito de equiparar la tasa de IVA cultural a la de los principales estados europeos. Los efectos en destrucción de empleo y debilitamiento del tejido profesional y empresarial de la cultura valenciana se han hecho evidentes en el transcurso de este año, afectado además por la pérdida de competitividad que representa para las empresas y profesionales de la cultura participar en el entorno del mercado europeo, soportando una presión fiscal que nos sitúa en desventaja por ser excesivamente superior al aplicado en el resto de países.

El sector profesional y empresarial de la cultura valenciana apela a ustedes mediante esta intervención para que contribuyan en función de la responsabilidad de su acción de gobierno a atender esta demanda. Gracias.»