Creador.es y Russafa Escènica: otros aires

Creador.es y  Russafa Escènica
Premiados 10×10 Pública 2016

Creador.es y Russafa Escènica han sido dos de los cinco proyectos premiados por 10×10 Pública en el marco de la sexta edición de los Encuentros Internacionales de Gestión Cultural Pública 16, que se ha llevado a cabo durante las jornadas del 28 y 29 de enero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

En este contexto y a través de 10×10 Pública, el programa de apoyo a gestores culturales iniciativa de la Fundación Contemporánea y de la Fundación Banco Sabadell, los dos proyectos de origen valenciano han presentado sus iniciativas frente a un panel de especialistas del sector junto a ocho propuestas más, seleccionadas el pasado 12 de enero de entre más de cuarenta proyectos presentados a nivel nacional.

Creador.es y Russafa Escènica no solo comparten lugar de procedencia sino que ambas son iniciativas impulsoras del teatro y las artes escénicas y reconocidos por el jurado como los proyectos más innovadores, inspiradores y viables.

Las residencias teatrales Creador.es son un certamen dedicado principalmente a la creación dramatúrgica y al intercambio de conocimientos entre creadores españoles e iberoamericanos. Un festival a pequeña escala donde el valor importante es la reflexión y la creación in situ.

Los responsables de Creador.es y Russafa Escènica, tras la concesión de los premios 10x10 Pública 2016.

Los responsables de Creador.es y Russafa Escènica, tras la concesión de los premios 10×10 Pública 2016.

Tras recibir este premio el director del festival, Gabi Ochoa, se mostró “contento por el reconocimiento” y quiso destacar la importancia de que de los cinco proyectos premiados, dos hayan sido valencianos, “lo que demuestra que la contracultura valenciana que durante años ha sido menospreciada se mueve y está más viva que nunca.  En nuestro caso Pública 16 ha valorado las residencias teatrales y, con ellas, el proceso creativo de los autores y sus singularidades”.

Ochoa reconoció que “este premio es un revulsivo increíble para todo el equipo de Creador.es que comienza desde ya a preparar una cuarta edición de sus residencias teatrales más convencidos que nunca de que vale la pena trabajar por la cultura en Valencia”.

Por su parte, Russafa Escènica es un festival que desde su nacimiento en 2011 fusiona las artes escénicas con las artes plásticas, cuya exhibición se realiza en espacios singulares del barrio de Ruzafa– galerías de arte, estudios de arquitectura, peluquerías, viviendas particulares-. La creación y trayectoria de Russafa Escènica, reconocido como el festival de otoño de las artes escénicas en Valencia, ha supuesto un nuevo modelo para la gestión, producción, exhibición y consumo cultural.

Jerónimo Cornelles, director artístico de Russafa Escènica, afirmó que “con este reconocimiento hemos ganado todos, los organizadores, el público, los participantes en el festival y nuestra ciudad. Con esto ha quedado demostrado que en Valencia se hacen cosas muy interesantes”. Además, señaló que “sería estupendo que los políticos y gestores culturales valencianos nos reconocieran este logro sin necesidad de tener que irnos fuera o ganar premios”.

Además de los proyectos mencionados, han sido premiados otros tres: EMA festival, un festival de música de creación actual que se celebra durante la primavera madrileña en espacios poco convencionales; Un Pedregal de oportunidades, que pretende poner en el mapa la localidad de El Pedregal (Guadalajara) como referente cultural y artístico, y DaLaNota, un programa educativo gratuito e inclusivo que pretende afrontar algunos de los problemas sociales de nuestro país a través de la práctica musical grupal diaria

Los cinco seleccionados, además de acceder al asesoramiento y formación por parte de profesionales de la gestión cultural, recibirán una ayuda económica con el fin de poner en marcha los proyectos.

Los responsables de Creador.Es y Russafa Escénica, tras la concesión de premios 10x10 Pública.

Los responsables de Creador.Es y Russafa Escénica, tras la concesión de los premios 10×10 Pública.

Peter Handke en Ultramar

Los hermosos días de Aranjuez (Peter Handke), de Joaquim Candeias

Sala Ultramar

C/ Alzira, 9. Valencia

Hasta el 6 de octubre

“¡Esto es un imposible!”, se dijo Joaquim Candeias cuando leyó el texto en alemán de Peter Handke, Los hermosos días de Aranjuez. “Incluso para leer es difícil”, remachó. Miguel Sáenz la tradujo perfectamente al castellano y, con todo, persistía la dificultad de llevarla al teatro. Como la vida misma que se narra en esa obra de “lenguaje poético exquisito”, destaca Candeias. Un hombre y una mujer: ¿eso es todo? ¿A santo de qué tanta dificultad? Estamos tan acostumbrados a las respuestas encorsetadas, al electroencefalograma plano del debate político y a las trifulcas de adjetivo y medio, dos como mucho, del reality show televisivo, que asistir al eterno conflicto de pareja con múltiples matices y aristas se vuelve extraño.

Como extraño resulta que la Sala Ultramar, con apenas siete meses de vida en la calle Alzira de Valencia, apueste por semejante bomba de relojería. Pero lo hace, al margen del rebufo del teatro estrictamente comercial (si es que existe en rigor tal cosa en estos momentos), porque lo lleva en sus entrañas esta sala sostenida por 16 profesionales vinculados al mundo del teatro y la danza. Los hermosos días de Aranjuez penetra en las entrañas de una pareja, cuya “charla estival” se produce “al final del callejón” en que se encuentran sus vidas. Y Joaquim Candeias va destripando ese eterno conflicto, “que puede parecer aburrido o intelectual, pero que es tremendamente rico y apasionad

Ana Caleya y Daniel Moreno en "Los hermosos días de Aranjuez", en Sala Ultramar. Imagen cortesía de Galantys Teatro.

Ana Caleya y Daniel Moreno en «Los hermosos días de Aranjuez», en Sala Ultramar. Imagen cortesía de Galantys Teatro.

Para poner en escena ese “alegato contra la idea del amor romántico, que nos condena a la infelicidad”, Candeias utiliza elementos muy sencillos: una mesa, dos sillas, un jardín o invernadero con una alambrada de formas orgánicas, que sirve a su vez de cárcel de la existencia. Sencillez al servicio de la complejidad humana que representan los personajes interpretados por Ana Caleya y Daniel Moreno. “La obra es doblemente interesante: por su exquisito lenguaje, ya que se dicen cosas muy duras de manera poética, y por el planteamiento de pareja, que termina siendo una meditación filosófica sobre la existencia humana”.

En el fondo, a Candeias lo que le interesaba del texto de Peter Handke era mostrar esa polaridad de la vida, en torno a los polos opuestos del hombre y la mujer, para destripar el mal funcionamiento de la sociedad actual. “Una de las grandes enfermedades de nuestro siglo es que transformamos deseos en necesidades”. O dicho de otro modo: “No es necesario cumplir todo lo que se desea para ser feliz”. Y recurre al mito de Adán y Eva, también al mito nacionalista, como “idilio paradisíaco que nunca existió”, lo cual supone “una manipulación de lo más burda”.

Ana Caleya y Daniel Moreno en "Los hermosos días de Aranjuez". Imagen cortesía de Galantys Teatro

Ana Caleya y Daniel Moreno en «Los hermosos días de Aranjuez». Imagen cortesía de Galantys Teatro

“La vida no funciona así”, explica Candeias, reconcentrándose en sus propias palabras. “Esos dos polos opuestos se necesitan, porque la vida es lo que fluye entre ellos, no los compartimentos estancos que mantiene atrapadas a las personas en sus respectivos estereotipos”. La enquistada pareja de Los hermosos días de Aranjuez buscará “cambiar la exigencia por amor”, aunque para ello tenga que romper con esa tendencia del ser humano de “reclamar del otro lo que no tiene”.

Peter Handke, que conoció España por sus múltiples paseos a pie, hace de Aranjuez el paraíso soñado del que conviene huir para afrontar la dolorosa lección del amor imposible. “¿Derrotista?”, se pregunta Candeias. “No, implica reconocer que no hay amor sin dolor”. Para ello, se hace igualmente necesario el empleo de un lenguaje “exquisito, poético”, que pueda dar cuenta de la vasta experiencia. De lo contrario, “sentiremos muchas veces angustia, sin saber lo que nos pasa”. Joaquim Candeias, ahora con Galantys Teatro, se hace cargo de ese inagotable caudal de sentimientos contradictorios, después de hacerlo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. La Sala Ultramar coge hasta el  seis de octubre el testigo de Los hermosos días de Aranjuez, en Valencia. Un hombre y una mujer: ¡ahí es nada! 

Ana Caleya y Daniel Moreno en "Los hermosos días de Aranjuez", de Peter Handke, bajo la dirección de Joaquim Candeias en Sala Ultramar. Imagen cortesía de Galantys Teatro.

Ana Caleya y Daniel Moreno en «Los hermosos días de Aranjuez», de Peter Handke, bajo la dirección de Joaquim Candeias en Sala Ultramar. Imagen cortesía de Galantys Teatro.

Salva Torres