Las catedrales de Manuel Jorge

Catedrales, de Manuel Jorge
Galería Isabel Bilbao
Avenida Ausiàs March, 9-11. Jávea (Alicante)
Hasta el 11 de septiembre de 2015

El Museo Soler Blasco, la Casa del Cable y Ca Lambert, son los tres espacios municipales de Xàbia/Jávea, en donde se darán cita alrededor de 200 obras de Manuel Jorge y que representan una parte de las más de 2000 obras que forman la colección de la Fundación Manuel Jorge.

Con motivo de la magna exposición y en colaboración con la Fundación Manuel Jorge, Isabel Bilbao Galería de Arte expone una serie expresamente pensada para serigrafía de temática y título Catedrales. Consta de una treintena de obras cuya tirada varía entre 10 a 25 ejemplares firmados y numerados. Esta serie se convierte en la única creación bidimensional de Manuel Jorge a la venta hasta el momento, dada su voluntad y la de la Fundación de que la colección permanezca unida.

Catedrales, de Manuel Jorge, en Isabel Bilbao, por cortesía de la galería.

Catedrales, de Manuel Jorge, en Isabel Bilbao, por cortesía de la galería.

La colección de la Fundación Manuel Jorge consta de más de 2000 obras entre las que se incluyen bocetos, dibujos, pinturas y varias series de obra gráfica. En sus archivos figuran esbozos, planos y fotografías de toda la obra arquitectónica realizada por Manuel Jorge desde 1959. La fundación, garante de la obra de Manuel Jorge, realiza diversas actividades, programa exposiciones y edita publicaciones sobre los trabajos del arquitecto pintor.

Manuel Jorge nace en Chantada (Lugo) en 1929. En 1959 obtiene el título de Arquitecto Superior y en 1965 el de Doctor Arquitecto. En 1960, vive y pinta en Menorca y en 1961 expone en la Galería Biosca de Madrid, dirigida en aquel entonces por Juana Mordó.

Durante el año 1961 se traslada a Cadaqués (Girona) donde conoce a la pintora finlandesa, Christina Snellman, quien pronto se convertiría en su esposa. A partir de 1963, Manuel Jorge y Christina Snellman se instalan en Jávea (Alicante) donde erige sus primeros proyectos arquitectónicos.

En 1975 se trasladan -Manuel y Christina- a París (Francia). Viven y pintan en la Cite Internacionale des Arts, fundada en los años cincuenta según una idea de Eero Snellman, el padre de Christina. Viajan por España, Escandinavia, Inglaterra, Italia, Rusia, Grecia, Centro Europa, los Estados Unidos de América, Egipto, Arabia Saudí, Australia…

A partir de mediados de los setenta el matrimonio alterna su vida en Jávea con viajes a Finlandia y otros países y ciudades del mundo. Manuel ha combinado desde entonces sus dos pasiones: la arquitectura y la pintura; siempre al lado de su mejor amiga y compañera, Christina.

Tarjeta de presentación de la exposición Catedrales, de Manuel Jorge, en Isabel Bilbao. Cortesía de la galería.

Tarjeta de presentación de la exposición Catedrales, de Manuel Jorge, en Isabel Bilbao. Cortesía de la galería.

 

Mujeres a la fresca en el MuVIM

Cinema a l’Aire Lliure
La comèdia és dona
Cinema al MuVIM
C / Quevedo, 10. Valencia
Del 24 al 30 de julio de 2015, a las 21.45 horas

El Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (MuVIM) proyectará seis comedias dirigidas por mujeres en el próximo ciclo cinematográfico al aire libre que se celebrará en el jardín del museo del 24 al 30 de julio.

El cineasta y crítico de cine Antonio Lloréns dirige la propuesta ‘La comèdia és dona’. Según explica, “el MuVIM abordó en 2013 unas jornadas que respondían al título ‘¿Por qué lo llaman cine de mujeres cuando quieren decir cine?’, donde se señalaba que “aunque cada vez más mujeres dirigen películas y esas películas son muy diversas entre sí, parece que todavía hay que señalar ese hecho”.

Fotograma de 'La bicicleta verde', de Haifaa Al-Mansour. MuVIM.

Fotograma de ‘La bicicleta verde’, de Haifaa Al-Mansour, en el MuVIM.

También el ciclo que ha preparado este año el MuVIM al aire libre, un año después del “fresco reencuentro con las terrazas de verano de la ciudad de Valencia en los años sesenta, presenta en su totalidad películas dirigidas por mujeres”, avanza Lloréns.

Las seis son comedias y cada una procede de un país diferente: Francia, España, Alemania, Italia, Dinamarca y Arabia Saudí. “La comedia, como dejaron dicho Rafael Azcona y, más recientemente, Joaquín Oristrell, suele ser un buen camino para analizar la realidad”, asegura el crítico de cine.

Un cuento francés, de Agnés Jaoui. MuVIM.

Fotograma de ‘Un cuento francés’, de Agnés Jaoui, en el MuVIM.

Cada sesión será introducida por especialistas que situarán a los espectadores en lo que fueron los espacios de proyección estivales y el ‘leitmotiv’ de los filmes. Todos los pases se realizarán en versión original subtitulada al castellano.

Seis sesiones nocturas

El ciclo del MuVIM se compone de seis sesiones nocturnas de cine al aire libre que comenzarán a las 21.45 horas. En la primera sesión, el viernes 24 de julio, se proyectará Un cuento francés (Au bout du conte), de Agnés Jaoui, (Francia, 2013).

Fotograma de 'Deliciosa Martha', de Sandra Nettelbeck, en el MuVIM.

Fotograma de ‘Deliciosa Martha’, de Sandra Nettelbeck, en el MuVIM.

Deliciosa Martha (Bella Martha), de Sandra Nettelbeck (Alemania, 2001) será el sábado 25 de julio. A continuación, y por este orden, se proyectarán La bicicleta verde (Wadjda) de Haifaa Al-Mansour  (Arabia Saudí, 2012), el lunes 27 de julio; El calentito, de Chus Gutiérrez (España, 2005) el martes 28 de julio; Viajo sola (Viaggio sola), de Maria Sole Tognazzi (Italia, 2013), el miércoles 29 de julio, e Italiano para principiantes (Italiensk for begyndere), de Lone Scherfig (Dinamarca/Suecia, 2000), el Jueves 30 de julio.

De Cinema Jove a los Oscar

Circles, La bicicleta verde y My dog killer: preseleccionadas a los Oscar
Películas de la Sección Oficial de Largometrajes
28 Edición del Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Cinema Jove resulta un escaparate privilegiado para dar a conocer el mejor cine europeo en nuestro país. El festival lo lleva haciendo desde hace ya 28 años y sus frutos son evidentes: muchos de los directores y de las películas que pasan por Cinema Jove cada mes de junio, terminan despuntando más tarde en el contexto internacional. Este año tenemos una prueba harto elocuente. Tres de las 10 películas que se presentaron a la Sección Oficial de Largometrajes, Circles, de Srdan Golubovic, La bicicleta verde, de Haifaa Al-Mansour, y My dog killer, de Mira Fornay, han sido preseleccionadas para iniciar el camino que les llevará a competir por los Oscar. Las Academias de Cine de sus respectivos países las han elegido como representantes de su mejor cine, lo que deja a su vez en magnífico  lugar a Cinema Jove por su atinada selección. Además, cineastas que han pasado por el festival valenciano también figuran en esa parrilla de salida hacia los Oscar, como son los casos de Gracia Querejeta, que opta con 15 años y un día, o Tomas Vinterberg, con La caza. Recordemos lo que las tres películas preseleccionadas dejaron a su paso reciente por el festival.

Fotograma de Circles, de Srdan Golubovic, presentada en Cinema Jove y nominada a los Oscar de este año. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de Circles, de Srdan Golubovic, presentada en Cinema Jove y nominada a los Oscar de este año. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Circles, del serbio Srdan Golubovic, ponía en escena la irracionalidad que nos constituye en tanto seres habitados por una violencia que, dadas ciertas condiciones, aflora sin cortapisas. En este caso, la de tres militares serbios contra un ciudadano musulmán, al que propinan una brutal paliza, en medio de la plaza de un pueblo. Marko, un soldado serbio, interviene para detener la matanza de sus compañeros, pero termina siendo apaleado de muerte por sus propios camaradas, ante la pasividad general. Unos años después, la vida de todos ellos se entrecruzarán, para dar pie a un relato crudo, intenso y repleto de claroscuros que Golubovic narra con verdadera sutileza.

Lo hace mostrando algo que se nos suele olvidar: que para que ciertas personas abusen de otras hacen faltan tres partes en litigio. Las dos primeras son obvias, el maltratador y la víctima, pero hay una tercera cuyo silencio resulta indispensable para que la violencia prolifere: los ciudadanos que miran para otro lado. En Circles las tenemos: los tres militares agresores; las víctimas, primero el musulmán Haris y luego el soldado serbio Marko, y, por último, el amigo de éste que observa impasible cómo lo matan a patadas.

La bicicleta verde, de Haifaa Al-Mansour, presentada en Cinema Jove, nominada a las Oscar de este año. Imagen cortesía de Cinema Jove.

La bicicleta verde, de Haifaa Al-Mansour, presentada en Cinema Jove, nominada a las Oscar de este año. Imagen cortesía de Cinema Jove.

La bicicleta verde, de Haifaa Al-Mansour, narra la historia de la joven Wadjda, ansiosa por conseguir la bicicleta que da título a la película. En un país donde los cines están prohibidos, aunque la primavera árabe esté empujando hacia su apertura, llega este film revelador, aunque sea por lo bajini, de la libertad amordazada en Arabia Saudí. “Sin hacerlo de una manera agresiva”, advirtió Rafael Maluenda, director de Cinema Jove, se presentó en el festival La bicicleta verde (Wadjda), de Haifaa Al-Mansour, primera directora saudí de la primera película íntegramente rodada en Arabia Saudí. Y lo que no hacía de forma agresiva Al-Mansour era denunciar esa falta de libertad de la mujer, aunque lo hiciera contándolo “sutilmente”.

Fotograma de My dog killer, de Mira Fornay, presentada en Cinema Jove y nominada a los Oscar de este año. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de My dog killer, de Mira Fornay, presentada en Cinema Jove y nominada a los Oscar de este año. Imagen cortesía de Cinema Jove.

My dog killer, de la eslovaca Mira Fornay, narra la historia de Marek, un joven de 18 años que vive cerca de la frontera entre Eslovaquia y Moravia con su padre y sus amigos racistas y hooligans. El mejor amigo de Marek es su perro. La vida de Marek se verá alterada cuando conozca el secreto de su madre ausente, Marika. En medio del avispero nacionalista en que se está convirtiendo la Europa del euro, la película de Fornay venía a poner el dedo en la llaga del tribalismo al que nos conduce el cierre de filas en torno al chivo expiatorio.

Fotograma de Circles, de Srdan Golubovic, presentada en Cinema Jove y nominada a los Oscar de este año. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Fotograma de Circles, de Srdan Golubovic, presentada en Cinema Jove y nominada a los Oscar de este año. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Salva Torres

«Pronto se verán cines en Arabia Saudí»

Entrevista a Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde
Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Su sonrisa delata una inmensa satisfacción. Después de sortear infinidad de obstáculos, su película ‘La bicicleta verde’ (Wadjda) ya está en las pantallas de cine de medio mundo. No así en las de su país, Arabia Saudí, donde el cine está prohibido y más aún que lo haga una mujer. Haifaa Al-Mansour ha roto todas las barreras para sacar adelante su película, que se vio obligada a realizar desde una furgoneta, porque como mujer no tiene derecho en Arabia Saudí a compartir el espacio público con los hombres. Pero no hay prohibición que valga cuando la pasión se enciende. Pasión creativa que iluminó en todo momento sus ojos durante la presentación de La bicicleta verde en el marco de Cinema Jove. Un verde esperanza, asomando triunfal en cada una de sus respuestas.

Haifaa Al-Mansour. Foto: Benito Pajares

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Fotografía de Benito Pajares.

– Háblenos de las dificultades que tuvo que superar para poder filmar su película.

– No fue un problema de permisos, porque los teníamos todos, sino de rodar en una sociedad tan conservadora. En algunos barrios de Riad nos querían echar y tuvimos que buscar localizaciones más idóneas. También fue muy complicado anunciar el casting para encontrar a la niña protagonista.

– ¿Y cómo se las arregló durante el rodaje?

– Yo tenía que permanecer en una furgoneta y desde allí, a gritos, daba instrucciones, porque en mi país la mujer no puede estar en el espacio público con los hombres. Arabía Saudí es un país segregado, aunque la sociedad está empezando a cambiar. Hay más interés por el cine y el arte, y un ambiente más tolerante.

Haifaa Al-Mansour. Fotografía: Benito Pajares

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Fotografía de Benito Pajares.

Haifaa-Al Mansour no deja de esbozar una amplia sonrisa que transforma el gris panorama exterior de su país, en destellos de luz que ella observa filtrándose por las grietas que se vislumbran desde dentro. De hecho, el arranque de su película, La bicicleta verde, ya revela ese contraste: bajo las tradicionales túnicas largas, asoman unas zapatillas de deporte que lleva la protagonista Wadjda (Waad Mohammed).

– Arabia Saudí es un país rico, con acceso a Internet, centros comerciales, iPads y relojes de moda, mezclados con la ropa tradicional. A pesar de que la mentalidad sigue siendo tribal, yo veo grandes posibilidades; veo signos de apertura.

– La bicicleta verde que da título a su película, ¿tiene que ver con el verde esperanza?

– El verde es un color importante en Arabia Saudí, está en la bandera y tiene connotaciones religiosas, pero en todo caso corresponde al espectador interpretarlo. Yo tuve una bicicleta verde, como la de la película, pero sólo podía montarla dentro de casa. Mis padres, que me han ayudado en todo momento, no dejan de ser muy tradicionales. Mi país es muy conservador, pero creo que se está empezando a abrir.

Haifaa Al-Mansour. Foto: Benito Pajares

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Fotografía de Benito Pajares.

– Es usted la primera mujer directora en Arabia Saudí, ¿se siente sola?

– Arabia Saudí tiene muchas capas y hay muchas otras directoras que quieren mostrar esta complejidad. Yo he tenido momentos de tirar la toalla, porque la película me ha llevado cinco años, pero al final es muy gratificante poder presentar la película y haber sacado adelante esta historia.

– Tengo entendido que en la producción de la película ha participado, paradójicamente, un príncipe saudí.

– La financiación de la película llegó a través de la productora árabe Rotam Studios, después de que productoras alemanas rechazaran el proyecto por tratarse de una historia costumbrista, a la que le faltaba más carga dramática. La productora que pertenece a este príncipe saudí es muy progresista y está a favor de la mujer, lo cual ha sido para mí un motivo de orgullo.

La bicicleta verde es el rayo de esperanza que ilumina en todo momento los ojos de Haifaa Al-Mansour, cuya película ya ha obtenido el Premio del Público en el Festival de Los Ángeles y el aplauso de los cientos de personas que acudieron a su presentación en el Teatro Principal de Valencia durante la gala inaugural de Cinema Jove. Un ejemplo más de que la fe, más que religiosa, de intensa vocación artística, puede mover la montaña de dificultades que ha supuesto la realización de La bicicleta verde. Por eso Al-Mansour insiste en los signos de cambio: “Pronto se verán cines en Arabia Saudí”.

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Foto: Benito Pajares

Haifaa Al-Mansour, directora de La bicicleta verde (Wadjda). Fotografía de Benito Pajares.

Salva Torres

‘Lore’ clausurará Cinema Jove en clave nazi

Lore, de Cate Shortland

28 Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Teatro Principal

C/ Las Barcas, 15. Valencia

Viernes 28 de junio

Cinema Jove arrancará el viernes 21 con una película sobre la primavera árabe, La bicicleta verde (Wadjda), de Haifaa Al-Mansour. Y cerrará su 28 edición, una semana después, con un drama en clave nazi, Lore, de Cate Shortland. De manera que el festival empezará con los brotes verdes y primaverales de esa bicicleta rodada íntegramente en Arabia Saudí, y por la primera directora de ese país cerrado a las mujeres, para terminar adentrándose en el invierno e infierno nazi. La trama lo dice todo: una joven, de padres nazis, ha de huir con sus hermanos pequeños del peligro que supone la entrada de las tropas aliadas en Alemania, una vez muerto Hitler y derrotado su gobierno del terror.

Imagen promocional de Lore, de Cate Shortland, película que cerrará las 28 edición de Cinema Jove

Imagen promocional de Lore, de Cate Shortland, película que cerrará las 28 edición de Cinema Jove

Lore parte de una de las tres historias contenidas en el libro de Rachel Seiffert, “El cuarto oscuro”, aquella en la que se narran las peripecias de una joven (Saskia Rosendahl) por salvar a su hermanos en el contexto cambiante de una Alemania nazi tomada por los aliados. De manera que donde antes había seguridad y poder para todos aquellos que estaban de lado de los nazis, ahora invade el temor de las represalias por parte de quienes sufrieron el terror. El argumento da por tanto la vuelta a la tradicional temática del  sufrimiento judío, para centrarse en la otra cara de la moneda: la de los nazis que pierden la guerra.

Estrenada en el Festival Internacional de Cine de Locarno, donde ganó el Premio Piazza Grande, Lore se presenta ahora en Cinema Jove para clausurar el festival con este drama gélido, pero sin duda reflexivo acerca de las paradojas de la condición humana. Paradojas que Freud resumió en “El malestar en la cultura” como la del sujeto que para vivir en sociedad ha de reprimir su energía pulsional. Pulsión que, no obstante, está siempre al acecho para cobrar su oportuna venganza por las imposiciones a las que obliga la cultura.

Imagen de Lore, de Cate Shortland, película de clausura de Cinema Jove

Imagen de Lore, de Cate Shortland, película de clausura de Cinema Jove

La joven atravesará la Alemania ocupada por los aliados e irá descubriendo los horrores nazis, en los que sus padres participaron, al tiempo que el encuentro con un joven judío le hará despertar amores contradictorios. Lore, en este sentido, es una caja de hondas resonancias, por cuanto desecha el fácil acomodo ideológico, para explorar los recovecos del alma. Costa Gavras, en su Caja de música, ya se adentró en ese doble pliegue de la guerra, al seguir el trayecto de una hija que va descubriendo, pese a la resistencia inicial, el pasado nazi de su padre. El Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove cerrará de esta forma su 28 edición el viernes 28: con las heridas abiertas por la guerra y su dificultosa cicatrización. 

Imagen de Lore, de Cate Shortland, película de clausura del 28 Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Imagen de Lore, de Cate Shortland, película de clausura del 28 Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove

Salva Torres

La primavera árabe llega a Valencia

Programación oficial de largometrajes y cortos. Cinema Jove

Salas Berlanga y Rialto. Valencia 

Inauguración: 21 de junio. La bicicleta verde, de Haifaa Al-Mansour

Es el primer país exportador de petróleo. He ahí su principal fuente de riqueza. Bañado en oro, Arabia Saudí es sin embargo pobre en muchas cosas: no existen partidos políticos, la homosexualidad está condenada con la pena de muerte y la mujer no puede conducir vehículos ni utilizar el transporte público sin autorización de su marido. Hace tres años, como si fuera una de las tantas tormentas de arena que asolan sus regiones desérticas, la juventud de los países árabes alzó la voz. Y corrió como la pólvora. A ese alzamiento progresivo se le denominó primavera árabe. Si debajo de los adoquines de París estaba la playa, quizás bajo la arena del desierto esté el manantial de libertad que esos jóvenes insumisos árabes demandan.

“Sin hacerlo de una manera agresiva”, advirtió Rafael Maluenda, director de Cineme Jove, se presenta en el festival La bicicleta verde (Wadjda), de Haifaa Al-Mansour, primera directora saudí de la primera película íntegramente rodada en Arabia Saudí. Y lo que no hace de forma agresiva Al-Mansour es denunciar esa falta de libertad de la mujer, aunque lo haga contándolo “sutilmente”. En el fondo, es la marca Cinema Jove, presentar películas en su sección oficial que “sin pretensión de levantar acta, hablan de problemas generales”. Como subraya Maluenda: “El detalle nos da el conjunto”.

La directora saudí Haifaa Al-Mansour. Imagen cortesía de Cinema Jove

La directora saudí Haifaa Al-Mansour. Imagen cortesía de Cinema Jove

Y así, de manera “independiente, inconformista”, Haifaa Al-Mansour se une al puñado de directores que, “cada cual con su estilo”, ha ido más o menos saliendo de la cantera de Cinema Jove: Thomas Vinterberg, Cristian Mungiu, Matteo Garrone, Andrew Dominik, en el largometraje, y los Álex de la Iglesia, Icíar Bollaín, o Juan Antonio Bayona, en el cortometraje. Todos ellos dando fe del trabajo realizado en los últimos años en el seno de un festival que tiene “vocación de corredor de fondo”, apostilló Maluenda, durante la presentación en el Hotel Astoria del programa oficial del 28 Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove.

La bicicleta verde narra la historia de la joven Wadjda, ansiosa por conseguir la bicicleta que da título a la película de Al-Mansour. En un país donde los cines están prohibidos, aunque la primavera árabe esté empujando hacia su apertura, llega este film revelador, aunque sea por lo bajini, de la libertad amordazada en Arabia Saudí. Será la película que inaugure Cinema Jove el viernes 21 en el Teatro Principal de Valencia. A ella, le seguirán otros nueve largos en la sección a concurso. Largometrajes de Francia, país envidiado por su política en defensa del cine, Rumanía, Polonia, República Checa, Argentina, Holanda, Grecia, Noruega y Serbia, todos ellos de riguroso estreno en España. Películas y directores desconocidos, pero que merced a esa carrera de fondo que viene realizando Cinema Jove serán pronto conocidos.

Imagen de Des morceaux de moi, de Nolwenn Lemsele. Cinema Jove

Imagen de Des morceaux de moi, de Nolwenn Lemsele. Cinema Jove

Tomen nota: Santiago Loza, con La Paz; Mira Fornay, con My Dog Killer; Nolwenn Lemsele, con Des morceaux de moi; Thanos Anastopoulos, con The Daughter; Michiel van Horn, con The Deflowering of Eva van End;  Thomas Wangsmo, con Into the dark; Slawomir Fabicki, con Loving; Gulea Alexandra, con Matei Child Miner; Srdan Golubovic, con Circles, y la propia Haifaa Al-Mansour, con La bicicleta verde. Diez películas protagonizadas por niños, jóvenes o familias en contextos difíciles, que desde sus situaciones particulares dibujan el mapa más general de la sociedad contemporánea.

Otro tanto cabe decir de la sección de cortometrajes, “año tras año dando una rica cosecha de cineastas”, destacó Maluenda. Muchos de ellos provienen este año de escuelas de cine y, en el caso de España, sin coproducciones, algo que el director de Cinema Jove señaló como digno de estudio. Un total de 55 cortometrajes, de 25 nacionalidades, que el festival de cine proyectará en las salas Berlanga y Rialto en ocho programas. La novedad es que por primera vez se han admitido cortos en formato digital. Destacan los nombres de Regina Pessoa, Vladimir Leschiov, Michaela Pavlátová o Chema García Ibarra. Se presentará fuera de concurso, Democracia, de Borja Cobeaga. Llama igualmente la atención el corto de David Planell, Primerísimo primer plano genital ¿? Para entonces ya casi será verano en Valencia, a rebufo de la primavera árabe con la que arranca el festival.

La bicicleta verde (Wadjda), de Haifaa Al-Mansour. Imagen cortesía de Cinema Jove

La bicicleta verde (Wadjda), de Haifaa Al-Mansour. Imagen cortesía de Cinema Jove

 

Salva Torres