Madrid, a 3.442 km del sueño de Moscú

Moscú (3.442 km), de La Trapecista Autónoma
VIII Ciclo de Compañías Nacionales
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Del 19 al 21 de octubre de 2018

El VIII Ciclo de Compañías Nacionales de Sala Russafa, que arranca el fin de semana del 19 al 21 de octubre, reúne hasta principios del mes de diciembre a siete compañías con siete estrenos en la Comunitat Valenciana.

La primera propuesta llega este primer fin de semana, con el estreno en la Comunitat de ‘Moscú (3.442 km)’. La formación madrileña La Trapecista Autónoma nace de Ambigú, con la que recorrieron España, Francia e Italia, tocando géneros tan dispares como el teatro para adultos, el cuentacuentos o el café teatro. Para profundizar en la experimentación, refundaron la compañía y su primera propuesta fue sonada: ‘Room Ophelia’, una pieza creada para ser transmitida por streaming a través de plataformas especializadas en artes escénicas.

Escena de 'Moscú (3.442 km), de La Trapecista Autónoma. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Moscú (3.442 km), de La Trapecista Autónoma. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Después decidieron trabajar un clásico para ofrecer una lectura contemporánea, en la que la cuarta pared se difumina y la estructura se fragmenta para contar con pequeños retazos una historia inspirada por ‘Las Tres Hermanas’, de Chéjov.

‘Moscú (3.442 km)’ toma su título de la cantidad de kilómetros que separan Madrid de la capital rusa, que se transforma en un espacio más vital que real, un sueño que se desea alcanzar pero para el que siempre hay excusas. Patricia Benedicto dirige esta sensible y hermosa pieza, interpretada por Irina Corral, Antonio Lafuente y Laura Lorenzo. Sobre el escenario, como en un paisaje escénico, se suceden escenas que reflejan la inmovilidad. Una deliciosa pieza que incita al público a dejar de ser un espectador de los días para ponerse en marcha y actuar, que reafirma la vida como un acto de rebeldía.

La caverna del fuego. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La caverna del fuego, de Dinamo Producció Teatral. Imagen cortesía de Sala Russafa.

También este fin de semana arranca la programación para los más pequeños en Sala Russafa, que ofrece entre semana una campaña escolar, con funciones concertadas para centros educativos, junto a representaciones abiertas al público familiar los fines de semana.

La primera es el estreno absoluto el 20 y 21 de octubre de la nueva propuesta de la formación valenciana Dinamo Producció Teatral. La formación es veterana en el teatro de Ruzafa, ha recibido en dos ocasiones el Premio del Público de Sala Russafa al Mejor Espectáculo Familiar, en 2015 por ‘Las aventuras del Reino de Camembert’ y en 2014 por ‘Leonardo y el enigma de las matemáticas’.

Ahora regresa con ‘La caverna del fuego’ una obra escrita y dirigida por Ernest Sendín, que retrocede en la línea del tiempo hasta los primeros pobladores de la Tierra, contando la historia de una joven Homo Sapiens que tendrá que enfrentarse a una terrible maldición y, sorpresivamente, encontrará un aliado en el último Neandertal. Una aventura llena de acción, misterio y amor, que apuesta por la integración y el trabajo en común como elemento clave para construir el futuro.

Escena de 'Moscu (3.442 km), de La Trapecista Autónoma. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘Moscu (3.442 km), de La Trapecista Autónoma. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Al Anochecer, 20 años después, en Rambleta

Al Anochecer, de Juli Disla, dirigida por Sergio Caballero
Con Pablo Díaz del Río y Helena Font
La Rambleta
Bulevar sur, esquina Pío IX. Valencia
Del 19 al 21 de octubre de 2018

Son él y Ella. Sin nombres propios. Un hombre y una mujer solos en el escenario, convertido para la ocasión en un vertedero por obra y gracia de Sergio Caballero, director de Al Anochecer, la obra de Juli Disla que cumple 20 años en plena forma. “A nivel de contenido mantiene su vigencia, porque es una historia que de los griegos a Shakespeare cuenta lo de siempre: los miedos que arrastramos, miedo a amar y a ser amados”, explica el director de un espectáculo coproducido por Rambleta y la propia compañía valenciana al Anochecer Producciones.

Pablo Díaz del Río y Helena Font en 'Al anochecer'. Imagen cortesía de Rambleta.

Pablo Díaz del Río y Helena Font en ‘Al anochecer’. Imagen cortesía de Rambleta.

Él y Ella, es decir, Pablo Díaz del Río y Helena Font, intérpretes de Al Anochecer y responsables de la propia compañía, que se fijaron en el texto de Disla porque reflejaba sus vivencias como actores, productores y personas de en torno a los 35 años. A Caballero le propusieron dirigir la obra y éste aceptó gustoso porque el texto de Juli Disla “engloba muchas cosas”, señala quien “ante todo” es actor. “Lo de director lo he ido practicando, pero me considero principalmente actor”.

Al Anochecer es uno de los primeros textos de Disla, con el que ganó el Premi Micalet de Teatre y el Premio Ciudad de La Laguna. “Forma parte de aquella dramaturgia valenciana a la que se ha ayudado poco para empujarla”, y de la que Caballero se hace ahora cargo introduciendo algunos cambios. “El texto de Juli tiene una parte poética que al actor se le puede hacer difícil. Yo lo que he hecho ha sido suspender esta historia en el tiempo, donde no existe nada más que ellos”. Su intención es que fuera una “cosa real, pero no realista”.

Pablo Díaz del Río y Helena Font en 'Al anochecer'. Imagen cortesía de Rambleta.

Pablo Díaz del Río y Helena Font en ‘Al anochecer’. Imagen cortesía de Rambleta.

La historia de “dos seres exiliados del mundo, que anhelan y temen por igual amar y ser amados” cuenta a su vez con proyecciones audiovisuales, “que  narran el paso del tiempo en los cinco actos que dura la obra”. Para Sergio Caballero, el encanto de la función “está en la necesidad del tú y yo solos”, en medio de ese vertedero elegido por el director para contextualizar esa “tierna historia de amor y humor”. “No más dramas, que la vida ya nos pega suficientes golpes”, añade.

Él y Ella, tú y yo solos. “No tienen nombres porque así se universaliza la historia. Pueden ser dos hombres o dos mujeres”. Lo importante para Caballero era contar los sentimientos de dos seres “que necesitan de la noche para esconderse”. De ahí el título Al Anochecer, “A poqueta nit, en valenciano, más poético y que se refiere a ese momento del día en que ellos se pueden mostrar más fácilmente cuando hay poca luz”. Y añade: “Son como dos animalillos que buscan salir de la penumbra y crear algo”.

Helena Font y Pablo Díaz del Río en 'Al anochecer'. Imagen cortesía de Rambleta.

Helena Font y Pablo Díaz del Río en ‘Al anochecer’. Imagen cortesía de Rambleta.

Los 20 años transcurridos desde la creación del texto obligan a pensar en los cambios introducidos en esa relación por la irrupción actual de las redes sociales.  “Nos planteamos el hecho de los móviles, porque ahora parece que tienes que estar localizado y siempre sonriente, pero me interesaba visualizar los colores y el aroma de esa relación sin elementos perturbadores”. Redes sociales de las que huye el director por entender que ofrecen un mundo al que aspiramos “porque es lo que vemos y luego, cuando estás a solas en casa, el vacío emocional es más fuerte”. “Vivimos en una sociedad de la buena imagen”, remarca.

El vertedero donde transcurre la obra es metáfora de la necesidad “de vaciar para llenar de nuevo”. También de cierto acto purificador: “Bajar la basura todos los días es necesario, porque, si no, se acumula y huele”. A Sergio Caballero, ahora en À Punt interpretando a un extraño individuo en la serie de ficción La Vall, le gusta salir de la zona de confort y arriesgar. “Es bueno equivocarse. El fracaso frustra cuando quieres llegar a todo el mundo”. Al Anochecer se presenta en Rambleta, 18 años después de triunfar en el Teatro Rialto. Una buena oportunidad de revisitar una obra dramática “que engancha por su sentido del humor”, concluye Caballero.

Sergio Caballero dirigiendo a Pablo Díaz del Río y Helena Font en 'Al anochecer'. Imagen cortesía de Rambleta.

Sergio Caballero dirigiendo a Pablo Díaz del Río y Helena Font en ‘Al anochecer’. Imagen cortesía de Rambleta.

Salva Torres

Carme Teatre en Dansa

Primer Ciclo Carme Dansa
Carme Teatre
C / Gregorio Gea, 6. València
De octubre a diciembre de 2018

La  danza es un poco la Cenicienta de las Bellas Artes por su carácter minoritario. Pero este otoño se vestirá con sus mejores galas para bailar en el Primer Ciclo Carme Dansa que se celebra en el teatro del mismo nombre a lo largo de los últimos meses del año con la exhibición de diez espectáculos, talleres gratuitos y encuentros para la reflexión y el debate. Su objetivo, informan los organizadores, es “generar sinergias reales entre espectadores, alumnos y profesionales de la danza contemporánea, darle a la danza difusión y visibilidad, poner en valor las artes del movimiento entre la sociedad y reivindicar su gran potencial educativo, creativo y constructor de subjetividades críticas”.

Además de los espectáculos, habrá cinco talleres gratuitos impartidos por algunos de los creadores participantes: Roberto Torres, Mamen Agüera, Marta Carrasco, David Climent y Cristina M. Gómez. Talleres destinados a dar a conocer los procesos creativos y facilitar herramientas técnicas a alumnos y alumnas de esta disciplina. El ciclo también apuesta por el debate y la reflexión en torno a la danza contemporánea con diversos encuentros  coordinados por Sandra Gómez y Noelia Liñana.

Dulces bestias, de Nómada Danza. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Dulces bestias. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Los niños tienen su propio espacio, con siete espectáculos de teatro, circo, títeres y clown. Son las  propuestas de las compañías Ultramarinos de Lucas y Títeres de María Parrato, ambas Premio Nacional de las Artes Escénicas para la Infancia, el poeta sonoro Jesús Ge y Bagatelas Teatro.

El pasado fin de semana la Compañía Provisional Danza Nómada presentó ‘Una vez más’, creación de Carmen Werner y Roberto Torres.  Del 12 al 14 octubre regresa Torres con ‘Dulces Bestias’, una producción del  Instituto de las Artes Escénicas de Tenerife del Cabildo insular inspirada en la animalidad del hombre y en la nostalgia de la naturaleza. “El hombre se viste con tributos animales para trascender su condición de hombre”, escribe Torres.

“Mis ganas de volar me dan ganas de ser pájaro, poder ver en la noche los misterios que esconde, algo que voy perdiendo como ser, lejos de la naturaleza a la que pertenezco y de la cual cada día estoy más ajeno. Me reconozco en los dientes de carnívoros que arrancan la carne de otros en mi venganza y mi odio. Me reconozco en otras bestias que con uñas, garras o cuernos se defienden cuando como víctima me siento acorralado. (…) Hoy vivo en una jungla de ruidos y asfalto, en un mundo de encuentros y desencuentros, añorando un aire limpio, un cielo repleto de estrellas y olor a tierra que me despierte los sentidos y me devuelva a la naturaleza a la que pertenezco y renuncio a ella como dueño”.

Cuerpos y números, The Little Queens. Imagen cortesía de Carme Teatre

Cuerpos y números, The Little Queens. Imagen cortesía de Carme Teatre

Del 26 al 28 de octubre la compañía The Little Queens residente en La Puerta Estrecha de Madrid presenta ‘Cuerpos y números’, una creación de Mamen Agüera que reflexiona sobre la violencia machista. Ocho piezas-documento y un epílogo, que denuncian un “problema de salud global con proporciones epidémicas”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La coreografía integra seis solos y dos piezas corales que denuncian una realidad que afecta a un tercio de las mujeres del mundo. Ocho piezas de danza documento ponen cuerpos, números y movimiento a la lapidación, la ablación, la feminización de la pobreza, el maltrato, la cárcel, la trata, el abuso sexual como arma de guerra o el feminicidio de Ciudad Juarez (México). Esta pieza es fruto de cinco años dedicados por Agüera a un proceso de documentación e investigación, que convierte en danza los datos y los testimonios más conmovedores y brutales. Con influencias de Pina Bausch y el Tanz Theater, la coreógrafa toma como base para este trabajo la Logomotion de Simone Forti.

Go Wild, de Cristina M. Gómez y Sebastián Rowinsky. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Go Wild, de Cristina M. Gómez y Sebastián Rowinsky. Imagen cortesía de Carme Teatre.

La compañía Marta Carrasco estará el primer fin de semana de noviembre con ‘Perra de nadie’, finalista de los Premios Max 2018, que puede considerarse le canto del cisne de esta creadora barcelonesa y que cierra una etapa iniciada con ‘Aiguardent’ (1995), su debut en solitario, al que siguió años después ‘Blanc d’Ombra’ (1998), su homenaje a Camille Claudel.

En esta ocasión Carrasco se transforma en ocho mujeres distintas o perras, como las llama con afecto; perras listas, maltratadas algunas, que van a su bola, pues como dice: “Siempre he tenido debilidad por las mujeres más que por los hombres, porque nosotras somos complejas, interesantes, contradictorias, listas, fuertes, vulnerables, rompedizas. Pueden caer, y ha ocurrido a lo largo de la historia, pero las mujeres siempre se vuelven a levantar”.

Gesto, música y potentes imágenes se funden en una impactante creación “no apta para avestruces”, como escribió la realizadora Isabel Coixet. “Un espectáculo lleno de emoción, amor y humor, que puede leerse de muchas maneras, dependerá de cómo te haya tratado la vida”, puntualiza Carrasco.

Marta Carrasco Llovet culmina una dilatada carrera profesional como directora y creadora escénica, pedagoga teatral, bailarina, intérprete y coreógrafa. Tras pasar por varias compañías de danza, en 1995 emprendió su camino en solitario, y crea su primer solo de danza/teatro. Desde entonces  ha acumulado más de una treintena de premios y realizado más de otra treintena de colaboraciones.

(www.carmeteatre.com)

Perra nadie, de la compañía Marta Carrasco. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Perra nadie, de la compañía Marta Carrasco. Imagen cortesía de Carme Teatre.

Bel Carrasco

Los extraños mares que arden en La Mutant

La Mutant.
Calle Joan Verdaguer, 22
València. Tel. 96 3013401
Sábado 13 de octubre. “Extraños mares arden”
20:30 horas. Sesión única. Entradas 10 €

El pasado 4 de septiembre, indicaba Olga Álvarez al desgranar la programación de la temporada “Entre otras cosas, La Mutant pretende servir como espacio de reflexión, experimentación, diálogo y estímulo para el conocimiento de las artes”, y como claro ejemplo se vislumbra el argumento de una de las obras de su programación que más curiosidad puede despertar entre los interesados por conocer la historia de uno de los apellidos más populares del arte contemporáneo a nivel global. “Extraños mares arden”, es una pieza de teatro documental que, en palabras del artista chileno Txalo Toloza-Fernández -responsable de la puesta en escena y la dramaturgia audiovisual junto a Laida Azkona- constituye “una investigación histórica e inédita sobre el pasado de la familia Guggenheim, trasladando al público espectador hasta una coordenada que se corresponde con el desierto de Atacama ubicado en el norte de Chile”.

María Oliver y Olga Álvarez presentando la programación de La Mutant y TEM el pasado 4 de septiembre. Imagen, Vicente Chambó

María Oliver y Olga Álvarez presentando la programación de TEM y La Mutant el pasado 4 de septiembre en el Teatre El Musical. Imagen de archivo, Vicente Chambó.

Según fuentes de La Mutant, la obra, tercera pieza de una serie llamada Pacífico, se centra en la relación entre la industria minera de este desierto (considerado el más árido de todo el planeta) con la industria del arte contemporáneo en particular y la familia Guggenheim en concreto. En ella se relata la llegada de la indicada familia a Atacama a principios del siglo XX y la posterior creación de una colección de arte que acaba derivando en la construcción de algunos de los museos más emblemáticos del mundo, como los conocidos Guggenheim de Nueva York y Bilbao. Al mismo tiempo, el montaje reflexiona sobre aquellas personas que deciden establecer su hogar en los lugares más remotos e inhóspitos del mundo, como fue el caso del propio Toloza-Fernández.

En opinión de su autor, “Extraños mares arden” aborda qué es lo que sucedió entre las décadas de 1930 y 1970, cuando los dueños de la industria salitrera de Chile eran empresarios norteamericanos de la familia Guggenheim, que luego generarían la fundación de arte contemporáneo con un dinero que, en gran parte, provenía de la industria minera chilena. La obra, inspirada en la metodología cinematográfica y con música interpretada en directo, se estrenó en septiembre de 2016 en el Festival TNT de Terrassa.

Imagen original de portada. Representación de "Extraños mares arden". Imagen de archivo cortesía de  Alessia Bombaci.

Imagen original de portada. Representación de “Extraños mares arden”. Fotografía de archivo cortesía de Alessia Bombaci.

Vicente Chambó

Zenet encabeza el cartel musical de Circuito Bucles

VI Circuito Bucles Danza
Centre del Carme (C / Museo, 2, de Valencia) y otros espacios del barrio del Carmen
Del 20 al 28 de octubre de 2018

La sexta edición del festival CIRCUITO BUCLES DANZA tendrá lugar del 20 al 28 de octubre en el barrio de El Carme, de València. Bajo el lema de ‘Subversivos’, propone una experiencia artística rebelde y agitadora en espacios alternativos, acercando al público las últimas tendencias culturales vinculadas a la danza e incorporando nuevas perspectivas artísticas y estéticas creativas.

Un total de 30 actuaciones de danza, un certamen coreográfico, tres clases magistrales, cuatro talleres familiares ‘’Nanobucles’, un taller de inclusión social, cine danza y cuatro conciertos de música en directo componen una amplia programación que se concretará principalmente en el Centre del Carme, así como en talleres de artistas emblemáticos del barrio del casco antiguo.

Zenet durante una actuación. Imagen cortesía de Circuito Bucles Danza.

Zenet durante una actuación. Imagen cortesía de Circuito Bucles Danza.

Da entrada a conciertos en directo

Circuito Bucles Danza se abre, por primera vez, a ofrecer conciertos de música en directo. Cuatro actuaciones en el Centre del Carme comprenden el programa de este año. El cartel musical lo encabeza el cantante malagueño Zenet. Actuará el 21 de octubre a las 20.15h, interpretando su particular revisión de géneros antiguos actualizada y pasada por su filtro personal, donde se mezclan la copla, el son, el bolero, el chotis, el tango, la chanson. Todo bajo el lenguaje común del jazz. En el universo Zenet hay dos personas claves: la guitarra de José Taboada y sus magníficas composiciones musicales y los grandes versos del poeta Javier Laguna.

Premio de la música al Artista revelación en 2009. Premio de la música al mejor álbum de fusión y Premio al mejor disco de jazz de los Premios de la música independiente con su álbum ‘Si sucede conviene’. Zenet, además, fusiona sobre el escenario sus dotes de actor, bailarín o mimo. Estudió Arte Dramático en Escuela Superior de Málaga completando su formación artística en diversos cursos magistrales con Anne Foreman (RoyalShakespeare Co.), Caroline Carlson, Albert Vidal y Toni Escartín, entre otros. Por esa misma época participa en diversas creaciones colectivas, mezclando el teatro clásico y moderno, la danza, las marionetas y la mímica con Mirapalo teatro, Quique Utrera, Delirius, Isidoro Poo.

Completan el cartel musical: Frukatinka, la banda valenciana que fusiona el pop con ritmos de hip-hop, electrónica y techno, actuará el 20 de octubre, a las 20.30h. El 26 de octubre a las 21.30 será el turno para el Dj valenciano, Sergio Mañez. Por último, la banda set madrileña, Pheromone Blue, formada por 3 músicos de jazz, fusión y rock que remezclan en directo música electrónica e instrumentos en directo, actuará el 27 de octubre a las 22.00 horas.

Zenet. Imagen cortesía de Circuito Bucles Danza.

Zenet. Imagen cortesía de Circuito Bucles Danza.

Metro cuadrado. Danza, espacio y reflexión

Entrevista a Edwin Valentín, director de Metro cuadrado
Grupo de danza 33 Volts
Teatre Carme, Carrer de Gregori Gea, 6, Valencia
Del 18 al 21 de octubre de 2018

¿Somos conscientes del espacio que ocupamos?
La velocidad con la que transitamos los lugares apenas deja tiempo para una toma de conciencia real del espacio que habitamos. En el mundo en que vivimos, se impone más que nunca repensar la forma en la que consumimos tiempo y espacio, conocedores de que ambos son compartidos y en muchas ocasiones efímeros. El arte, y más concretamente la danza, siempre interesada en el movimiento, ha investigado y conformado la manera en que vemos el cuerpo. Ahora, la concepción de este ha cambiado para terminar fundiéndose en un todo. Fagocitados por una rutina opresora que vacía de sentido nuestros trayectos, sumergiéndonos en dinámicas donde se desdibujan los límites de nuestra frontera de contacto.

Sin duda, la danza es el mejor catalizador a través de la cual el ser humano puede expresar sus ansiedades y miedos, experimentar con sus emociones y dirigir su fuerza, tanto hacia lo individual como a lo colectivo. Las residencias del Carme Teatre acogerán en este mes octubre la práctica e investigación en torno al movimiento hecho danza. Gracias al grupo 33 Volts, dirigido por Edwin Valentín, podremos disfrutar de la belleza ecléctica de un espectáculo en el que las Bellas Artes se funden para conformar una crítica reflexiva del espacio, el yo y el nosotros.

Edwin Valentín estudió en la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México, su país de origen, de donde parte la inspiración de sus obras. Licenciado y especializado en Antropología Física, sus proyectos ahondan en los fenómenos sociales y culturales que tienen como punto de referencia el cuerpo y su relación con el entorno. Su formación artística comenzó en un Bachillerato de Artes y Humanidades, ligado al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en el que se especializó en danza.

En 2014 quedó en 4º lugar en la primera edición del concurso “Encuentro Creadores de Danza, Premio Movimiento Original”, de la Ciudad de México, en la cual presentó por primera vez el proyecto Metro cuadrado, que estrena en Valencia el próximo jueves 18 de octubre.

Fotografía de Edwin Valentín, cortesía del director.

Fotografía de Edwin Valentín, cortesía del director.

 ¿De dónde surge Metro cuadrado?

El contexto de la ciudad de México es el de vivir en una ciudad enorme en la cual las dinámicas que tu generas o que la propia ciudad te genera, te ponen en un estado de alerta. Más allá de la situación del país, el hecho de cómo convivir con tanta gente, es lo que me inspiró. Cuando has de ocupar el transporte público para moverte a cualquier lado, entras en relación con un todo, en un estado en el cual ves a las personas y no te queda otra opción que estar cuerpo a cuerpo, en una ciudad en la que todas las horas se han vuelto “hora pico”, en algunas líneas de metro. Por mucho que trates de evitarlo el espacio personal se pierde y termina por generarse una masa. El hecho de cruzarme la ciudad de México, de norte a sur para trabajar me hizo pensar en esas personas que hacen todos esos tránsitos constantemente.

Un día que estuve en un paradero de autobús esperando el trasporte, empecé a agobiarme por el ruido de los puestos ambulantes, el tráfico, la gente, el cansancio etc. y traté de voltear la cabeza hacia arriba para respirar y ver hacia el cielo. Me encontré con una enredadera de cables y me di cuenta de que no había espacio por ningún sitio. De ahí sale Metro cuadrado, de esa sensación en la que te preguntas ¿estamos viviendo esto?, ¿de dónde viene? y ¿para dónde vamos? En ese momento, mi punto de apoyo fue el metro de la ciudad que sirvió para la primera exploración de la obra.

Al momento de mudarme a Valencia, me encuentro con una ciudad en la que se siente totalmente lo contrario, en la cual yo tengo espacio, mi cuerpo lo vive distinto, se llega a relajar de otra manera. Descubro esta ciudad, nueva para mi y la siento totalmente contraria, los mismos traslados se hacen sin tanta gente, y no siento la misma sensación que en México. Entonces fue cuando me planteé ¿cómo estas personas viven  la relación con la sobrepoblación mundial?, ¿cómo se vive la sobrepoblación mundial en una ciudad como Valencia? y ¿qué pasa con este concepto?, ¿se piensa? De ahí, decido retomar Metro cuadrado aprovechando la oportunidad que generan las residencias del Carme Teatre. Estas me permiten generar un proyecto para trabajar las visiones de cómo los habitantes de una ciudad más pequeña sienten la sobrepoblación aunque, tal vez, pueda parecer que no está tan presente ese concepto o imagen. Tenia todavía esa sensación de que se podía indagar más en Metro cuadrado, explorando los distintos ángulos de donde tratar este tema. Desde un principio me interesó tener bailarines de aquí para que ellos me hablaran de sus vivencias y ver cómo sus cuerpos las expresan.

 Háblanos de la obra ¿en que consiste?

La obra parte de la danza contemporánea y podría definirse como tal porque el principal elemento del cual comunicamos es el cuerpo y el movimiento. Nos apoyamos de video, de artes plásticas, etc. La música es esencial ya que el espectáculo es mudo. La piezas sonoras no son del todo melódicas y hay algunas que transmiten sonidos ambientales con el fin de generar una sensación concreta. El sentido del oído está muy presente dentro de la pieza, por lo tanto, hablamos de danza contemporánea apoyada en otras artes.

¿Metro cuadrado tiene un punto experimental?

Si, los bailarines van a ser quienes a través de su cuerpo trasladen una serie de sensaciones al público. Siempre les pido que hablen y que conozcan el concepto que trabajamos en la obra, con el fin de que ellos lo reflexionen e investiguen y me vayan contando a través de sus experiencias y su vida cómo sienten esta relación entre ellos y la reducción de espacio. A partir de esta reflexión previa, comienzan a investigar el movimiento que posteriormente integrarán dentro del discurso. Este proceso a mi me enriquece tanto a nivel personal como profesional, nutriendo también el trabajo y la obra en sí, en la que se pueden ver un conjunto de emociones diversas.

Detalle de los bailarines ensayando Metro cuadrado. Fotografía cortesía de Edwin Valentín

Detalle de los bailarines ensayando Metro cuadrado. Fotografía cortesía de Edwin Valentín

¿Cómo fue el proceso de selección del equipo de Metro cuadrado?

El proceso de selección de bailarines fue un poco largo, porque al principio tuve que buscar personas que quisieran integrarse dentro del proyecto. Buscaba en primer lugar, que más allá de que fueran bailarines tuvieran una buena condición física, porque la propuesta tiene varios momentos de mucha fisicalidad, en la cual el cuerpo se pone muy al límite. El equipo lo conformamos Cristina Martí (Conservatorio Superior de Danza del Institut de Teatre Barcelona), Ivan Colom (Conservatorio Superior de Danza de Valencia), Pablo Caracol (Ilustrador y bailarín), Natalyd Altamirano (Asistente de dirección, actriz y bailarina y yo mismo como antropólogo físico, director, coreógrafo y bailarín.

¿Qué te pareció el espacio del Carme Teatre?

Tenía mucha ilusión de representar en el Carme Teatre. La primera vez que conocí la sala, en su sede actual, me provocó bastante. Es una sala no muy grande en la cual el público está muy cerca de lo que está sucediendo. Cuando entré inmediatamente lo pensé, “aquí yo podría representar Metro cuadrado”. Desde un primer momento, la sala en mi mente se prestaba para realizar esta obra en la que quería que la gente estuviera cercana a lo que hiciéramos en escena. El Carme Teatre es el espacio perfecto.

¿Podríamos afirmar que hay un tono crítico en la obra?

Mi intención es que el público reflexione sobre la sobrepoblación y llegue a pensarlo como algo que no está tan lejano, que se vea como un espejo que refleja una sociedad. En nuestro planteamiento, confluyen muchos elementos que sirven para hablar de este tema y hacer pensar al público que somos distintos elementos. Existe una complejidad mayor, no por estar separados unos de los otros y que aquí en Valencia no se viva esta situación de sobrepoblación, no significa que en otro lado no esté pasando.

El fin último es que el arte comunique alguna emoción, sentimiento o imagen, que mueva al público hacia esta reflexión. Nosotros a partir de las emociones, el movimiento y las imágenes pretendemos que al público se le genere algo en su ser que lo haga reflexionar. Para mi es muy importante este tema y considero que es algo relevante de que hablar. La población mundial va en aumento. No está mal que vaya en aumento, pero hemos de darnos cuenta que no somos los únicos, la humanidad no es lo único que habita en este espacio.

¿Crees que Metro cuadrado se podría lanzar a la calle?

Sí, es una buena manera de acercar la danza al público en general. Yo creo que el arte debe ser más accesible, con apoyo del gobierno y de las instituciones, y tiene que haber un hábito y una educación por consumir arte en la sociedad. Creo que ahora más que nunca la gente necesita ser muy empática, sentir y saber qué es lo que están sintiendo los demás. En estos tiempos todo es tan rápido que la gente necesita tomarse un tiempo para reflexionar eso que está sintiendo, y el arte ayuda en este proceso.

¿Si te dieran la oportunidad de lanzar Metro cuadrado a la calle lo harías?

Sí, sin pensarlo, lo haría.

¿Para cuándo la próxima obra? ¿Alguna idea de futuro en mente?

Tengo varias ideas en mente, pero hay una en especial que me está moviendo mucho desde hace unos meses atrás. Primero habría que terminar Metro cuadrado, seguir representando la obra hasta donde se pueda y una vez asentada, empezar otra investigación. Yo que veo México en la distancia y me genera muchas emociones y pensamientos, hay algo sobre mi país de lo que quiero hablar, quizás no sobre él, pero sí partiendo del mismo. Creo que en el próximo proyecto México estará más explícito que en Metro cuadrado, que ya está más globalizado. Considero que la obra debería estar abierta y continuar. Se puede adaptar a otras circunstancias, espacios y bailarines.

Logotipo del grupo de danza 33 Volts. Imagen cortesía de Edwin Valentín

Logotipo del grupo de danza 33 Volts. Imagen cortesía de Edwin Valentín

Andrés Herraiz Llavador

Bestias con los 10 Sentidos

Bestias
Festival 10 Sentidos
Mayo de 2019

Somos brutos, somos feroces, somos crueles. Somos indomables, somos impulsivos, somos temerarios. Somos viscerales, somos imprevisibles, somos violentos. La violencia impregna distintos ámbitos de nuestra sociedad y forma parte de nuestro día a día. El Festival 10 Sentidos desatará en 2019 a las bestias. A aquellas con las que convivimos, a aquellas a las que disculpamos, a aquellas que tememos, a aquellas que reconocemos frente al espejo. ¿Pero somos así por naturaleza o lo aprendemos? ¿Por qué son tan frecuentes la hostilidad y la crueldad entre los seres humanos?

El Festival 10 Sentidos, en su VIII edición, pretende reflexionar acerca del concepto de violencia, que nos abruma y nos fascina a partes iguales, que nos rodea y nos persigue, y generar un diálogo para desmantelar el sistema violento e injusto en el que vivimos.

Anthony Hopkins en 'El silencio de los corderos'.

Anthony Hopkins en ‘El silencio de los corderos’.

Por ello, el Festival 10 Sentidos, que se ha consolidado en València como una propuesta que trata de visibilizar, a través de propuestas artísticas diferentes, realidades de nuestra sociedad, quiere sacar de la jaula a esas bestias en su próxima edición, que se celebrará en mayo de 2019. Creadores nacionales e internacionales se darán cita un año más en un encuentro referente de las artes vivas en Valencia y escaparate de artistas con distintas capacidades.

El Festival 10 Sentidos cuenta de nuevo con el patrocinio principal de Caixa Popular, que se implica una vez más en esta edición para formar parte y colaborar mientras se pone en marcha toda la estructura y la programación. La entidad sigue comprometida en dar soporte a esta cita que aúna dos de los pilares fundamentales de su filosofía, la cultura y la implicación social y solidaridad.

El festival anima a creadores de todas las disciplinas a enviar sus propuestas para participar en la programación artística de esta VIII edición a través de una convocatoria para la presentación de sus trabajos.

10 Sentidos pone en marcha el Open Call 2019 con el que se abre el plazo para la presentación de propuestas que guarden relación con el lema de este año, Bestias. Artistas locales, nacionales y del ámbito internacional de cualquier disciplina escénica, visual y artes vivas, podrán enviar sus trabajos para formar parte de la programación. El plazo está abierto hasta hasta el próximo 12 de noviembre. La dirección para el envío de proyectos es info@festival10sentidos.com y para facilitar la recepción de los trabajos es necesario indicar en el asunto del mensaje el nombre de la convocatoria ‘Open Call 2019’.

Esta convocatoria no es la única vía que utiliza el festival para articular la programación. La Dirección Artística selecciona propuestas y trabajos de forma paralela a lo largo de todo el año. El Festival 10 Sentidos, patrocinado por Caixa Popular, programó el año pasado más de 50 actividades, recibió alrededor de 125 artistas de todo el mundo y tuvo presencia en casi 30 sedes de la ciudad.

Obra de Cristian Newman. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Obra de Cristian Newman. Imagen cortesía de Festival 10 Sentidos.

Les Arts Escèniques premian a La Celestina y Mulïer

Premis de les Arts Escèniques Valencianes
Teatro Principal
C / Barcas, 15. Valencia
Lunes 1 de octubre de 2018

La Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte ha organizado, mediante el Institut Valencià de Cultura, los Premios de las Artes Escénicas Valencianas. Cabe recordar que estos galardones los dejó de celebrar el antiguo gobierno en 2010 y la Generalitat los ha recuperado para celebrarlos en el Teatro Principal de València. La ceremonia se retransmitió en directo por la televisión autonómica À Punt.

Al acto asistió la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, que entregó el galardón de honor al dramaturgo Manuel Molins; y el conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, que entregó el premio al mejor espectáculo de teatro. ‘La Celestina’, de Bambalina Teatre Practicable, y ‘Mulïer’, de Maduixa Teatre, fueron los triunfadores de la gala con cuatro galardones en cada caso.

Foto de los galardonados en los Premis de les Arts Escèniques Valencianes. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

Foto de los galardonados en los Premis de les Arts Escèniques Valencianes. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

‘La Celestina’, una adaptación personal del clásico de Fernando de Rojas al teatro de títeres y de objetos de Bambalina Teatre Practicable, obtuvo los premios a la mejor dirección escénica; mejor versión, adaptación o traducción, los dos para Jaume Policarpo; mejor actriz para Àgueda Llorca; y mejor espectáculo de teatro.

La exploración femenina que Maduixa Teatre propone en forma de espectáculo de calle en ‘Mulïer’ recibió los galardones a la mejor dirección coreográfica, para Mamen García; mejor bailarina, para Laia Sorribes; mejor composición musical, para Damián Sánchez; y mejor espectáculo de artes de calle.

Josep Manel Casany fue reconocido como mejor actor por su trabajo en la comedia ‘Nadal en casa els Cupiello’. Toni Aparisi recibió el premio al mejor bailarín por ‘Divines paraules’, una revisión desde la danza de la obra de Valle Inclán, producida por el Ballet de la Generalitat Valenciana.

‘Medul·la’, de la compañía La Coja Dansa, obtuvo el galardón al mejor espectáculo de danza. Se trata de una obra que indaga en los estereotipos de la masculinidad desde una óptica eminentemente femenina y que ha sido dirigida por Eva Zapico.

El premio al mejor texto ha sido para ‘Síndrhomo’, la arriesgada y rompedora tragicomedia de María Cárdenas, una obra que nos habla de una manera muy peculiar de la resistencia contra los desahucios y la especulación inmobiliaria.

Responsables de la producción 'Les 7 Diferencies'. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

Responsables de la producción ‘Les 7 Diferencies’. Imagen cortesía de la Diputación de Valencia.

‘Les 7 diferències’, producción del Teatro Escalante creada por El Pont Flotant, fue la ganadora en la categoría de mejor espectáculo para niños y niñas. La compañía alicantina La Trócola Circ se llevó el premio al mejor espectáculo de circo por ‘Emportats’.

Pascual Peris fue distinguido con el reconocimiento al mejor vestuario por su trabajo en el espectáculo de danza ‘Amèlia’. Luis Crespo se hizo, por otro lado, con el galardón a la mejor iluminación por el drama sobre las migraciones ‘Els nostres’, coproducción del Institut Valencià de Cultura. El premio a la mejor iluminación fue para Juanjo Llorens por el espectáculo de danza contemporánea para niños y niñas ‘PI’, de OtraDanza.

Con el título de ‘Tots a escena’, la gala de entrega de los premios fue conducida por el actor y humorista Rafa Alarcón y dirigida por Santiago Sánchez. Concebida como una gran fiesta para celebrar la diversidad y la riqueza del sector de las artes escénicas valencianas, el público disfrutó de una gala dinámica llena de teatro, títeres, danza y música en directo, con la colaboración especial del grupo Melòmans y sus canciones a capela.

Foto de los galardonados en los Premis de les Arts Escèniques Valencianes. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

Foto de los galardonados en los Premis de les Arts Escèniques Valencianes. Imagen cortesía de la Generalitat Valenciana.

Sala Russafa inicia su octava temporada

VIII temporada de Sala Russafa
Avance de programación
Sala Russafa
Denia 55, València
Octubre de 2018

Sala Russafa abre temporada bajando el telón. El Teatro de Ruzafa acoge la despedida de los escenarios de ‘Matar al Rey’, uno de los últimos espectáculos de la formación valenciana Arden Producciones, que ha vivido una larga gira de cuatro años que recientemente la ha llevado a Oporto y Braga.

Tras cerca de 80 funciones en las que ha visitado gran parte de la Comunidad Valenciana (Alicante, Alzira, Sagunto, Santa Pola, Mostra de Teatre d’Alcoi, Vila Real…) y España, con temporadas en Barcelona, Sevilla y Vitoria, además de participar en programaciones de destacadas citas como el Festival Internacional de Teatro de Málaga, la Muestra de Teatro Clásico de Lugo o el Festival de Teatro Clásico de Cáceres.

Una larga vida para la historia de un rey que aparece muerto sin motivos aparentes de salud ni nuestras de violencia. Basada en la biografía de Enrique IV, tachado de impotente y al que acechaban su hermana Isabel (futura Isabel I de Castilla, La Católica); su mujer, la portuguesa Juana de Avis y Aragón; junto al amante de ésta y valido de rey, Beltrán de la Cueva. Una cohorte que conspira alrededor de su muerte y un médico judío que trata de impedirla.

Un instante de la representación de 'Matar al Rey', de de la formación valenciana Arden Producciones. Fotografía cortesía de Sala Russafa.

Un instante de la representación de ‘Matar al Rey’, de de la formación valenciana Arden Producciones. Fotografía cortesía de Sala Russafa.

Personajes reales, referencias históricas y ficción componen un potente texto de aire negro, escrito y dirigido por Chema Cardeña, quien también forma parte del reparto con Juan Carlos Garés, Iria Márquez, Rosa López y Jaime Vicedo.

La pieza tendrá sus últimas cuatro funciones del 11 al 14 de octubre. Y el día 13 también podrá verse la versión cinematográfica de ‘Matar al Rey’, dirigida por Vicente Monsonís. El realizador valenciano llevó al cine la obra de teatro con algunas adaptaciones, rodándola en el Castillo de Benissanó, que aportó localizaciones interiores y exteriores reales. Una nueva dimensión para esta apasionante trama, que recrea una de las caras más ocultas del pasado, origen de la creación del hoy tan discutido estado español.

Igualmente, el teatro de Ruzafa ha programado en el mes de octubre una serie de funciones que permitirán el encuentro de propuestas dramáticas venidas de España y Portugal.

El 19 de octubre arranca el VIII Ciclo de Compañías Nacionales de Sala Russafa que este año reúne hasta principios del mes de diciembre a siete compañías de cinco comunidades autónomas: Madrid, Castilla La Mancha, Extremadura, Andalucía y Aragón.

‘Moscú (3.442 km)’, de la formación madrileña La Trapecista Autónoma, será el punto de partida de VIII Ciclo de Compañías Nacionales de Sala Russafa. Fotografía cortesía del teatro.

‘Moscú (3.442 km)’, de la formación madrileña La Trapecista Autónoma, será el punto de partida de VIII Ciclo de Compañías Nacionales de Sala Russafa. Fotografía cortesía del teatro.

Del 19 al 21 de octubre, el teatro valenciano estrena en la Comunitat, ‘Moscú (3.442 km)’, de la formación madrileña La Trapecista Autónoma (anteriormente, Ambigú). La pieza toma su título de la cantidad de kilómetros que separan Madrid de la capital rusa, tal vez la misma que nos distancia de la felicidad. Inspirado por ‘Las Tres Hermanas’, de Chéjov, nace este paisaje escénico que habla de la inmovilidad y que reafirma la vida como un acto de rebeldía, frente a las oportunidades que se dejan marchitar. Patricia Benedicto dirige esta sensible y hermosa pieza, interpretada por Irina Corral, Antonio Lafuente y Laura Lorenzo, que incita al público a dejar de ser un espectador de los días para ponerse en marcha y actuar.

Del 26 al 28 de octubre será el turno de ‘Fresa y chocolate’, firmada por la compañía albaceteña Lulo Producciones. Sala Russafa acoge el estreno absoluto de la versión teatral de la popular película, nominada al Óscar al Mejor Filme Extranjero y ganadora del Premio Goya en esta misma categoría en 1995. El encuentro entre un estudiante comunista de sociología y un artista homosexual centra esta deliciosa historia sobre la libertad, los prejuicios y la capacidad de abrir la mente, permitiendo el acercamiento entre polos opuestos. Alberto Alfaro adapta y dirige la pieza, con ligeros cambios respecto al filme para su paso a las tablas, que interpretan Manuel Menárguez, José Francisco Ramos y Alejandro Valenciano.

Junto a este ciclo dedicado al teatro nacional, durante el mes de septiembre, Sala Russafa pone en marcha la segunda edición de su Ciclo de Teatro Portugués. Una iniciativa enmarcada en el Circuito Ibérico de las Artes que conforman quince centros de creación españoles y portugueses, cuyo objetivo intercambiar de piezas teatrales entre los dos países para enriquecer y acercar ambas escenas. En versión original con sobretítulos proyectados en el escenario llega la primera propuesta lusa de una programación que irá salpicando la temporada. Desde Oporto llega Teatro Art’Imagem, que la temporada pasada ya visitó el teatro de Ruzafa con el montaje ‘Um punhado de terra’, y ahora estrena en la Comunitat ‘A maior flor do mundo’ (25 sept), una pieza para todos los públicos que toma como base la obra infantil de José Saramago con título homónimo. Sin embargo, se van añadiendo otros personajes y pasajes creados por el Premio Nobel en libros como ‘El Ensayo sobre la Ceguera’, ‘Cuaderno de Lanzarote’ o ‘De este mundo y del otro’. Un homenaje a una de las figuras intelectuales más destacadas del país vecino, dando un nuevo aire a su legado mediante el encuentro entre la literatura y el teatro.

Un instante de la escenificación de la obra ‘La caverna del fuego’, de Dinamo Producció Teatral. Fotografía cortesía de Sala Russafa.

Un instante de la escenificación de la obra ‘La caverna del fuego’, de Dinamo Producció Teatral. Fotografía cortesía de Sala Russafa.

Octubre también marca el arranque de la oferta teatral para los más pequeños en Sala Russafa. El centro cultural cuenta con una programación familiar los fines de semana, que esta temporada  inaugura el estreno absoluto de ‘La caverna del fuego’, la nueva propuesta de la formación valenciana Dinamo Producció Teatral.

El 20 y 21 de octubre puede verse esta propuesta, escrita y dirigida por Ernest Sendín, que retrocede en la línea del tiempo hasta los primeros pobladores de la Tierra, contando la historia de una joven Homo Sapiens que tendrá que enfrentarse a una terrible maldición y, sorpresivamente, encontrará un aliado en el último neandertal. Una aventura llena de acción, misterio y amor, que apuesta por la integración y el trabajo en común como elemento clave para construir el futuro.

Además, Sala Russafa dispone de funciones concertadas para centros educativos. Durante los meses de octubre, noviembre y diciembre esta programación contará con la última propuesta de Arden Producciones para los más pequeños. Chema Cardeña escribe y dirige ‘El viatge d’Alicia’, divertida propuesta cuya protagonista es niña que encuentra un ejemplar quemado de su libro favorito, ‘Alicia en el País de las Maravillas’, al que le faltan páginas. De repente, se le aparecen personajes del cuento pidiéndole ayuda para regresar a su historia en una aventura acompañada por versiones en directo de The Beatles. Una oportunidad para integrar en la formación de los pequeños la experiencia teatral como generadora de vivencias y una manera distendida de acercarse a nuevos conocimientos.

Sala Russafa arranca su octava temporada con las últimas funciones de 'Matar al Rey', que se despide de los escenarios tras cuatro años de gira. Fotografía cortesía del teatro.

Sala Russafa arranca su octava temporada con las últimas funciones de ‘Matar al Rey’, que se despide de los escenarios tras cuatro años de gira. Fotografía cortesía del teatro.

 

El TEM y La Mutant presentan su programación

Programación del Teatre El Musical y La Mutant
Plaça del Rosari, 3 y Joan Verdaguer, 22-24 (Valencia)
Temporada 2018/2019

Los teatros públicos del Ajuntament de València, el Teatre El Musical y La Mutant, han presentado sus nuevas temporadas en las que, tras cumplirse tres años desde que el consistorio asumiera la gestión del TEM, se consolidan como centros culturales de proximidad. La concejala de Acción Cultural del Ajuntament de València, María Oliver y la coordinadora artística de ambos espacios, Olga Álvarez, fueron las encargadas de desvelar los espectáculos que se han programado hasta el mes de febrero.

La inauguración de la nueva programación del TEM tendrá lugar la tarde del 20 de octubre. Para ese día se ha preparado una fiesta por las calles y la plaza del Rosario con el espectáculo de teatro de calle ‘Big Dancers’ de la compañía El Carromato. Además, se proyectará la película ‘Cabanyal Any Zero’ de la documentalista Frédérique Pressmann que ha trabajado en este film más de tres años para retratar de forma crítica la realidad del barrio desde el cambio de gobierno municipal en 2015.

El actor Héctor Alterio. Fotografía de Álvaro Bujons por cortesía del Ayuntamiento de Valencia.

El actor Héctor Alterio. Fotografía de Álvaro Bujons por cortesía del TEM.

En cuanto a teatro, El Musical estrenará ‘La piedra de la locura’ de La Hongaresa de Teatre que cuenta con un elenco de larga trayectoria profesional como Verónica Andrés, Carles Sanjaime, Lola López y Álvaro Báguena dirigidos por Paco Zarzoso. En noviembre, el TEM presentará, para un aforo reducido, ‘Como hace 3.000 años’ en el que Héctor Alterio lleva a escena, junto a la guitarra de José Luis Merlín, un espectáculo original e íntimo fruto de su admiración por el poeta León Felipe. Otro de los momentos importantes de la temporada será la representación por primera vez en València de ‘La omisión de la familia Coleman’ primer texto teatral del autor y director argentino Claudio Tolcachir que llegará al TEM después de una gira en 22 países y casi 2.000 funciones.

Otro de los artistas que vuelve al teatro del Cabanyal es el dramaturgo Juan Mayorga que iniciará gira en València después de estrenar en el Centro Dramático Nacional su nuevo espectáculo ‘El Mago’. Se trata de una propuesta con un reparto único con María Galiana, Clara Sanchís, José Luis García-Pérez, Tomás Pozzi, Julia Piera e Ivana Heredia. La Agrupación Señor Serrano vuelve al TEM por tercera vez para presentar su nueva propuesta escénica ‘Kingdom’. Una de las compañías más estimulantes y originales de la escena actual, con un lenguaje propio, que tiene a la tecnología como elemento fundamental y que cuenta historias con una combinación de performance, maquetas y música en directo.

La Haine

Asian Dub Foundation pone la música del film ‘La Haine’. Imagen cortesía del TEM.

En cuanto a las propuestas musicales, el estadounidense  Damien Jurado abre el primer fin de semana de programación del Musical con la presentación de su nuevo disco ‘Horizon Just Laughed’. El mítico grupo Asian Dub Foundation echará el cierre al 2018 en el TEM poniendo música en directo a la emblemática película francesa ‘La Haine’ (El Odio), un proyecto que combina el arte visual con la música en vivo que ha girado por todo el mundo.

Para 2019, en enero el TEM presentará ‘Falete en el corazón’ el nuevo espectáculo del artista sevillano, en el que hace un recorrido por sus éxitos más conocidos. Un concierto donde la copla y el flamenco serán los protagonistas con un elenco de gran calidad artística que acompaña al artista en cante, baile y palmas bajo piano, guitarra, bajo, trompeta, trombón y saxo. El mes de febrero comenzará con un concierto doble de Los Hermanos Cubero, música sin ataduras, pero con dos fuertes influencias, la música tradicional castellana y la rural estadounidense y Els Jóvens uno de los grupos de moda del panorama valenciano que también fusiona el pop-rock con la música tradicional valenciana, recomendado para seguidores de Bon Iver y Arcade Fire.

Cuculand Souvenir. Fotografía de Jesús Robisco por cortesía del TEM.

Cuculand Souvenir, de Roberto Oliván. Fotografía de Jesús Robisco por cortesía del TEM.

La danza también tiene su espacio en la programación del TEM con València Dancing Forward que vuelve por tercer año para estrenar su nuevo programa formado por cinco piezas de importantes coreógrafos como Ramón Oller, Premio Nacional de Danza, o Eduardo Zúñiga que llevarán a escena la joven compañía formada por bailarines de diferentes nacionalidades. Además, el 19 de enero podrá verse en el TEM la nueva pieza del coreógrafo, bailarín y creador internacional Roberto Oliván ‘Cuculand Souvenir’, una apuesta arriesgada con un lenguaje innovador donde se fusiona la danza y el circo con las artes visuales, espectáculo revelación de los festivales de verano.

Fiesta tercer aniversario TEM

Este año y con motivo de los tres años de vida del proyecto desde su municipalización, el Teatre El Musical celebrará una gran fiesta de aniversario el 10 de noviembre con Mercedes Peón, la Björk gallega, presentando su nuevo disco ‘Deixaas’ y la reputada artista electrónica y DJ que frecuenta festivales como el Sónar o el Primavera Pro, los ambientes clubbing de Londres y Berlín, además de sus colaboraciones para Siglo 21 y El Laberinto de Radio 3, Cora Novoa. Dos artistas de facetas sumamente contemporáneas y vanguardistas al frente de la escena musical española y europea.

María Oliver (izquierda) y Olga Álvarez, durante la rueda de prensa de presentación de las programaciones del TEM y La Mutant. Imagen cortesía del Ayuntamiento de Valencia.

María Oliver (izquierda) y Olga Álvarez, durante la rueda de prensa de presentación de las programaciones del TEM y La Mutant. Imagen cortesía del Ayuntamiento de Valencia.

Después de tres años desde el inicio del nuevo modelo de gestión para Olga Álvarez, coordinadora de TEM y La Mutant, se ha puesto de manifiesto que la administración local “podía ofrecer una oferta cultural de calidad, que superara la visión del teatro comercial”. “El teatro es el último reducto que nos queda para ritualizar los pactos de convivencia y nos permite sentirnos miembros de una colectividad, generar espacios de debate, confrontar ideas, resignificar los códigos culturales, ampliar su ámbito de acción y crear comunidades de conocimiento en los distritos periféricos de la ciudad”, explicó.

Distanciar la cultura del concepto de consumo y acercarlo al de reflexión, a la generación de vínculos y a la cohesión de los ciudadanos del barrio ha sido, según Álvarez, el “principal cometido del proyecto”. “Hemos superado la perspectiva de centro de exhibición de fin de semana y nos acercamos a la de centro cultural de proximidad, un bien público de carácter preferente que vertebra el día a día el vecindario y aumenta su calidad de vida”, concluyó.

Por su parte María Oliver, concejala de Acción Cultural del Ajuntament de València, también destacó que este modelo de gestión directa “está cumpliendo sus objetivos”. “Desde la vocación de servicio público se fomenta la cultura comunitaria y se apuesta por nuevos lenguajes escénicos de calidad. Se apoya a la escena local y se pone en valor el entorno multicultural del distrito marítimo. Queremos que las artes escénicas sean accesibles para la gente”, añadió.

Fang. Imagen cortesía de La Mutant.

Fang. Imagen cortesía de La Mutant.

Primera temporada completa de La Mutant

Por su parte, La Mutant opta por dar continuidad al proyecto con el que reabrió sus puertas el pasado mes de abril, basado en los nuevos lenguajes escénicos, la huida de las etiquetas establecidas y en una decidida apuesta por las Artes Vivas. De este modo, la sala de Joan Verdaguer ofrecerá de nuevo una programación multidisciplinar en la que tendrán cabida desde la danza en torno al género y la identidad (‘Dios tiene vagina’) hasta la performance con mensaje social (’2026′), pasando por los documentales escénicos (‘Extraños mares arden’), el flamenco (Eduardo Guerrero), la improvisación (Error), la acrobacia y comicidad argentina de Un poyo rojo y el nuevo circo para espectadores inquietos (Fang).

Una vez más, La Mutant pretende ser el punto de encuentro de grandes artistas internacionales cuyo objetivo es hacer llegar al público sus particulares universos creativos. Es el caso del prestigioso dramaturgo hispanoargentino Rodrigo García, que presentará su montaje ‘Enciclopedia de fenómenos paranormales Pippo y Ricardo bajo tutela de la hermandad de Logia Lautaro’, sin duda uno de los nombres más destacados de esta nueva temporada junto a los del coreógrafo francés Xavier Le Roy o el provocativo performer búlgaro Ivo Dimchev. Todo ello sin olvidar, por supuesto, espectáculos con sello valenciano como es el estreno de ‘Fucking Stage’, de Santiago Ribelles en la que los bailarines interactúan con los espectadores a través de mensajes escritos en una pantalla.

Xavier Le Roy. Fotografía de Katrin Schoof por cortesía de La Mutant

Xavier Le Roy. Fotografía de Katrin Schoof por cortesía de La Mutant

Tras acoger en su primer tramo de programación festivales tan importantes como Tagomago o Pops Marítims, La Mutant se convertirá nuevamente durante los próximos meses en el escenario de festivales tendencia en la ciudad como el Truenorayo que nace con el propósito de difundir la música y la ilustración de sellos independientes y reivindica el papel de las mujeres en los diferentes ámbitos de creación. El MUV! Fest, cuya filosofía consiste en trasladar la música en directo hasta diferentes barrios de la ciudad y que este año será el Grau y La Mutant quienes les acojan. El espacio de artes vivas también comienza una colaboración con el Festival Russafa Escènica abriendo la temporada con ‘Dios tiene vagina’ del colectivo cordobés Vértebro.

La nueva temporada se ha presentado con un novedoso cambio de imagen dirigido por el diseñador Eusebio López que continua construyendo la identidad de cada espacio en busca de la complicidad de la comunidad.

El performer búlgaro Ivo Dimchev. Imagen cortesía de La Mutant.

El performer búlgaro Ivo Dimchev. Imagen cortesía de La Mutant.

Presentados también los talleres FormaTEM

La rueda de prensa ha servido además para presentar el nuevo curso del FormaTEM, la propuesta de programación expandida del Musical dedicada a la formación que dinamiza el centro cultural a través de talleres formativos para todo tipo de perfiles y públicos. Gracias a la buena aceptación de los talleres de circo la temporadas anteriores, éstos se han ampliado para realizar dos grupos por edades.

El taller de teatro ‘Des del barri’, desarrollado por mujeres creadoras, continuará de la mano de Isabel Caballero y Anna Albadalejo. También repite el taller de danza ‘Entre Dones’ que amplía el equipo de coreógrafas y bailarinas con Sandra Gómez, además de Rocío Pérez  y Tatiana Clavel. También se celebrará gracias a la colaboración con el Teatro La Estrella, la segunda edición del Taller de formación especializada en la construcción y manipulación de Marionetas pionero en España.

Por último, la plataforma Diàleg Obert por la que han pasado artistas tan importantes como Elliott Sharp, figura esencial en la escena musical experimental y vanguardista de New York desde comienzos de los 80, Mónika Günther, artista performer alemana con casi 40 años de trayectoria, y Seiji Shimoda, referente del arte de acción en Asia entre otros, continuará investigando y compartiendo experiencias desde el campo de la performance con el interesante programa internacional que plantean, como proyecto referente en la ciudad de València que lleva tres años creciendo dentro de la casa.

La omisión de la familia Coleman. Imagen cortesía del TEM.

La omisión de la familia Coleman. Imagen cortesía del TEM.