“El mundo ha entrado en un bucle extraño”

Shakespeare en Berlín, de Chema Cardeña
Sala Russafa
C / Dénia, 55. Valencia
Hasta el 17 de febrero de 2019

William Shakespeare ya lo advirtió siglos antes de que Chema Cardeña lo situara en el Berlín del nazismo: “Sabemos lo que somos, pero no en lo que podemos convertirnos”. Para responder a la pregunta ¿cómo fue posible tal horror?, ya sea el desencadenado en la Alemania de Hitler o en cualquier otro lugar agitado por idéntica cerrazón de ideas, el sociólogo Zygmunt Bauman, en su libro Modernidad y Holocausto, acude a Herbert Kelman. Este profesor austriaco de ética social apunta que las inhibiciones morales contra las atrocidades violentas disminuyen cuando se dan tres condiciones.

La primera, señala Kelman, es que la violencia esté autorizada “por unas órdenes oficiales emitidas por los departamentos legalmente competentes”. La segunda, que las acciones estén dentro de “una rutina creada por las normas del gobierno”. Y la tercera, que las víctimas de la violencia estén deshumanizadas “como consecuencia de las definiciones ideológicas y del adoctrinamiento”. Chema Cardeña, preguntándose lo mismo que Bauman, Kelman y tantas otras personas sorprendidas por semejantes estallidos de violencia masiva, la pone en escena en su exitosa Shakespeare en Berlín.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

“La estrenamos en 2016 en la Sala Gaudí de Barcelona y llevamos ya tres temporadas de gira”, señala Cardeña, sorprendido por lo que “ha cambiado el mundo en tres años”. Después de su estreno, volvió a la capital condal precisamente el 1 de octubre de 2017, fecha de celebración de la polémica consulta popular para decidir el futuro político de Catalunya. “Si Shakespeare en Berlín ya tenía fuerza en su momento, ahora ha ido cogiendo vigor después de todo lo ocurrido”, apunta el autor de una obra galardonada con el Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2018, que hasta el próximo domingo se representa en la Sala Russafa de Valencia. Después proseguirá su gira por ciudades del País Vasco, Asturias, Comunidad de Madrid, Extremadura y Castilla y León.

“No quería hacer un panfleto, ni juzgar a nadie, sino mostrar la vida de gente anónima que vive algo tan tremendo como lo que pasó en Alemania”. Para ello, Cardeña se mete en la piel de Leo, un actor de ascendencia judía, amigo del fotógrafo Martin, encarnado por Juan Carlos Garés, y de la cineasta Elsa, que interpreta Iria Márquez. Amigos que se irán distanciando por culpa de una ideología nazi que favorece a la pareja, en tanto alemanes, y persigue a Leo por su condición de judío. La pareja se dejará llevar del ambiente pro nazi, dando la espalda al amigo, al que acusarán incluso de complicarles la vida con sus inoportunas visitas a casa en busca de auxilio.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa

Cardeña se refiere a la “banalidad del mal “ que acuñó la ensayista Hannah Arendt, para explicar la conducta de la pareja protagonista en su obra. “Aceptan el régimen utilizando la famosa excusa de que solo hicieron lo que se les ordenó. El yo no sabía nada, no vale”. Y añade: “No aprendemos, aquello que pasó volvería a ocurrir”. De hecho, se muestra sorprendido por lo que de forma larvada ya está gestándose en muchos lugares de Europa, incluida España. “Desde [Donald] Trump, el mundo ha entrado en un bucle extraño que no sé adónde nos lleva”.

¿Los populismos y los nacionalismos van de la mano? Cardeña piensa que hay un “maniqueísmo claro” en todo ello. “El populismo está imbuido de algo visceral, que lleva al supremacismo, la xenofobia y el odio. No entiendo que se utilice la patria como bastón con el que pegar a la gente”. Y añade: “El nivel cultural se resiente mucho cuando entra lo visceral”. Por eso dice que no le sorprende lo ocurrido en Alemania, un país culto y muy desarrollado. “Solo podía pasar en un país que hace las cosas a la perfección. De ahí las fábricas de exterminio construidas para destruir un pueblo entero”.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Un audiovisual de Javier Marcos sirve para completar la escena, mostrando imágenes documentales que contextualizan lo ocurrido durante el nazismo. “La gente joven desconoce lo sucedido y las imágenes ayudan a situarles en aquel momento. No quería imágenes de guerra, sino que se viera lo que ocurría en la calle con el incendio del Reichstag o durante la noche de los cristales rotos, con los guardias de asalto maltratando a judíos en plena calle. Javier ha buscado en archivos, hasta el punto de que hay imágenes inéditas”, subraya Cardeña.

En el audiovisual participa el actor Juan Mandli interpretando al judío Leo, que rememora los hechos desde Buenos Aires en 1966. Su postura es la del espectador igualmente contrariado con lo sucedido años atrás. “Se puede extrapolar igualmente a la actualidad, porque hay paralelismos evidentes. La ultraderecha está en Holanda, en Austria, en Hungría… Y hay gente que se deja seducir por ella. Somos bastante estúpidos”.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa.

¿Shakespeare en Berlín puede ayudar a remover conciencias? “Me encantaría que sirviera. Hay gente que de hecho coincide a la hora de advertir esos paralelismos y sale del teatro muy concienciada, por la emoción y la reflexión que suscita. ¡Ya me gustaría que el teatro tuviera ese poder!”, admite Cardeña, que ha ido madurando la obra durante 20 años atraído por esa banalidad del mal que pone en escena y que le valió también diversas candidaturas a los Premios Max como Mejor Espectáculo teatral y Autoría, además de su nominación como Mejor Actor de Reparto.

“Que Shakespeare apareciera en el título lo tenía desde el principio claro. Es lo único que queda puro en medio de esa barbarie”. Su personaje acude a él en diversos momentos de la obra, con el fin de preservar el arte del genial dramaturgo inglés, incluso en tiempos de cólera. “Tampoco quería un final en el que hubiera buenos y malos”, subraya Cardeña. Un final, en todo caso, muy shakespeariano que da pie al remate final por parte del espectador. Un espectador que termina haciéndose eco de las palabras del propio autor de Hamlet: “El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos”.

'Shakespeare en Berlín', de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña. Imagen cortesía de Sala Russafa

Salva Torres

Viaje reflexivo a bordo de la máquina del tiempo

Anna i la màquina del temps, de Manuel Valls, dirigida por Cristina Fernández
Teatro Martín i Soler del Palau de les Arts
Avda. Professor López Piñero, 1. Valencia
Del 6 al 24 de febrero de 2019

El Teatro Escalante, dependiente de la Diputació de Valencia, presenta la segunda producción de la temporada: ‘Anna i la màquina del temps’, un espectáculo creado por Dacsa Produccions e inspirado en la obra de H. G. Wells. De Wells se mantiene la idea de la máquina del tiempo y del viaje a una sociedad post apocalíptica, pero la protagonista en este caso es Anna, la hija de un científico, una niña curiosa que quiere aprender de todo lo que le rodea. El montaje se escenifica en el Teatro Martín i Soler del Palau de les Arts, del 6 al 24 de febrero.

De forma accidental, Anna acaba encima de una máquina que sólo viaja hacia el futuro y en ese viaje por el tiempo se encuentra con los “números”, una especie de humanos sometidos por unos seres superiores que les han quitado la capacidad de pensar. “Sobre esa realidad me gustaría que pensaran los niños”, dice Manuel Valls, autor del texto. “Vivimos en una sociedad en la cual apenas podemos opinar, votamos cada cuatro años y parece que los políticos asumen que tienen un cheque en blanco”, añade Valls.

Anna i la máquina del temps. Imagen cortesía del Teatro Escalante

Anna i la máquina del temps. Imagen cortesía del Teatro Escalante

La producción busca que niños y niñas aprendan a diferenciar entre lo que está bien y lo que está mal, haciendo frente a alguien que quiere imponerse a los demás en el colegio, cuidando el medio ambiente o ayudando a los que lo necesitan. La protagonista del espectáculo aprende a tomar decisiones ante situaciones injustas.

El dramaturgo también tiene un mensaje para los adultos, el padre de Anna es un científico obsesionado con su trabajo y Anna le hará entender que el tiempo que vivimos no es infinito y hemos de saber invertir nuestro tiempo con aquellos a los que queremos. ‘Anna i la màquina del temps’ es la conjunción perfecta entre aventura y emoción. Grandes dosis de fantasía para estimular la imaginación de nuestros niños pero sin perder la conexión con la realidad de cada día, dónde juegan un papel fundamental las emociones y los sentimientos.

“Un espectáculo con vídeo-mapping es complejo porque has de definir la naturaleza de la imagen; en ocasiones es un ambiente, otras es un personaje más que ayuda a contar la historia, otras veces puede ser un simple efecto que requiere detalle y precisión”, explica la directora de la obra, Cristina Fernández, que destaca el esfuerzo de un gran equipo liderado por Manuel Conde.

Responsables de 'Anna i la màquina del temps'. Imagen cortesía del Teatro Escalante.

Responsables de ‘Anna i la màquina del temps’. Imagen cortesía del Teatro Escalante.

Fernández admite que le gusta enfrentarse a las historias desde el movimiento: “Creo que el dinamismo en una historia de aventuras como ésta es importante y así la he abordado, desde el cuerpo de cada uno de los intérpretes: Laura Romero, Manuel Valls, Alejandra Mandli, Clara Crespo y Ramón Ródenas, un elenco de profesionales con unas maravillosas trayectorias a los que he tenido la gran suerte de dirigir”.

Dacsa Produccions ha reunido a un experimentado equipo de profesionales en las artes escénicas: Luis Crespo ha construido el espacio para que todos los lenguajes tengan cabida; Luis Perdiguero ilumina la escena; la música la componen Luna y Panorama de Insectos; María Almudéver es la diseñadora de vestuario y la ayudante de dirección; los gráficos Jordi Alonso, Melissa Franch y Premier Frame han creado y animado las imágenes; y Amador Artiga hace posible que la técnica no falle cada día.

Josep Policarpo, director del Teatro Escalante, valora el acento femenino que tiene esta producción del Escalante. Tanto él como Javier Crespo, responsable de Dacsa Produccions, han trabajado sin complejos para definir un equipo creativo mayoritariamente femenino.

Por su parte, Rosa Pérez Garijo, diputada de Teatros, insiste en que el Escalante está haciendo una apuesta decidida por la producción de espectáculos con un sello netamente valenciano: “Nuestras inversiones han de consolidar el tejido profesional valenciano y hacerlo crecer artísticamente para que se consiga la mayor proyección posible. En ese camino continuamos trabajando”.

Anna i la màquina del temps. Imagen cortesía del Teatro Escalante.

Anna i la màquina del temps. Imagen cortesía del Teatro Escalante.

La libertad de Cabanyal Íntim, según Elías Taño

Festival Cabanyal Íntim
Presentación del cartel realizado por Elías Taño
Centre del Carme
Jueves 7 de febrero de 2019

El Claustro Gótico del Centre del Carme Cultura Contemporània acogió el pasado jueves 7 de febrero la presentación del cartel de la novena edición del Festival Cabanyal Íntim. El ilustrador y diseñador Elías Taño, inspirándose en el lema de este año -La Libertad-, ha creado la imagen que acompañará a los diez días de programación escénica, del 9 al 19 de mayo de 2019: una mujer rompiendo los barrotes de una jaula, sonriendo victoriosa, con los puños en alto. A sus pies, las casas del Cabanyal. En la paleta de colores vivos destacan el verde lima, el magenta y el amarillo en contraste con el blanco y el negro.

Miembros del equipo de Cabanyal Íntim durante la presentación del cartel de la novena edición del festival, obra de Elías Taño. Imagen cortesía de la organización.

Miembros del equipo de Cabanyal Íntim durante la presentación del cartel de la novena edición del festival, obra de Elías Taño. Fotografía de José Marín Rodríguez (mementoNET) por cortesía de la organización.

En palabras del propio artista: “El Festival Cabanyal Íntim, como tantas otras iniciativas socioculturales, nace de las ruinas de un barrio que lleva muchos años luchando por su libertad. Este propósito solo es real cuando se demanda en colectividad, dejando de lado los intereses individuales”.

Isabel Caballero, directora artística, añadió que “la libertad será el eje vertebrador de todo el festival. Un lema que se verá acotado por los diferentes puntos de vista que los artistas nos ofrecerán con sus creaciones”.

Cabanyal Íntim. Fotografía de José Marín Rodríguez por cortesía de la organización.

El trío Salami Púrpura durante la fiesta de presentación del cartel de Cabanyal Íntim. Fotografía de José Marín Rodríguez por cortesía de la organización.

Las casi treinta propuestas seleccionadas para la presente edición -de diversas disciplinas como el teatro de texto y el físico, la danza, la performance, las marionetas, el cabaret o la música-, apuntarán hacia la reflexión en torno a la libertad. Un concepto amplio y universal que, en clave de comedia, drama social o poesía, abarcará cuestiones tan importantes como la violencia de género, el maltrato animal, el capitalismo, la libertad sexual, las convenciones sociales, la diversidad, las fronteras, la prostitución, los valores heredados o la autoafirmación, entre otras.

Para cerrar la fiesta de presentación, el trío de “microzarzuela contemporánea” Salami Púrpura -formado por Mónica Sarrión, Clara Camarena y Mono Sapiens- ofrecieron un concierto donde música en directo y teatro-cabaret se fusionaron de manera natural, al más puro estilo del festival Cabanyal Íntim.

Cartel de Elías Taño de la novena edición de Cabanyal Íntim, por cortesía del festival.

Cartel de Elías Taño de la novena edición de Cabanyal Íntim, por cortesía del festival.

El simbolismo invernáculo de Alberto Conejero

‘Todas las noches de un día’, de Alberto Conejero, dirigida por Luis Luque
Pentación Espectáculos
Con Ana Torrent y Carmelo Gómez
Teatro Olympia
San Vicente Mártir 44, València
Hasta el 17 de febrero de 2019

“Pese a las veladuras que aparentan cubrirlos (sus cuadros de la vida), no tienen ninguna artificiosidad: a través de esos velos se disciernen siempre, con toda precisión, los contornos de algo substancial, de algo que brota de la fuente misma de la humana existencia y que no es en modo alguno efímero o pasajero”
(Maurice Maeterlinck)

Tal epígrafe, que la investigadora de la UCO Juana Toledano Molina recoge en su ensayo ‘Teatro simoblista en España: algunas formas del poema drámatico’, se formula atribuido al dramaturgo belga Maurice Maeterlinck (1862-1949), prócer del teatro simbolista francófono y de generosa influencia en todas las dramaturgias europeas, tal y como el actor, escritor teatral y profesor de la RESAD Daniel Sarasola postula en la destacada antología ‘Simbolismo y modernismo en el teatro español’ (Fundamentos, 2011).

Todas las noches de un día. MAKMA

La sentencia de Maeterlinck bien puede erigirse aquí a modo de exordio de cuanto acontece, palpitante, en la obra de Alberto Conejero ‘Todas las noches de un día’, que fondea en el Teatro Olympia de València, hasta el próximo 17 de febrero, de la mano de Ana Torrent y Carmelo Gómez, orientados por el rumbo del director madrileño Luis Luque.

Modernismo contemporáneo, lirismo dramático, teatro de ensueño, introspección narrativa, calima truculenta y decadente; aditamentos proposicionales del simbolismo para un texto alegórico que rubrica el prolífico y ubicuo autor jienense –indubitable adalid, junto a Juan Mayorga, de la presente escena española–, henchido de la analepsis que Conejero procura germinar en el espacio metafórico de un invernadero decimonónico, erigido en una reliquia superviviente de los azares biográficos de sus personajes.

Ana Torrent (Silvia) y Carmelo Gómez (Samuel) encarnan a dos seres atormentados por sus respectivos abolengos, tan discordantes como miméticos en el castigo, cuyas penitencias lastran la onerosa carga de la espectral memoria familiar. Silvia, última habitante de un caserón hostigado por las urbanizaciones colindantes, en el que subsiste un viejo invernadero al cuidado obsesivo de Samuel. Entre ambos surge una relación de necesidad y desequilibradas correspondencias, cimentada por el tiempo relativo que propicia su aislamiento, como testigos inanes de cuanto acontece fuera de su no-lugar.

 

‘Todas las noches de un día’ uniforma su relato epidérmico a partir del interrogatorio policial al que Samuel debe enfrentarse, tras la incierta desaparición de Silvia, tesitura que propicia las escenas retrospectivas y la interpolada evolución de la memoria. Samuel se ve inquirido por un agente –in absentia– que asiste, junto al público, a los delirios del recuerdo, entre premonitorias tormentas estacionales, ipomoeas albas, hemerocallis y cactáceas que habitan su invernáculo, convertido en mazmorra, en jaula última para sus íntimas evocaciones.

Carmelo Gómez y Ana Torrent fascinan e impresionan, tornan inteligibles las cuitas y contribuyen decisivamente –junto a la labor escenográfica de Monica Boromello y la música de Luis Miguel Cobo– a elevar las razones poéticas de un libreto definido por el propio Conejero como “un texto que tiene algo de thriller, algo de melodrama y algo de tratado de botánica”.

Carmelo Gómez y Ana Torrent durante un instante de 'Todas las noches de un día'. Fotografía cortesía de Teatro Olympia.

Carmelo Gómez y Ana Torrent durante un instante de ‘Todas las noches de un día’. Fotografía cortesía de Teatro Olympia.

Jose Ramón Alarcón

Sporting Club Russafa: Cinco visiones de la danza

Ciclo 5 Lados Danza
Sporting Club Russafa
Sevilla 5 bajo, Valéncia
Sábado 9 y domingo 10 de febrero de 2019, a las 20:30

5 Lados Danza ya va por su décima edición. Un ciclo de piezas breves de danza contemporánea en Sporting Club Russafa ‘Carlos Moreno Mínguez’, plataforma perfecta para que los artistas puedan jugar, probar ideas, propuestas, piezas nuevas, piezas en procesos de creación o piezas seleccionadas de un formato más largo, frente a un público que sale maravillado llevándose cinco formas y maneras diferentes de sentir la danza.

En esta ocasión, las piezas que integran el ciclo están protagonizadas por Cristina Gómez, de la compañía La casa amarilla, con ‘Me he quedado muda’; Nikita Anishchenko y Carmen Lozano, con ‘Sinokon’; Pau Esteve y Nerea Úbeda, de la compañía Intrat danza, con ‘¿Y si fuese septiembre y tuviésemos planes de futuro?’; Manel Ferrándiz, con la pieza ‘Soñar con nadar’, y Edward Quintana, Ana Manzanera y Jelson Serrano (Cía. Migro danza), con ‘Benvinguts i benvingudes’.

Cartel del ciclo 5 Lados Danza, por cortesía de Sporting Club Russafa.

Cartel del ciclo 5 Lados Danza, por cortesía de Sporting Club Russafa.

Las confesas desdichas de ‘Cinco horas con Mario’

‘Cinco horas con Mario’, de Miguel Delibes, dirigida por Josefina Molina
Sabre Producciones y Pentación Espectáculos
Con Lola Herrera
Teatro Olympia
San Vicente Mártir 44, València
Hasta el 3 de febrero de 2019

El Teatro Olympia de València acoge, hasta el próximo domingo 3 de febrero de 2019, ‘Cinco horas con Mario’, ínclita adaptación de una de las obras de referencia del escritor vallisoletano –y otrora académico– Miguel Delibes, bajo la sempiterna dirección de Josefina Molina y el conspicuo protagonismo de Lola Herrera.

Erigida en un ineludible clásico de la escena contemporánea española, la presenta gira –que circula, de nuevo, tras la congratulaciones por el quincuagésimo aniversario de la publicación de la novela en 1966– cursa una tercera versión que atisba 2020 como horizonte definitivo, aupada por el natural, inmaculado y octogenario atletismo de la actriz castellana, cuya etapa de madurez curricular parece haberse forjado en asociación con la deriva de esta perenne función, desde que las céntricas y montepías tablas madrileñas del Marquina alumbraran su controvertido estreno en pleno y transicional otoño de 1979.

Lola Herrera, como Carmen Sotillo, durante un instante de la representación de 'Cinco horas con Mario'. Fotografía cortesía del Teatro Olympia de València.

Lola Herrera, como Carmen Sotillo, durante un instante de la representación de ‘Cinco horas con Mario’. Fotografía cortesía del Teatro Olympia de València.

Carmen Sotillo (Lola Herrera) prosigue paseando, cuatro décadas después, ese soliloquio de velatorio doméstico y crepuscular, propicio para el monólogo confeso frente al difunto, cuya relación marital ejemplifica un lúgubre acervo de inquinas y desdichas, soledades vívidas y recriminaciones póstumas, náuseas, contrición, adulterios inconsumados y soterradas lujurias.

“Aparte de desempeñar un papel determinante en la trama, son seres presionados por el entorno social, víctimas de la ignorancia, la política, la organización, la violencia o el dinero”, aseveraba Delibes acerca de buena parte de la nómina de personajes que puebla el cosmos de su narrativa. De este modo, Menchu y Mario ilustran, huérfanos de excesos escenográficos, el testimonio arquetípico de los antagonismos de la burguesía media de provincias en la adusta, lóbrega, católica y opresiva España de los años sesenta.

En reprobatorias palabras de Carmen a las citas bíblicas que parecen orientar las inquietudes del difunto, Mario encarna la figura de un introspectivo catedrático de instituto, zaherido por frustraciones literarias y una sospechosa y social religiosidad posconciliar, cuyo vituperado sentido de la dignididad y de la justicia social lo hubieron transformado en un marido taciturno, estéril frente las necesidades y aspiraciones tradicionales, económicas, religiosas y románticas de su esposa, paradigma y dechado esta de heredadas y tópicas virtudes inmovilistas y anhelos de la clase media del momento.

Las ineludibles transformaciones etopéyicas y culturales, acaecidas desde su publicación y ulterior adapatación teatral, han posibilitado superar el incipiente maniqueismo que exudaba el troquel de sus personajes, tal y como el propio Delibes indicaba en la nota del autor para la edición de 2008 de su novela: “Mas fueron suficentes unos años para que las cosas empezaran a cambiar. Los lectores ya no se mostraban unánimes en sus juicios: Mario no era el bueno ni Menchu la mala. ¿Por qué iba a ser bueno Mario? ¿Por qué mala Menchu? ¿Por haber recibido una educación trasnochada? Pero Mario, tan entregado a su causa, no entendió a su esposa, que, con muy poco esfuerzo, se hubiera puesto de su lado (…) De todo esto me doy cuenta ahora. En su momento estaban muy próximos y pesaban mucho los papados de Juan XXIII y Pablo VI. Ante la torpeza ajena, los partidarios de aquéllos se irritaban antes que disculparla, aunque la ingenuidad no merecía este castigo”.

Sin embargo, esa misma metamorfosis y evolución del mapa de inquietudes y costumbres ha convertido, por momentos, su primogénita causticidad y humor críticos en liviana hilaridad e hiperbólica mojiganga. No obstante, a pesar de estos signos reumatoides de su osamenta, ‘Cinco horas con Mario’ pervive, por pluma y devenir, en el imaginario presente de consecutivas generaciones de espectadores que han tenido (y aún atesoran) la fruición de aclamar la sobrecogedora prosodia de Lola Herrera.

La actriz Lola Herrera durante un instante de la representación de 'Cinco horas con Mario'. Fotografía cortesía del Teatro Olympia de València.

La actriz Lola Herrera durante un instante de la representación de ‘Cinco horas con Mario’. Fotografía cortesía del Teatro Olympia de València.

Jose Ramón Alarcón

Auge y deceso del nazismo en Sala Russafa

‘Shakespeare en Berlín’, de Chema Cardeña
Arden Producciones
VIII Cicle de Companyies Valencianes
Sala Russafa
Denia 55, València
Del 31 de enero al 17 de febrero de 2019

El teatro a veces funciona como un espejo. Es lo que ocurre con el thriller histórico ‘Shakespeare en Berlín’, que vuelve a Sala Russafa dentro de su VIII Cicle de Companyies Valencianes, justo cuando el panorama político y social español lo hacen más actual que nunca.

Del 31 de enero al 17 de febrero de 2019 sube al escenario del teatro de Ruzafa, donde se creó esta pieza de Arden Producciones que arranca su cuarto año en gira, tras visitar medio centenar de ciudades españolas como Madrid, Barcelona o Sevilla, además de saltar a Portugal dentro del Circuito Ibérico de las Artes Escénicas. Se trata de uno de los últimos y más exitosos espectáculos de la formación valenciana, impulsora del teatro de Ruzafa; y, para algunos, uno de los mejores textos de Chema Cardeña, quien escribe y dirige la pieza en la que interpreta uno de los papeles y por la estuvo nominado a Mejor Actor de Reparto en los Premios MAX.

Shakespeare en Berlín. MAKMA

“Cuando creamos este espectáculo nunca pensamos que tendría tanto recorrido, pero es que en cada ciudad y en cada momento en que lo hemos representado, el público ha tenido una lectura muy condicionada por lo que estaba pasando en las calles. Por ejemplo, cuando lo estrenamos en Barcelona en 2016, el espectáculo fue acogido con mucho entusiasmo, y al volver un año después, en plena efervescencia del 1 de octubre, la interpretación que hizo el público del mismo espectáculo, fue mucho más intensa”, comenta Cardeña.

Mezclando referencias históricas en una interesante trama de thriller, ‘Shakespeare en Berlín’ recrea el nacimiento, crecimiento y ascenso al poder del nazismo a través de la amistad de un matrimonio, formado por un profesor de fotografía y una directora de cine, con un exitoso actor judío. Los que fueran inseparables compañeros tendrán que atravesar un periodo en que la sociedad se transforma y los transforma, con el auge de políticas populistas y discriminatorias, la pérdida de derechos individuales y el incremento de la confrontación social.

“En los últimos años hemos visto cómo no sólo en el mundo, también en Europa y España crecía la ultra derecha. Y al acabar la función la gente nos decía que cada vez nos parecíamos más a esa Alemania que, en plena depresión económica, encontró un chivo expiatorio perfecto a quien culpar de sus problemas”, argumenta el dramaturgo.

Además del apoyo de la crítica, con el Premio de la Crítica Literaria Valenciana 2018, la pieza ha recibido otros reconocimientos entre los que Cardeña destaca los dos Premios del Público (El Puig y L’Aculdia), además de la nominación para el mismo galardón en el Certamen de Haro. “Es emocionante que los espectadores se sientan tocados por lo que está ocurriendo en el escenario, que se planteen cómo actuarían ellos, que se genere un debate espontáneo al salir del teatro. Es de las mejores cosas que te pueden pasar como dramaturgo”, admite Cardeña.

Él mismo, Juan Carlos Garés e Iria Márquez, con la colaboración especial de Juan Mandli, dan vida a este espectáculo, homenaje a la palabra y a la emoción, con toques noir y que echa la vista atrás para hablar del presente. “Pero, sobre todo, del futuro, si queremos evitar que la historia se repita”, señala su autor y director.

FEBRERO CON PROPUESTAS VALENCIANAS, NACIONALES E INTERNACIONALES

Durante tres semanas, ‘Shakespeare en Berlín’ permanecerá en Sala Russafa, dentro del VIII Cicle de Companyies Valencianes, en el que también se integra la pieza ‘Anónimas’ (22-24 de febrero). Este espectáculo de danza urbana sobre tacones habla sobre el empoderamiento de la mujer y abre la programación de un ciclo especial dedicada a La Dona, que continuará alrededor de la jornada del 8 de marzo, con diferentes propuestas escénicas y culturales.

Además, el centro acogerá en febrero la producción argentino-española ‘El Trinche’ (19 y 20 febrero) dirigida por Jorge Eines, que se acerca a la figura de este astro del fútbol argentino. Y el ‘Ultrashow’ del humorista canario afincado en Barcelona, Miguel Noguera (15 y 16 de febrero) dará un toque surrealista al fin de semana de los enamorados.
Por último, la programación mensual se completa con una nueva sesión de ‘El Arte de Conocerte’ (9 de febrero), una experiencia escénica que se apoya en la Escuela Gestalt de la psicología, dirigida por el productor teatral y terapeuta Óscar Cortés.

Iria Márquez, Chema Cardeña y Juan Carlos Garés protagonizan 'Shakespeare en Berlín'. Fotografía cortesía de Arden Producciones.

Iria Márquez, Chema Cardeña y Juan Carlos Garés protagonizan ‘Shakespeare en Berlín’. Fotografía cortesía de Arden Producciones.

La ESAD da vida a la obra de Eugène Ionesco

El Joc de la Pesta
Teatre Talia
Carrer del Cavallers, 31. Valencia
Del 24 al 27 de enero de 2019

El Teatre Talia de Valencia acoge del 24 al 27 de enero la obra de teatro ‘El Joc de la Pesta’, de la mano de los alumnos de la ESAD como taller final de carrera. Se trata de una adaptación de ‘Jeux de Massacre’ de Eugène Ionesco, dramaturgo caracterizado por escribir teatro absurdo. La trama gira en torno a un mal que recae en una ciudad, una peste la cual se desconoce su origen. La gente muere, creando un continuo malestar ya que nadie sabe quién será el siguiente. La situación cada vez se vuelve más oscura creando un círculo vicioso de decisiones autoritarias y absurdas.

‘El Joc de la Pesta’ a través de esta ‘enfermedad’ va creando una crítica de la sociedad actual ambientada bajo una estética de mediados del siglo XX. En ella encontramos una crítica a las clases, sobre todo a la clase alta, mostrando que, a pesar de tener todo el dinero del mundo, la muerte nos llegará de igual modo a todos. También habla de los políticos salvapatrias que llegan en momentos de desesperación, una ciencia que busca más a los culpables que una cura o la pérdida de libertades a cambio de una mayor seguridad.

'El Joc de la Pesta' en el Teatro Talia. Fotografía de Vicente A. Jiménez

‘El Joc de la Pesta’ en el Teatro Talia. Fotografía de Vicente A. Jiménez

La peste es la verdadera protagonista de esta obra. Es percibida como un pecado, como un mal externo e incurable. La población queda dividida en dos formas de ver esta enfermedad: los que se lamentan por haber cometido errores que les lleve a morir y los que culpan a otro para alejar de ese mal de ellos. Todo intento es irrelevante ya que este mal no juzga, sino que castiga sin piedad. La peste es un reflejo de quienes somos en momentos de desesperación.

La obra quita tensión con el absurdo mediante repeticiones de palabras, mímica en algunas ocasiones y con movimientos bruscos y poco humanos, característico de este tipo de teatro, consiguiendo que en conversaciones serias salga alguna carcajada. Cabe destacar el uso que han realizado en la obra de recursos como marionetas que le dan una mayor variedad a la obra y frescura o el buen uso de luces creando una mayor inmersión en esa ciudad caída en la locura.

‘El Joc de la Pesta’ en el Teatro Talia. Fotografía de Vicente A. Jiménez

‘El Joc de la Pesta’ en el Teatro Talia. Fotografía de Vicente A. Jiménez

Sin duda, el trabajo de los alumnos de la ESAD en la obra ha sido de calidad, trayendo una adaptación muy interesante al valenciano de la obra de Ionesco. Próximamente habrá otra obra interpretada por los alumnos de la ESAD, ‘Ay Carmela!’ del 31 de Enero al 3 de Febrero. A continuación, los nombres de los que dieron vida a ‘El Joc de la Pesta’ en el Teatre Talia:

Dramaturgia y dirección: Ramón Moreno
Versión valenciana: Ramón Moreno
Reparto: Lucía Aránega, Yasmina Burdeus, Luis Chover, Roberto Hoyo, Paula López Collado, Fran Morales, Eva María Puig, Jasmine Ribes, Daniel Ruizar
Figuración: Agus Carreño / Manuel Climent y Canchal / Rosa de los Santos / Arturo García / Ana Lacruz / Yasmina Moll / Ana Olcina / / Ilion Trebicka / Tomás Verdú
Iluminación: Víctor Antón
Vestuario: Rocío Cabedo y alumnado de 4.º B
Peluquería y maquillaje: Alumnado de Segundo del Ciclo Superior De Estilismo y Dirección de Perruquería (IES El Cabañal)
Movimiento: Luis Meliá
Voz: José Montesinos
Construcción títeres: Linda Vitolo
Pintura telón de fondo: Gerard Mínguez
Diseño gráfico: Assad Kassab
Fotografía: Vicente A. Jiménez
Grabación video: Senina Moreno
Producción ejecutiva: Toni Pastor y alumnado de 4.º B
Agradecimientos: EMT de Silla, Amparo Pedregal, Luly Folch

Cartel Promocional de 'El Joc de la Pesta'

Cartel Promocional de ‘El Joc de la Pesta’ en el Teatro Talia.

La lucha maloliente por el poder

El llimpiaculos del rey, de Chema Cardeña
Producción: alarcón&cornelles
Sala Russafa. Centre Cultural Docent d’Arts Escèniques
C / Dénia, 55. Valencia
25, 26 y 27 de enero de 2019

La atrevida y atípica comedia ‘El limpiaculos del rey’ abandona el trono que ha situado en el escenario de Sala Russafa durante sus dos primeras semanas de estreno, agotando las localidades en varias funciones, logrando el favor de la crítica y trasmitiendo al público el trasfondo de un montaje que cuenta más allá de lo aparente.

Con tres últimas funciones, hasta el domingo 27 de enero se mantiene en cartel esta pieza, dentro del ‘VIII Cicle de Companyies Valencianes’ del teatro de Ruzafa, que hasta mediados de marzo da protagonismo a las propuestas de formaciones de la Comunitat.

Chema Cardeña, en 'El limpiaculos del rey'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Chema Cardeña, en ‘El limpiaculos del rey’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

La apertura de la octava edición de esta programación especial ha venido de la mano de la formación valenciana alarcón&cornelles, formada por dos figuras destacadas dentro de la escena local: el cómico y actor Rafa Alarcón, impulsor del Circuit de Café Teatre; y el autor, actor y director Jerónimo Cornelles, Director del Festival Russafa Escènica.

La obra se ha desarrollado dentro del programa ‘Graners de creació 2019/2022’ como un encargo de escritura y dirección a Chema Cardeña, quien ha elegido una curiosa forma de llevar a las tablas el tema de la ambición: desde la carcajada pero sembrando una semilla para la reflexión.

Retrocediendo al  siglo XVI, la trama se sitúa en la corte de Enrique VIII, cuando éste desea deshacerse de su primera esposa, Catalina de Aragón, circunstancia que sacude los cimientos de reino y hasta de la Iglesia, con bandos enfrentados y un aire de traición irrespirable. Dos jóvenes arribistas se disputarán el puesto de limpiaculos real para estar lo más cerca posible del poder, entrando en una lucha tan maloliente como hilarante, base de una comedia con trasfondo y de plena actualidad, que describe uno de los aspectos más inherentes al ser humano: la ambición.

Jerónimo Cornelles (izquierda) y Rafa Alarcón, en 'El limpiaculos del rey'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Jerónimo Cornelles (izquierda) y Rafa Alarcón, en ‘El limpiaculos del rey’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

“Creo que el público está captando lo que la obra quiere contar. Más allá de la anécdota y de lo llamativo del título, la obra refleja la estupidez, hasta dónde somos capaces de llegar para conseguir algo porque creemos que nos dará lo que necesitamos. Todo ocurre en clave de comedia, pero no deja de ser una reflexión sobre la necesidad de ser alguien, de no pasar desapercibido en este mundo y de tener poder. Me parece que son temas de plena actualidad, con muchos paralelismos con lo que nos está ocurriendo ahora mismo”, puntualiza Cardeña.

El propósito de la formación, una vez acabadas las tres semanas en cartel en Sala Russafa, es llevar la pieza a otros escenarios, tanto de la Comunitat Valenciana como de otras autonomías. Alarcón, Cornelles y el propio Cardeña componen el elenco de esta historia que incluye personajes y episodios reales en su trama, localizada en el gabinete privado donde el rey dispone de ‘su otro trono’. Una ocasión para asomarse a un lugar privilegiado, donde se tejen y descubren complots, intrigas y alguna que otra indigestión.

Escena de 'El limpiaculos del rey'. Imagen cortesía de Sala Russafa.

Escena de ‘El limpiaculos del rey’. Imagen cortesía de Sala Russafa.

‘Macho Man’ de Álex Rigola en Festival 10 Sentidos

Festival 10 Sentidos
Centre del Carme Cultura Contemporània
C / Museo, 2. Valencia
Mayo de 2019

El Centre del Carme Cultura Contemporània será de nuevo una de las sedes principales del Festival 10 Sentidos el próximo mes de mayo, que en su VIII edición pretende reflexionar acerca del concepto de violencia y generar un diálogo para desmantelar el sistema violento e injusto en el que vivimos. Bajo el lema ‘Bestias’ la cita con las artes vivas en València, impulsada y promovida por Caixa Popular, pretende aproximarse a todo tipo de contextos violentos, con el fin de destaparlos y denunciarlos.

En este contexto el Festival 10 Sentidos y el Centre del Carme se han involucrado como coproductores en el último trabajo del director Álex Rigola, ‘Macho Man’, un espectáculo-instalación de teatro documento sobre violencia machista. Este artefacto dramatúrgico se instalará en el centro de cultura contemporánea en mayo y tratará de despertar la conciencia del espectador sobre uno de los temas más preocupantes de la sociedad actual. Se trata de un viaje escénico y experimental en forma de instalación donde el público pasa a ser el protagonista, desplazándose por los distintos espacios como si fuera un laberinto. Mediante un sistema de audio sin hilos, una mujer que ha sufrido violencia de género hace de guía y de documentalista.

Macho Man. Fotografía de Marti Artalejo por cortesía de Festival 10 Sentidos.

Macho Man. Fotografía de Marti Artalejo por cortesía de Festival 10 Sentidos.

El Centre del Carme Cultura Contemporània vuelve a involucrarse en la gestación del Festival 10 Sentidos, aunando esfuerzos, filosofías y objetivos. Presentando, entre otras propuestas, ‘Macho Man’, que ya se pudo ver en el festival Temporada Alta de Girona y que pasará por los Teatros del Canal de Madrid antes de recalar en València.

‘Macho Man’ no muestra sangre, ni cadáveres, pero revuelve conciencias y estómagos. Ese es el objetivo de esta propuesta y de todas en las que ya trabaja el Festival 10 Sentidos que afronta su octava edición. “Tengo una hija y no quiero que viva en un mundo como éste”, ha afirmado Rigola para explicar las motivaciones que le llevaron a poner en marcha este proyecto que se fijará en València durante varios días para que todo tipo de públicos puedan acudir a él.

Macho Man. Fotografía de Marti Artalejo por cortesía de Festival 10 Sentidos.

Macho Man. Fotografía de Marti Artalejo por cortesía de Festival 10 Sentidos.

El Festival 10 Sentidos, además, concertará una serie de visitas escolares con el fin de informar a las nuevas generaciones sobre la violencia machista y de aproximarle con realidades tristemente frecuentes a nuestro alrededor. Para esta labor cuenta con la colaboración del Institut Valencià de la Joventut-IVAJ, que busca concienciar y educar a las generaciones más jóvenes. El equipo detrás de este montaje escénico se ha percatado de que muchas chicas muy jóvenes, tras asistir, saben ponerle nombre a cosas que les ocurren, que les han ocurrido o que podrían ocurrirles en el futuro. Esa es una de las motivaciones con esta pieza.

En ‘Macho Man’ se plantea un recorrido aproximado de unos 60 minutos. El público pasea en grupos de ocho personas por las once salas diferentes en las que los espectadores leerán, pasearán, escucharán, elegirán e interactuarán con los espacios y con otros participantes. En el laberinto se toparán con testimonios y conversaciones reales, así como con textos, sentencias, declaraciones, fotografías, libros y vídeos que sirven para aproximarse en primera persona a esta lacra. El Instituto de la Mujer cifró en 47 las víctimas asesinadas presuntamente por sus parejas o ex parejas en 2018. Si se contabilizasen otros casos en los que los asesinos no tienen o han tenido una relación sentimental con sus víctimas, se reconocería a otras 50 víctimas de violencia machista el año pasado, como sucedió con casos como los de Diana Quer o Laura Luelmo.

Macho Man. Fotografía de Marti Artalejo por cortesía de Festival 10 Sentidos.

Macho Man. Fotografía de Marti Artalejo por cortesía de Festival 10 Sentidos.

En el recorrido, en un espacio diseñado por Max Glanzel, se incluyen recovecos interactivos en los que el espectador ha de señalar qué sentencias judiciales son reales o no, y en los que se evalúa el nivel de machismo o la implicación de cada cual en la lucha contra la violencia a través de preguntas en una instalación similar a los vis a vis carcelarios.

Rigola ha precisado de 10 meses de exhaustiva documentación para levantar el proyecto y el asesoramiento de la psicóloga Alba Alfageme. El montaje corre a cargo de Heartbreak Hotel, una compañía de artes escénicas con el espíritu de investigación de nuevas formas de narración escénica pero también con el deseo de confrontar el público con los valores de nuestra sociedad contemporánea.

Macho Man, de Álex Rigola.  Fotografía de Marti Artalejo por cortesía de Festival 10 Sentidos.

Macho Man, de Álex Rigola. Fotografía de Marti Artalejo por cortesía de Festival 10 Sentidos.