La Orquesta de València sale fuera 12 años después

Orquesta de Valéncia
Palau de la Música de Barcelona
Martes 14 de abril de 2018

La Orquesta de València visitó el pasado martes 14 de abril el Palau de la Música de Barcelona con el tenor peruano Juan Diego Flòrez, e interpretó bajo la dirección de Riccardo Minasi un programa con célebres oberturas y arias de Mozart, Gluck, Donizetti, Massenet y Verdi. El público pidió cuatro bises, dos ellos del tenor con su guitarra.

La concejala de Cultura y presidenta del Palau de la Música, Glòria Tello, y el director del Palau, Vicent Ros, asistieron a este concierto que para Tello supone que la Orquesta “en su 75 aniversario ha vuelto a salir de nuestra tierra tras su concierto hace doce años en el Auditori de la Ciudad Condal y, además, para actuar con el tenor Juan Diego Flòrez que tanto nos maravilló el año pasado y en un lugar tan emblemático como es el Palau de la Música”.

La Orquesta de Valéncia. Imagen cortesía del Palau de la Música.

La Orquesta de Valéncia. Fotografía de A. Bofill por cortesía del Palau de la Música.

Tello manifestó, asimismo, que desde que asumió la presidencia del Palau, “dar mayor visibilidad a la Orquesta de València así como incrementar sus recursos ha sido una de las actuaciones a las que más esfuerzos he querido dedicar”. El futuro del Palau de la Música, aseguró su presidenta, “implica visibilizar a la Orquesta, no sólo de puertas hacia dentro sino también al exterior”. En este sentido, la última vez que la formación sinfónica valenciana hizo una salida fuera de la Comunidad Valenciana fue en 2010, en la gira que realizó por las localidades alemanas de Ludwishaffen-Manhheim y Stuttgart. Previamente, en 2008, la Orquesta de València visitó las ciudades de Praga y Linz.

La Orquesta interpretó las oberturas de La clemenza di Tito y Don Giovanni de Wolfgang Amadeus Mozart y de la Ópera Alzira de Giuseppe Verdi, así como el Ballabile ‘La Primavera’ del acto III de I Vespri Siciliani también de Verdi. Con Juan Diego Flòrez se pudieron escuchar arias de Die Zauberflöte y Il re pastore de Mozart, Orphée et Eurydice de C.W. Gluck, El Assedio di Calais y Lucia di Lammermoor de Gaetano Donizetti, Manon y Werther de Jules Massenet y Rigoletto y La traviata de Giuseppe Verdi.

La Orquesta de València. Imagen cortesía del Palau de la Música.

La Orquesta de València. Fotografía de A. Bofill por cortesía del Palau de la Música.

Valencia Negra dispara sus contenidos

VI edición de VLC NEGRA
Diversas sedes
Del 4 al 13 de mayo de 2018

La sexta edición del festival cultural VLC NEGRA se celebrará entre el 4 y el 13 de mayo en Valencia. Un año más, esta cita con la literatura y otras expresiones artísticas que rodean al género negro crece en número de autores internacionales, actividades, sedes, clubes de lectura y municipios donde se celebrarán eventos. Además de Valencia, el festival visitará las localidades de Aldaia, Benetusser, Burjassot y La Font de la Figuera.

Se celebrarán encuentros con autores, firmas de libros, clubes de lectura, representaciones teatrales –’Un crimen perfecto’, de Noir Productions, en Sala Russafa–, proyecciones de películas, series y documentales –en la Filmoteca Valenciana–, cenas y eventos con menú noir –en El Mercat y Gastroestudio–, exposiciones –en el Museu Etnogràfic de València, de la mano de H Negra–,  28 conciertos, – en 16 toneladas, Wah wah, El Loco Club, La Edad de Oro y Black Note–, masterclass, talleres infantiles y juveniles, se entregarán premios literarios en diferentes categorías y se convocará el concurso de microrrelatos #280 tirs.

En esta edición desaparece el certamen de cortos 360 VLC NEGRA, pero el festival seguirá dirigiéndose a los jóvenes mediante actividades de fomento de la lectura en nueve centros educativos de ESO y Bachiller. En total, se han organizado 115 actividades, 13 más que en la anterior edición.

Un instante de la rueda de prensa de la VI edición de VLC NEGRA. Fotografía cortesía del festival.

Un instante de la rueda de prensa de la VI edición de VLC NEGRA. Fotografía cortesía del festival.

Una de las señas de identidad de VLC NEGRA es su vocación de extender la oferta cultural por toda la ciudad e incluso a otros municipios. Así, tendrá presencia en salas de teatro, cines, librerías, museos, centros culturales, fundaciones, centros educativos, bibliotecas, establecimientos gastronómicos, escuelas de adultos, bodegas o institutos oficiales. En total, serán 40 las sedes de VLC NEGRA en 2018 frente a las 28 de la pasada edición.

Como cabezas de cartel, Donna Leon y Benjamin Black participarán en la VI edición del festival VLC NEGRA. La escritora estadounidense, que actualmente vive a caballo entre Venecia y Zurich, tendrá un encuentro con los lectores el miércoles 9 de mayo, a las 20 horas, en el Teatre Talía. Donna Leon es una de las escritoras de novela negra más leídas en el mundo y ha sido traducida a 23 idiomas. De las 28 novelas que ha publicado desde 1992 —al ritmo de una por año— 27 están protagonizadas por el comisario veneciano Guido Brunetti. Leon compartirá protagonismo con el irlandés Benjamin Black, seudónimo bajo el que John Banville escribe novela negra. Su personaje principal, el patólogo irlandés Quirke, ha protagonizado siete de las 11 novelas que ha publicado Black. Como Banville ha escrito 20 más. Su encuentro con los lectores será el sábado 5 de mayo a las 20 horas en la Fundación Bancaixa.

El festival casi duplica el número de autores internacionales con respecto a la pasada edición. Francia estará representada con cuatro autores: dos de ellos, Bernard Minier y Frank Thillez, están considerados, actualmente, los dos mejores autores de thrillers del país vecino. Les secundarán Romain Puértolas y Marin Ledun. Italia aporta tres: Santo Piazzese, Ben Pastor y Marko Zilahy. También habrá un peruano, Jorge Eduardo Benavides. Leon y Black completan la nómina de extranjeros en VLC NEGRA 2018.

Igualmente, VLC NEGRA vuelve a contar con los dos autores más veteranos y reputados del panorama nacional, algo que ya hizo en su primera edición, en 2013: Juan Madrid y Andreu Martín. También asistirán dos ganadores del premio Mejor Novela VLC NEGRA: Carlos Zanón y Alexis Ravelo, además de Alicia Giménez Barlett (Premio González Ledesma), Víctor del Árbol, Fernando Marías, Espido Freire, José Carlos Somoza, Jerónimo Tristante o Vicente Garrido. Pasqual Alapont, Jordi Colonques i Joan Canela, Susana Hernández, Ariadna Herrero o Martí Dominguez son algunos de los autores valencianos y en lengua catalana que podrá escuchar y ver el público.

Bernardo Carrión, Llordi Llobregat y Santiago Álvarez durante la rueda de prensa de la VI edición de VLC NEGRA. Fotografía cortesía del festival.

Bernardo Carrión, Llordi Llobregat y Santiago Álvarez durante la rueda de prensa de la VI edición de VLC NEGRA. Fotografía cortesía del festival.

Nominados y promoción

Este año se ha puesto especial énfasis en la promoción de los 15 autores nominados en las tres categorías. Además de la iniciativa del cruce de libros en Metrovalencia, se han grabado videos de los finalistas a Mejor Novela y Millor Novel.la para dar visibilidad a sus autores a través de las redes sociales de VLC NEGRA, así como otra serie de acciones de promoción mediante redes sociales y en librerías. Recordamos los nominados en las tres categorías, que pueden votarse a través de las redes sociales y físicamente en la Fira del Libre de este año:

MEJOR NOVELA

‘Por encima de la lluvia’, de Víctor del Árbol, (Destino, 2017)
‘Morir no es lo que más duele’, de Inés Plana (Espasa, 2018)
‘Taxi’, de Carlos Zanón (Salamandra, 2017)
‘Cuídate de mí’, de María Freixa (Plaza y Janés, 2018)
‘El peor de los tiempos’, de Alexis Ravelo (Alrevés, 2017)

MILLOR NOVEL.LA

‘Males decisions’, de Susana Hernández (Crimscat, 2017)
‘L’assassí que estimava els llibres’, de Martí Domínguez (Proa, 2017)
‘Napalm’, de Joan Canela i Jordi Colonques (Bromera, 2017)
‘Seràs un dels nostres’, de Ariadna Herrero (Llibres del delicte, 2017)
‘El mal que m’habita’, de Pasqual Alapont (Bromera, 2017)

BEST NOVEL

‘La transparencia del tiempo’, de Leonardo Padura (Tusquets, 2018)
‘Años de sequía’, de Jane Harper (Salamandra, 2017)
‘Canción dulce’, de Leila Slimani (Cabaret Voltaire, 2017)
‘El lado oscuro del adiós’, de Michael Connelly (AdN, 2017)
‘Sirenas’, de Joseph Knox (Roja y negra, 2018)

El festival cuenta por segundo año con el patrocinio del Vino Icono, de Bodega la Viña de la Font de la Figuera, que a través de ANECOOP aporta casi la mitad del presupuesto del festival.

Bernardo Carrión, Llordi Llobregat y Santiago Álvarez durante la rueda de prensa de la VI edición de VLC NEGRA. Fotografía cortesía del festival.

Bernardo Carrión, Llordi Llobregat y Santiago Álvarez durante la rueda de prensa de la VI edición de VLC NEGRA. Fotografía cortesía del festival.

 

“El apoyo a los músicos es lo que hace falta”

Entrevista a Daniel Negro, director del Harlem Jazz Club y de Zingaria Producciones, con motivo del trigésimo aniversario del club de jazz
Harlem Jazz Club
Comtessa de Sobradiel 8, Barcelona

El Harlem Jazz Club, uno de los locales más emblemáticos de la Ciudad Condal, acaba de cumplir 30 años de historia y de saber hacer. Este aniversario viene cargado de reconocimientos y su trayectoria ha sido alabada por Down Beat, la Biblia del jazz, que les considera entre los mejores clubes de jazz del mundo. Otras distinciones recibidas recientemente son el certificado de excelencia de TripAdvisor y el Recommended Award 2017, de la revista Time Out.

En Makma hemos tenido la feliz ocasión de entrevistar a Daniel Negro, director del Harlem Jazz Club y de Zingaria Producciones, quien programa cada año algunos de los conciertos más aclamados de Barcelona.

¿Cual es el origen del Harlem Jazz Club, es un negocio familiar?

Llevamos 30 años haciendo jazz, somos la sala más antigua de Barcelona. Lo empezamos Sonja y yo. Cuando vivíamos en Estocolmo veníamos a Barcelona de vacaciones, y no entendíamos muy bien, porque la parte más antigua, céntrica y más emblemática de la ciudad era también la más abandonada. Así que nos salía barato, y abrimos el local los dos. Le llamamos club por el aforo reducido y para programar estilos de música compatibles con el jazz. Así empezó, con la ilusión de dos personas que se enamoraron de Barcelona (y sin subvenciones).

Instate de uno de los conciertos en el Harlem Jazz Club. Fotografía de Daniela Giannangeli.

Instate de uno de los conciertos en el Harlem Jazz Club. Fotografía de Daniela Giannangeli.

¿Programáis otros estilos de música?

Gracias al Taller de Músics del Raval, empezaron a salir una generación de músicos catalanes y valencianos, hoy ya consagrados, como Perico Sambeat, Jordi Rossi, Eduard Tharrats, Ignasi Terraza, etc., que tocaban en la Cova del Drac con artistas internacionales, y les trajimos aquí para que mostraran su talento europeo a un estilo musical nacido en América.

También empezamos a programar música brasileña a partir de los Juegos Olímpicos, cuando aquí aún nadie la programaba. Había gente que no la conocía. Por ejemplo, la bossa nova se susurra, y Euclides Matos tocaba bonito. Era muy lindo y la gente pedía que cantara más fuerte, cuando en realidad es un estilo basado en el susurro.

Lo mismo con la música africana, los músicos que tocaban la Kora, una especie de arpa, con un sonido muy acuático, era precioso y la gente se asombraba porque era algo que no había escuchado nunca.

También programábamos tango. Tenía bastante aceptación.

¿Cuál es vuestro target de lientes?

Solo estamos en zona considerada turística desde el año 2000, y nuestro público es local y fiel, pero con el boom turístico la gente internacional que nos llega viene con el mismo espíritu de escucha y de respeto que un cliente barcelonés. Tienen una actitud correcta. Lo bonito es que todo el mundo se siente cómodo aquí. No hay uniformidad de criterio, ni edad concreta, para venir a escuchar buena música. Solo se necesita sensibilidad.

Las salas de música en vivo no son una moda pasajera. El público se renueva, porque los músicos están mejor preparados y el público lo aprecia.

¿En estos 30 años, cual es el concierto que recuerdas mejor y por qué?

Sean Lewitt vivía en Valencia y vino instalarse en Barcelona. Era el mejor guitarrista de be-bop pero era yonqui, y siempre venía a tocar por aquí para sobrevivir. Además, Josep Cucurela era un habitual, así como Quico Pi de la Serra y Pep Pla. Les propusimos que actuasen juntos.

La sala estaba a reventar y el pacto era intercalar canciones de cada uno. Pero al final, Sean Lewitt y Cucurela terminaban los temas como les parecía. Fue tan brutal ese concierto en el 96, que ellos mismos se asombraron de que la gente ni aplaudía. ¡Fue una catarsis brutal! Un momento inesperado que me sorprendió, que nos sorprendió a todos. Fue la cúspide. El amor, la complicidad musical absoluta. No se puede ni recrear, ni preparar, ni explicar. Fue lo más.

¿Tenéis previstos algunos festivales para el verano?

Nosotros somos sede de casi todos los festivales. Ahora es el festival BarnaSants, de canción de autor; el Festival Internacional de Jazz; el Festival Inauditus, el Simfónic para escuelas, el GREC, etc.

¿Crees que la ciudad ha reconocido el valor de la sala suficientemente, o se reconoce más la cultura en el extranjero?

Barcelona tiene un presupuesto para cultura. El 70% se lo llevan los grandes equipamientos: Liceo, TNC, Palau de la Música, Auditori, MNAC, etc., es decir, que con el 25% restante hay que hacer todo lo demás. Hasta el año 2006, las salas de conciertos no tenían la posibilidad de pedir ayudas y ahí nos plantamos. Hicimos una rueda de prensa para reclamar la música en vivo con el regidor de cultura de la época, Ferran Mascarell, del PSC, y por esas empezaron a darnos una pequeña partida. Pero la normativa municipal nos dice que una sala de conciertos es una industria molesta. La ciudad hace un agravio comparativo entre equipamientos culturales.

Con eso lo que quiero decir es que, si la inversión en cultura es tan vergonzosa, es curioso que la gente aún tenga criterio y capacidad para apreciar los conciertos en directo. Los músicos saben de esta situación y cobran muy poco. Sin la complicidad de los músicos, las salas de concierto en directo no existirían. Pero si Harlem tuviese el equivalente proporcional de lo que le correspondería, por ejemplo al Liceo, entonces los músicos podrían cobrar bien.

Al final yo creo que en el extranjero hay más inversión en cultura y, por lo tanto, se reconoce más.

Instate de uno de los conciertos en el Harlem Jazz Club. Fotografía de Daniela Giannangeli.

Instate de uno de los conciertos en el Harlem Jazz Club. Fotografía de Daniela Giannangeli.

¿Cómo habéis sobrevivido a la crisis iniciada en 2008 y que aún sigue coleando?

No redujimos personal, ni conciertos, ni horarios, ni salarios, lo único que hicimos fue aumentar el precio de las entradas un 5%. En realidad, siempre quienes pagan las crisis son los ciudadanos.

Los grandes equipamientos hicieron justo lo contrario, recortaron por todas partes y despidieron a mucha gente, porque solo saben gastar. No tienen ni pizca de imaginación para adaptarse a nuevas realidades. No saben gestionar.

¿Que debe hacer un artista para poder tocar en vuestro club?

Que me envíen un email con música, y su propuesta. Me siento un privilegiado porque en lugar de tener que salir a buscar o a inventar grupos o artistas, ya me vienen y tengo que escoger. Eso es un privilegio. Bueno, una suerte. Y debo decir que contesto a todo el mundo. Incluso a los que no me interesan, como un grupo de trash-metal de Nueva Zelanda que me contactó recientemente. Forma parte de la realidad.

¿Y a alguien que quiera emprender un negocio como el tuyo, que recomendación le darías?

Que la oferta de las grandes ciudades está bastante saturada. Es más fácil empezar un proyecto de este tipo en provincias, donde no hay tanto riesgo ni tanta competencia. Existe la posibilidad de ser el único.

Y que no se preocupe, porque músicos no le van a faltar. Hay que tener criterio para seleccionar con olfato y sensibilidad, para marcar una línea de estilo, pero ofertas y propuestas de grupos no les van a faltar nunca. La cultura nunca muere.

¿Cuales son los proyectos de futuro más inmediatos que tenéis?

Venderlo (risas). ¡Noooooo, ya no sabría que hacer sin el Harlem!

Mientras me siga emocionando, seguiré programando –sin que se vayan clonando las programaciones–. Siempre intento que la programación sea mejor. Primero, por la continuidad del negocio y, después, porque si hay un grupo que es bueno, pues que actúe con frecuencia, pero que no sea el único que actúe.

El apoyo a los músicos es lo que hace falta y así todo irá bien.

Muchas gracias por tu tiempo, Daniel, y ¡hasta el próximo concierto!

Daniel Negro, director de Harlem Jazz Club. Fotografía de Manuel Pérez.

Daniel Negro, director de Harlem Jazz Club. Fotografía de Manuel Pérez.

Neus Flores

 

Crímenes valencianos de un inglés

‘O el toro te mata a ti’ y ‘Muerte en Valencia’
Jason Webster

La fascinación que sienten los escritores británicos por España, sobre todo por Andalucía viene de antiguo, del siglo XVIII. A lo largo del siglo XIX publicaron centenares de libros de viajes por la península y también son harto conocidos los estudios de hispanistas británicos sobre la guerra civil española. Lo que es más raro es que elijan Valencia como marco para contar historias de crímenes. Es el caso de Jason Webster, autor de una serie de novelas negras protagonizadas por el inspector de policía Max Cámara que se desarrollan en la ciudad del Turia. Hasta ahora han aparecido dos: O el toro te mata a ti y la más reciente Muerte en Valencia, ambos títulos editados por Sargantana.

La visita del Papa, un trágico accidente con víctimas mortales relacionado con las obras del metro, la lucha de un barrio para evitar su demolición son hechos reales del pasado reciente que Webster combina con su imaginación para urdir la trama de Muerte en Valencia. El asesinato de un chef famoso por sus paellas, los ataques a clínicas abortistas y el secuestro de la directora de una de ellas son algunos de los misterios a los que Cámara se enfrenta en esta segunda entrega.

Portada de 'Muerte en Valencia', de Jason Webster.

Portada de ‘Muerte en Valencia’, de Jason Webster.

Casado con una actriz y bailaora flamenca natural de Algemesí, Webster no sólo es un enamorado de España, donde ha residido unos veinte años, sino también un observador atento de sus costumbres, que ha retratado en una docena de libros, tanto ensayos como ficción, así como en documentales para la BBC y Discovery. Nacido en Estados Unidos de familia británica se crió en Reino Unido y Alemania, y también ha vivido en Italia y Egipto. Es licenciado en Filología Árabe e Historia Islámica por la Universidad de Oxford. Un cosmopolita que domina siete idiomas entre los que prefiere el castellano y el persa por su musicalidad.  “Para mi los idiomas empiezan como canciones o melodías”, dice Webster. “Una vez que consigo captar esa melodía, el vocabulario, la gramática, las expresiones, etcétera pueden seguir con cierta fluidez. Pero primero hace falta ese enamoramiento de su musicalidad”.

Webster ha escrito una docena de libros sobre España pero dice no saber exactamente qué es lo que le fascina de este país. “Podría dar una respuesta fácil haciendo comentarios sobre el clima, o la comida, o la gente. Pero al final es algo inefable. España me atrae como una llama le atrae a una palometa. Y, sí, a veces me quemo”.

Jason Webster. Imagen cortesía del autor.

Jason Webster. Imagen cortesía del autor.

Ciudadano del mundo que ha residido en lugares tan diferentes como Italia y Egipto, considera que “las diferencias entre los países se notan cada vez menos, sobre todo dentro de Europa. Las tiendas y los bares son iguales, la gente se viste igual, incluso la comida se parece cada vez más. Viajar fuera de tu país ya no produce la sobredosis de estímulos de los sentidos que causaba antes. O por lo menos a un nivel superficial. Las diferencias están ahí, pero existen a un nivel más profundo, en la manera de pensar, de actuar, las memorias colectivas. Por eso creo que es necesario vivir un largo período en un país o ciudad para empezar a conocerlos de verdad”.

Por otra parte, España ya no es el país que conoció a principios de los noventa. “Con la crisis ha perdido mucha chispa y mucho talento debido, entre otras cosas al éxodo de muchos jóvenes al extranjero”,. comenta

Aunque Valencia, lúdica y luminosa, no parece un escenario muy apropiado de novela negra, la escogió porque, “todos los lugares tienen su lado oscuro”. “Después de haber vivido en ella casi diez años pensaba que la conocía lo suficiente como para empezar una serie de novelas negras ubicadas ahí. Y por aquel entonces, los años 2008 y 2009 la ciudad apestaba a corrupción”, concluye Webster.

Portada de 'O el toro te mata a ti', de Jason Webster.

Portada de ‘O el toro te mata a ti’, de Jason Webster.

Bel Carrasco

SINDOKMA y las Tierras Áridas

Festival del Libro SINDOKMA
Centre Cultural La Nau (Valencia)
Del 25 al 28 de octubre de 2018

El festival del Libro SINDOKMA, va tomando forma para consolidarse como destacado evento en el panorama cultural de otoño. Un año más, aportará una amplia visión del mundo editorial independiente y dando cabida a los trabajos más delicados y cuidados de entre los realizados habitualmente en una producción artística y contemporánea minuciosa. Por lo que hemos podido saber de SINDOKMA, -entre otras novedades- se incorporará la exposición ‘Tierras Áridas’, que seguirá siendo visitable  pasadas las fechas de encuentro entre editores, diseñadores, dibujantes, ilustradores, tipógrafos, encuadernadores y público previstos para los días 25, 26, 27 y 28 de octubre de 2018. Así, mientras el grueso de programación se celebrará entre las citadas fechas, ‘Tierras Áridas’ permanecerá abierta al público del 26 de Octubre hasta el 23 de Noviembre del presente año 2018, en la Sala Oberta del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València, ubicado en el corazón de la ciudad de Valencia (España).

La exposición, ‘Tierras Áridas’ mostrará de manera individual, pieza por pieza, la obra gráfica sobre papel que conforma un proyecto común de Publicación Ensamblada, y donde cada obra, pone de manifiesto el sentimiento que invocan diferentes paisajes desérticos del mundo.

Hay una gran diversidad geográfica, son 25 los autores que provienen de diferentes universidades y editoriales, como Arizona, Phoenix (EEUU), Ciudad Juárez, Chihuahua, (México), Bristol y Londres (Inglaterra), Valencia, Jaén y Granada, (España), aunque pueden incorporarse algunos artistas más de otros países, que están organizados en 4 grupos de trabajo formados cada uno de ellos por 6 artistas.

El grupo de Jaén, cuyos componentes son los artistas, Antonio Alcaraz, Antonio Damián, Antonio Gómez, Antonio Terrada, Christian Walter, y Jim Lorena, se levanta en torno a la Asociación Cultural Librodeartista.info Ediciones. Iniciativa que vio la luz hace una década con una finalidad clara, poner en contacto a artistas interesados en la edición contemporánea y la creación en formato libro de los cinco continentes. Para ello se creó la red social redlibrodeartista.org, con la que vincular intereses y tejer dichos contactos, intercambiar conocimientos y desarrollar colaboraciones profesionales. La citada Red de libro de Artista fue fundada y conducida por Jim Lorena y Antonio Damián. Esta sería la génesis de un proyecto que desemboca en Tierras Áridas.

En cuanto al grupo de Ciudad Juárez, (Cuerpo Académico Gráfica Contemporánea, adscrito a la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, México) está formado por: Hortensia Míguez, Ioulia Akhmadeeva, Ireri Topete y Carles Méndez Llopis, entre otros artistas todavía por revelar.

Imagen: Cortesía de Antonio Damián

Imagen: Cortesía de Antonio Damián

El grupo de Phoenix, en torno al Herberger Institute for Design and the Arts de Arizona, EEUU, está formado por: Heather Green, Miriam Del Saz, y Rogelio Gutiérrez entre otros.

De la ciudad donde se desarrolla Sindokma, Valencia, (España) encontramos el grupo formado en torno al Departamento de Dibujo de la Facultad de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de València, con nombres como Agnieszka Marcelak, Alejandro Rodríguez León, Fernando Evangelio y José Manuel Guillem.

El listado de artistas para participar en Tierras Áridas no está cerrado, puesto que las propuestas colaborativas siguen abiertas en virtud de la calidad de propuestas y coherencia de nuevos equipos de otras nacionalidades que enriquezcan más si cabe el mensaje.

Cada grupo creado por seis integrantes, realizará un libro de artista compuesto por seis hojas de 60×30 centímetros, que se ensamblarán en una pieza a modo de libro de artista, siguiendo un modelo normalizado, y dando como resultado un total de dieciocho ejemplares (hasta el momento del cierre de redacción).

Expuestos lo parámetros técnicos, si nos paramos a reflexionar un segundo, descubriremos que una de las muchas características que hacen realmente cautivadora esta iniciativa, radica en la mirada condicionada por las circunstancias personales, culturales y geográficas de cada artista. Mirada que desentraña la nada, lo inhóspito, y lo convierte en algo tan grande y tangible como el propio desierto.

El festival del libro, donde se enmarca la exposición, Sindokma, coorganizado por MAKMA, La Nau de la Universitat de València y La Generalitat Valenciana a través de la Direcció General de Cultura i Patrimoni, cuenta con el patrocinio del Ajuntament de València y Gandía Blasco, así como con la colaboración de la Universitat Politècnica de València, el Colegi Mayor Rector Peset, ESAT, IVAM, EASD, Museu Joan Fuster, Masquelibros, El Caballero de la Blanca Luna, ECOMUNICAM, y Pinta Valencia.

Editores y colaboradores de SINDOKMA 2017

Imagen cortesía Makma: Editores y colaboradores de SINDOKMA 2017

SINDOKMA, conforme a lo referido anteriormente, propone la puesta en valor de proyectos editoriales poco convencionales, pero de una calidad excelsa en sus producciones. En este festival, se concentran ejemplares que dan minuciosa muestra de detalles especiales, en la mayoría de los casos, auto ediciones, foto libros, libros de artista, libros objeto, encuadernaciones y ediciones contemporáneas o revistas alternativas por citar algunos ejemplos.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Fotografía de archivo, Vicente Chambó

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma. La Zua. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma. La Zúa. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del Libro Sindokma 2017. Arce de la Cage. Fotografía de Archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del Libro Sindokma 2017. Arce de la Cage. Fotografía de Archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Canibal. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Canibal. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Barlin Libros. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Barlin Libros. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del  Festival del libro Sindokma 2017. ESAT. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. ESAT. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Escuela de Arte y Superior de Diseño. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del Libro Sindokma 2017. Punto de Papel. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del Libro Sindokma 2017. Punto de Papel. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. L'horta gràfica. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. L’horta Gràfica. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Libros del Zorro Rojo. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Bizco Books. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del festival del libro Sindokma 2017. Grafito Editorial. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro Sindokma 2017. Grafito Editorial. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro SINDOKMA. Editorial Pensaré Cartoneras. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Algunos de los Stands del Festival del libro SINDOKMA 2017. Editorial Pensaré Cartoneras. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Imagen del montaje de la exposición Tipografía y Dadá libros de la pasada edición de SINDOKMA 2017. Fotografía, archivo Vicente Chambó

Imagen del montaje de la exposición Tipografía y Dadá libros. SINDOKMA 2017. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Como ya ocurrió en 2017, el festival SINDOKMA programa una completa relación de actividades, mesas redondas y presentaciones para todos los públicos. Sin olvidarse de los más pequeños, para los que prepara talleres didácticos gratuitos.

Una de las mesas redondas de la pasada edición del Festival del Libro Sindokma. Fotografía de archivo Vicente Chambó.

Una de las mesas redondas de la pasada edición del Festival del Libro Sindokma. Fotografía de archivo, Vicente Chambó.

Fuentes de la organización han indicado que la Sala Duc de Calàbria albergará además otra exposición de edición contemporánea del fondo de la UPV con lo que el Centre Cultural La Nau convertirá a Valencia en capital de interés internacional de la edición contemporánea.

Benjamin Black, en Valencia Negra

Festival Valencia Negra
Del 4 al 13 de mayo de 2018

El escritor Benjamin Black, alter ego de John Banville (1945, Wexford, Irlanda), estará presente en la próxima edición del festival VLC NEGRA, que se celebrará entre el 4 y el 13 de mayo de este año. Black protagonizará un encuentro con los lectores el sábado 5 de mayo, durante el primer fin de semana del festival.

Benjamin Black está considerado uno de los mejores escritores vivos. Comenzó a ejercer el periodismo en 1969, oficio que mantuvo durante 25 años, e inició en paralelo su carrera como escritor. Desde 1970 ha publicado veinte novelas como John Banville, que le han consolidado como uno de los escritores contemporáneos más prestigiosos del planeta. Su delicada prosa, cargada de poesía y con influencias de Nabokov, le ha hecho sonar como candidato al Nobel de Literatura en numerosas ocasiones. En 2014 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

En 2006, Banville decidió crear un alter ego propio, Benjamin Black, firma bajo la cual ha publicado once novelas, siete de ellas de la serie ‘Quirke’, un patólogo-detective hastiado de la vida, lúcido, obstinado y alcohólico, que vive en el Dublín de los años 50 del siglo pasado. Black también ha escrito una novela por encargo de la familia de Raymond Chandler (La rubia de ojos negros, Alfaguara, 2014) con el célebre detective Philip Marlowe como protagonista. Black imitó con gran solvencia el estilo del mítico escritor.

John Banville. Fotografía de Marta Calvo por cortesía de VLC Negra.

John Banville. Fotografía de Marta Calvo por cortesía de VLC Negra.

Desdoblarse como autor

Según ha confesado en numerosas ocasiones, escribe novela negra con seudónimo porque le resulta aburrido ser siempre la misma persona y esta práctica le permite desdoblarse como autor. También ha dicho que como Banville es capaz de producir un máximo de 200 palabras al día, mientras que como Black puede llegar a multiplicar por diez esa cifra.

Sus novelas negras se construyen a partir de la complejidad de sus personajes, aunque sin dejar de lado tramas complejas en las que retrata el secuestro de niños, la corrupción de la Iglesia o el incesto. La lucha contra el paso del tiempo o los esfuerzos para encontrar un sentido a la vida son los grandes temas presentes en la mayor parte de su obra.

Además del Premio Príncipe Asturias de las Letras, Banville/Black, que es miembro de número de la Royal Society of Literature desde 2007, ha acumulado más de una quincena de premios literarios en Europa y Estados Unidos en sus cincuenta años de carrera, entre los que destacan el Premio Guardian de 1981, el American Irish Foundation, el Booker de 2006, el Franz Kafka de 2011, el Premio Austríaco de Literatura Europea de 2013 o el RBA de 2017.

Según ha explicado el director VLC NEGRA, Jordi Llobregat, «conseguir traer a Valencia Benjamin Black era desde hace años una aspiración del festival, y por fin lo hemos conseguido gracias a la colaboración con Alfaguara, que edita su obra en castellano, y de Bromera, que lo hace en valenciano. Los espectadores de VLC NEGRA van a tener la ocasión de conocer a uno de los más grandes escritores vivos, cuya calidad literaria le coloca cada año en las quinielas del Premio Nobel de Literatura. Su presencia en Valencia es un privilegio que invitamos a disfrutar a todos los valencianos».

John Basville. Fotografía de Lisbeth Salas por cortesía de VLC Negra.

John Basville. Fotografía de Lisbeth Salas por cortesía de VLC Negra.

 

“Mi hija está en el ISIS”

Yo os salvaré a todos, de Émilie Frêche
Editorial Nube de tinta
Editorial Bromera

¿Qué pasa por la cabeza de unos padres al descubrir que su hija de 17 años desaparecida hace meses se encuentra en Siria integrada en el Estado Islámico? ¿Qué motivos llevan a una joven europea a renunciar a su cultura y libertades para convertirse en terrorista? En clave de ficción asentada en una cruda y acuciante realidad la escritora francesa Émilie Frêche plantea las respuestas a estas complejas cuestiones en su novela Yo os salvaré a todos, publicada recientemente en España por Nube de tinta en castellano y por Bromera en valenciano. Aunque está etiquetada  como novela juvenil, por la materia que trata es indicado también para adultos.

El libro está dedicado a Gilbert Frèche, abuelo de la autora que murió, en 1957, en Argel, asesinado por el FLN que lo confundió con otra persona. “No llegué a conocerlo”, dice Frèche. “Los periódicos de la época hablaron de un atentado terrorista y su muerte violenta, de la que sólo me enteré años después a base de hacer muchas preguntas planeó siempre en el imaginario de mi infancia”.

Portada de Jo us salvarè a tots, de Émilie Frêche.

Portada de Jo us salvarè a tots, de Émilie Frêche.

Frèche ahonda en las raíces de un fenómeno sin parangón en la historia a través de dos relatos íntimos en primera persona, el diario de Laurence, padre de Eléa, la muchacha desaparecida y el de ella misma escrito un año antes que va descubriendo poco a poco cómo llega a cruzar la frontera entre la influencia y la convicción, y cómo sus sueños de futuro, su primer amor,  sus amistades, son reemplazados por la manipulación, la sumisión, el extremismo. Laurence expresa su tristeza contando a su hija ausente sus intentos de superar la situación participando  en grupos de desradicalización que luchan para crear conciencia, tratando de impedir la salida de otros adolescentes y de alguna manera contrarrestar así la falta de su hija. “No me resultó difícil desdoblarme en ambos personajes”, asegura Frèche. “Me sumergí en cada uno de ellos y la historia avanza a través de sus voces y el lugar donde están, que son lugares diferentes ya que no escriben en el mismo momento de la historia”.

La novelista escogió este delicado tema para intentar comprender el mecanismo de iniciación al islamismo radical. “Cuando la prensa habló de las primeras fugas de jóvenes franceses a Al-Raqqa me quedé atónita”, cuenta.  “No comprendía como un chico o chica nacido en Francia, educado en la escuela de la República podía cambiar de mentalidad hasta el punto de ponerse en contra de su propio país”.

Para documentarse a fondo sobre el tema Frèche leyó numerosos testimonios, artículos, etcétera. “Cuando escribí la película Le ciel attendra, que también trata el tema del radicalismo, pude entrevistar a fondo a una treintena de jóvenes en la misma situación que mi personaje, así como a sus familias. Los padres de estos chicos son las mayores víctimas, abandonados por sus hijos y por el Estado en la época que yo estudié el tema, en 2015”.

¿Qué motivos llevan a una chica educada en un ambiente de libertad y tolerancia a asumir unas creencias que limitan sus derechos humanos? “La religión llega en una última etapa como única manera de salvarse y de salvar a las personas que quieren del Apocalipsis, de ahí el título de la novela”, responde Frèche. “El punto de partida es el deseo de cambiar las cosas, la sensación de estar fuera de lugar en el mundo que conocen. Es un rechazo a  la  realidad que les rodea y la adhesión a las teorías de la conspiración”.

Yo os salvaré a todos, de Émilie Frèche.

Yo os salvaré a todos, de Émilie Frèche.

¿Hasta qué punto es culpable la sociedad de estas conversiones? “No hay que atribuir toda la responsabilidad a la sociedad, pues es la misma para todas las personas que la integran y son pocas las que se radicalizan. Pero es verdad que la sociedad de consumo ofrece un horizonte poco satisfactorio a los jóvenes, pues en muchas ocasiones se convierte en una máquina de frustración para ellos. La juventud de hoy, como la de todas las épocas tiene sed de ideales y más que una religión buscan una forma de espiritualidad que esperan que  colme sus necesidades”.

El pasado mes de febrero el primer ministro francés, Édouard Philippe presentó un nuevo plan gubernamental, el tercero en cuatro años, para frenar la radicalización yihadista, tras el fracaso de los programas anteriores. Fija los esfuerzos en dos pilares: las prisiones y las escuelas, focos principales del contagio yihadista y en los que se centran la mayor parte de las 60 medidas que el Gobierno de Macron ha preparado durante meses. El plan incluye mayor control financiero, así como de los yihadistas en prisión, donde se han creado 1.500 celdas de aislamiento. También cambios en la educación para fomentar el espíritu crítico de los jóvenes y evitar que caigan en las redes de las teorías de conspiración.

Novelista y cineasta, Émilie Frèche  es autora de novelas: Les Vies denses (Ramsay, 2001), Una mujer normal (Ramsay, 2002), La sonrisa del ángel (Anne Carrière, 2006) y Chouquette (Actes Sud, 2010). Publicó varios artículos sobre la muerte de Ilan Halimi, un joven judío secuestrado y asesinado por una banda de musulmanes, y ha escrito el guion de la película Ils sont partout (2016) de Yvan Attal, una comedia con bocetos sobre el antisemitismo. En 2015, escribió con Marie-Castille Mención-Schaar, Les Héritiers, un drama sobre jóvenes candidatas a la yihad.

Émilie Frèche. Fotografía de Melania Avanzato por cortesía de la autora.

Émilie Frèche. Fotografía de Melania Avanzato por cortesía de la autora.

Bel Carrasco

‘El último chiste del Gran Jacobi’ en la Librería Leo

Presentación de ‘El último chiste del Gran Jacobi’, Eduardo Goldman
Huso Editorial, 2018
Librería Leo
Rinconada Federico García Sanchìz 1, Valencia
Lunes 26 de marzo de 2018 a las 19:00

La Librería Leo acoge la presentación de la novela ‘El último chiste del Gran Jacobi’ (Huso Editorial, 2018), del escritor argentino Eduardo Goldman, que se llevará a cabo el próximo lunes 26 de marzo, a  las 19:00, y contará con la presencia del autor, en un acto que será conducido por el escritor y miembro de MAKMA Jose Ramón Alarcón.

‘El último chiste del Gran Jacobi’ narra la apasionada vida de Paul Jacobi, el comediante judío berlinés que alcanzó la fama con su espectáculo de humor político en el cabaret Barbarroja, durante la República de Weimar, su ocaso por el ascenso del nazismo, su internación en el campo de concentración de Auschwitz y, posteriormente, sus años en Buenos Aires durante la dictadura militar, entre 1976 y 1983.

Eduardo Goldman. Makma

Se trata de una novela histórica que refleja en detalle la vida cotidiana de los ciudadanos alemanes tanto en el Weimar como en el nefasto Tercer Reich. Siendo además una referencia insoslayable para temas poco divulgados como la Jüdischer Kulturbund (el teatro judío permitido y alentado por Goebbels para refutar las críticas al reich por su antisemitismo), la actuación de Hans Hinkel (presidente de la Cámara Nacional de Cultura del Reich), la película Fronttheater (una comedia auspiciada por el ministerio de Propaganda nazi), la actitud de algunos SS que intentaron salva a prisioneros judíos en el infierno de Auschwitz (como el doctor Hans Münch).

‘El ultimo chiste del Gran Jacobi’ es una novela de creciente acción, desde la primera a la última página. Una historia con grandes dosis de humor, muchas veces negro. La epopeya de una época y, a la vez, un fuerte triángulo amoroso que envuelve al protagonista, Paul Jacobi, una muchacha aria y el capitán de las SS Erich von Thaler, el mejor amigo de Jacobi. Quizás, no tan amigo como para dejar de aprovechar la desgracia del humorista judío y quedarse con su mujer. Pero lo suficiente como para arriesgar su vida en las sombras de Auschwitz para salvarlo de las cámaras de gas.

Eduardo Goldman. Makma

Paul Jacobi ignora que su amigo lo ha venido protegiendo, y que, con la ayuda de Hans Münch, lo “sustrajo” de la marcha de la muerte en la retirada de los alemanes hacia Berlín. Finalmente, Jacobi logra escapar hasta llegar a la Argentina, donde años después deberá enfrentar el mismo horror encarnado en la sanguinaria dictadura militar que enlutará al país sudamericano.

Erich von Thaler sobrevivió a la guerra, internado, luego de un bombardeo a Auschwitz 3, en el hospital de las SS en Lieftherderle. Muchos años después, gracias a una carta que recibe de Ana Sefeld, hija del fallecido periodista que ha investigado esa historia, von Thaler es anoticiado de que Jacobi no ha muerto y reside en la Argentina. Ana ha venido siguiendo la investigación de su padre para filmar un documental sobre la vida de Paul Jacobi. Esto moviliza al ya anciano ex SS a viajar a Buenos Aires, acompañado de su hija, Helga, y buscar allí un perdón que jamás pudo hallar en sí mismo.

La primera edición de este libro fue declarada “de público interés” por el Departamento de Derechos Humanos de la Provincia de Neuquén (Argentina).

Eduardo Goldman (Buenos Aires, 1950) es licenciado en psicología, escritor, guionista. Colaboró en medios gráficos como Diario Popular, La Nación, La Gaceta de Hoy, Humor, Sex Humor Ilustrado, El Gráfico, Feriado Nacional y otros. Ha colaborado en diversos programas de televisión, y sus canciones infantiles han sido grabadas en Argentina, México y España.

Ha publicado cuatro novelas: ‘Como perro que aúlla en la oscuridad’, ‘Ni siquiera nos queda París’, ‘El último chiste del Gran Jacobi’ y ’Adiós héroe americano’. También libros de humor: ‘Diccionario Sendra-Goldman de psicología cotidiana’, ‘Todo lo que usted siempre creyó saber acerca del sexo (y en realidad no sabía ni medio)’, ‘Cómo ser intendente y no morirse de angustia’, ’Ni loco vuelvo a ser presidente’, y otros. Además, dos libros de autoayuda: ‘El hombre superior’ y ‘El cine: una terapia al alcance de todos’.

Su comedia dramática ‘El patio de mi vecino’ obtuvo el primer premio de la Fundación Banco Caseros.

 

La poesía valenciana en el móvil

Poética 2.0
Nuevo formato para dispositivos móviles
Con motivo del Día Mundial de la Poesía
Miércoles 21 de marzo de 2018

Con motivo del Día Mundial de la Poesía, Poética 2.0 anuncia un nuevo formato para sus aplicaciones que permite acceder al contenido desde todos los dispositivos: smartphones, tablets y ordenadores. Poética 2.0 es la primera colección de apps audiovisuales de poesía en la que grandes actores y actrices como Juan Echanove, Adriana Ozores, Emilio Gutiérrez-Caba, Carlos Hipólito, Ana Fernández o Mario Gas ponen voz a los clásicos.

Un proyecto valenciano apoyado por CulturArts Diputació, Universitat de València y teatros como el Talia, que une las letras, la interpretación y la tecnología para llevar la literatura nacional y valenciana ante la audiencia global de la era digital. Nuestro objetivo es difundir las letras españolas en todo el mundo y llevar la poesía a las nuevas pantallas digitales con una rica experiencia multimedia. Es un proyecto innovador que devuelve la voz y la imagen a la poesía y reúne por primera vez a intérpretes y poetas de primer orden para realizar un registro de los mejores poemas escritos en todas las lenguas del territorio español.

Marina Vinyals. Imagen cortesía de Poética 2.0

Marina Vinyals. Imagen cortesía de Poética 2.0

Apps disponibles en Apple Store, Google Play y en la web de Poética 2.0

‘Poesia Valenciana I/D’Ausiàs March a Vicent Andrés Estellés’: Antología de los autores valencianos más importantes desde la Edad Media hasta el siglo XX. La selección abarca autores del llamado ‘Siglo de Oro’ como Ausiàs March, Jordi de Sant Jordi o Joan Roís de Corella; poetas de la Renaixença como Teodor Llorente, Constantí Llombart o nombres más recientes como Carles Salvador, Vicent Andrés Estellés, Joan Fuster, Carmelina Sánchez-Cutillas y Maria Beneyto.

‘Poética 2.0 / Vicent Andrés Estellés’ reúne algunos de los poemas más significativos de tal vez el poeta valenciano más importante del siglo XX, recitados por Antonio Valero, Paco Alegre, Teresa Lozano, Álvaro Báguena, Francesc Anyó, Marina Vinyals y Xavo Giménez, entre otros.

‘Poética 2.0 / De la Edad Media al siglo XIX’: Selección de los mejores poemas clásicos de la literatura española interpretados por actores y actrices como Mario Gas, Vicky Peña, Ana Villa, Carlos Hipólito, Emilio Gutiérrez Caba, Kiti Mánver, Carlos Olalla o Arturo Querejeta.

Jordi Ballester. Imagen cortesía de Poética 2.0

Jordi Ballester. Imagen cortesía de Poética 2.0

Próximamente

‘Poética 2.0 /Maria Beneyto’ hace justicia con una de las grandes poetas valencianas del siglo XX. La originalidad de su voz y la fuerza de sus versos brillan en las interpretaciones, entre otros, de Marina Vinyals, Ana Conca, Pilar Almeria y Jordi Ballester.

‘Poética 2.0 / Federico García Lorca’, una selección de los poemas más significativos del poeta español más universal. Entre los actores que han participado destacan Adriana Ozores, Emilio Gutiérrez Caba, Víctor Clavijo, Ana Villa, Carlos Hipólito, Ana Fernández y Amparo Pamplona. Iluminados por el gran director de fotografía José Luis Alcaine.

‘Poética 2.0 / Poesía Contemporánea’ presenta la poesía actual en la voz y la imagen de sus propios autores. Entre los poetas que participan destacan Antonio Gamoneda, Caballero Bonald, Francisca Aguirre, Almudena Guzmán, Ana Rossetti, Julieta Valero, Juan Carlos Mestre, Juana Castro, Carlos Marzal, Luis García Montero, Jaime Siles, Rafael Soler, o Guillermo Carnero. También poetas más jóvenes como Ana Castro, Carmen Jodra y Elena Medel participan en esta colección.

‘Poética 2.0 / Poesía Balear’: Recopilación de algunos de los poemas más significativos de autores nacidos en Baleares interpretada por actores y actrices como Rodo Gener, Xavier Frau,  Maria Bauçà, Caterina Alorda, Maria Rosselló, Toni Gomila, Miquel Àngel Torrens, Joan Miquel Artigues, Catalina Florit, Santi Celaya y Lluqui Herrero. Patrocinada por L’Institut de la Llengua i la Cultura de les Illes Balears (ILLENC).

Verónica Andrés. Imagen cortesía de Poética 2.0

Verónica Andrés. Imagen cortesía de Poética 2.0

Poética como una potente herramienta educativa

Este proyecto constituye un legado audiovisual de valor incalculable y es la mejor forma de descubrir la literatura a una generación acostumbrada a leer y ver vídeos en tabletas y teléfonos inteligentes. Su lugar natural está en las aulas, como apoyo para la enseñanza de Lengua y Literatura española y valenciana. Ya que Poética 2.0 acerca a los más jóvenes la poesía de Ausiàs March, Joan Roís de Corella, Teodor Llorente, Vicent Andrés Estellés o la poeta María Beneyto y contemporáneos como Joan Navarro, Teresa Pascual y Marc Granell.

Poética 2.0 pone imagen y voz donde estaba la palabra para recordarnos que en su origen la poesía fue un arte oral. Aspira a ser una herramienta de referencia que descubrirá la literatura a ese gran número de personas que aún no sabe lo mucho que le gusta la poesía.

 

La huella del Rey Lobo

Rex Lupus. El Sexto Reino, de Mikel A. Toledo
NPQEditores
Valencia 2018

¿Sabe alguien quién era el Rey Lobo? Muy pocos conocen las hazañas de este personaje singular que, a caballo entre la historia y la leyenda galopó por la Hispania del siglo XII. Un musulmán de origen cristiano, un moro que mantuvo alianzas con los cristianos contra la invasión de los fanáticos almohades y sobre todo un gran monarca que luchó duramente para lograr el bienestar de su pueblo al que gobernó con inteligencia y una tolerancia inusual en su época.

Su memoria perdida en el túnel del tiempo retorna ahora en imágenes y a todo color gracias al empeño de Mikel A.Toledo (Pego, 1968), Miki, autor del cómic histórico ‘Rex Lupus. El Sexto Reino’ cuyo primer volumen acaba de aparecer en NPQEditores. Toledo es un artista polifacético que desde la temprana infancia sintió el impulso de relatar historias mediante imágenes, realizó 60 monumentos falleros entre 1993 y 2013, ha trabajado en un taller de ebanistería, como decorador de interiores y también es profesional del tatuaje.

Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor

Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor

Toledo tuvo noticia por primera vez de Abú Abd Allâh Muhammad ibn Sah´d ibn Mardánish, el llamado Rey Lobo de Valencia y Murcia en 2004 cuando se celebraba en su localidad natal, Pego, el 725 aniversario de la Carta pobla otorgada por el Rey Pedro III El Grande, hijo de Jaime I. El ayuntamiento le encargó una falla conmemorativa y al estudiar la vida de otro personaje histórico, al-Azraq tropezó casualmente con el Rey Lobo.

En 2012, su mujer le regaló una novela de Santiago Roa, La loba de al-Ándalus ambientada en el Reino de Mardánish, el reino de taifas más extenso de la península que abarcaba desde el Delta del Ebro hasta Almería incluyendo parte de Cuenca y Teruel y llegando hasta Jaén.  La novela reavivó su interés por el personaje y encendió una llama que no se consume. Poco después se puso manos a la obra consagrándose a un proyecto de largo recorrido todavía en proceso de elaboración, pues su cómic histórico integra tres volúmenes.

Sólo en el primero ha invertido unas 4.500 horas entre documentación, elaboración de trama, guión, diseño y dibujos. Para empaparse tanto de los hechos históricos como de los detalles de la ambientación (arquitectura, vestimentas, armas, etcétera) realizó innumerables búsquedas en bibliografías de historiadores,  archivos históricos, artículos de divulgación, además de visitar castillos y lugares que aparecen en su obra.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

“El segundo libro está en pleno proceso de creación y tengo la esperanza de que éste será más rápido puesto que ya hay mucho trabajo adelantado,  sobre todo en documentación, aunque la realización de las ilustraciones y el guión es muy laboriosa”, dice Toledo. “Dibujo a lápiz y la pintura aplicada con pinceles, es acuarela. Calculo que en año y medio, máximo dos, podremos editar el segundo libro”.

Cuando se novelan hechos históricos la mayor dificultad es ser fiel a la realidad, además de concretar y sintetizar los hechos en el mínimo texto posible para adaptarlo a la distribución de las viñetas y al lenguaje cómic. “Cuando pretende ser realista, el dibujo tiene que  estar muy bien documentado: ropajes, armas, castillos, caballos, las perspectivas, las proporciones, los encuadres, los gestos, las manos. Todo es mucho más complicado que con un estilo y un color más simple. Pero la satisfacción que siento al ver por fin el libro publicado en papel y poder dar a conocer esta historia y estos personajes me compensa el esfuerzo que le he dedicado”.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

¿Por qué el olvido ha ocultado la figura de este gran monarca? “A la historia oficial  influenciada por los intereses de la iglesia católica no le interesaba recordar que fue un musulmán el que defendió con tanto ahínco los intereses de los reinos cristianos, mientras estos se desangraban en sus disputas intestinas”, responde Toledo. “Si se hubiera sido cristiano, seguro que habría sido recordado y ensalzado como ocurre con Jaime I”, concluye.

Abú Abd Allâh Muhammad ibn Sah´d ibn Mardánish, el Rey Lobo de Valencia y Murcia fue  posiblemente la figura más determinante del S. XII en Hispania tanto para los reinos  cristianos del norte como para los andalusíes musulmanes y mozárabes del Sharq, ya que  impulsó el crecimiento económico desde la agricultura, intensificando toda una red  hidrográfica de acequias, canales y albercas para el regadío; la artesanía, la seda, el papel, la arquitectura, las ciencias y las artes. Fomentó las exportaciones y tratados comerciales con las  repúblicas de Génova y Pisa, países eslavos y oriente medio. Su reinado fue la época de mayor esplendor de Murcia y Valencia en la Edad Media.

Se aseguró unos ejércitos formidables mediante pactos con los reinos cristianos para defender su reino y en definitiva la península entera de la intransigencia almohade durante un cuarto de siglo. Luchó por la felicidad y la prosperidad de su reino y sus súbditos. Ninguno de los dos califas almohades contra los que luchó pudo nunca conquistar su reino. Asedió Córdoba durante casi un año; puso cerco a  Sevilla, capital almohade, desafiando así a un poder militar infinitamente superior al de prácticamente toda la península y conquistó Granada poseyéndola durante más de medio año.  Estableció ceca y acuñó moneda, la más importante fue el Morabetino Lupino de oro, moneda de gran valía y solvencia que circuló por toda Europa hasta finales del S. XIV. Consiguió un equilibrio social y religioso entre las tres religiones principales en su  reino.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

Rex Lupus, de Mikel A. Toledo. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco