Pequeños suspiros para pájaros enjaulados

Cosas de la cuarentena
Actividades
Regalos, generosidad, creativos
Valencia, abril 2020

Calles vacías; silencios interrumpidos por ambulancias, por camiones de recogida de desechos o animales que se adueñan de zonas que antes eran frecuentadas por personas ¿dónde estamos? A las 8 de la tarde se nos escucha en los balcones aplaudiendo a los sanitarios, reivindicando por aquello que creemos justo o cantando canciones como “Resistiré” del Dúo dinámico. Pero luego, ¿qué es de nosotros?

Plaza de la Virgen, 16 de Marzo.
Foto de Irene Marsilla

Estamos entre cuatro paredes, sintiéndonos como pájaros enjaulados, sin llegar a imaginar la magnitud de esta pandemia y el impacto que va a suponer. No obstante, lo que podría haberse convertido en un confinamiento de infierno, algunos han logrado decorarlo de la mejor manera posible: juegos de mesa, libros, películas, videollamadas, deporte, gastronomía, visitas a museos a través de las redes sociales… ¡No podemos parar! Aunque hemos conseguido pausar el mundo, nuestra mente es una máquina continuamente en movimiento.

Foto de RTVE. «Yo me quedo en casa»

Y para que esta máquina se sienta bien, necesitamos liberar endorfinas. Así es como nuestros artistas musicales se adelantaron y crearon festivales a través de redes sociales, logrando desterrar el aburrimiento por un tiempo.

Muchos de estos artistas tuvieron que cancelar sus conciertos, pero su amor por la música y el público no cesó, demostrándolo con la creación Yo Me Quedo en Casa Festival, Cuarentena Fest, Mantita Fest, Inner Sessions, Canción a domicilio, Festival Vuela… Fueron festivales que otorgaron un pequeño respiro con conciertos nunca antes vistos: el público colocaba en sus mesas portátiles y móviles, cogía una cerveza de la nevera, quedaba con sus amigos y escribía a los artistas sentados en sus casas, que reían, cantaban, tocaban y contestaban a los comentarios.

Después de dos semanas, la cuarentena aun no ha terminado, y queda mucho para poder volver a la normalidad. Mientras tanto, ¿seguirán los artistas ofreciéndonos pequeños brotes de felicidad?

Harterofilias domésticas | Estado de alarma

#MAKMAOpinión #MAKMACine #MAKMALibros | Harterofilias domésticas | Estado de alarma

Instituida en una obra de referencia durante el último tercio de su producción ensayística, el pater patriae del psicoanálisis Sigmund Freud (1856 – 1939) publicaba, en 1927, ‘El porvenir de una ilusión’, una sucinta aproximación a los principios y razones de la existencia de las desemejantes religiones y dogmas de fe que pueblan la geografía cultural de Occidente, así como un esperanzado anhelo por alumbrar un período de laicismo ilustrado, huérfano de los menoscabos del pasado.

A modo de prefacio, Freud aventura su pensamiento por la vasta y uliginosa senda de “la cultura humana”, entre cuyas líneas debo rescatar (permitiéndome una extensa cita) un singular y apropiadísimo parágrafo que bien pudiera ilustrar, a modo de sumario de pretensiones, la vigente necesidad de amparo de la cultura –en calidad de entidad semántica relativa a la educación, ilustración y sabiduría–, en tanto que preciado erario de las heterogéneas colectividades frente a las volubilidades y contingencias del individuo/ínsula:

“(…) Cada individuo es virtualmente un enemigo de la civilización, a pesar de tener que reconocer su general interés humano. Se da, en efecto, el hecho singular de que los hombres, no obstante, serles (sic) imposible existir en el aislamiento, siente como un peso intolerable los sacrificios que la civilización les impone para hacer posible la vida en común. Así, pues, la cultura ha de ser defendida contra el individuo, y a esta defensa responden todos sus mandamientos, organizaciones e instituciones, los cuales no tiene tan sólo por objeto efectuar una determinada distribución de los bienes naturales, sino también mantenerla e incluso defender contra los impulsos hostiles de los hombres los medios existentes para el dominio de la Naturaleza y la producción de bienes. Las creaciones de los hombres son fáciles de destruir, y la ciencia y la técnica por ellos edificada pueden también ser utilizadas para su destrucción”.

Clarividente exordio que un servidor incorpora a modo de estribo y capítulo, a la par, del memorando/dietario que he incoado desde la primera jornada de confinamiento, fruto del decreto de estado de alarma coronavírico, y consecuencia ubérima con la sortear nuestro compartido aislamiento sine die, bajo el encabezamiento ‘Harterofilias domésticas | Estado de alarma’.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (I) | Sábado 14 de marzo de 2020

Foto: Jose Ramón Alarcón.

“No soy más que un pequeño productor de tofu. Si se pide a un pequeño productor de tofu que prepare un plato de curri, o unas costillas de cerdo empanadas, nunca conseguirá que le salgan bien” (Yasujiro Ozu).

Sumergirse en la idiosincrásica hacienda cinematográfica de Yasujiro Ozu de la mano de sus confesas y reiterativas predilecciones.

‘La poética de lo cotidiano. Escritos sobre cine’, de Yasujiro Ozu (Gallo Nero, 2017).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (II) | Domingo 15 de marzo de 2020

Foto: Jose Ramón Alarcón.

–“Necesito un cigarrillo. ¿Me acompañas?”.

Mesmerizante trayecto por el inasible horizonte de las variaciones a partir del encuentro de dos personajes y el confín de una jornada.

‘Ahora sí, antes no’ (2015), de Hong Sang-soo.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (III) | Lunes 16 de marzo de 2020

–“Tu fantasía no es real. Adiós”.

Eclosión matutina de seres taciturnos tras los vanos.

Aloys‘ (2016), Tobias Nölle.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (IV) | Martes 17 de marzo de 2020

Foto: Jose Ramón Alarcón.

“Si bien los rancios castillos europeos eran abandonados ahora por los modernos laboratorios científicos (…), la esencia del miedo en Hollywood seguía siendo de raigambre gótica. (…) Su formato, esencialmente melodramático y romántico, y su mensaje moral y moralista, podría resumirse en la advertencia que ya lanzara la novela de Mary Shelley en 1918, al presentar a su Frankenstein como el moderno Prometeo: ‘No desafiéis a Dios ni a la naturaleza” (Jesús Palacios).

Inmaculada antología alumbrada por el túrbido escritor y crítico de cine Jesús Palacios, en cuyas entrañas habita un pormenorizado recorrido por los precedentes literarios que han cimentado nuestros pavores nocturnos procurados por el celuloide.

‘TerrorVisión. Relatos que inspiraron el cine de terror moderno’, edición de Jesús Palacios (Valdemar, 2018).

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (V) | Miércoles 18 de marzo de 2020

–“Que la arquitectura tenga poder para curar”.
–“Este es mi segundo edificio favorito”.

Las razones arquitectónicas que habitan en la inefable circunspección de las emociones.

Columbus‘ (2017), de Kogonada.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (VI) | Jueves 19 de marzo de 2020

–“Yo paso a encarnar un típico personaje de Orwell, una no-persona” (Reinaldo Arenas).

Peregrinar tras los estigmas orbiculares de un proscrito.

Reinaldo Arenas, escritor cubano, nos habla de su vida‘. Cuatro fragmentos de entrevistas realizadas entres 1980 y 1988.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (VII) | Viernes 20 de marzo de 2020

“Se ha perdido una idea del teatro. Y mientras el teatro se limite a mostrarnos escenas íntimas de las vidas de unos pocos fantoches, transformando al público en voyeur, no será raro que las mayorías se aparten del teatro, y que el público común busque en el cine, en el music-hall o en el circo satisfacciones violentas, de claras intenciones” (Antonin Artaud).

No cabe más razón de sobremesa que acechar la nada.

‘El teatro y su doble’ (1938), de Antonin Artaud.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (VIII) | Sábado 21 de marzo de 2020

(Don) –“¿Qué ha pasado?”
(Ann) –“No nos damos cuenta cuando somos felices, y eso también es injusto. Uno debería vivir la felicidad y poder guardarla para cuando falte, sólo un poco, como guardar cereales en la despensa, o papel higiénico de recambio”.
(Don) –“¿Recambios de felicidad?”.

Provisiones para la incertidumbre.

Cosas que nunca te dije‘ (1996), de Isabel Coixet.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (IX) | Domingo 22 de marzo de 2020

(Sebastian Flye) –“Pensaba que estaba de vuelta en Oxford… lo que es extraño… ¿no crees? Porque ya no podría salir de aquí”.
(Charles Ryder) –“No”.
(Sebastian Flye) –“… que de momento no puedo viajar”.
(Charles Ryder) –“No”.
(Sebastian Flye) –“Charles… si vas a venir a verme… ¿Podrías traerme una botella de brandy?”.

Descender al Marruecos francés tras los vestigios sanitarios de Sebastian (Flyte para los advenedizos).

Retorno a Brideshead‘ (1981), de Derek Granger, basada en la novela homónima de Evelyn Waugh.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (X) | Lunes 23 de marzo de 2020

(Jacques Cormery | Infante) –“¡Me aburro! ¡Me aburro!”.
(Abuela) –“¡A benidor!” (“Au, vine i dorm!” | “¡Venga, ven y duerme!”).
(Jacques Cormery | Adulto) –“La memoria de los pobres está menos alimentada que la de los ricos, tiene menos puntos de referencia en el espacio, puesto que rara vez dejan el lugar donde viven, y también menos puntos de referencia en el tiempo de una vida uniforme y gris…”.

Eviscerar la memoria ontológica, gráfica y última de Camus.

‘El primer hombre’, de Jacques Ferrandez (Alianza Editorial, 2019), novela gráfica basasa en la obra homónima de Albert Camus.

Harterofilias domésticas | Estado de alarma (XI). Foto: Jose Ramón Alarcón.

Jose Ramón Alarcón

“La mejor forma de narrar la realidad es con la ficción»

‘Nunca fuimos héroes’, de Fernando Benzo
Editorial Planeta
Novela negra / Thriller
España, 2020

El País Vasco vivó largo tiempo en un estado de excepción. Una sociedad dividida, enfrentada, cercada por la violencia de uno y otro signo. Una violencia que traspasaba su ámbito natural para estallar en cualquier lugar de España dejando una estela de sangre y desolación. El ingente caudal de sufrimiento que generó el conflicto vasco estuvo vedado a la recreación literaria por la proximidad de las víctimas y la profundidad del daño sufrido. El extraordinario éxito de la novela ‘Patria’, de Fernando Aramburu, marcó un hito. Era posible un relato integrador que superase maniqueísmos y  abismos ideológicos. El pasado ya no era un campo sembrado de minas, sino un sendero tortuoso que había que desbrozar. Y a eso se han dedicado estos últimos años diversos autores, tanto desde el ensayo como desde la ficción. 

La rutina diaria de la lucha policial contra la banda terrorista en clave de thriller es el tema de ‘Nunca fuimos héroes’ (Editorial Planeta), de Fernando Benzo (Madrid, 1965). Un relato que combina la amenidad y la hondura psicológica de los personajes con un profundo conocimiento de la historia real.

Imagen de la portada de ‘Nunca fuimos héroes’, de Fernando Benzo.

Gabo es un comisario retirado que tuvo un papel importante en la lucha contra ETA en el País Vasco durante los años de plomo. Su vida de jubilado da un giro cuando su antiguo jefe le comunica que Harri, un miembro de la banda que estuvo muchos años refugiado en países de Latinoamérica, acaba de regresar a Madrid con sospechosas intenciones. En compañía de una inspectora de Estupefacientes, Gabo emprende el seguimiento de quien fue su peor antagonista, mientras rememora los años que vivió en primera línea de fuego. 

Fernando Benzo es director de Madrid Destino y autor de media docena de novelas. Con anterioridad ocupó cargos en distintos Ministerios y fue director de la Fundación de Víctimas del Terrorismo. Conoce de primera mano los avatares de la lucha contra ETA y ese conocimiento aporta fuerza y verismo a su historia. Describe con detalle las tácticas policiacas para localizar y cazar a los etarras, «porque lo importante es pillar a los malos». Su rutina diaria, a base de tediosas jornadas de seguimiento conviviendo en pisos con sus compañeros y procurando pasar desapercibidos, en cierta manera de forma simétrica a sus presas. Y cómo algunos acababan obsesionados por sus objetivos hasta convertirse en su fijación personal. Como le ocurre a Gabo con Harri.

«He cocinado un libro con ingredientes reales y ficticios», dice Benzo. «Una vez escrito, el resultado final ya no permite diferenciar unos y otros, ya han pasado a formar un todo. Este libro es una novela, pero con sabor a realidad. Lo importante para mí era que, cuando se termine de leer, uno tenga la sensación no solo de haberse entretenido, sino, también, de haber conocido cómo era la vida cotidiana de aquellos policías».

Portada de la novela ‘Nunca fuimos héroes’, de Fernando Benzo. Editorial Planeta.

El lector no conoce el apellido de Gabo, pero sí que nunca ha disparado su arma, que es adicto a los Ducados y que se enamoró de una compañera infiltrada en la banda. Hijo de un policía de la antigua escuela, sentimientos de lealtad y culpa marcan su existencia.  

«Todos los personajes llevan incorporadas vivencias, experiencias, sentimientos y recuerdos de quienes vivieron todo aquello», señala Benzo. «He tratado de crear personajes complejos, que no se queden encajonados ni en tópicos ni en arquetipos. En cierto modo, quería que cada uno de esos policías tuviera la personalidad y la fuerza suficiente como para poder haber sido los protagonistas. Y era tambien importante construir personajes interesantes en el bando contrario, en el de los malos. Todos ellos son muy diferentes entre sí y creo que enriquecen la trama policiaca. He buscado que la novela fuese un retrato coral, un retrato no ya solo de los dos personajes esenciales, sino también de todo el abanico de personajes que les rodean».

A través de Xavi, uno de los compañeros de Gabo que se involucra en la guerra sucia la novela aborda esta oscura faceta de la historia. «La guerra sucia no debe empañar la labor de tantas generaciones de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que se dejaron la piel protegiéndonos a todos de la amenaza terrorista. No fue algo generalizado sino un grave error estratégico, además de una actuación fuera de la ley, en la que estuvieron implicados algunos. Es un asunto que no podía quedar fuera de una novela como ésta, pero lo que hay que recordar es la valentía y capacidad de sacrificio de tantos policías y guardias civiles que vivieron cosas que dan no ya para inspirar una novela sino muchas».

Benzo opina que se debe consolidar el recuerdo y la memoria del horror del terrorismo etarra desde la ficción y el ensayo. «A veces, paradójicamente, la mejor forma de narrar la realidad es a través de la ficción. Ahí está el ejemplo de ‘Patria’, que retrata con maestría cómo se vivió todo ello en el Pais Vasco. Tenemos que superar prejuicios, tabúes y pudores creativos y que la ficción entre de lleno en estas cuestiones, como ha entrado en otras etapas de nuestra historia», concluye Benzo.

Fernando Benzo. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

La pandemia en la literatura y otras reflexiones

Pandemia por el coronavirus
Valencia. Marzo de 2020

Como dijo el sociólogo Zygmunt Bauman, en una entrevista de Fernando Vallespín para Babelia, “entre lo que sabemos y lo que podemos hacer hay una brecha que no sabemos cómo superar”. Y lo que sabemos, a raíz de la pandemia por coronavirus, es que el agente infeccioso más pequeño que conocemos, más diminuto que las bacterias, sigue alterando, y de qué manera, la vida de los occidentales acomodados que, ante semejante invasión, nos defendemos confinados en nuestras casas. “En estos años se ha advertido la emergencia de muchos nuevos virus”, escribió hace ya casi 20 años Brian Mahy (Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, EEUU), refiriéndose al sida, dengue, lassa, ébola o SARS, este último causante de la neumonía asiática en 2003.

Pancarta en un balcón de Valencia. Foto: Begoña Siles

Los cambios ecológicos y la globalización se apuntan como causas probables de esa emergencia constante de virus y de su rápida propagación. Sea como fuere, lo cierto es que nunca como ahora nos hemos visto agredidos por un virus que ha convertido nuestras vidas en foco de atención cotidiana, más allá de la ciencia ficción que hayamos podido consumir como espectadores que asistíamos, desde nuestras confortables butacas, al dantesco espectáculo hoy convertido en triste realidad. Por eso las citas literarias que a continuación ofrecemos, pertenecientes a diferentes novelas que han tratado, de una forma u otra, el drama de la pandemia, nos pueden ayudar a sentir de verdad la importancia de la ficción a la hora de transmitir lo real de la existencia, que la sociedad del bienestar suele acolchar.

Pintada en un macetero de Valencia. Foto: Begoña Siles

Las imágenes que acompañan estos fragmentos literarios fueron tomadas durante el fin de semana del anuncio por parte del gobierno del Estado de Alarma debido al coronavirus. Una Valencia vacía como reflejo del aislamiento social obligatorio causado por la pandemia. “No hay soluciones locales para problemas generados a nivel global”, decía Bauman en esa entrevista, al tiempo que advertía cómo ante los desastres de la guerra o la pandemia la gente se suele movilizar olvidando sus diferencias y discrepancias, para retornar después al origen: “En cuanto la cuestión unificadora desaparece de la atención y la preocupación del momento, las divisiones vuelven a hacer acto de presencia, a menudo profundizadas y fortalecidas por la frustración”. He ahí ese otro virus, humano, demasiado humano, que diría Nietzsche, y que conviene tener siempre muy presente.

Anuncio en un local de Valencia. Foto: Begoña Siles

La peste (Albert Camus)

«La estupidez insiste siempre».
«El hábito de la desesperación es peor que la desesperación misma».
«La gente se casa, se quiere todavía un poco de tiempo, trabaja. Trabaja tanto que se olvida de quererse…El cansancio era la causa, él se había abandonado, se había callado cada día más y no había mantenido en su mujer, tan joven, la idea de que era amada. Un hombre que trabaja, la pobreza, el porvenir cerrándose lentamente, el silencio por las noches en la mesa, no hay lugar para la pasión en semejante universo».

Una calle de Valencia completamente vacía. Foto: Begoña Siles

«El mal que existe en el mundo proviene casi siempre de la ignorancia, y la buena voluntad sin clarividencia puede ocasionar tantos desastres como la maldad». 
«La plaga no está hecha a la medida del hombre, por lo tanto el hombre se dice que la plaga es irreal, es un mal sueño que tiene que pasar».
«Lo que es preciso subrayar es el aspecto frívolo de la población y de la vida. Pero se pasan los días fácilmente en cuanto se adquieren hábitos, y puesto que nuestra ciudad favorece justamente los hábitos, puede decirse que todo va bien».

Calle de Valencia completamente vacía de tráfico. Foto: Begoña Siles.

Ensayo sobre la ceguera (José Saramago)

«La ceguera también es esto, vivir en un mundo donde se ha acabado la esperanza».
«Hasta este punto puede engañarse el espíritu cuando se rinde a los monstruos que él mismo ha creado».
«Dentro de nosotros hay algo que no tiene nombre, esa cosa es lo que somos».
«Es lo que nos pasa a todos, siempre hemos sido más alguna vez…Quiere decir que tenemos palabras de más, quiero decir que tenemos sentimientos de menos. O los tenemos, pero dejamos de usar las palabras que los expresan y, en consecuencia, los perdemos».
«No hay en el mundo nada que, en sentido absoluto, nos pertenezca».

Una de las calles de Valencia sin tráfico. Foto: Begoña Siles

La montaña mágica (Thomas Mann)

«Procure recordar que la tolerancia se convierte en un crimen cuando se tiene tolerancia con el mal».
«El tiempo no posee ninguna realidad. Cuando nos parece largo es largo, y cuando nos parece corto es corto, pero nadie sabe lo largo o lo corto que es en realidad».
«Sabemos perfectamente que introducir cambios y nuevas costumbres es el único medio del que disponemos para mantenernos vivos».

Anuncio en el interior de una pastelería de Valencia. Foto: Begoña Siles

«Nada puede ser, en el fondo, más mezquino que tachar de absurdo el hecho de que el espíritu quiera defender su dignidad frente a la naturaleza y se niega a rendirse ante ella».
«A veces es muy difícil discernir la estupidez de la inteligencia. Es tan difícil separarlas, están a un paso tan pequeño la una de la otra».
«Las contradicciones pueden conciliarse. Sólo las mediocridad y las medias verdades son imposibles de conciliar».

Pintada en Valencia. Foto: Begoña Siles

La máscara de la muerte roja (Edgar Allan Poe)

«Y la tiniebla, y la ruina, y la muerte roja tuvieron sobre todo aquello ilimitado dominio».
«En el interior existía todo esto, además de la seguridad. Afuera, la muerte roja».

Némesis (Philip Roth)

«Cuanto menos miedo, mejor. El miedo nos castra. El miedo nos degrada».

Ilustración en el muro de una calle en Valencia. Foto: Begoña Siles

Arranca el Año Ovidi por el 25 aniversario de su muerte

Año Ovidi
De marzo de 2020 a marzo de 2021

El Teatre Principal de València acogió la presentación del Año Ovidi Montllor, que se conmemora desde el presente mes de marzo, en plena pandemia por el coronavirus, hasta marzo de 2021, cuando se cumplen 25 años de la desaparición de Ovidi Montllor. Esta iniciativa está organizada por el Col·lectiu Ovidi Montllor (COM), con la colaboración y el apoyo del Institut Valencià de Cultura (IVC), las diputaciones de València y Castellón y los ayuntamientos de las dos capitales culturales valencianas 2020-2021, Alcoy y Bocairent.

Abel Guarinos, director general del IVC, afirmó que “Ovidi Montllor es una figura clave del siglo XX valenciano, sobre todo en música, pero también muy significativamente en el cine y el teatro; y es justo que tenga el reconocimiento desde las instituciones culturales y desde los sectores profesionales”. A la presentación asistieron también la directora adjunta de Música y Cultura Popular del IVC, Marga Landete, el presidente del COM, Manuel Miralles, el vicepresidente del COM, Rafa Xambó, el miembro del COM, Joan Palomares, la periodista Amàlia Garrigós y César Amiguet, diseñador gráfico y autor de la imagen y el soporte visual del Año Ovidi.

Ovidi Montllor en una secuencia de ‘Furtivos’, de José Luis Borau.

Para difundir su obra, su insobornable actitud artística, su legado musical y cinematográfico y su compromiso con su pueblo y sus clases populares, durante todo un año, del 10 de marzo de 2020 al 10 de marzo de 2021, el COM organizará todo tipo de actividades culturales: conciertos, conferencias, proyecciones y exposiciones en el territorio valenciano. Entre los actos organizados por el IVC hay conciertos homenaje en València, Castelló, Alicante y Alcoy, así como ciclos de cine del artista en Castelló, València y Alicante.

Además, el Col·lectiu Ovidi Montllor ha organizado varios conciertos en todo nuestro territorio, la grabación de un disco colectivo con versiones de Ovidi, un disco de Enric Casaus dedicado al artista y un circuito de conciertos con grupos de música que versionan sus canciones. Los Premios Ovidi este año tendrán un reconocimiento más fuerte todavía a su figura, puesto que se celebrarán en la ciudad de Alcoy, que será la Capital Cultural Valenciana 2020-2021 a partir del 25 de abril, junto con Bocairent.

Año Ovidi, impulsado por el Col·lectiu Ovidi Montllor.

CMS presenta su nuevo disco en el Jimmy Glass

CMS Trio. CMS 15 años
Javier Colina (contrabajo), Marc Miralta (batería) y Perico Sambeat (saxo)
Jimmy Glass
C / Baja, 28. Valencia
Miércoles 4 de marzo de 2020, a las 20.45h

Su receta mágica de jazz, estándares latinos y músicas de raíces populares, sigue más viva que nunca después del referido periodo pisando los escenarios de todo el mundo. La formación ofrece un directo con temas propios y clásicos estándares de jazz interpretados con ritmos de todo tipo, en donde se mezcla el latin, el flamenco o el bop más ecléctico, sin perder raíces y con toda la sabiduría que poseen estos tres grandes músicos internacionales.

El saxofonista alto Perico Sambeat está considerado uno de los grandes músicos de jazz españoles. Se ha ganado a pulso un enorme prestigio por su extraordinaria carrera profesional, tanto dentro como fuera de España. Con más de una veintena de discos como líder y más de un centenar como acompañante, destacan sus trabajos con grandes figuras como Brad Mehldau, Kurt Rosenwinkel, Tete Montoliu, Michael Brecker o Pat Metheny. Asimismo, Sambeat ha participado en numerosas grabaciones y ha colaborado con artistas de la talla de Dave Douglas, George Colligan, Eddie Hendeerson, Bruce Barth o Wallace Roney, entre muchos otros.

Javier Colina está considerado uno de los mejores contrabajistas de la escena internacional. Sus caminos musicales lo han llevado a tocar con músicos consagrados en el mundo del jazz como Tete Montoliu, Al Foster, Chucho Valdés, Jerry González. Fuera del ámbito del jazz ha colaborado con músicos de flamenco como Tomatito, Pepe Habichuela, Diego el Cigala o Enrique Morente, y ha experimentado con el sonido cubano con Pancho Amat, Compay segundo o Bebo Valdés y el Cigala en su trabajo Lágrimas negras. Con Bebo Valdés protagonizó una semana de actuaciones en Nueva York y grabó en directo el disco Bebo Valdés & Javier Colina live at the Village Vanguard.

El baterista Marc Miralta ha actuado en festivales y clubes de jazz por todo el mundo, con músicos de la talla de Metheny, Gary Burton, Wynton Marsalis, Steve Lacy, Paquito D’Rivera, Montoliu, Art Farmer, George Garzone, Jerry Bergonzi, Mark Turner, Joshua Redman, Chano Domínguez, Gerardo Núñez y Esperanza Fernández, La Compañía de Flamenco de Carmen Cortés, Israel Galván o Jorge Pardo, entre otros. La revista Cuadernos de Jazz distinguió en 2000 el Marc Miralta-New York Flamenco Reunion como Mejor Disco de Jazz del año.

Javier Colina, Perico Sambeat y Marc Miralta. Imagen cortesía de Jimmy Glass.

‘Il viaggio a Reims’ de Rossini vivido en un museo

Il viaggio a Reims, de Gioachino Rossini
Palau de les Arts
Avda. del Professor López Piñero, 1. València
Días 29 de febrero y 3, 6, 10 y 14 de marzo de 2020

El Palau de les Arts estrena ‘Il viaggio a Reims’, de Gioachino Rossini, en una producción con dirección musical de Francesco Lanzillotta y puesta en escena de Damiano Michieletto. Les Arts ha presentado este título con el que concluye la ‘Marató Rossini’, el ciclo de ópera, conciertos, recitales, actividades gastronómicas, música DJ, coloquios y cine alrededor de la figura de este compositor, que ha sido realizado en colaboración con Turisme.

Jesús Iglesias Noriega, director artístico de Les Arts, ha calificado ‘Il viaggio a Reims’ como “una de las grandes apuestas de la temporada”. “Musicalmente es una auténtica celebración del virtuosismo vocal, una pieza inédita en el repertorio de Les Arts, que reúne arias de excepcional dificultad y deslumbrantes piezas de conjunto”.

‘Il viaggio a Reims’, de Gioachino Rossini. Palau de Les Arts Reina Sofía. Fotografía: Miguel Lorenzo/Mikel Ponce

Escénicamente, el director artístico ha destacado la renovadora puesta en escena de Damiano Michieletto, con escenografía de Paolo Fantin, vestuario de Carla Teti e iluminación de Alessandro Carletti, coproducida por la Dutch National Opera & Ballet, Royal Danish Opera Copenhagen y Opera Australia, que, desde su estreno en Ámsterdam en 2015, ha cosechado éxitos de público y crítica en Copenhague, Roma, Moscú y Melbourne.

Natural de Roma, el director musical Francesco Lanzillotta debuta con el Cor de la Generalitat y la Orquestra de la Comunitat Valenciana. Considerado como uno de los más destacados directores de su generación, el también compositor es desde 2017 director musical del Festival de Macerata, tras ostentar la titularidad de la Filarmónica Arturo Toscanini entre 2014 y 2017. 

‘Il viaggio a Reims’, de Gioachino Rossini. Palau de Les Arts Reina Sofía. Fotografía: Miguel Lorenzo/Mikel Ponce

Para el maestro romano, que inauguró con gran éxito la temporada 2019-2020 de la prestigiosa Semperoper de Dresde con este ‘Dramma giocoso’ en un acto, ‘Il viaggio a Reims’ es “más una cantata que una ópera”. “Por ello- apuntó‒, es importante leer más allá de las notas escritas para acercarse lo más posible a la estética rossiniana, y hacer que esta partitura, con sus largos números cerrados y dificultades vocales, pueda discurrir de manera fluida”.

En esta misma línea ha proseguido Eleonora Gravagnola, asistente de la dirección de escena, para explicar la concepción escénica de Damiano Michieletto, que, ante la debilidad de la dramaturgia del libreto ‒la reunión de algunos representantes de las nacionalidades más destacadas de Europa para asistir en Reims a la coronación de Carlos X‒, propone una nueva lectura.

Michieletto crea un mundo imaginario dentro de un museo, la Golden Lilium Gallery, en el que conviven dos grupos. Por un lado, personajes contemporáneos, los trabajadores de esta galería, que preparan la inauguración de una exposición. Por otro, aparecen una serie de caracteres históricos que deambulan por las salas buscando la pintura a la que pertenecen.

‘Il viaggio a Reims’, de Gioachino Rossini. Palau de Les Arts Reina Sofía. Fotografía: Miguel Lorenzo/Mikel Ponce

Una situación surrealista, con la que el director de escena veneciano crea los ingredientes prototípicos de las tramas rossinianas. Los intérpretes de esta producción de ‘Il viaggio a Reims’ también realizarán un viaje, pero imaginario, a través del cual el espectador conocerá el porqué de la presencia de estos personajes históricos y su cometido. 

El reparto de ‘Il viaggio a Reims’ lo conforman sólidas y jóvenes voces rossinianas del panorama lírico actual, como Albina Shagimuratova, Misha Kiria, Ruth Iniesta y Adrian Sâmpetrean, junto a otras que han pasado por el célebre festival de Pésaro, tras la estela de Alberto Zedda, como Mariangela Sicilia, Ruzil Gatin o Sergey Romanovsky, además de la ganadora de los Opera Awards 2019 a la mejor voz joven, Marina Viotti, el español César San Martín y el reputado Fabio Capitanucci.

El elenco se completa con los intérpretes del Centre de Perfeccionament Plácido Domingo: Max Hochmuth, Joel Williams, Aida Gimeno, Evgeniya Khomutova y Omar Lara, el tenor valenciano Gonzalo Manglano y Francesca Cucuzza.

‘Il viaggio a Reims’, de Gioachino Rossini. Palau de Les Arts Reina Sofía. Fotografía: Miguel Lorenzo/Mikel Ponce

Atlas literario de Salva Alemany

‘Una mirada perdida’, de Salva Alemany
Género: Novela urbana
Editorial Amarante
Año: 2019

Hay escritores que viajan por el tiempo y espacio sin salir de su estudio. Otros, ambientan sus historias en lugares  próximos y familiares que conocen a fondo. Y hay también quienes, seducidos por lo distinto y lejano, desarrollan las suyas en países situados a muchos kilómetros de su hogar.

Es el caso de Salva Alemany (Valencia, 1968), un  apasionado de la música y los viajes, cuya trayectoria literaria refleja sus  periplos por otros países. Suiza, Irlanda, Latinoamérica y también Valencia son escenarios de sus títulos. Su próxima novela ocurre en Estados Unidos y  ofrece una novedad, una banda sonora especialmente compuesta para la historia que cuenta.

Lector empedernido desde la infancia, Alemany empezó a escribir ya en la madurez espoleado por una apuesta. «Discutía con un amigo sobre la dificultad de escribir una novela, él decía que es algo difícil y yo discrepaba», recuerda. «Apostamos, y gané», recuerda. Fruto de esa victoria fue ‘La suerte no existe’, un thriller que se desarrolla en Valencia, Suiza y otros lugares, finalista del II Premio de Creación Literaria Bubok. «Fabular me divierte mucho, y por eso sigo en ello», afirma. «Lo hago con facilidad, aunque a veces me cuesta encontrar el título adecuado. Además, la literatura me permite contar lo que voy viendo en mis viajes  y todo lo que he aprendido en ellos».

Portada del libro ‘Alacrán’, de Salva Alemany.

Alemany viajó con una oenegé por Marruecos y también como voluntario cuatro meses por Latinoamérica, y ha recorrido parte de Asia, Indonesia. De su inmersión americana surgió ‘Alacrán’, una narco tragedia que ahonda en la paternidad, «uno de los vínculos más poderosos que existen», a través de la figura de Santos, mecánico de motos y sicario ocasional del poderoso Don Dimas. Una novela de amor en un entorno violento que se enmarca en los paisajes de Alburquerque, la frontera con México y Costa Rica. «La frontera entre Estados Unidos y México es un lugar asombroso», comenta. «A muy poca distancia encuentras Ciudad Juárez, con un elevadísimo índice de criminalidad, y El Paso, la urbe más segura de América. México es un país maravilloso carcomido por la corrupción y la violencia. Y lo más triste es que sus habitantes se han acostumbrado».

De sus estancias estivales en Irlanda cuando era niño también cosechó material novelable, ‘Éire’, finalista del Premio La Trama de Ediciones B. Se centra en un polémico caso real, el Informe Fens, una serie de abusos en una diócesis irlandesa. Los fragmentos del diario juvenil del protagonista, que reflejan el despertar de la adolescencia en una sociedad distinta, se intercalan con la investigación del asesinato de varios niños.

Portada de ‘Una mirada perdida’, de Salva Alemany.

En ‘Una mirada perdida’, su último título se mantiene fiel al thriller, pero da un giro a la comedia, «un género que en España está infravalorado».  Casimiro sueña con ser detective y se dispone a despedir a Conchín, su señora de limpieza, pero ella le convence de que la convierta en su ayudante. Tiene una buena razón, porque Casimiro es ciego. Por ello recurren a un perro guía que responde al nombre de Señorita Pérez. En equipo con un guardia civil y un excéntrico vidente se lanzan a investigar el secuestro de un niño chino, hijo de la dependiente de un todo a cien. 

Alemany estudió Derecho pero derivó hacia la música. Creó un estudio de grabación y un sello discográfico. Además de viajar, le gustan las motos y deportes como el submarinismo y la escalada. Actualmente, trabaja en Acció Cultural del Ayuntamiento de València en temas de artes escénicas y bibliotecas, y creó el primer  Club de lectura de novela negra. Sus libros han sido editados por Amarante, un sello de Salamanca.

Salva Alemany. Imagen cortesía del autor.

Bel Carrasco

Ela Vin presenta su primer LP “Tlazohcamati”

Presentación de «Tlazohcamati» , el primer LP de Ela Vin
Sábado 29 de febrero 2020 a las 20:00 h.
Centro Excursionista de València (Calle Marqués de Zenete, 4)
Reserva de entradas: centroexcursionistabar@gmail.com

Ela Vin, el proyecto de la valenciana Esther Vinuesa, presenta su primer LP «Tlazohcamati» cuyo título proviene de la palabra de origen náhuatl, lengua indígena de México y abarca una multiplicidad de significados tan amplios y ricos como el abanico sonoro que explora este trabajo, que marca un nuevo camino atrevido y valiente desde el título hasta el último tema, que hace un viaje virtual por una relación amorosa a través de los diez temas orgánicos y desnudos que integran el LP.

“Tlazohcamati es una expresión de agradecimiento. Podría sintetizarse como gracias pero su significado es más profundo. Está formada por dos verbos: mati que sería “saber” y “tlazoa” que significa apreciar, amar… Por lo que sería saber apreciar, saber valorar al otro”, explica Esther.

“En alguna parte leí que el significado más trascendental sería ‘Tú y yo somos uno en el fuego del amor del universo’. Me resulta absolutamente maravilloso que una palabra pueda expresar tanto. Creo que al final estoy dando las gracias a las personas, a los lugares y a todas las experiencias que la vida me brindó y que me sirvieron de inspiración para estas canciones”.

Latinoamérica: sus olores, sus costumbres, su espíritu, su cosmovisión, su imaginario, sus maneras de entender el amor y el desamor con todas sus aristas y por supuesto sus tradiciones sonoras envuelven el disco como una nube tan etérea como la foto de la portada del disco.

“De un tiempo a esta parte escucho mucha música latinoamericana de diferentes épocas. Me conecta con algo que ni yo misma puedo explicar y que tal vez trascienda a mis viajes por esos países. Reconozco que los dos discos de «Musas» de Natalia Lafourcade me han marcado muchísimo. Recogen la tradición y la herencia del cancionero y de la música latinoamericana. El sonido exquisito de estos discos y la emoción tan pura que transmiten me conectó perdidamente y me abrió el camino que hoy quiero explorar”, detalla la cantautora.

“No estoy buscando crear un disco con una raíz latinoamericana. Pero es verdad que busco la cercanía a esa delicadeza y sensibilidad profunda que te llega, te marca y de algún modo te fractura. Conseguir eso a nivel artístico me parece muy difícil a la par que fundamental”.

Portada del disco Tlazohcamati de Ela Vin

El acordeón- instrumento que ha marcado la vida y carrera de Ela Vin desde su infancia- tiene un protagonismo tan intenso como lo ha tenido en toda su trayectoria y se asoma a lo largo de este LP, impregnado del mestizaje entre España y Latinoamérica, con letras tan llenas de saudade y suave melancolía, que se leen como una carta de despedida que cruza océanos.

“Es un instrumento completísimo y con la suficiente personalidad para no necesitar mucho más. Tiene ese toque nostálgico de otro tiempo, ese lamento en su sonido que supongo conecta conmigo. La gente siente una gran simpatía, siempre le sabe a poco y a mí, por el contrario me da miedo saturar, siendo el instrumento que, por otro lado más domino. Y creo que aporta un toque distintivo y de originalidad en todo este entramado”, expresa Ela Vin.

El corazón del disco es una y todas las historias de amor y desamor. Es la melancolía desgarradora de una pasión no correspondida en»Danzantes»; la alusión a un sitio que permanece en la memoria en «San Ángel», un acordeón cobijando los intentos de reconciliación en «Las Horas» o el dulce recuerdo del inicio del enamoramiento en «Dèja Vu».

Xema Fuertes y Cayo Bellveser, del estudio Río Bravo, son piezas fundamentales de la nueva creación de la valenciana. Además de ser los productores de este material, participan como músicos y aportan certero arreglos al material, consiguiendo que éste sea el disco más maduro y trabajado de la cantautora.

El disco cuenta también con el trabajo de Txema Mendizabal -como ya viene siendo habitual en la formación de Ela Vin-con el pedal Steel y con Óscar Pena al clarinete.

Tlazohcamati cierra un ciclo y marca un hito que lo distingue de las producciones anteriores de la artista, no solo por ser su primer LP, después de dos exitosos EPs: “Solitoria” y “Danzantes”, también porque representa una metamorfosis respecto a sus trabajos anteriores.

“Este trabajo es mucho más orgánico. Se escucha la respiración en la voz, el crujido de la madera, pedales y fuelles de instrumentos. Esos sonidos no están ahí al azar. Es significativo porque también forman parte de la interpretación y se captaron en la grabación del disco de manera intencionada. Me hace sentirlo vivo, cercano y veraz. Y eso es algo que a quien lo aprecie, le permitirá conectar”

ESCÚCHALO EN SPOTIFY: https://spoti.fi/35ZrJat
EN BANDCAMP: https://elavin.bandcamp.com/


Rocío Márquez evoca en Les Arts sus añorados ‘jueves’

Visto en El Jueves, de Rocío Márquez
Palau de les Arts
Avda. del Professor López Piñero, 1. València
Sábado 22 de febrero de 2020, a las 21.00h

Rocío Márquez cantará temas de su último álbum ‘Visto en El Jueves’ en su debut en el Palau de les Arts el sábado 22 de febrero en el Teatre Martín i Soler. La ‘cantaora’, encumbrada por la prensa como la voz de la nueva generación del cante jondo, protagoniza la segunda sesión de ‘Les Arts és Flamenco’, el primer ciclo que el centro de artes dedica a este género, y que inauguró con el exitoso concierto de Diego el Cigala, con todas las localidades agotadas el pasado mes de diciembre.

En ‘Visto en El Jueves’, la intérprete onubense hace gala de su personalidad inquieta y de su enorme curiosidad con un repertorio en el que la brecha entre lo flamenco y lo no flamenco, el cante y la canción, queda desdibujada, con canciones versionadas de grandes artistas, así como palos flamencos recreados. Un álbum que evoca las grabaciones encontradas en el mercadillo de antigüedades de la calle Feria en Sevilla, conocido como «el de los jueves».

Portada del disco ‘Visto en El Jueves’, de Rocío Márquez, realizado por Manuel León, con fotografía de Celia Macías y diseño de Ricardo Barquín.

Canciones de Bambino, Rocío Jurado, Paco Ibáñez, Concha Piquer, El Cabrero, Turronero, Pepe Marchena, José Menese y Manuel Vallejo se cruzan y entremezclan con serranas, ‘abandolaos’, fandangos, malagueñas, rondeñas, peteneras, bulerías, marianas, romances y rumbas en el quinto trabajo discográfico de la artista Rocío Márquez.

Tras prescindir de la guitarra en sus dos anteriores proyectos (‘Firmamento’ y ‘Diálogos de viejos y nuevos sones’), Rocío Márquez vuelve al instrumento angular del flamenco de la mano de Canito. Entre ambos, y arropados por las percusiones de Agustín Diassera, asumen el reto de exprimir sus posibilidades expresivas desde los parámetros de naturalidad y sencillez musical y transitando por una constante experimentación de arreglos y melodías. Las entradas para la actuación de Rocío Márquez, así como para el resto de conciertos de este ciclo, tienen un precio único de 30 euros. 

Juan Cortés, Duquende, actuará en Les Arts en su ciclo de flamenco.

‘Les Arts és Flamenco’ 

En su búsqueda de nuevos públicos y disciplinas, Les Arts ha puesto en marcha, el ciclo ‘Les Arts és Flamenco’ dentro de la temporada 2019-2020. El pasado mes de diciembre, Diego el Cigala inauguró el primer monográfico del teatro de ópera valenciano dedicado a este género con todas las localidades agotadas en el Auditori.

Rocío Márquez será la encargada de abrir este sábado el ciclo de conciertos en el Teatre Martín i Soler, por cuyo escenario pasarán también en los próximos meses dos de las figuras de relevancia en el cante jondo: Duquende y Manuel Lombo.

Juan Cortés, Duquende, actuará en Les Arts el próximo 13 de marzo acompañado de la guitarra de Diego del Morao y de las palmas, coros y compás de Los Mellis. Descubierto por Camarón de la Isla con tan sólo ocho años y heredero de la tradición del mítico genio del flamenco, el ‘cantaor’ de Sabadell es una de las figuras más respetadas por la honestidad y sentimiento profundo de sus interpretaciones.

Por su parte, el día 25 de abril, Manuel Lombo visitará el Teatre Martín i Soler con su nuevo proyecto ‘P’alante y p’atrás’, junto a Macarena López y Sara Jiménez. El artista de Dos Hermanas se ha erigido como uno de los nombres que ha introducido savia nueva en el cante jondo gracias a sus interpretaciones y composiciones procedentes del pop o del ‘jazz’, sin renunciar a la tradición.

Rocío Márquez. Imagen cortesía de Les Arts.