Encontres: más que participación, implicación

III Edición de Encontres. Cultura als barris per a fer ciutat
Teatre El Musical
Plaza del Rosario, 3. Valencia
Del 7 al 9 de junio de 2018

El Teatre El Musical acogió el fin de semana del 7 al 9 de junio la celebración de la tercera edición de Encontres. Una ocasión para conocer y debatir sobre participación y aquellos proyectos que hacen ciudad. Durante los dos días completos y con más de 100 participantes, Encontres puso sobre la mesa las problemáticas y las virtudes de los proyectos con base en la participación, un término que muchos se apresuraron a matizar. Sustituir la palabra participación para hablar de implicación, porque es necesario conseguir la implicación de nuestro público para que la participación sea real.

Encontres. Fotografía de Caixa Fosca por cortesía de los organizadores.

Encontres. Fotografía de Caixa Fosca por cortesía de los organizadores.

El evento, organizado por PICUV, Federació d’Iniciatives Culturals Urbanes de València en colaboración con la Regidoria d’Acció Cultural de l’Ajuntament de València y el Teatre El Musical, citó a numerosos gestores culturales para reflexionar sobre participación/implicación. Y las conclusiones son claras: la ciudadanía no quiere ser simple consumidora de cultura, lo que quiere ahora es generarla. Los espectadores se convierten en parte de la creación. Proyectos como Pobles en Peu d´Art, La Cosecha Producciones o POSƧIBILITY, le dan la vuelta a la teoría y convierten al público en actores y a sus historias, en el guión.

PICUV ha logrado en esta tercera edición posicionarse como un lugar de encuentro para todas aquellas personas que se dedican a lo artístico y lo socio-cultural, donde conocer nuevas ideas, hacer contactos y descubrir lo que sucede en este ámbito en la ciudad. Así que, Encontres ha servido para generar red y para compartir inquietudes y experiencias que nos hacen mejorar.

Encontres. Fotografía de Caixa Fisca por cortesía de la organización.

Encontres. Fotografía de Caixa Fisca por cortesía de la organización.

Desde hace ya algún tiempo, en València se está viviendo una explosión de propuestas culturales que hace imposible que el público pueda asistir a todas las cosas interesantes que se programan. Es por ello, que se hace cada vez más necesario buscar lugares de encuentro para seguir trabajando en común. La programación cultural en la ciudad vive un buen momento, pero serán los gestores culturales los que deban conseguir la sostenibilidad de sus proyecto.

Los organizadores de Encontres señalan que están satisfechos con los resultados.  Se vivió un ambiente de gran conexión entre las personas que asistieron y también entre las que compartieron sus proyectos durante las charlas o los talleres. Tres días de actividades participativas que permitieron que la gente se conociera y pusiera en común muchas herramientas y experiencias que sirven para seguir avanzando y mejorando.

Por último indicar que el éxito de la pasada convocatoria es un indicador del buen momento que estos proyectos están viviendo en todo el Estado español, demostrando que la identidad e idiosincrasia de un hecho cultural, se hace, se crea y se disfruta desde lo local y que lejos de depender de herramientas externas a los habitantes, se produce de forma conjunta entre sus ciudadanos y ciudadanas a diario.

Encontres. Fotografía de Caixa Fosca por cortesía de la organización.

Encontres. Fotografía de Caixa Fosca por cortesía de la organización.

La Mutant y “Pops Marítims”.

La Mutant. POPS MARITIMS
Las Naves
Calle Juan Verdeguer
Valencia

Cuando ya ocupa los espacios de La Mutant el Festival Tenderete, todavía suenan los ecos de los pasados días 18 y 19 de mayo, en los que se llevó a cabo el festival de música Pops Marítims. Durante los días mencionados se desarrollaron varios conciertos de formaciones musicales muy variadas con unas propuestas que distan bastante del panorama comercial al que la cultura de masas nos tiene acostumbrados.

El festival se pudo entender como una especie de lugar de encuentro tanto para los artistas participantes y sus propuestas, como para los espectadores que van a la búsqueda alternativa de la música que suelen escuchar, la respaldada por grandes sellos discográficos, la que se escucha por todos lados y se cuela en nuestras vidas aunque no estemos demasiado interesados en ella. Lo que llegamos a encontrar en La Mutant, fueron oyentes habituales de música que dista de esta realidad sonora que, en cierta manera, la sociedad en la que nos encontramos nos impone.  El público que encontramos en La Mutant, tenía la intención de escuchar, indagar en otros tipos de música, de poder conocer las propuestas emergentes del panorama musical local y, en algún caso, internacional.

Se pudo ver la presencia tanto de artistas con una trayectoria ya consagrada como otros prácticamente nuevos. La mayoría, como hemos comentado, de ámbito nacional. Pudimos observar una gran presencia de grupos y artistas procedentes de la Comunitat Valenciana, así como de Catalunya. A su vez, en cuanto al resto de España se refiere, hubo bandas de Sevilla, Zaragoza, o País Vasco. Como apartado internacional, pudimos ver a Dorian Wood, de ascendencia portorriqueña y establecido en Los Ángeles.

"North State" en el escenario exterior  de La Mutant durante el festival "Pops Marítims" los días 18 y 19 de mayo. Fotografía por: Baltasar Camps.

“North State” en el escenario exterior de La Mutant durante el festival “Pops Marítims” los días 18 y 19 de mayo. Fotografía, Baltasar Camps.

El espacio, La Mutant, resulta acogedor. Presenta un escenario interior con un buen espacio central, al igual que un piso superior a modo de palco. También cuenta con un patio exterior en el que se representaron algunos de los conciertos.

La resolución del espacio en sí, la calidad, tanto de artistas como la buena organización del festival, contribuyó al contento del público, que generó un ambiente fascinante, en el cual la diferencia de música, respecto a lo que algunos de los asistentes -seguro- solían escuchar contribuye a consolidar un espacio que ha iniciado un cambio de rumbo interesante. Algo que en cierta manera dibuja en la memoria las quedadas de intelectuales típicas del mítico Cabaret Voltaire en Zúrich.

No es solo un festival que huya de la música convencional hacia lo alternativo. No es esto lo que nos encontramos en La Mutant. Más bien pudimos ver aquello que muchos clasifican de underground. Grupos como Júlia trabajan en el marco de la psicodelia. La música que realizan las chicas de Alcoi, no presenta mucha lírica, pero no les es necesario. Son los sonidos adulterados de los instrumentos, propios de un grupo de rock convencional, pero obviando la batería, los que nos transportan a una especie de mundo idílico en el que flotamos sobre las nubes. De una manera similar crea música El Petit de Cal Eril. Al grupo catalán se le nota mucho que ya llevan recorrido un buen trayecto artístico, puesto que su concierto fue de lo más animado del festival.

"Júlia" durante su concierto en el escenario interior de La Mutant durante el festival "Pops Marítims" los días 18 y 19 de mayo. Fotografía por: Baltasar Camps.

“Júlia” durante su concierto en el escenario interior de La Mutant durante el festival “Pops Marítims” los días 18 y 19 de mayo. Fotografía, Baltasar Camps.

Aun así, vimos música a la que, por lo general, estamos más acostumbrados si nos referimos a cantautores. Anari y Jordi Lanuza, que debuta en solitario, mostraron unas actuaciones muy íntimas y sentimentales. Además, Anari se encontraba con la falta de su guitarrista, por lo que uno de los integrantes del grupo tuvo que hacer doble tarea. Por si fuera poco, durante una de sus canciones, el equipo de sonido dejó de funcionar. Anari, eso sí, continuó cantando, lo que transformó lo que podría ser considerado una pifia, en un directo improvisado entrañable.

"Anari" en el escenario interior  de La Mutant durante el festival "Pops Marítims" los días 18 y 19 de mayo. Fotografía por: Baltasar Camps.

“Anari” en el escenario interior de La Mutant durante el festival “Pops Marítims” los días 18 y 19 de mayo. Fotografía, Baltasar Camps.

Sin duda los que más nos asombraron fueron Pony Bravo y Dorian Wood. Pony Bravo nos pareció algo magnífico, una sorpresa. Y es que pocas veces se mezcla de manera tan buena el humor negro junto con reflexiones populares a la vez que filosóficas. Muestran el mundo tal cual es, sin pelos en la lengua, con una mordaz crítica social. Y todo esto en un directo que no puede dejar indiferente a nadie.

"Pony Bravo" en el escenario interior  de La Mutant durante el festival "Pops Marítims" los días 18 y 19 de mayo. Fotografía por: Baltasar Camps.

“Pony Bravo” en el escenario interior de La Mutant durante el festival “Pops Marítims” los días 18 y 19 de mayo. Fotografía, Baltasar Camps.

Por otro lado, Dorian Wood, bajo nuestro criterio, es un artista de los pies a la cabeza. No solo es buen compositor, cantante y pianista, sino que puede llegar a ser un performer. Cualquier lector que conozca al artista podría pensar que basamos esta afirmación en lo que Dorian deja ver en sus vídeos musicales, pero no. En sus directos, a parte de su gran talento como músico, sus propias actuaciones son performances. La forma en la que viste, las cosas que hace en el escenario, la defensa de la libertad sexual y de género hacen que sea más que un simple artista.

"Dorian Wood" en el escenario interior  de La Mutant durante el festival "Pops Marítims" los días 18 y 19 de mayo. Fotografía por: Baltasar Camps.

“Dorian Wood” en el escenario interior de La Mutant durante el festival “Pops Marítims” los días 18 y 19 de mayo. Fotografía, Baltasar Camps.

Así pues, el trabajo realizado por la organización de La Mutant para acoger el festival sale con muy buena nota, y lo mismo podríamos afirmar de todas y cada una de las actuaciones, que en los casos menos reconocidos, han permitido abrir camino y mostrarse al público, y a los que llevaban más tiempo y por lo tanto, son reconocidos, a dar una oportunidad a congregar a sus seguidores. Por no hablar del reconocimiento que merece que exista música diferente, independiente, a la que las grandes discográficas nos ofrecen. Un evento y un escenario, en el que, tras tocar, los músicos y artistas, normalmente, bajan al patio exterior, donde el público ha compartido y conversado con ellos plácidamente.

"El Petit de Cal Eril" en el escenario exterior  de La Mutant durante el festival "Pops Marítims" los días 18 y 19 de mayo. Fotografía por: Baltasar Camps.

“El Petit de Cal Eril” en el escenario exterior de La Mutant durante el festival “Pops Marítims” los días 18 y 19 de mayo. Fotografía, Baltasar Camps.

Baltasar Camps Estellés.

ESAT presenta en Bellas Artes proyectos fin de carrera

Presentación de proyectos de fin de carrera de ESAT
Salón de Actos del Museo de Bellas Artes
C / San Pío V, 9. Valencia
Del 5 al 7 de junio de 2018, de 10.30 a 14.00h

El Salón de Actos del Museo de Bellas Artes de Valencia acoge los días 5, 6 y 7 de junio la presentación de los proyectos de fin de carrera de los estudios del HND de Arte & Diseño de la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT), donde se expondrán ante un jurado de reconocido prestigio. Un evento que pone fin a su formación de tres años y donde podrá apreciarse el nivel de estos jóvenes talentos, lo que supone para ellos el inicio de una nueva andadura profesional.

El martes 5 presentarán sus proyectos David de la Torre, Ana Sora, Alberto Martínez y Antonio Cubel. El proyecto de David de la Torre, ‘Kenopsia’, es un estudio de la relación que existe entre los artistas urbanos y el espacio que van a intervenir. Este estudio ha concluido en un libro y diferentes audiovisuales que dejan constancia de estas intervenciones.

ESAT

The White Shadow, proyecto de Jorge Juan Garzón. Imagen cortesía de ESAT.

Ana Sora presentará ‘At night’, un libro que ilustra las experiencias de diferentes personas afectadas por la parálisis del sueño. El libro ha sido posible tras una exhaustiva labor de investigación que incluye entrevistas personales que han inspirado los diferentes capítulos del mismo.

Por su parte, Alberto Martínez hablará de ‘Bohemian Media’, una agencia que ha creado con la intención de apoyar a cantantes y grupos musicales que necesitan desarrollar su imagen desde una primera identidad corporativa hasta video clips, pasando por cartelería, difusión de conciertos, portadas de discos o  diseño web.

Antonio Cubel ha encontrado su inspiración en la carretera, más en concreto en la fotografía nocturna de la misma, en el juego de las luces de los vehículos y en la potencia visual de los materiales reflectantes que se utilizan en ese entorno. El proyecto ‘Interacción lumínica’ consiste en un libro fotográfico de autor y tres piezas escultóricas en las que integra materiales reflectantes y luminiscentes.

El miércoles 6 será el turno de Anabel Povo, Carmen Silvestre, David Bahilo y Jorge Juan Garzón. Anabel Povo hablará de ‘Behind the mask’, un proyecto que consiste en el desarrollo gráfico de un videojuego partiendo de una idea propia. Después del desarrollo de la historia, de sus entornos y sus personajes, ‘Behind the mask’ es un artbook, que incluye también una edición de coleccionista del juego y un potente teaser promocional. ‘The White Shadow, el proyecto de Jorge Juan Garzón, es un libro de arte, germen de una futura animación y un cuento ilustrado escrito por el propio Garzón.

‘Odyssey’ es el título del proyecto de Carmen Silvestre. Se trata de una instalación que gira en torno al concepto de la luz y el efecto que tiene sobre la realidad. Se ha inspirado en el movimiento aparente que tienen la luces del sol y la luna sobre la tierra. David Bahilo presenta ‘Leshly’, una marca de ropa propia diseñada para un público joven. La seña que identifica la marca es el cuidado de las ilustraciones.

El jueves 7 defenderán sus proyectos Erika Andrada, Héctor Giménez y Marta García. Erika Andrada ha enfocado su proyecto ‘NQN Perception AR’ hacia la creación de contenidos de vídeo, imagen, 360º y 3D para ser visualizados a través de la realidad aumentada, aplicados, en este caso, a un hotel.

Héctor Giménez hablará de ‘Noa’, el desarrollo gráfico de un largometraje que se plasmará en un libro de arte y un teaser promocional. Marta García presenta ‘FugitiVe’, un proyecto en el que fusiona dos estéticas en apariencia opuestas pero que conceptualmente comparten elementos comunes, el minimalismo y el punk. Esta simbiosis ha concluido en una línea de ropa innovadora e inusual.

Kenopsia, proyecto de David de la Torre. Imagen cortesía de ESAT.

Kenopsia, proyecto de David de la Torre. Imagen cortesía de ESAT.

Lo digital y el factor humano

La enseñanza de las artes en la era digital: el factor humano
Las Naves
C / Joan Verdeguer, 16. Valencia
Jueves 31 de mayo de 2018, a las 19.00h

La tecnología y las redes sociales han cambiado la forma de ver el arte. La tecnología, para inducir a un significativo cambio de apoyo, y las redes sociales, democratizándolo.

Haría falta un debate profundo que analizara las consecuencias que ha generado el digital en la enseñanza de la creación en general y la de las artes aplicadas en particular. De momento, en esta mesa redonda el debate se centrará en la importancia del factor humano en la enseñanza de las artes en la era digital. Sobre todo en un momento en el que la información se encuentra fácil a golpe de clic.

Posiblemente sea ahora, cuando en cualquier tutorial puede encontrarse la manera de hacer algo, cuando más necesario se haga el factor humano. No deja de ser una tesis que resulta verosímil si atendemos al auge y proliferación de cursos y carreras artísticas.

Se trata de indagar, a través de la exposición y la mesa de debate, sobre las relaciones, vínculos e influencias que todavía se generan entre profesorado / profesionales de la materia que imparten y su alumnado. Y es en el ‘todavía’ donde encontramos la necesidad de abordar un tema no suficientemente explorado ni analizado. Y es en el ‘todavía’ donde toman relevancia estos vínculos y estas influencias citadas debido, precisamente, a esta individualidad hacia la que nos conduce el mundo digital, con sus vídeo-conferencias, cursos online y tutoriales de todo tipo.

Cartel de la mesa redonda. Imagen cortesía de ESAT.

Cartel de la exposición ‘Revolutum’. Imagen cortesía de ESAT.

Participantes

Ricard Huerta: Profesor en la Universidad de Valencia. Educador en artes. Investigador del Institut Universitari de Creativitat e Innovacions Educatives. Director de ERARI y eMuseari. Presidente de Avalem.

Elías Pérez: Profesor titular en el Departamento de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de San Carlos, Universidad Politécnica de Valencia. Decano de la Facultad de Bellas Artes de San Carlos de la Universidad Politécnica de Valencia de 2004 a 2009.

Victoria Contreras: Artista multimedia y profesional freelance especialista en herramientas electrónicas e integración de recursos digitales. Socia fundadora de DES.AR.ME. (Desarrollo artístico de los Medios).

Moderador: Alberto Adsuara. Director adjunto de Art & Design en ESAT. Profesor de Fotografía y Narración Visual. Ha publicado cinco ensayos, entre los que destacamos el último por su vinculación a la imagen sintética, tan presente en los creadores contemporáneos.

La Mutant inaugura el festival Cabanyal Íntim

Cabanyal Intim. Presentación en La Mutant (las Naves)
C/ Joan Verdeguer, 16-24
Valencia

El barrio del Cabanyal vuelve a ser escenario del panorama cultural en la ciudad del Turia. El pasado jueves se inauguró la 8ª edición del festival Cabanyal Íntim, organizado por la compañía teatral Francachela, donde toda una serie de propuestas escénicas girarán en torno a la memoria. Los camerinos, las bambalinas, así como los focos y sus protagonistas, saldrán durante los días 10 y 20 de mayo de su contexto habitual, desarrollando distintos lenguajes escénicos en lugares alternativos de la propia vecindad.

Qué mejor espacio que La Mutant para dar el pistoletazo de salida a este evento urbano. Ubicado en Las Naves, este complejo especializado en las artes vivas, cedió su patio exterior para que más de un centenar de personas se dieran cita en esta iniciativa socio-cultural. La heterogeneidad del aforo demostró, una vez más, el compromiso de la ciudadanía por el patrimonio histórico y arquitectónico del barrio marítimo, propósito por el que lucha la organización del festival con la colaboración de la plataforma Salvem el Cabanyal.

Patio de La Mutant. Fotografía Javier Martínez Fernández.

Patio de La Mutant. Fotografía Javier Martínez Fernández

La maestra de ceremonias de este acto inaugural volvió a ser la actriz Ángela Bermúdez. Su personaje ‘La Diva’, con su falda asirenada que tanto recuerda al ambiente marino, fue la encargada de amenizar el encuentro junto a la dragqueer Liz Dust. A la fiesta se unió el grupo musical Lulú y los Tigretones con canciones que todos y todas tenemos en nuestra memoria musical. Clásicos como Tu vuò fa’ l’americano, Girls Just Wanna Have Fun, o You Never Can Tell, fueron versionados por esta formación valenciana que logró que más de una pareja bailara al ritmo de Mia Wallace y Vincent Vega.

Lulú y los Tigretones. Fotografía de Laura Ojeda Tejerina

Lulú y los Tigretones. Fotografía de Laura Ojeda Tejerina

La voz de Carola Mendoza -vocalista del grupo- dio paso a la última intervención de la noche: Las Hijas de la Cumbia. Este dueto femenino, formado por Maca y Ale, cinceló una atmósfera alegre a través de la selección ad hoc de ritmos folclóricos provenientes de América Latina y el sonido en directo del guache.

Las Hijas de la Cumbia. Fotografía de Javier Martínez Fernández

Las Hijas de la Cumbia. Fotografía de Javier Martínez Fernández

Diversos estilos musicales, varietés, diversión. Cerveza artesanal valenciana y ¡bingo! Un stand de venta de productos con ilustrados e Ilustrísimos coños (conforme a la literalidad, pues el stand que vendía sus productos, lo hacía bajo el lema “¿Qué coño quieres?”) que visibilizaban al sexo femenino.

Stand de venta. Fotografía de Laura Ojeda Tejerina.

Stand de venta. Fotografía de Laura Ojeda Tejerina.

No faltó un ápice en este encuentro cultural que ya recorre los distintos puntos del Cabanyal: sus calles, sus casas, lugares singulares. El itinerario escénico trazado a través de la danza, la performance, el musical o la poesía dramatizada, servirá como herramienta de apoyo y reivindicación a este barrio histórico valenciano.

La Diva. Fotografía de Laura Ojeda Tejerina.

Imagen de portada. La Diva. Fotografía de Laura Ojeda Tejerina.

Javier Martínez Fernández

Un Vistazo a “Las Leyes de la Termodinámica”.

El pasado 20 de abril se estrenó la película «Las Leyes de la Termodinámica», película de Mateo Gil. Nosotros pudimos asistir a su preestreno en Kinépolis (València) y en el presente artículo trataremos tanto lo que nos pareció como las reflexiones que hemos hecho en torno a ella. Se trata de ese tipo películas que demuestran como su director puede tratar una gran variedad de géneros, en este caso se trata de una comedia romántica enmarcada en el contexto de un falso documental. Para ello, Mateo Gil se ha servido de un reparto poco numeroso, pero eficaz. Hablamos de Vito Sanz, Berta Vázquez, Chino Darín y Vicky Luengo.

El argumento es simple. Se trata la típica formula de «chico conoce chica», pero con unas cuantas variaciones. Los protagonistas no se enamoran al instante, sino que poco a poco se observa como el personaje de Vito Sanz acaba ganándose al de Berta Vázquez mediante su personalidad y la atracción que supone la curiosidad que despierta todo aquello que estudia. Él ya se encontraba en una relación que le iba bien, una chica que le entendía, que le quería y que sabía apreciar todas las cosas que para la gente en general serían meras «frikadas».

Pero como suele ocurrir, la relación se encuentra en un punto en que la monotonía es tal que cualquier mero accidente, y usamos esta palabra en el sentido más científico posible, puede hacer que todo se desmorone. De hecho, eso es lo que ocurre. En un momento de la película, en el que todos los protagonistas entran en juego y en que solo la parte masculina se conocía de antemano ocurre este accidente mediante el cual terminan por conocerse y se inician dos relaciones paralelas. La primera, la de los protagonistas, se basará en el menosprecio del protagonista hacia él mismo respecto a su amada. A causa de estas inseguridades provocadas por verse inferior a ella en todos los aspectos, le trasladará todas sus dudas a ella y ocasionará su ruptura. Por otro lado, los otros dos protagonistas llevarán una relación en la que él no puede evitar querer estar con otras mujeres, pero que al final se percatará de que verdaderamente solo quiere a la pareja que en este encontronazo conoce.

Chino Darín y Vicky Luengo en "Las Leyes de la Termodinámica". Fotografia cedida por Sony pictures.

Chino Darín y Vicky Luengo en “Las Leyes de la Termodinámica”. Fotografía cedida por Sony pictures.

Todo esto, e insistimos, todo, se encuentra explicado mediante las leyes de la termodinámica por el propio protagonista. ¿A qué se debe? Hemos de tener en cuenta que él se encuentra realizando su tesis doctoral y, además, es un apasionado de todo lo que tiene que ver con su disciplina. Así pues, traslada todo cuanto estudia y sabe a todos los ámbitos de la vida. Muestra de manera constante como las personas nos encontramos siempre predeterminadas a hacer todo tipo de acciones, ya sea despejarnos dando un paseo, enamorarnos e incluso llevar a cabo nuestras necesidades biológicas, algo que se puede ver a lo largo de todo el filme.

Manel (Vito Sanz) colaborando en una clase de la universidad como ayudante. Fotografía cedida por Sony Pictures.

Manel (Vito Sanz) colaborando en una clase de la universidad como ayudante. Fotografía cedida por Sony Pictures.

Los datos que se trasladan a la pantalla son totalmente verídicos, y es aquí donde entra en juego el falso documental. A lo largo de la película aparecen una serie de científicos de gran renombre, según el propio director, que nos explican, o más bien aclaran, cuáles son las fuerzas que intervienen en cada parte de la trama, mostrándonos, eso sí, de una manera magistral, en cuanto a lo formal, y muy didáctica, todos los procesos termodinámicos correspondientes. Se recurre a esquemas visuales y planos dentro de la trama en que se expone con flechas, líneas y dibujos todo lo que ocurre en la ficción en relación con la ciencia. En este punto es muy destacable la escena de la discoteca, en la que los principales protagonistas se dan el primer beso a la vez que se explica la atracción gravitatoria.

Aunque el planteamiento y la idea son muy originales, debemos exponer también que acaba por volverse algo tedioso. A lo que nos referimos es a que se trata de conceptos entendibles y muy bien explicados, pero que, al ser expuestos de manera tan rápida y tajante sacan al espectador de la trama constantemente. Lo que queremos decir es que tal vez al realizar toda esta serie de explicaciones de manera tan perfeccionista se corta el hilo de la historia, ya que, debemos esforzarnos en comprenderlas. Claro está que, si estamos familiarizados con el tema, estos tramos de la película pueden volverse muy disfrutables, puesto que se conocen los conceptos. Sin embargo, si se trata de un espectador estándar, que no conoce dichos conceptos, le estaríamos mostrando, a priori, objetos a los que debe dar significado para poder llegar a comprender la relación entre éstos y lo que ocurre en pantalla. Esto ya representa un esfuerzo comprensivo que, en nuestra opinión, separa al espectador de la trama principal. Sin embargo, si conocemos los conceptos, lo único que tenemos que hacer es aplicar las ideas, por lo tanto, el esfuerzo es menor y el disfrute, mayor.

La idea de que las emociones humanas se encuentran determinadas en gran parte no es algo nuevo en nuestros tiempos. Son numerosos los estudios que cada vez más asocian la aparición del amor con procesos químicos que se generan en nuestro organismo. Sin embargo, la película usa la termodinámica, es decir, física, no química. Esto la convierte en una temática de lo más original. El protagonista, como hemos comentado, se encuentra obsesionado con ello, de hecho, puede darse el caso de que nos traslade en cierta manera esa obsesión, puesto que a lo largo de la película se despierta en el espectador un sentimiento de curiosidad que en cierto modo le lleva a querer saber que nueva ley intervendrá en el siguiente punto de la trama argumental.

Llegados a este punto, y como se avanza nada más comenzar la película, la relación entre los dos protagonistas termina. Sin duda, esta es otra de las partes del filme que se explica mediante leyes de la física, pero a estas alturas, eso no nos sorprende. El protagonista entra en una espiral de depresión y obsesión con respecto a su amada, lo que le pasó a él con su expareja le acaba de pasar a él. Busca en todos los rincones posibles teorías, explicaciones que le den respuestas a sus dudas, incluso culpa al personaje de Berta Vázquez. Todo esto termina en una escena rápida y con un texto conciso que no solo da un golpe de realidad al protagonista, sino también al espectador. Hablamos del momento en que Elena (Berta Vázquez) se gira para decirle a Manel (Vito Sanz): «¡Las leyes de la termodinámica no se pueden aplicar al amor!».

Manel (Vito Sanz) pensativo en el lugar de trabajo de su amigo (Chino Darín). Fotografía cedida por Sony Pictures.

Manel (Vito Sanz) pensativo en el lugar de trabajo de su amigo (Chino Darín). Fotografía cedida por Sony Pictures.

Es en este punto en el que se descubre la tesis de la obra. El hecho de que bien es cierto que se puede fantasear con que exista cierta relación entre las leyes físicas y el amor, esto no deja de ser lo que es, fantasía. El amor es mucho más que eso. Creer que todo se encuentra determinado no solo es antinatural, también es retorcido. De hecho, tras esto se muestra como realmente, Manel es quien precipita la relación al fracaso con una serie de flashbaks en los que se pone en manifiesto como esconde su frustración, inseguridad y baja autoestima tras su especialidad, que son las ciencias. De hecho, que lleve a cabo esta actitud es síntoma no solo de sumisión, sino también de su falta de voluntad o de valor para enfrentarse a lo adverso, puesto que, para él, todo está predestinado y es inmutable. De esta manera se libera de su actitud en la relación y, además, le es más fácil culpar a los demás, en este caso, a Elena. Él mismo es quien desde un principio cree que todo acabara porque se ve en un plano inferior en todos los sentidos a su nueva pareja.

Elena (Berta Vázquez). Fotografía cedida por Sony Pictures.

Elena (Berta Vázquez). Fotografía cedida por Sony Pictures.

La película, sin duda, representa una propuesta muy original por lo que plantea. Porque puede llegar a esconder más cosas de las que se puede ver a simple vista. Se nos muestra una trama que permite al espectador reflexionar entorno a ella, puesto que, todos alguna vez hemos comparado el amor con cualquier cosa con el fin de simplificar algo que de por sí es de las emociones más sumamente complejas que pueden experimentar los seres humanos, con un sinfín de factores que lo condicionan, por no hablar del más importante, el libre albedrío. La manera en que se exponen los puntos que hacen referencia a las leyes de la termodinámica son muy interesantes y, a nuestro juicio, en cuanto a su contenido formal, muy agradables, ya que acompañan de manera espléndida las explicaciones, así como, a su vez, enriquecen la experiencia visual en algunas escenas como la de las dos rupturas emocionales mediante planos superpuestos.

Manel (Vito Sanz) y su exnovia en una de las escenas en que se ven los planos superpuestos. Fotografia cedida por Sony Pictures.

Manel (Vito Sanz) y su exnovia en una de las escenas en que se ven los planos superpuestos. Fotografía cedida por Sony Pictures.

Como hemos comentado anteriormente, probablemente, aquello que no nos ha parecido lo mejor es el hecho de que se reiteren tanto las relaciones entre leyes y trama, entre concepto y objeto. Probablemente, sea mucho más disfrutable si se realiza un segundo visionado en el que ya tengamos más o menos claras las ideas planteadas y así relacionarlas mejor, para no tener que prestar tanta atención a éstas y que de esta manera el juego que establecen sea más ostensible para el espectador. Aun así, se trata de una propuesta muy original y que invita a la reflexión y al disfrute de todo aquel que esté dispuesto a pasar un rato reflexionando sobre algo tan enigmático como es el amor.

Momento en que todos los protagonistas: Vito Sanz, Chino Darín, Berta Vázquez y Vicky Luengo sufren el accidente que les hace conocerse. Fotografia cedida por Sony Pictures.

Momento en que todos los protagonistas: Vito Sanz, Chino Darín, Berta Vázquez y Vicky Luengo sufren el accidente que les hace conocerse. Fotografía cedida por Sony Pictures.

Patricia Conde y Ángel Martín, entre risas

Factoría ‘La importancia de la risa’
Patricia Conde y Ángel Martín
Espai Rambleta
Bulevar sur esquina Pío IX. Valencia
Viernes 11 de mayo de 2018

Han pasado más de 10 años desde que inició ‘Sé lo que hicisteis’, el famoso  programa de televisión que presentaba Patricia Conde en La Sexta y que terminó en mayo de 2011 . Ahora, junto a Ángel Martín, su antigua pareja estrella, regresan a la acción en un nuevo programa en Movistar +, llamado Wifileaks, centrado en el mundo digital que más nos engulle cada día.

Patricia Conde, en el centro, junto a Ángel Martín y Mariola Cubells en la factoría 'La importancia de la risa'. Foto: Lorena Bright.

Patricia Conde, en el centro, junto a Ángel Martín y Mariola Cubells en la factoría ‘La importancia de la risa’. Foto: Noelia Britch.

El pasado 11 de mayo Patricia Conde y Ángel Martín estuvieron en la Rambleta  para hablar sobre su nuevo programa, su regreso y sobre todo, para enseñarnos la importancia del humor.

Entre preguntas y respuestas absurdas surgió lo estelar, Ángel Martín preguntaba a sus compañeros si podía vivir un hombre en una estrella y que si al verlo desde la Tierra, la estrella al explotar el hombre estaba vivo o muerto, teniendo en cuenta que pudiese estar en la estrella teóricamente. Puesto que desde la Tierra se ven estrellas que ya no están… digamos que se produce una paradoja visual (?).

De izda a dcha, Mariola Cubells, Patricia Conde y Ángel Martín. Foto: Lorena Bright.

De izda a dcha, Mariola Cubells, Patricia Conde y Ángel Martín. Foto: Noelia Britch.

Sea como fuere, Patricia Conde y Ángel Martín hicieron pasar al público una grata velada salpicada de risas. Cabe añadir la aparición estelar de Guillermo (un chico que se cayó por las escaleras del teatro), Emilio Solo y sus piropos hacia la presentadora de una forma estrambótica y Antonio, que estaba haciendo un blog, porque al día siguiente se iba de boda.

Todo esto es necesario vivirlo para contarlo, porque el humor es algo que hay que experimentar para entenderlo. Y es que Wifileaks promete traernos las mejores sonrisas, con el estilo que caracteriza a Ángel Martín en sus guiones espectaculares y Patricia Conde mejorándolo todo (como diría el propio Martín), además de ilustrarnos con contenidos sobre el mundo digital, muy útil en este siglo XXI. Infinitas gracias por hacer de la televisión un lugar más bonito, y por supuesto, alegrarnos la vida.

Patricia Conde y Ángel Martín. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Patricia Conde y Ángel Martín. Imagen cortesía de Espai Rambleta.

Sergio Vegas

I Bienal de Pintura Mª Isabel Comenge

I Bienal de Pintura Mª Isabel Comenge
Centre Cultural La Nau
Carrer de la Universitat, 2 (Valencia)
Hasta el 17 de junio de 2018

La Fundación Juan José Castellano Comenge (JJCC) tuvo sus inicios durante el mes de noviembre del año 2016. Sus principales objetivos fueron la asistencia a personas con riesgo de exclusión o marginación social e impulsar económicamente a los pintores valencianos o que residen en la capital del Turia. En 2017 ja se ha demostrado el grado de importancia que la fundación da a las ayudas mediante la colaboración con distintas instituciones benéficas.

En cuanto al tema que nos ocupa, la promoción de jóvenes promesas del ámbito pictórico valenciano, se acaba de realizar la I Bienal de pintura Mª Isabel Comenge. La Bienal lleva el nombre de la madre del presidente de la fundación, quien le infundió, -y antes a ella su abuelo- el amor por las artes y en concreto, por la pintura. De hecho, el mismo Juan José Castellano dispone de una gran colección de obras de artistas valencianos. No solo se busca realizar esto por los artistas valencianos, sino también por el hecho de que el arte despierta en nosotros sentimientos que nos llevan al regocijo intelectual y espiritual. En definitiva, todo esto viene a desembocar en la proyección cultural del arte, de la que, si bien la mayor parte de la ciudadanía da síntomas de empezar a estar sensibilizada, nunca está de más ayudar mediante este tipo de iniciativas a que pueda llegar a todos los rincones de la sociedad, para que puedan disfrutarla independientemente de sus condiciones vitales.

Para esta Bienal se presentaron alrededor de 130 artistas. «El proceso de selección – Dice el jurado – fue duro. De 126 artistas seleccionamos a 27, que acabarían por quedarse en los 16 que vemos en la exposición». Estos artistas debían cumplir el requisito de ser menores de 45 años, entre otras cosas, para que artistas con mayor bagaje no eclipsen a los demás. El premio total de 22.000€ se repartiría entre el primer y el segundo elegidos por el jurado, 15.000€ para el ganador y 7.000€ para el segundo. Además, en la entrega de premios se realizarían dos menciones honoríficas, accésits. Las demás obras que se muestran en la exposición, aunque no hayan obtenido ningún premio, han conseguido una gran visibilidad. El hecho de que los visitantes puedan contemplar y disfrutar de las obras ya supone un grandísimo premio, y más aún si se trata de artistas que todavía no suenan en el panorama profesional.

Los Patronos junto al cartel de la I Bienal Mª Isabel Comenge. Fotografía Baltasar Camps

Los Patronos junto al cartel de la I Bienal Mª Isabel Comenge. Fotografía Baltasar Camps

En cuanto al criterio seguido por el jurado para seleccionar las obras que han terminado por ser expuestas tiene como punto de partida la madurez de los trabajos y la solidez de sus propuestas. Pero a la hora de seleccionarlas, según Horacio Silva Sebastián, catedrático de Bellas Artes y pintor, se tuvo muy en cuenta la modernidad, novedad, estética, calidad de la factura y otras variables. Aun así, puso especial hincapié en la emoción, sobre todo se tuvo en cuenta que la obra que fuese a ser ganadora emocionase, generase en el espectador ese momento placentero producto del diálogo entre la obra i el observador.

Nos llamó la atención el hecho de que aquellos artistas que fueran premiados en la Bienal no podrán presentarse en futuras ediciones. Esta medida se encuentra completamente justificada. Primero porque se asume que gracias a este impulso de reconocimiento el ganador tendrá más oportunidades de cara al mundo profesional, y si es así, de volver a presentarse, podría eclipsar las obras de los otros jóvenes que intentan hacerse un hueco en el mundo del arte, algo complicado teniendo en cuenta la cantidad de trabas para lograr sus objetivos en España. El propio Juan José Castellano Comenge nos comunicó su desagrado con respecto a la legislación estatal en lo que concierne al mecenazgo, puesto que pese a haber sido reformada recientemente la citada Ley de Mecenazgo, sigue siendo ineficaz, desconocida e insuficiente, presentando unas condiciones de total ineficiencia y resultando inútil para lo que la sociedad requiere. Por otro lado, comentó que la ayuda que dan algunas de las instituciones a estos artistas emergentes son insuficientes para que éstos lleguen a dedicarse de manera entera a la creación artística y que, de esa manera, la sociedad en general pueda disfrutar de sus obras.

Los ganadores de la I Bienal fueron: Nelo Vinuesa Vila con la obra «Vent du nord»; el segundo premio fue para Juan Olivares Luque con la obra «J’aime l’émotion qui corrige la règle III». Las artistas que recibieron la mención honorífica fueron: Keke Vilabelda y su obra «Block nº3» y Carolina Valls Juan con la obra «Flexible #5». No solo estas obras fueron alabadas por el jurado, ya que, como hemos comentado antes, todas las obras expuestas son muy merecedoras del reconocimiento tanto del jurado como de la sociedad en general, debido sobre todo al difícil proceso de selección al que se han sometido.

Puesto que Keke Vilabelda se encontraba en México, no pudo asistir al acto, por lo que la primera con quien tuvimos ocasión de hablar fue con Carolina Valls. Nos comentaba que para ella era toda una sorpresa haber recibido uno de los dos accésits teniendo en cuenta el altísimo nivel que había en la sala de exposiciones con propuestas tan buenas y originales. Su obra forma parte de su serie titulada «Flexible», cuyo punto de partida fue hace un año. La obra en sí muestra una clara geometrización. Se nos muestra una especie de modelo industrial que transmite una fuerte sensación de limpieza estética, que no se queda solo en eso, puesto que tal como trata el espacio transmite al espectador un lado emotivo y sensible que separa la obra de lo meramente estético.

Carolina Valls junto con su obra Flexible #5 (160x160cm). Fotografía Baltasar Camps

Carolina Valls junto con su obra Flexible #5 (160x160cm). Fotografía Baltasar Camps

Carolina Valls tras ser anunciado su accésit. Fotografía Baltasar Camps.

Carolina Valls tras ser anunciado su accésit. Fotografía Baltasar Camps.

Juan Olivares, ganador del segundo premio nos concedió también unos minutos en los que pudimos preguntarle no solo por la obra, sino por la Bienal en sí. A propósito de esto nos trasladó lo esperanzadora que resultan para él iniciativas como esta. Hemos de tener en cuenta el hecho de que se trata del premio más significativo de la Comunitat Valenciana y uno de los más interesantes a nivel del estado español, con lo cual, nos dijo, es sin duda un ejemplo a seguir, una iniciativa a tener muy en cuenta. Esto último se acentúa si tenemos en cuenta la situación actual con respecto a  la citada ley de mecenazgo actual.

Juan Olivares tras ser anunciado como segundo premiado. Fotografía Baltasar Camps

Juan Olivares tras ser anunciado como segundo premiado. Fotografía Baltasar Camps

Su obra llama especial atención por su título, «J’aime l’émotion qui corrige la règle III», debido a que se trata de un fragmento de una muy conocida frase de Georges Braque, que dice: «J’aime la règle qui corrige l’émotion. J’aime l’émotion qui corrige la règle». La cita se encuentra enteramente ligada al proceso creativo del collage, la técnica utilizada, que responde a un proceso creativo revelador para el artista que, se espera, pueda transgredir los límites de lo físico para poder llegar a todo el público que visite la exposición.

Juan Olivares junto a su obra J’aime l’émotion qui corrige la règle III (166x248cm). Fotografía Baltasar Camps

Juan Olivares junto a su obra J’aime l’émotion qui corrige la règle III (166x248cm). Fotografía Baltasar Camps

Finalmente, pudimos hablar con el ganador del primer premio, Nelo Vinuesa, que llegó unos minutos más tarde de que se realizara la entrega de premios. Se mostró muy agradecido sobre todo por ser el primero en conseguir el reconocimiento que otorga la bienal. Nos habló de que la sociedad, paulatinamente se esta mostrando más receptiva con respecto a los artistas y al arte en general por medio de becas, coleccionistas o concursos de tipo altruista como en el que nos encontramos.

Lo que vemos en su obra «Vent du nord», parte de la serie «Atlas», es un paisaje. La obra se realizó en la Casa Velázquez de Madrid, y lo que vemos es una vista de la sierra madrileña trasladada directamente al lienzo, algo, que al principio puede chocar con la visión del espectador, puesto que no se trata de una visión del todo figurativa pero que se entiende una vez el concepto llega a nosotros. La idea es que nosotros mismos nos encontramos dentro de la montaña, en ella no somos capaces de vislumbrar el horizonte, y es por esto que la obra carece de una línea que lo delimite. La contraposición entre el azul y el gris nos muestra la idea de infinitud y lejanía, más acentuada aún con la presencia de las estrellas. Lo que vemos es una serie de iconografías que sumadas a la estructura de alambre presentan una obra que sobrepasa lo sensorial que para el pintor y miembro del jurado, Horacio Silva, muestra un estilo Neopop con un lenguaje y una elaboración muy novedosa.

Nelo Vinuesa junto con su obra Vent du nord (200x280cm). Fotografía Baltasar Camps

Nelo Vinuesa junto con su obra Vent du nord (200x280cm). Fotografía Baltasar Camps

Por lo pronto, la I Bienal ha sido todo un éxito tanto por la representación de artistas jóvenes que se muestran como grandes promesas del panorama artístico de la ciudad de València como por su gran jurado. Ya se tiene en mente, de hecho, la siguiente Bienal, para el 2020, de la cual se espera tenga un éxito igual o mayor a la que acaba de llevarse a cabo. Sin duda se trata de una gran propuesta e iniciativa totalmente altruista que puede servir de gran ayuda para nuestros artistas y ¿por qué no? Llegar a convertirse en un referente nacional que nos permita sentirnos aún más orgullosos de como la ciudadanía se vuelca en este tipo de actos.

Los ganadores Nelo Vinuesa y Juan Olivares junto a Carolina Valls, los patronos y  Juan José Castellano Comenge, presidente de la fundación y arropados por los Vicerrectores de Cultura de la Universidad y Universidad Politécnica de Valencia Respectivamente, José Luis Cueto y Antonio Ariño. Fotografía Baltasar Camps

Los ganadores Nelo Vinuesa y Juan Olivares junto a Carolina Valls, entre ellos, Horacio Silva, con Juan José Castellano Comenge, presidente de la fundación y arropados por los Vicerrectores de Cultura de la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Valencia respectivamente, José Luis Cueto y Antonio Ariño. Fotografía Baltasar Camps

Baltasar Camps Estellés

There is life in Limbo. Rocio Villalonga

There is life in Limbo. Rocío Villalonga. Festival Internacional de la Imagen de Amman
Galería Darat Al Landa.
Amman, Jordania
Hasta 15 de Mayo 2018

Nos encontramos ante la sólida obra fotográfica de la artista española Rocío Villalonga (1966). En esta ocasión ha sido seleccionada para participar en el Festival Internacional de la Imagen de Amman 2018. La obra que presenta, en uno de los más prestigiosos centros de arte de la capital jordana, Darat Al-anda, es una serie fotográfica con título There is Life in Limbo. Se trata de un work in progress que comenzó con la serie El extraño Flujo de la Monarca (2015), expuesta en Valencia en la galería Alba Cabrera y comisariada por José Luís Pérez Pont. En palabras de la artista:

Eran, y lamentablemente siguen siendo, tiempos convulsos, en los que la inacción de Europa para acoger y dar solución a los cientos de miles de vidas de personas, que se agolpaban en nuestras fronteras pidiendo refugio, y la violación constante a los artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos, desató la necesidad de entrar en contacto con los protagonistas.”

Imagen: Cortesía de Rocio Villalonga. Extracto de '' In Limbo there is control''.

Imagen: Cortesía de Rocio Villalonga. Extracto de ” In Limbo there is control”.

 En aquella ocasión, la artista ya entró en contacto con ACNUR y con diferentes asociaciones de migrantes, además de con Cruz Roja, y a través de imágenes de los protagonistas y vídeos testimoniales dio cuerpo a esa extraordinaria exposición inscrita entre la instalación y el foto-documental El extraño Flujo de la Monarca (2015). El rechazo que suscitó en la artista el comportamiento de Europa ante la mal denominada “crisis de los refugiados”, le llevó a presentar el proyecto a la Jordan National Gallery of Fine Arts que le otorgó una residencia artística en el año 2016. Aquí entró a trabajar de lleno con los refugiados del segundo campo más grande del mundo Za’tari. Desde aquí y en la actualidad coordina un taller de producción y edición de vídeo con móvil, actual laboratorio desde el que prepara un comisariado para dar voz a los que no la tienen. Fue durante esa misma época, cuando participa en un simposio de arte público con una obra de Land Art con título Borders, en Áqaba, al sur de Jordania, en a que deja de manifiesto la presión tan profunda que ejercen las fronteras en este territorio. Y es durante esos trayectos en coche de Norte a Sur y de Este a Oeste por estas tierras de Oriente Medio, como de un modo natural y sin pretenderlo (tal y como la artista manifiesta) comienza las dos series fotográficas: In Limbo there is control (2016-17) y There is Life in Limbo (2017-18).

Jordania es el país de las historias y las civilizaciones, del tránsito humano cruzando el país de sur a Norte de Este a Oeste y viceversa, país de huellas, de civilizaciones en sus pasos de Mesopotamia a Egipto, del Sur de Arabia al Norte. La Jordania bíblica, la nabatea y la bizantina, la omeya, la islámica. Por algo se bautizó como Transjordania, así se llamaba antes de ser el actual Reino Jordano Hachemita. País de alta carga antropológica, refugio de vidas truncadas, esperanza del desarraigo, patria del sin patria, huella histórica y presente de vidas y realidades. Los que llegan, los que se quedan a mitad del camino, los que se establecen y regresan, sedimento de memorias que sumergidas en el mar. Estas tierras de nadie y de todos hoy con fronteras, vividas y comprendidas en profundidad por Rocío Villalonga que lo refleja en su trabajo. Dos series: In Limbo there is control y There is Life in Limbo, ambas complementarias aunque abordando aspectos diferentes y tranzando una cartografía sensitiva de una Jordania que no sale en las guías turísticas. In Limbo there is control (2016-17) nos alerta de las fronteras y torres de vigilancia, como chivatos de una amenaza latente derivada de los conflictos bélicos de los países vecinos. La serie da título al espacio-frontera como “Limbo” y su visibilidad a través de las instantáneas fotográficas realizadas por la artista, de puestos de vigilancia y vallado, en los lindes de Jordania con Irak, Israel, Cisjordania, Arabia Saudita y Siria para controlar, por un lado al terrorismo y por otro, los flujos de migraciones forzosas provocadas por los conflictos en los países vecinos.

Imagen: Cortesía de Rocio Villalonga. Detalle de la exposición 'There is life in Limbo'

Imagen: Cortesía de Rocio Villalonga. Detalle de la exposición ‘There is life in Limbo’

La artista lo relata así en un comunicado con motivo del congreso celebrado en 2017 en el IVAM Imaginar en Mediterráneo:

… es pues, en esos trayectos, cuando se me hacen visibles en la ruta, las torres de vigilancia y las vallas fronterizas. Las primeras torres de vigilancia que en un inicio surgían como algo anecdótico en el camino, se configuraron en algo reiterativo en el paisaje, marcando el comienzo de esta serie fotográfica que habla de las fronteras (el Limbo), los puestos de vigilancia y las torres vigías (el control). Y es así como Jordania, en una explotación casi racional de la frontera, surge como frontera entre estados vecinos y enemigos, frontera de lucha, pero frontera que respeta un cierto equilibrio entre fuerzas que no quieren destruirse mutuamente.Y es que la situación geográfica del Reino Hachemita provoca que la vigilancia sea omnipresente, como receptora humanitaria de palestinos expulsados de su territorio ocupado por Israel, los iraquíes huidos de su territorio por los ataques del Estado Islámico y los Sirios huyendo de una guerra desoladora saliendo de estampida hacia otras tierras en paz. A ello hay que sumar los egipcios que entran en el país como trabajadores temporales y los sudaneses. Todo ello convierte a Jordania, en la esperanza terrestre hacia una nueva vida sin cruzar el Mediterráneo.”

Ya en 2017-18 Rocío Villalonga se detiene a observar y mostrar esa otra parte humana, actuando en los sedimentos de la memoria a través de arquitecturas abandonadas, de donde nace la serie fotográfica There is Life in Limbo que se expone actualmente hasta mayo en la galería Darat Al Anda, con motivo del Festival Internacional de Fotografía, de Amman.

La artista así nos relata:

El término Limbo ya desaparecido en la doctrina católica, era el mundo entre los vivos y los muertos, el que no iba ni al cielo y el infierno iba al Limbo. Lo que implica la semejanza con el viaje migratorio en relación al abandono, errancia y destinación desconocida. There is Life in Limbo, que da nombre a este trabajo fotográfico de casas abandonadas en territorios deshabitados, es a su vez una experiencia; experiencia compleja en la que el sujeto, vive un intenso trance fantasmagórico con el espacio, ya sea el que abandona, el que recorre, el que ansía o al que llega. El viaje migratorio es una mutación que condiciona la experiencia, no reduciéndose a un simple cambio de espacio por cuestiones materiales. Es también una fractura y un abandono, voluntario u obligado, doloroso, incluso el tránsito de un estado a otro del individuo. La definición de Limbo en este caso se emplea para definir el espacio en el que como artefactos se diseminan las construcciones abandonadas, muestra del viaje realizado por todos aquellos que por algún motivo abandonan su hogar o su negocio. A su vez, desde el campo de la informática Limbo es la zona en una memoria, volumen o espacio de almacenamiento, a donde se envían los archivos borrados. Similitud con la identidad borrada de los moradores de esas casas en su tránsito migratorio. Las series buscan reflejar la experiencia profunda que resulta de la migración. El vacío, el Limbo, es la frontera que muestra su capacidad de crear grietas que interrumpen las estructuras del tiempo y espacio, desterrando a sus moradores al infierno del espacio infinito.”

Al atlal era el nombre que recibían los lugares abandonados en la poesía clásica preislámica. A través de las ruinas y las casas abandonadas el poeta recordaba a su amada, este concepto en árabe se llama “ante las ruinas”. Así el poeta solía comenzar diciendo que estaba en las ruinas y, como hace Rocío con la serie fotográfica There is Life in Limbo, nos invita a visitar esos espacios abandonados y de un modo aparentemente accidental sumergirnos en un vértigo semejante al que Hitchcock consagró en su película. En esta ocasión la artista a través de su cámara nos empuja a situarnos en unas vidas ajenas y sentirlas propias. Recrear y asimilar la diáspora del tránsito, es parte de la experiencia que se vive cuando vemos las fotografías de la serie, donde el paso del tiempo, el abandono, la errancia, el silencio en una atmósfera desoladora es una constante. Pero que como bien advierte la autora, la vida se asoma de nuevo cuando en estas ruinas aparecen los graffitis anunciadores de negocios, mensajes políticos y profesionales en sus abandonados muros. Como diría el gran poeta árabe Mahmoud Danwis: “Sobre esta tierra hay algo que merece la pena vivir”.

Portada. Detalle de la exposición ''There is life in Limbo'': Cedida por Rocio Villalonga

Portada. Detalle de la exposición ”There is life in Limbo”: Cedida por Rocio Villalonga

Khalid Khreis, curator. 2018, Apr, 07

Director Jordan National Gallery of Fine Arts.

‘Fes Cultura’ con cada vez menos plantilla

Comunicado del Comité de Empresa del Institut Valenciá de Cultura (IVC)
Jueves 29 de marzo de 2018

El Comité de Empresa del Institut Valencia de Cultura (IVC) manifiesta su indignación ante los despidos de cuatro trabajadores de la Dirección Territorial de Castellón. El citado Comité mantuvo una reunión con la dirección del IVC el lunes pasado, tras varios requerimientos, ya que desde diciembre no habían conseguido reunirse con la dirección, tras la publicación de una RPT (Relación de Puestos de Trabajo) bastante diferente a la realidad de la plantilla.

Uno de los puntos del orden del día era la situación de los trabajadores de Castellón, ya que el pasado mes de julio diez fueron advertidos por el director general del IVC, Abel Guarinos, que iban a ser despedidos. Tras estas noticias, el Comité manifestó que no se iban a consentir los despidos sin antes agotar todas las vías posibles de negociación con los trabajadores; desgraciadamente ya hemos padecido un ERE y sus consecuencias  todavía las seguimos sufriendo.

Detalle del logotipo de Fes Cultura.

Detalle del logotipo de Fes Cultura del IVC.

Esta actuación del director general es, cuanto menos, reprobable por cuanto el Comité ha sabido, con posterioridad a los despidos, que esta propuesta fue llevada al último Consejo de Dirección del Institut Valencià de Cultura y aprobada por éste. Los representantes de los trabajadores-as se sienten engañados y ninguneados en la que es su principal función, ya que no fueron informados en la reunión que mantuvieron con Abel Guarinos Viñoles y dos integrantes del equipo directivo de la empresa el día antes de la comunicación de los despidos a los trabajadores afectados. En esa reunión del pasado lunes 26 de marzo, el director general sólo habló de vaguedades y de la imposibilidad de mantener en plantilla a estos trabajadores; en concreto, utilizó el término de amortizaciones.

No entendemos que la política de la Conselleria de Cultura y la de la Dirección del Instituto pase por el despido de trabajadores, precisamente por la merma de la plantilla y la sobrecarga de trabajo en todos los departamentos. Nos resulta incomprensible que un gobierno que ha hecho del lema ‘Fes Cultura’ el leit motiv de su política en este ámbito, se muestre indiferente e insensible a la realidad del día a día de las trabajadoras y trabajadores del que debiera ser uno de sus buques insignia y que son, en definitiva, “la mano de obra” que la hace posible.

La situación del Institut Valencià de Cultura es crítica a muchos niveles, los directores adjuntos programan y programan sin entender que la plantilla está al borde del colapso. Y el malestar va en aumento. Dicha plantilla se compone de muchos interinos, la mayoría desde hace más de 15 años. Con esta actitud entendemos que a partir de ahora se puede despedir a cualquier persona justificando que su trabajo ya no es necesario, lamentablemente igual que hace cinco años hizo el PP con muchos profesionales del entonces Culturarts.

Fachada del Institut Valencià de Cultura.

Fachada del Institut Valencià de Cultura.