“El teatro necesita del cine”

Entrevista a Sergio Villanueva
Festival Internacional de Cine de Valencia Cinema Jove
Del 17 al 24 de junio de 2016

Desde la primera hora que me enteré que venía Sergio Pérez Mencheta a presentar Los Comensales, quise hacerle una entrevista, pero ¡ay de mí!, Sergio no estaba por la labor. Mis preguntas sobre la adaptación de Capitán Trueno en la que él encarnó al personaje, se habían volatilizado. Quizás en otra ocasión pueda cuestionarle sobre aquella oportunidad fallida.

El caso es que aunque Mencheta tenía cosas más importantes que hacer que aguantar a pesados como yo, Sergio Villanueva, director del film, sí accedió a entrevistas. Llegué media hora antes al encuentro en el Hotel Astoria de Valencia, y me lo encontré trasteando su móvil en el recibidor. Como conocía su cara le saludé. Una de las chicas de prensa, todas muy profesionales y amables, me dijo que los otros medios se habían caído y que era el único, así que tenía todo el tiempo del mundo.

Nos desplazamos hasta el bar del Hotel y nos acomodamos en unas sillas, antes de la entrevista le pregunté por Tranvía a la Malvarrosa, donde Sergio tenía un papel. Nos contó que aquello fue una gran producción y que a día de hoy se la siguen recordando en Valencia. Le dije que la película reflejaba una Valencia que ya no existe, que es historia, y entonces sonreímos al hablar del Balneario de las Arenas.

Sacudimos los recuerdos y nos centramos en su ópera prima mientras me dice que pregunte cualquier cosa, lo que quiera, y así lo hago. Por la noche recordó en la presentación del film, junto a Mencheta, una de las preguntas que le formulé y que me agradeció bastante.

Sergio Villanueva. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Sergio Villanueva. Imagen cortesía de Cinema Jove.

Javier Caro

Kir Royal se llena de Ausencias

Ausencia. Gil Gijón, Carlos Sagrera y Josep Tornero
Kir Royal Gallery
C / Reina Doña Germana, 24. Valencia
Inauguración: viernes 29 de mayo de 2015, a las 20.00h
Hasta el 10 de julio, 2015

La galería Kir Royal presenta la exposición colectiva  ’Ausencia’ con las obras de los artistas españoles Gil Gijón Bastante, Carlos Sagrera y Josep Tornero. A través de técnicas y metodologías diferentes, los tres artistas abordan el tema de la ausencia concebida como pérdida, falta, o simplemente como recuerdo y memoria.

La exposición abre con los lienzos de Carlos Sagrera (Madrid, 1987), que proyectan al visitante en las estancias de la casa de sus abuelos, vacía tras su desaparición. A partir de unas fotografías de los años setenta, el artista empieza a realizar una reconstrucción pictórica de los espacios en los que ha crecido. Utiliza el material fotográfico como documentación y como catalizador de su memoria, recuperando un pasado individual que de alguna forma puede llegar a conectarse de manera colectiva dentro de un marco geográfico temporal.

Obra de Carlos Sagrera en la exposición 'Ausencia'. Imagen cortesía de Kir Royal.

Obra de Carlos Sagrera en la exposición ‘Ausencia’. Imagen cortesía de Kir Royal.

¿Qué es lo que queda del pasado en estos espacios ahora vacíos? Mediante el material fotográfico que ha ido encontrando y realizando posteriormente sobre la casa, Sagrera trata de recomponer desde un punto de vista personal la idea de la pérdida, el duelo, el refugio… Le interesa entrar en la vida privada para llegar a lo que se oculta a conciencia, lo que permanece dentro, detrás de lo que vemos a primera vista y no se deja ver, lo siniestro, los espacios que comienzan en los límites de la imagen.

La memoria y el paso del tiempo son dos factores que producen inquietud al artista, es por ello que comienza a trabajar con esta reconstrucción como con un sentido de “frenar” ese desarrollo natural y la pérdida del espacio haciéndolo imagen. Para ello ha ido buscando diferentes formas de representar el olvido, las alteraciones y alucinaciones de la memoria, las huellas del paso del tiempo, las marcas de los objetos que ya no están… La negación a representar figuras humanas dentro de los espacios viene dada por el hecho de que generalmente el espacio permanece tras la desaparición de éstos.

Obra de Josep Tornero en 'Ausencia'. Imagen cortesía de Kir Royal Gallery.

Obra de Josep Tornero en ‘Ausencia’. Imagen cortesía de Kir Royal Gallery.

Seguidamente se encuentran los cuadros en blanco y negro de Josep Tornero (Valencia, 1973). Se trata de fragmentos, pinturas que representan manos como en la serie Fighters (Luchadores) o sábanas abandonadas como en la serie Phantoms (Fantasmas). A través de las imágenes que de alguna manera quedan en nuestra memoria, a través de la lectura de algún poema o algún escrito que haya podido hacer surgir una imagen interna… a través de todos estos filtros, se van materializando las imágenes que después el artista desarrolla.

Es la imagen la que motiva a Tornero a pintar. La obra de este artista combina con maestría la belleza, el rigor intelectual y, sobre todo, el medio para dotar de simbolismo a la imagen creada. Una atmósfera personal invade cada cuadro, consiguiendo que el espectador se exija una segunda mirada que descubre una belleza ideal que se manifiesta en composiciones que conjugan lo contemporáneo con lo clásico.

Josep Tornero aborda su obra de manera lenta, meditada y laboriosa, captando con el modelo un diálogo que es reflejo de la fuerte tensión psicológica del momento. Las composiciones vienen cargadas de un dramatismo tan inquietante como bello. En su obra es central el tema del cuerpo humano, aunque se trate simplemente de fragmentos o huellas que, como tales, evocan el tema de la memoria. Recuerdos que remiten a un pasado en el que estas manos lucharon y estas sábanas acogieron cuerpos, historias y relatos apenas citados como dejando un halo de misterio. El cuerpo humano contiene una potencia visual que acaba por atrapar y es potencialmente un elemento de comunicación. No hacen falta excesivos discursos cuando una obra se centra en el cuerpo, rápidamente empatiza con el espectador, dice seguramente mucho más de lo que el artista pretende representar.

Obra de Gil Gijón en 'Ausencia'. Imagen cortesía de Kir Royal.

Obra de Gil Gijón en ‘Ausencia’. Imagen cortesía de Kir Royal.

Finalmente, las obras en polvo de Gil Gijón Bastante (Puertollano, Ciudad Real, 1989) tratan también el tema de la identidad, la memoria y el paso del tiempo. El polvo y la pelusa de una casa está formado por infinidad de partículas que provienen de la suciedad que arrastramos bajo nuestros zapatos, la polución del ambiente, el desgaste de los objetos que tenemos en casa, fibras de la ropa que usamos y un tanto por ciento de la piel muerta y desechos de las personas que viven allí.

Nada, según el artista, puede representar mejor que eso la degradación continua que produce el tiempo. A raíz de ahí Gil centra su atención en la memoria, en reconstruir el recuerdo a partir de ese excedente que la acción del tiempo va dejando como rastro. Él comienza su trabajo rescatando fotografías antiguas de álbumes familiares, instantes cargados de huellas, reproduciéndolas empleando simplemente un adhesivo y el polvo recogido de los hogares de las personas allí representadas.

Se trata de retratos minuciosos en los que poco a poco el autor va dándole forma al polvo hasta configurar el claroscuro de la fotografía lo más fielmente posible al original para no alterar el recuerdo que encierra. Somos polvo, o solamente sombra como la que proyectan las ultimas obras “invisibles” de Gil.

El artista se acerca así a las practicas anti-visuales del arte, en una obra tan frágil que roza lo efímero, pero de una forma que incluso minado por su propia fragilidad o desaparición, no parece escapar de la paradoja inicial de lo efímero en el arte. Una paradoja que apunta explícitamente a como lo efímero desea aun así durar para siempre. Pretende provocar una reflexión acerca de la caducidad de la materia y del ser, apelando para ello a la memoria y a la identidad.

Obra de Carlos Sagrera en 'Ausencias'. Imagen cortesía de Kir Royal.

Obra de Carlos Sagrera en la exposición ‘Ausencia’. Imagen cortesía de Kir Royal.

El tiempo que hiere de Pilar Pequeño

Huellas, de Pilar Pequeño
Railowsky
C / Gravador Esteve, 34. Valencia
Hasta el 5 de abril, 2015

Pilar Pequeño habla de “tiempos acumulados”. De las “huellas que va dejando el paso del tiempo”. También de “recuerdos y nostalgia” y de cómo la naturaleza se encarga de unir “diferentes instantes del pasado”. Lo dice con una voz mansa, serena, a veces abriendo mucho los ojos cuando una pregunta le llega con escasa nitidez. Los abre entonces como abre su objetivo para captar la luz igualmente escasa que, en muchas ocasiones, penetra débilmente los espacios abandonados que tanto le gustan. Espacios que Railowsky acoge en una exposición de elocuente y atinado título: ‘Huellas’.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

La que fuera hace cuatro años premiada con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, manifiesta a través de 17 fotografías su concepción del tiempo, de la naturaleza, de la vida. Nada que ver con la sensación de eterna juventud que prima en la publicidad. Como tampoco tienen nada que ver sus imágenes con esa idea del mundo estable, seguro, razonable, que vive de espaldas a lo real de la corrupción que impone el paso del tiempo. “Intento que mis imágenes sean ambiguas”. Ambiguas, no por dejar de mostrar explícitamente esas huellas del implacable tiempo, sino porque “me gusta que el espectador las sienta a su manera”.

No es lo mismo la impresión que lógicamente le produce a Pilar Pequeño fotografiar el edificio abandonado que fuera colegio de su padre (de ahí “el recuerdo, la nostalgia”), que la que pueda tener el espectador ante un lugar que desconoce. Aún así, esa vegetación que invade las habitaciones, estancias y balcones del caserón de finales del siglo XIX en la que Pequeño deposita su mirada, con sus paredes desconchadas y sus frágiles suelos de madera, impacta por igual. “Es la ausencia y la presencia de la gente que ha pasado por allí lo que conmueve”.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

Pilar Pequeño tomó fotografías en blanco y negro de ese espacio en 2003 y lo volvió a visitar diez años después con su cámara digital y en color. “Aquí en Railowsky, por razones de espacio, he preferido reunir imágenes de un solo edificio, para no mezclar”. Imágenes que siempre realiza utilizando la luz natural. “No utilizo flash porque falsea la realidad”. Y la realidad que quiere captar Pequeño tiene que ver con esas naturalezas muertas del paisaje, las plantas o los bodegones, con los cuales disfruta disponiendo “la escena lumínica”, que va “tamizando con papeles y plásticos”.

Las ‘Huellas’ a las que se refiere la exposición son el depósito acumulado de ese tiempo fugitivo que la artista persigue como lo hacía Marcel Proust, mediante su célebre ‘En busca del tiempo perdido’, o Antonio López en ‘El sol del membrillo’, la película de Víctor Erice. Huellas de lo real del tiempo que va desgastando las cosas, de la vida que se marchita y, en consecuencia, de su carácter frágil y caduco. Los marcos de puertas y ventanas, por las que penetra esa vegetación y esa luz que Pilar Pequeño modula para evitar el letal reinado de las sombras, son “estructuras geométricas” características igualmente de su obra.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

“Yo he seguido siempre mi camino. He hecho lo que me ha gustado”. Y aunque venda lo justo, “no para hacer una vida maravillosa”, lo cierto es que sus fotografías atrapan esa verdad que escapa a los dictados del simple mercado. La verdad de las huellas que el tiempo deposita en esa vasta naturaleza, esas plantas o esos edificios abandonados. Porque el tiempo hiere, Pilar Pequeño lo que hace es contener su escozor mediante el tratamiento artístico de la luz a punto de ser devorada por las sombras. Como ha llegado a decir la propia artista: “En estos paisajes cercanos me estoy fotografiando yo, es un permanente mirar hacia dentro”.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

Fotografía de Pilar Pequeño. Imagen cortesía de Railowsky.

Salva Torres

Proyecto 3 de Julio. Bases

La Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio de Valencia convoca un concurso artístico, con el objetivo de homenajear a las víctimas del accidente y recordar que un hecho así no debe volver a suceder.

El 3 de julio de 2006 un fatídico accidente produjo la muerte de  43 personas y dejó heridas de diferente consideración a 47 más. Desde entonces la Asociación ha mantenido viva una lucha ciudadana para que la memoria de sus familiares sirva para que nunca más vuelva a suceder algo así. Durante estos 8 años manifiestan haber planteado numerosas preguntas que nadie les ha contestado: “Hemos vivido la comisión de investigación más corta de la historia de Les Corts Valencianes con numerosos técnicos vetados y los que no lo fueron, estaban aleccionados. Hemos sufrido indefensión en la fase de instrucción de un juicio que no llegó a celebrarse y también hemos soportado la censura de  la televisión pública valenciana entre otros maltratos.  En resumen, por reclamar responsabilidades hemos soportado el desprecio de un gobierno que sólo ha querido silenciar nuestra voz y la memoria de los que perdimos aquel 3 de julio.”

La Asociación de Victimas del Metro 3 de Julio manifiesta que a través de esta convocatoria proponen “una intervención artística contra el olvido,  para toda la sociedad valenciana, un proyecto vivo, que perdure en el tiempo y en la memoria colectiva. Que sea un punto de reflexión y de referencia, que marque un hito de cambio en la ciudadanía, que nos recuerde el compromiso de construir una sociedad mejor.”

El proyecto cuenta con el apoyo de Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC), la Associació Valenciana de Crítics d’Art (AVCA) y la Plataforma Valenciana x la Cultura (PVxC).

47-43 Victimas Metro Valencia

BASES
La calle, como espacio público dinámico y de relaciones, permite un análisis que supera la enumeración de los elementos físicos que la conforman. Como espacio de transición, lugar de todos, la percepción de espacio público de la que parte esta convocatoria aúna los elementos sociales y comunicativos a los estéticos y funcionales a la hora de plantear una intervención artística en recuerdo de las víctimas del accidente de metro del 3 de julio de 2006 en Valencia.

Esta aproximación a la idea de arte en el espacio público, desde un planteamiento de convivencia e integración de estímulos, marca como destinatarios del mismo al conjunto de ciudadanos, no necesariamente especialistas, habitantes de ese entorno. En un momento como el actual, en el que el espacio público es la escena en la que se pone de manifiesto el malestar de la sociedad por la crisis en el modelo de gobernanza,  es importante incidir en la recuperación de su carácter dinámico y la significación no agotada de sus caracteres y posibilidades, invitando a su reformulación y ampliando su campo de acción a través del territorio digital.

OBJETO DE LA CONVOCATORIA.
El objeto de esta convocatoria es la selección y realización de un proyecto de arte público de carácter permanente, para ser instalado en Valencia.

PARTICIPANTES.
Esta convocatoria va dirigida a artistas y creadores que, individualmente o en equipo, desarrollen sus proyectos e intervenciones en el ámbito del espacio público, residentes en el estado español, sin límite de edad ni nacionalidad.

INSCRIPCIÓN.
Cada participante o equipo podrá presentar una sola solicitud.

Documentación a aportar:
-Ficha de inscripción correctamente rellenada.
-Fotocopia de un documento de identificación del participante o de los miembros del equipo.
-Curriculum artístico del participante o equipo.
-Dossier  de proyectos realizados o ideas para el espacio público.
-Cualquier otra documentación que se estime oportuna.
Toda esta documentación se remitirá  integrada en un único pdf por participante o equipo.

Plazo, forma y lugar de presentación.
Las solicitudes, acompañadas de la documentación requerida, se remitirán  de forma electrónica integradas en un único pdf por participante o equipo, del 3 de julio al 17 de noviembre de 2014, al siguiente correo electrónico: proyecto3dejulio@gmail.com

PROCESO DE SELECCIÓN.
Fases de selección.
Se establecen dos fases de selección:

1ª. A partir de las solicitudes recibidas para participar en PROYECTO 3 de Julio, aportando la documentación indicada y sin que se establezca la exigencia de presentar inicialmente un proyecto específico para esta convocatoria; el comité de selección designará, de entre los solicitantes, a los cinco artistas o equipos que serán invitados por la Asociación de Víctimas  del Metro 3 de Julio durante unos días para recabar información, convivir y contrastar experiencias de modo previo a la elaboración de proyectos. Este encuentro será clave para estimular los fundamentos del proyecto que cada participante desarrolle.

2ª. La segunda selección se hará en base a los cinco proyectos específicos presentados por los participantes seleccionados, que debidamente desarrollados mediante descripción explicativa por escrito, planos, maquetas virtuales y cualquier otro soporte que facilite su comprensión, se mostrará al público a través de las redes sociales y el blog de la propia Asociación.

En la segunda fase de selección, durante el periodo de exposición digital de los proyectos de los cinco artistas seleccionados, se ofrecerá a la ciudadanía la posibilidad de ejercer su voto a favor de la propuesta que desearía que resultase seleccionada para ser instalada, de modo permanente, en el espacio público de Valencia. El proyecto que resulte más votado por la voluntad popular, contará con un voto a sumar a los emitidos por los componentes del comité de selección, contribuyendo en el resultado final del proceso de selección.

Reunido nuevamente el jurado, resultará un único seleccionado que recibirá el encargo de ejecutar su proyecto conforme a la propuesta presentada.

EJES DE VALORACIÓN.
Al establecerse dos momentos o fases de selección, es necesario aclarar que para la primera fase de selección, realizada a partir de todas las solicitudes válidas recibidas y dando como resultado a cinco artistas o equipos seleccionados, se tendrá en cuenta su perfil creativo y la documentación aportada como referencia para valorar su idoneidad a los objetivos expresados en las bases de esta convocatoria. Para presentarse a la convocatoria no se requiere a los participantes la elaboración inicial de una propuesta de intervención.

En la segunda fase de selección, para la valoración de los proyectos elaborados por los cinco participantes seleccionados, serán factores determinantes para la elección del proyecto finalista:

-La calidad artística del proyecto y su presentación.
-La adaptación de la intervención propuesta al espacio indicado para su ubicación.
-Su capacidad de relación e integración tanto con el entorno como con las circunstancias que lo impulsan desde la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio.
-La capacidad del proyecto para mantenerse activo al incorporar el desarrollo de estímulos de carácter digital que permitan la participación ciudadana on line, rompiendo con la lógica estática del monumento tradicional.
-La adecuación del proyecto a los objetivos marcados en la convocatoria.
-El cumplimiento con los requisitos establecidos en la normativa municipal del Ayuntamiento de Valencia.

Como requisito, se establece que los proyectos habrán de ser originales y no haber sido premiados, seleccionados o publicados en ninguna otra convocatoria de premios o ayudas.

Del mismo modo, los proyectos deberán tener en cuenta el carácter permanente de la instalación, a la hora de realizar sus planteamientos.

COMITÉ DE SELECCIÓN
-Un representante de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio, con voto de calidad.
-Manuel Borja-Villel. Director del Museo Reina Sofía de Madrid.
-José Luis Pérez Pont. Presidente de la Associació Valenciana de Crítics d’Art (AVCA). Comisario del Proyecto 3 de Julio.
-Agustín Pérez Rubio. Director artístico del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).
-Vicente Todolí. Director de Hangar Bicocca de Milán.
Actuando como asesor técnico, el arquitecto del Ayuntamiento de Valencia, con voz y sin voto.
Actuando como secretario/a, el secretario de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio, con voz y sin voto.

Publicación de la resolución.
El comité de selección realizará la valoración de las solicitudes presentadas y resolverá la selección de cinco artistas, que accederán a la segunda fase de la convocatoria. La resolución de la selección de participantes se hará pública a partir del 3 de noviembre de 2014 y se comunicará por escrito a todos los participantes y a los seleccionados.

DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LOS ARTISTAS SELECCIONADOS.
Los artistas seleccionados serán invitados por la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio a visitar Valencia con el objetivo de facilitar el contacto con el entorno que habrá de estimular y acoger sus propuestas. Esta invitación incluye el desplazamiento, estancia y manutención durante los días que en su momento serán acordados. Para el supuesto de equipos de artistas, cuando se hallaren seleccionados, los gastos de esta invitación se encontrarán cubiertos para dos de sus miembros.

Los artistas, transcurrido un plazo de tres meses desde la fecha de resolución del comité de selección, presentarán los proyectos correspondientes, destinados a su valoración y a su divulgación pública, mediante un dossier que incluirá:

-Descripción explicativa por escrito del proyecto de arte público presentado, con la motivación, los contenidos, la adecuación al espacio indicado, materiales a utilizar, características técnicas de la instalación, aspectos técnicos de montaje y ubicación.
-Materiales visuales, gráficos o sonoros significativos para la comprensión de la instalación.
-Maqueta virtual de la instalación.

El incumplimiento de los plazos o compromisos adquiridos por los seleccionados se entenderá como una renuncia a su participación en esta convocatoria.

El artista cuyo proyecto resulte finalista, se hará cargo de los gastos derivados de su producción, transporte e instalación, en base a la dotación económica asignada, en los plazos que en su caso sean acordados por la organización.

El incumplimiento de alguna de estas obligaciones implica la retirada de la dotación económica.

DOTACIÓN ECONÓMICA.
Se establece una dotación económica de al menos 9.000 euros para la ejecución del proyecto y la remuneración del artista finalista, que obtendrá por este concepto un 15% del presupuesto total conforme al Manual de Buenas Prácticas en las Artes Visuales.

ACEPTACIÓN DE LAS BASES.
La participación en esta convocatoria supone la plena aceptación de las bases. Las resoluciones del comité de selección serán inapelables y la organización se reserva el derecho de interpretación de las bases, así como la solución de cualquier incidencia que pudiera surgir.

El comité de selección, en el caso de que las solicitudes no reuniesen la calidad necesaria, podrá reducir el número de artistas seleccionados o declarar desierta la convocatoria.

La organización se reserva los derechos de publicación y reproducción de los materiales gráficos que se deriven de los proyectos y de la instalación finalista. Igualmente se reserva el derecho de publicar aquellos datos de la solicitud aportados por los seleccionados, con la finalidad de difundir la actividad y promocionar a los artistas.

INFORMACIÓN Y SOLICITUDES:
Correo electrónico: proyecto3dejulio@gmail.com
http://asociacionvictimasmetro.blogspot.com.es/

Plaza Virgen Metro

El cotizado Casey Tang, inadvertido en Valencia

Todo pasa en la noche, de Casey Tang
Galería Charpa
C / Tapinería, 11. Valencia
Hasta finales de junio

Sucede que Casey Tang exhibe su obra en la galería Charpa de Valencia y prácticamente nadie ha caído en la cuenta. Pero ahí esta, mostrando uno de sus cotizados proyectos y pasando de puntillas. Salvo para Vicente Todolí, ahora en el Hangar Bicocca de Milán, maravillado con la propuesta artística del norteamericano de origen chino. Museos de medio mundo le ofrecen sus espacios con el fin de que los transforme con sus singulares intervenciones. Charpa lo descubrió en Brooklyn, donde actualmente vive Tang, magnetizada por unos papeles pegados a los cristales de su domicilio.

Obra instalación de Casey Tang en la galería Charpa de Valencia.

Obra instalación de Casey Tang en la galería Charpa de Valencia.

Una de esas enigmáticas hojas forma parte de la exposición que hasta finales de junio acoge Charpa, perpleja todavía por el descubrimiento. Acudió a Nueva York para ver una exposición de Xu Bing y éste, abrumado por la concurrencia, delegó en su asistente para que la acogiera en su casa. Cuando llegó, vio los papeles y fue conociendo a quien negaba ser artista. “Esos papeles son cosas que quiero olvidar, las escribo y espero que el sol queme las letras”, explicó Tang a Charpa. A partir de ahí, se fueron sucediendo los descubrimientos, algunos de los cuales expone en su galería de Valencia bajo el título de ‘Todo pasa en la noche’.

Vitrina con objetos de Casey Tang en la galería Charpa de Valencia.

Vitrina con objetos de Casey Tang en la galería Charpa de Valencia.

Y lo que pasa es que Casey Tang, becado por el Gobierno de China de entre un número de 50 artistas residentes en el extranjero, lleva camino de convertir en oro todo lo que toca. “De la tragedia hace poesía”, señala Charpa. Tragedias cotidianas que él va traduciendo a propuestas e intervenciones. Como la de esa lámpara rota, fruto del malestar que le supuso verla encima de una chimenea compitiendo su luz con la del fuego. Luego se arrepintió, al apagarse el fuego y verse sin luz alguna, y decidió fotografiar los pedazos. Esa fotografía de la lámpara rota es la que reconstruye en Charpa con todo lujo de detalles, mediante planos donde se enumeran los pedazos por minúsculos que estos sean a modo de coordenadas para el montaje.

Pantalla espejo tras la cual se ocultan periódicos con noticias de crímenes, obra de Casey Tang en la galería Charpa de Valencia.

Pantalla espejo tras la cual se ocultan periódicos con noticias de crímenes, obra de Casey Tang en la galería Charpa de Valencia.

También está el único papel que, de momento, resiste a la quemazón del sol, aunque prácticamente veladas las palabras. Y frente a lo que trata de olvidar, está a su vez lo que pretende guardar por tratarse de pensamientos agradables: una camiseta con un agujero a la altura del corazón por una quemadura de cigarro, o las fotografías de las ruedas del coche, prestado por un amigo, con el que tuvo un accidente camino de una heladería. Hay en Charpa otra pieza, realizada por el científico Mark Whittle en comunión con Tang, donde se registran los sonidos del Bing Bang que originó el universo hace 14.000 millones de años. La casa Steinway & Sons de Nueva York les ha cedido el edificio para que reproduzcan ese sonido mediante una serie de pianos.

Reconstrucción de los archivos donde fueron hallados papeles y objetos de Casey Tang. Galería Charpa de Valencia.

Reconstrucción de los archivos donde fueron hallados papeles y objetos de Casey Tang. Galería Charpa de Valencia.

‘Todo pasa en la noche’, la pieza que da título al conjunto expositivo, es una pantalla en negro tras la cual, después  de mucho acercarse, se pueden ver portadas de periódico anunciando una serie de crímenes ocurridos en Nueva York. Primero uno se ve reflejado en esa pantalla, para después caer en la cuenta de lo que hay tras nuestro propio reflejo. A Casey Tang le fascina esa turbiedad de la existencia; ese carácter siniestro de las cosas aparentemente normales, cotidianas. Todo lo que él hace, sin darle importancia, es hurgar en la pantalla protectora de nuestra conciencia, para advertir los sueños y pesadillas que la pueblan. Parte de esa controvertida existencia es la que Charpa muestra como reflejo del universo de un artista por el que Vicente Todolí, sin ir más lejos, siente especial atracción. Milán, Nueva York, Londres, Berlín y… ¿Valencia?

Obra de Casey Tang en la galería Charpa de Valencia.

Obra de Casey Tang en la galería Charpa de Valencia.

Salva Torres

El ‘Abandono’ de Carlos Sebastiá en Beijing

Abandono, de Carlos Sebastiá
Jiali Art Gallery
4 Beijixiang hutong, Dongcheng. Beijing
Hasta el 24 de junio

La exposición fotográfica ‘Abandono’, de Carlos Sebastiá, pretende dar a conocer el significado implícito a menudo visto en imágenes de abandono y deterioro. Cuando se ve a través de la lente del fotógrafo, las escenas de fachadas rotas y espacios abandonados traen a la mente las vidas pasadas de estos lugares y sus habitantes ya desaparecida. La aparente muerte de estos entornos contrasta marcadamente con la vida percibida que aún contienen.

'Abandono', de Carlos Sebastiá, en Jiali Gallery, Beijing. Imagen cortesía del autor.

‘Abandono’, de Carlos Sebastiá, en Jiali Gallery, Beijing. Imagen cortesía del autor.

Pese al carácter roto, las escenas contienen todavía el recuerdo imborrable del pasado, proporcionando una sensación de la presencia eterna y la protección de sus respectivos habitantes. Es de esta manera que el edificio tambaleante y las cosas que nos rodean nunca morirá —cada edificio, con el tiempo, adquiere características humanas. Cada lugar es una persona, que comparte emociones, sentimientos y recuerdos.

'Abandono', de Carlos Sebastiá, en Jiali Gallery, Beijing. Imagen cortesía del autor.

‘Abandono’, de Carlos Sebastiá, en Jiali Gallery, Beijing. Imagen cortesía del autor.

Su personalidad se convierte en tangible e inseparable de la situación. Nuestro propio descuido y abandono de estos espacios no disminuye en nada sus recuerdos; simplemente afecta la capacidad del espectador de compadecer y conectarse con el pasado. No importa cómo preocupados con el pasado estemos, la representación visual del decaimiento nos obliga a enfrentarnos con una verdad áspera.  En última instancia, siempre seremos incapaces de volver a conectar a los lugares y personas del pasado.

'Abandono', de Carlos Sebastiá, en Jiali Gallery, Beijing. Imagen cortesía del autor.

‘Abandono’, de Carlos Sebastiá, en Jiali Gallery, Beijing. Imagen cortesía del autor.

Lo que se ha ido para siempre permanecerá fuera, y nuestras acciones pueden  prevenirnos acerca de cómo comprendimos a las personas y los lugares mientras que todavía existían. Aunque esta es una experiencia lamentable, podremos sin embargo alegrarnos merced a los recuerdos agradables, experiencias y personas de nuestro pasado que han encontrado una manera de vivir para siempre.

'Abandono', de Carlos Sebastiá, en Jiali Gallery, Beijing. Imagen cortesía del autor.

‘Abandono’, de Carlos Sebastiá, en Jiali Gallery, Beijing. Imagen cortesía del autor.

Los conceptos y el impulso emocional que hay detrás de ‘Abandono’ provienen de los sentimientos de pérdida, de la nostalgia y la conectividad del artista. Carlos Sebastiá presenta por primera vez un examen detallado de sus propias experiencias acerca de la distancia y el abandono. Trabajar lejos de su natal Castellón, le permite relatar las cosas y la gente que dejó y a los entornos con los cuales está intentando establecer conexiones. En definitiva, esta exposición muestra la singular idea de que el intercambio entre el abandono y el recuerdo supone una experiencia universal.

Fotografía de Carlos Sebastiá. Exposición 'Abandono', en Jiali Gallery. Beijing. Imagen cortesía del autor.

Fotografía de Carlos Sebastiá. Exposición ‘Abandono’, en Jiali Gallery. Beijing. Imagen cortesía del autor.

Bradley D. Roberts