“No sólo hay que pedir o defender, sino aportar ideas”

Entrevistamos a Ángela Montesinos con la excusa de un paseo por El Carmen, para que nos hable de la situación del sector del arte en Valencia y su casi recién estrenada tarea como presidenta de AVCA.

Ángela Montesinos es, desde hace años, una firme defensora del combate vecinal en el Barrio del Carmen frente a los agravios urbanísticos. Confiesa sentir desazón ante el estado lamentable de algunas calles e inmuebles, muchos de ellos declarados BIC. Licenciada en Historia del Arte y sensible a las manifestaciones culturales de ayer y de hoy, Montesinos es además, desde el pasado otoño, la presidenta de AVCA, Associació Valenciana de Crítics d´Art, también con un firme interés por escuchar y apoyar a los artistas de la Comunitat Valenciana, defendiéndolos ante los percances más sangrantes en el ejercicio de su profesión. Se podría decir, por lo tanto, que a Ángela Montesinos le gustan los retos.

Aquí, asociaciones como AVVAC (Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón), AVCA (Associació Valenciana de Crítics d´Art) y laVac (galerías) aglutinan a nutridos grupos de profesionales en los terrenos de la producción, la crítica y el mercado del arte. Esto es positivo, y configura un sólido sustrato para comenzar a trabajar en todo lo demás. Acompaña, por supuesto, el interés de los Gobiernos local y autonómico por reunirse con estos agentes. Montesinos se muestra optimista ante el desaliñado panorama cultural valenciano, y cree que la crítica de arte puede jugar un valioso papel observando y examinando los fenómenos artísticos contemporáneos, los que están sucediendo hoy; o incluso la Historia del Arte, analizando y estudiando con perspectiva las manifestaciones de hace más o menos algún tiempo, para ponerlas en valor. AVCA es la asociación valenciana de profesionales en este ámbito, críticos y críticas representadas desde el mes de octubre por Ángela Montesinos (Valencia, 1979), doctora en Arte y Filosofía, animalista y, por supuesto, “carmenera”.

Ismael Teira: Ángela, ¿Cuál crees que sería la relación modelo entre AVVAC y AVCA, artistas y críticos?, ¿y entre AVCA y laVAC, críticos y galeristas?
Ángela Montesinos: Creo que la relación ideal sería, primero, dotarnos de una comunicación directa, la cual creo que a día de hoy existe y lo hemos podido comprobar estos últimos meses respecto a las convocatorias de reuniones que hemos tenido por parte tanto de Conselleria como del Ayuntamiento de Valencia. Antes de sentarnos nos hemos reunido primero entre nosotros para intercambiar opiniones y pareceres.
Esta comunicación es crucial respecto a las tres asociaciones ya que nos convierte en una gran fuerza en defensa de la cultura y nuestros derechos como profesionales. Es evidente que a posteriori cada asociación tiene sus intereses propios más acordes a sus necesidades profesionales, debemos establecer sinergias con el fin de hacernos respetar profesionalmente y apoyarnos mutuamente.
Por otra parte creo que no solo se trata de pedir o defender, sino de aportar ideas, quehaceres por separado pero también de manera conjunta. Nuestras asociaciones representan un importante valor en los campos del arte y la cultura. Podemos, y debemos, aportar conocimiento y al mismo tiempo con nuestra producción colaboramos en la riqueza económica de la sociedad.

IT: Más difícil aún, ¿entre AVCA y la ciudadanía?
ÁM: Pues sí, a priori parece más difícil. Soy consciente que en ocasiones hay una línea invisible entre el crítico y la ciudadanía, como si viviéramos en dos mundos diferentes. Deberíamos generar una reflexión de cómo, desde nuestra posición, podemos acercarnos a la sociedad, que no se nos vea como alguien tan inmerso en la teoría y en un círculo reducido. De hecho es uno de los objetivos de este nuevo equipo. Estamos intentando organizar seminarios, jornadas para acercar la tarea del crítico de arte a los estudiantes universitarios y al público en general.

IMG-20160202-WA0004B

IT: La trayectoria de AVCA es larga, con más de treinta años de actividad; aunque los horizontes de hoy son distintos a los de tres décadas atrás. Recientemente han llegado caras nuevas a la Generalitat y al Ajuntament. Supongo que estarás expectante a ver qué pasa. ¿Qué medidas consideras prioritarias a corto plazo para regenerar la situación del “gremio”?
ÁM: Como bien apuntas tenemos treinta años de actividad y los contextos han ido cambiando tanto dentro de la asociación como en nuestro entorno, con todo ello las necesidades, objetivos y formas de trabajo han ido modificando adaptándose a lo que nos rodea.
Por supuesto estamos expectantes. Las medidas prioritarias, a mi parecer, deberían ser, en primer lugar, la puesta en valor de nuestra profesión a través de diferentes formas como son la necesaria remuneración de nuestro trabajo, el contar con nosotros a la hora de poder asesorar en la buena utilización y creación de un Código de Buenas Prácticas real y práctico de las instituciones. Si las instituciones reconocen la importancia de este sector y saben transmitirlo a la sociedad puede generarse una retroalimentación entre diferentes proyecciones económicas. Si se valora la crítica, la prensa daría más cabida a esta, aumentarían las publicaciones especializadas y medios como la radio y la televisión darían más espacio al arte. La riqueza no solo es economía, sino también conocimiento. No sé si estoy soñando en voz alta…

IT: En vista de los numerosos comunicados firmados por AVCA (muchos de ellos publicados en MAKMA) parece ser que la Asociación está cumpliendo satisfactoriamente con uno de sus fines fundacionales, el de la defensa de la libertad de expresión y de pensamiento, oposición a la censura y firme compromiso con hacer cumplir el tristemente famoso Decálogo o Código de Buenas Prácticas. ¿En qué medida puede o debe ayudar la crítica de arte en la mejora de la situación de los artistas jóvenes, protagonistas en este escenario pero, al mismo tiempo, la parte más damnificada?
ÁM: Es evidente que hemos vivido unos años de lucha y defensa del arte y la cultura y que la asociación ha estado presente en primera línea de batalla a la hora de reivindicar el lugar que merecen los profesionales en el mundo del arte. La crítica de arte puede ayudar a los artistas reivindicando la importancia de éstos, que es evidentemente la parte crucial de la creación artística, sin ellos no existiría. Como asociación siempre intentamos apoyar toda reivindicación que nazca de ellos y nos pidan. Debemos estar a su lado generando una teoría a su alrededor, apoyando mediante textos y estudios sobre la obra para así conseguir influenciar y apoyar la proyección del artista tanto en el mercado del arte como en el mundo cultural en general, generando interés. El crítico de arte debe saber diseccionar una obra de arte con conocimiento, reflexión y cautela, debe ver más allá del mundo dado.

ART PÚBLIC. Seleccionados 2014

La Universitat de Valencia, a través del SeDI (Servei d’Informació i Dinamització), lleva 17 años impulsando el proyecto Art públic / Universitat pública con el propósito de promover las nuevas formas de comunicación artística en el espacio público.

Art públic 2013

El Campus dels Tarongers de la Universitat de València se convierte cada año en un lugar de intervención artística efímera, que acoge durante solo 5 días las instalaciones seleccionadas de los jóvenes artistas, a través de una convocatoria pública cuyo resultado para 2014 se acaba de conocer.

Kaleko Música. Foto: Miguel Lorenzo.

Kaleko Música. Foto: Miguel Lorenzo.

Se han seleccionado, con una dotación de 1.000 euros por proyecto, los siguientes:

-Be Creative, de Gemma Alpuente Adam y Mª Isabel García Muñoz.-Think TV, de José Salvador Barroso Gil.
-Casas de papel (Urbanizaciones post-burbuja inmobiliaria), de Alejandro Bonnet de León.
-Todas las postales llegan a Roma, de Juan Antonio Cerezuela Zaplana y Ignacio Díaz Gilabert.
-De cobayas y tormentas. Con la que está cayendo, de Rodrigo Lombardo Martínez y Ramón Espacio Casanova.
-Precatur, Agencia de viajes, de Ana Navarro Tatay.

Art public mujeres MAKMA

Se ha seleccionado, con una dotación de 700 euros, un proyecto de intervención para el espacio digital:

-Mapa dels desitjos. Veus de la comunitat universitària, de Maria Vidagañ Murgi, Verónica Soria Martínez y Neus Lozano Sanfeliz.

No aparques tus sueños. Mujeres y Punto. Foto: Miguel Lorenzo.

No aparques tus sueños. Mujeres y Punto. Foto: Miguel Lorenzo.

El jurado ha estado presidido por el Delegat del Rector per a Estudiants, Daniel González Serisola, y compuesto por Chesqui Castañer, profesora de la Universitat de València, Irene Ballester, crítica de arte, José Luis Pérez Pont, comisario de Art públic / Universitat pública y Rosalía Font, técnica del SeDI actuando como secretaria.

Performance de Eduardo Hurtado. Foto: Miguel Lorenzo.

Performance de Eduardo Hurtado en Art públic 2013. Foto: Miguel Lorenzo.

 

Lucía Peiró. “Reacción”

Sporting
C/ Sevilla, 5 – Valencia
Hasta el 17 de noviembre
Lunes a viernes de 18 a 20 h.
Sábado de 10 a 13 h.

Lucia Peiró, (Benigánim-Valencia, 1967) es licenciada en Bellas Artes por la Facultad de BBAA San Carlos (Universidad Politécnica de Valencia). Desde principios de los años noventa practica el arte interdisciplinar y de acción,  la poesía visual, la intervención y las maniobras artísticas. Concretamente en la XIX edición de premios Bancaja de artes plásticas (1992) se presentó como escultura humana, y lo hizo con un cartel en el que se podía leer: “OBSERVE ATENTAMENTE MI ENVEJECIMIENTO”. Aquella acción revolucionó el certamen y obligó a la entidad a modificar las bases del premio tras una gran polémica en la que la artista sometió a debate la consideración de la Performance como obra de arte y algo más. Ha formado parte de Comedor de ideas del grupo ANCA y actualmente es miembro activo del Grupo Sinberifora con quien gestiona desde septiembre de 2007 el ciclo Art d’Accció sobre performance en el Centre de Cultura Contemporània Octubre en Valencia. Forma parte del Grupo 3 i no res junto con Bartolomé Ferrando y Avelino Saavedra, con quienes investiga y desarrolla trabajos en consonancia con la poesía fonética.

Inconscientemente, la acción performance se suele asociar a la improvisación, al menos en una parte importante de la misma, y es en este caso en el que la exposición de Peiró pone luz a una realidad bien distinta. Prepara cada acción con bocetos, collages, fotografías y otras piezas que va desarrollando para construir una especie de guión o recopilación de ideas que presentará ante el espectador. La exposición muestra dichos apuntes previos que ponen de manifiesto el trabajo de investigación riguroso  y  creativo, unas veces  contienen la esencia en la transmisión de la estética del movimiento, otras del impacto de la emotividad sobre los espectadores  y otras  del sonido, por citar algunas consideraciones tenidas en cuenta. En suma, la muestra pone a la luz “el cuaderno de bitácora” con el que la artista guarda sus reflexiones y construye la acción. Revela la parte desconocida, el make in off de dichas acciones.  Los dibujos, notas, escritos,  collages e incluso fotografías e instalación que podemos ver tienen como denominador común la tinta calcográfica sobre papel de diferentes tipologías. Concretamente, la exposición muestra el proceso de cuatro de las acciones realizadas por Peiró: “Aprendiendo a leer” (en la línea de su acción realizada para la presentación de www.makma.net  en El Centro del Carmen el pasado mes de junio); “Enarbolar”; “Llegado el momento me encuentro”; y “Música ligera”. Un total de 22 piezas entre las que se cuentan una jaula (El árbol de la vida o la historia de atrapar sueños del Jardín Botánico (julio septiembre 2013) y una instalación.

El trabajo de Lucía Peiró es un referente en su disciplina, y la muestra de las ideas previas que intervienen en el proceso son fundamentales para comprender la inquietud que la mueve. Sus razones son de peso: reivindicar, reflexionar e invitar a lo propio. Para ella, no hay acción sin reflexión.

 

Imagen portada: Lucía Peiró accionando con la instalación “Música ligera” para la inauguración de la exposición.

Foto Consuelo Chambó.

 

Vicente Chambó