AVVAC presenta su nueva Junta Directiva

Nueva Junta Directiva de AVVAC
Presentación en el Centre del Carme de Valencia
Jueves 13 de julio de 2017

El Centre Cultural del Carmen de Valencia acogió el 13 de julio la presentación de la nueva Junta Directiva de Artistes Visuals de València, Alacant y Castelló (AVVAC), actuando como portavoz Rafael Tormo i Cuenca, artista visual, recientemente elegido como presidente de la misma. A éste le acompañaron en la mesa en representación de AVVAC, Ignacio París, en calidad de Vicepresidente I y Raquel Cabrera, Tesorera.

En su presentación, Tormo destacó el proceso de elaboración colectivo, que ha dado como resultado un decálogo con las principales líneas de actuación, que recogen las reivindicaciones y aspiraciones de los artistas visuales en la Comunidad Valenciana, donde sigue siendo objetivo primordial la sensibilización y difusión de las Buenas Prácticas Profesionales en el sector de las Artes Visuales.

De izda a dcha, Rafael Tormo i Cuenca, Nacho Paris y Teresa. Imagen cortesía de AVVAC.

De izda a dcha, Rafael Tormo i Cuenca, Nacho Paris y Raquel Cabrera. Imagen cortesía de AVVAC.

Para AVVAC, tres son los ejes de trabajo mas importantes en este momento:

-La reivindicación del sector como parte fundamental dentro del entramado cultural contemporáneo y reclamar, tanto a instituciones públicas como privadas, como a los diferentes agentes culturales, una apuesta decidida contra la precariedad laboral del sector, siempre desde las buenas prácticas, para mejorar la situación del panorama artístico profesional de la Comunidad Valenciana.

-Trabajar por un concepto de la cultura más allá de su rentabilidad económica, reclamando programaciones menos extensivas y competitivas. En este sentido, se reclama un papel para las instituciones menos relevante en los contenidos y más como agente facilitador.

-Favorecer la relación entre artistas y su contexto, estableciendo redes y protocolos que dinamicen la actividad artística en cada territorio. De este modo, se pretende impulsar espacios de formación y prácticas donde el arte pueda ser materia fundamental y accesible, integrando contenidos educativos y sociales.

Por último, se anunció la próxima publicación de un calendario de actividades promovidas por AVVAC, de cara a aproximarse a los objetivos señalados.

De izda a dcha, Rafael Tormo i Cuenca, Nacho Paris y Raquel Cabrera. Imagen cortesía de AVVAC.

De izda a dcha, Rafael Tormo i Cuenca, Nacho Paris y Raquel Cabrera. Imagen cortesía de AVVAC.

Junta directiva AVVAC

Xàbia ya incumple el Código de Buenas Prácticas

AVVAC (Asociación de Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón) ha emitido un comunicado de denuncia sobre la Convocatoria que el Ayuntamiento de Xàbia ha hecho pública recientemente para cubrir la programación de sus espacios expositivos durante el próximo año 2016.

En dicha convocatoria AVVAC denuncia la vulneración de los derechos fundamentales de los profesionales de las Artes Visuales, tales como los derechos de contratación o de remuneración. Así mismo, continúa diciendo el comunicado, existe una irresponsabilidad manifiesta por parte de este organismo tanto al delegar en los propios artistas los gastos que se puedan derivar de la actividad como a eximir cualquier responsabilidad que asegure la integridad de la obra durante el periodo de préstamo. De manera igualmente incomprensible se exige la donación de una obra por parte del artista participante en la actividad.

Además de ello, todas estas cuestiones “ponen en tela de juicio la postura del actual Conseller de Cultura, Vicent Marzá, respecto a su compromiso con las Buenas Prácticas. La convocatoria que se ha hecho pública desde el Ayuntamiento de Xàbia es un agravio a la profesionalización de todos los artistas en general, y supone un nuevo obstáculo en la dificultosa tarea de configurar un tejido cultural sostenible en la Comunidad Valenciana”.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas en el Teatro Principal de Valencia.

De izquierda a derecha, Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas en el Teatro Principal de Valencia.

Este es el texto completo del Comunicado al Ayuntamiento de Xàbia

Qué ganamos con las malas prácticas 

Resulta preocupante que de nuevo la Associació d´Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC), se vea obligada a señalar y llamar la atención a una institución pública, en este caso el Ayuntamiento de Xàbia. El Ayuntamiento de esta localidad incurre en el incumplimiento de las buenas prácticas profesionales en lo que se refiere al trato a los artistas visuales. Después de años de denuncia pública de las diversas asociaciones profesionales y de la extrema precariedad que viene amenazando la supervivencia del sector, es sorprendente y decepcionante la falta de conocimiento y respeto que se detecta hacia los productores de contenidos (los creadores) en la convocatoria pública para la presentación de proyectos expositivos de carácter artístico, con fecha del 19 de noviembre del año en curso, destinados a cubrir la programación de la temporada 2016 -2017.

Que una convocatoria pública, a estas alturas, después de que recientemente se haya oficializado un compromiso institucional firme por las buenas prácticas, no contemple un trato profesional a los artistas, obviándose no sólo la remuneración por su trabajo si no además exigiéndoseles el pago en obra por el mero hecho de exponer sus obras, es una afrenta a la consideración del artista como un profesional y un trabajador más con derecho a vivir de su labor como el resto de profesionales de cualquier sector.

En las bases de la convocatoria también resulta llamativo el desconocimiento de unas nociones mínimas acerca de las buenas prácticas, haciéndose además nula mención de la firma de un contrato entre el artista y la institución. De nuevo recordamos que cualquier relación entre artista, centro de arte y/o artista-galerista debe ser negociada y reflejada en un contrato por escrito donde se aclaren y definan las condiciones del compromiso y obligaciones entre ambos (albarán, seguros, transporte, fechas de entrega, depósito, etc).

Especialmente grave es que la propuesta esté avalada por profesionales de diversos espacios dependientes de Consellería, a través de técnicos vinculados al Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana y profesores de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia, así como responsables del Espai Rambleta dependiente del Ayuntamiento de Valencia. Esta actuación pone en entredicho el compromiso del actual Conseller de Cultura, Vicent Marzà, con las buenas prácticas y con el sector profesional de las artes visuales, ignorando las recomendaciones que hacía en noviembre de 2014 el Defensor del Pueblo tras la queja presentada al mismo por parte de los artistas visuales de la Comunidad Valenciana.

De izquierda a derecha Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas en el Teatro Principal de Valencia.

De izquierda a derecha Albert Girona, Vicent Marzà y Carmen Amoraga, durante la presentación del Código de Buenas Prácticas en el Teatro Principal de Valencia.

No cabe en la cabeza que los responsables que están al frente y al servicio de las instituciones públicas aún no sepan tratar a los creadores como profesionales desde la horizontalidad y la igualdad. Las iniciativas públicas deben ser enfocadas de manera profesional para que la dinamización de los diferentes espacios expositivos que pueblan los municipios de la Comunidad Valenciana se caractericen por la calidad y el rigor.

En lo concerniente a las bases reguladoras de la convocatoria arriba mencionada observamos una falta absoluta de tacto ante el desarrollo del tejido artístico al comprobar que dicho Consistorio anima a aquellos que deseen participar en la convocatoria a correr con los gastos que la muestra del proyecto desarrollado pueda generar, dando por hecho que el creador que participe quedará suficientemente remunerado por su trabajo tras su presentación pública en alguno de los espacios de Ca Lambert o la Casa del Cable en Aduanas del Mar. Es más, dicho creador, como muestra de su agradecimiento por tan elevado honor se obliga a donar una obra de su autoría a la entidad convocante.

Desde la Asociación de Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón (AVVAC), queremos subrayar que estas prácticas no suponen un refuerzo de cara al desarrollo investigador de los artistas, que al no remunerar la labor de estos investigadores se amplía el abismo profesional que estos deben afrontar, que estas políticas culturales tan solo conducen a un amateurismo de las propuestas en detrimento de la calidad de contenidos, que es responsabilidad de las instituciones que la sociedad ha constituido actuar de forma éticamente responsable y ejemplar en el trato que dispensa a los ciudadanos, y entendemos que esta actuación supone un abuso y una falta de respeto por las prácticas artísticas y hacia quienes desarrollan dicha actividad.

Es imprescindible que nos quede claro que configurar una sociedad justa basada en el respeto pasapor valorar a todos los individuos que la constituyen por igual, y que una consideración profesional bajo ningún concepto debe vulnerar los mínimos que permita el desarrollo de la actividad dignamente.

Junta Directiva AVVAC

¿”Dedazo” cultural en la Diputación de Alicante?

Tras las pasadas elecciones municipales y autonómicas se ha producido una renovación en los representantes políticos al frente de las instituciones públicas, que supone no solo la necesidad de emprender modelos de gobierno supeditados a procesos de negociación y acuerdo, sino también otra filosofía en la gestión de los recursos públicos.

El Conseller d’Educació, Cultura i Esport de la Generalitat Valenciana, Vicent Marzà, ha tomado la iniciativa de convocar reuniones sectoriales con representantes de la cultura valenciana. Ha optado primero por conocer de primera mano las necesidades y propuestas del sector cultural, para después trabajar en la elaboración de un plan estratégico cultural para la Comunitat Valenciana. Un gesto que no se había dado en los últimos veinte años. Veamos cómo evoluciona.

El Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, Daniel Simón, se encuentra sumido en un ciclo similar, necesario para evaluar con mayor precisión las posibilidades y las potencialidades de la cultura en una ciudad en la que ha sido tan despreciada y desatendida por el anterior equipo municipal de gobierno. Seguiremos atentos estos procesos, también inéditos, para sumar lo que se pueda, proponer alternativas o poner en cuestión lo que proceda.

Sin duda la participación, la transparencia y la igualdad de oportunidades deben guiar las hojas de ruta con las que diseñar la nueva política cultural, pensando no solo en los próximos cuatro años, para poder proyectar modelos de actuación que ejerzan una acción social transformadora, que progresivamente dote a la ciudadanía de elementos de maduración democrática y capacidad crítica.

Auditorio de la Diputación de Alicante.

Auditorio de la Diputación de Alicante.

Las informaciones de los últimos días en relación a la Diputación de Alicante resultan, sin embargo, un tanto preocupantes. Pues si bien todavía no se conoce el nombre de quien haya de asumir la responsabilidad en materia de cultura en el organismo provincial, ya ha comenzado a aparecer en prensa un cambalache de nombres posibles para ocupar la dirección de sus espacios culturales. Puede que se deba solo a la avidez de los medios por llenar páginas, o quizás sea porque realmente desde la Diputación de Alicante se está pensando en cubrir la dirección de las instituciones culturales de la provincia mediante nombramientos de confianza, replicando una vez más el denostado sistema del “dedazo”. Los tiempos han cambiado y es muy importante que el Partido Popular y Ciudadanos, conforme a su acuerdo de transparencia, no sucumban a la tentación de agitar el dedo, como si de una varita mágica se tratara, para obrar el milagro de convertir en directores a sus agentes culturales de confianza. Esa posibilidad ya no encuentra acomodo en el proceso de afianzamiento democrático de la sociedad española, y además topará con una dura respuesta del sector cultural alicantino. Insisto, los tiempos han cambiado. Nuestros gobernantes deben convocar concursos públicos abiertos, con unas bases adecuadas, en diálogo con el sector y mediante jurados de la más absoluta independencia, para seleccionar a los profesionales que deban asumir la responsabilidad de dirigir y gestionar los centros culturales de la Diputación de Alicante, como el Adda, Marq, Mubag o Instituto Gil-Albert.

Museo Arqueológico de Alicante.

Museo Arqueológico de Alicante.

Durante los últimos años, y particularmente desde 2007 que el Ministerio de Cultura del Gobierno de España y las principales asociaciones profesionales del sector artístico suscribieron un Manual de Buenas Prácticas, se ha implantado de un modo progresivo pero imparable un modelo de gestión pública de la cultura que pasa por la despolitización de los nombramientos y la profesionalización de la gestión de los recursos culturales, junto a la no injerencia partidista (sea cual sea el partido que gobierne). Es importante que los responsables de la Diputación de Alicante comiencen, a no tardar, sus contactos formales con las organizaciones profesionales de la cultura, para evidenciar el nuevo talante que debe regir este periodo constitucional de consensos y engrasar sus relaciones con la sociedad civil. En materia de arte, la asociación de Artistas Visuales de Valencia, Alicante y Castellón junto a la Asociación Valenciana de Críticos de Arte –ambas con una relevante implantación en Alicante-, han desarrollado durante los últimos años una intensa actividad reflexiva y propositiva que sin duda será una referencia de utilidad a los nuevos responsables de la Diputación de Alicante.

Museo de Bellas Artes Gravina, Alicante.

Museo de Bellas Artes Gravina, Alicante.

No deja de ser lamentable que debamos celebrar que los responsables de la política cultural tomen la iniciativa de hablar con los profesionales del ramo, pero el nivel de maltrato al sector cultural en estas tierras ha sido de tal magnitud que es necesario un giro de ciento ochenta grados. Por favor, estemos a la altura de las circunstancias: diálogo, concursos, respeto e igualdad de oportunidades.

Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert.

Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert.

José Luis Pérez Pont

El IVAM, por fin, con las Buenas Prácticas

En las primeras semanas de José Miguel G. Cortés al frente de la dirección del IVAM, las asociaciones de artistas visuales (AVVAC) y críticos de arte (AVCA) de la Comunitat Valenciana mantuvieron una primera reunión, que acabó en desencuentro ante la negativa del nuevo director de hacer público su proyecto de gestión y asumir el Código de Buenas Prácticas para el funcionamiento integral de la institución. Tras un primer comunicado al respecto, en el que artistas y críticos de arte defendían la independencia en la gestión del centro, Cortés hizo público su proyecto para el IVAM a través de la página web del Institut.
Una semana después, el sector del arte contemporáneo del Estado español en pleno, representado por dieciocho asociaciones profesionales, realizaba un pronunciamiento inequívoco solicitando al IVAM que transite en este nueva etapa a través del cauce marcado por las buenas prácticas, a la vez que se reclamaba la despolitización del Consejo Rector y la divulgación del resultado de una auditoría externa de las cuentas de la institución.
Ante una escena profesional que lo demandaba sin fisuras, el director del IVAM ha lanzado una comunicación en la que manifiesta su compromiso con la aplicación de los procedimientos de transparencia que caracterizan el Código de Buenas Prácticas. Las asociaciones profesionales prosiguen ahora sus gestiones a través de la Conselleria de Cultura de la Generalitat Valenciana, persiguiendo la despolitización del Consejo Rector del IVAM.
Este es el escrito divulgado desde el gabinete de prensa del IVAM:
El director del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), José Miguel G. Cortés, ha suscrito el Documento de Buenas Prácticas en Museos y Centros de Arte Contemporáneos. Este Documento fue acordado el 31 de enero de 2007 por el Ministerio de Cultura y todos los sectores de profesionales del arte contemporáneo, entre los que se encuentran la Asociación de Directores de Museos y Centros de Arte Contemporáneo, el Consorcio y la Unión de Asociaciones de Galerías, el Consejo de Críticos de Artes Visuales, la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales y el Instituto de Arte Contemporáneo. El Documento traza un marco de referencia para el sector, aboga por una gestión cultural transparente, democrática y participativa, al tiempo que pretende ser una herramienta para mejorar las relaciones profesionales entre todos los agentes que intervienen en el mundo del arte contemporáneo.  El texto abarca importantes aspectos que van desde el papel social de los museos y centros de arte, las estructuras de gestión de los mismos y el mantenimiento de una relación con los artistas y comisarios colaboradores basada en las buenas prácticas profesionales, esto es, honorarios por el trabajo o los servicios prestados, respeto a los derechos de autor y formalización de los acuerdos mediante los contratos por escrito. Otro punto destacado del Código de Buenas Prácticas es el método de elección de los directores de museos mediante un concurso público y de carácter internacional con el fin de garantizar el desarrollo de su programa expositivo, tal y como ya se viene realizando en importantes instituciones museísticas, entre ellas, el IVAM. 

Independencia y buenas prácticas para el IVAM

LA INDEPENDENCIA DE UN DIRECTOR DE MUSEO Y LAS BUENAS PRÁCTICAS

Las recientes polémicas desencadenadas por las decisiones de José Miguel García Cortés, tanto al respecto de la sala permanente para Miquel Navarro como por su decisión de anular las exposiciones programadas por Consuelo Císcar (al menos las que no hubieran sido aprobadas por el Consejo Rector), nos mueve a expresar nuestra perplejidad por las dimensiones que está alcanzando dicha polémica, que a nuestro modo de ver, está siendo orientada de una forma fuera de lugar.

Lo que salta a la vista en todo este proceso es la intromisión por parte de un Consejo Rector que fue reformulado el año pasado para que fuera únicamente integrado por políticos profesionales, como actualmente sucede, en lugar de expertos en Arte de reconocida trayectoria, que es lo que sería lógico. Esta falta de independencia, tanto del Consejo Rector respecto a los partidos políticos, como del director respecto al Consejo Rector, hace imposible entender un programa a medio/largo plazo para el IVAM, que de este modo está sujeto a los vaivenes de los resultados electorales, los intereses de partido y la instrumentalización más descarada.

Creemos que las argumentaciones del director del IVAM al respecto del caso de Miquel Navarro son completamente lógicas: la sala estaba prevista para la ampliación del museo, por lo que si no hay ampliación no hay sala, el escultor de Mislata ha estado presente en 49 exposiciones del IVAM y le han comprado dos instalaciones por valor de 1,2 millones de euros, por lo que no se puede decir que haya recibido un trato humillante, y finalmente en la Comunidad Valenciana hay más artistas aparte del mencionado, que también merecen ser promocionados y difundidos. Del mismo modo entendemos que lo más lógico para quien asumiera la nueva dirección del IVAM, después de Consuelo Císcar, era cortar por lo sano con las exposiciones apalabradas por ésta, para, en primer lugar, corregir la nefasta dirección del museo y, en segundo lugar, tener un mínimo margen de maniobra en la programación expositiva.

Es por eso que no entendemos que el debate no se centre en términos como la despolitización del Consejo Rector, la independencia del director del IVAM y el respeto a las buenas prácticas profesionales, puesto que gran parte de las polémicas como las surgidas con Uiso Alemany hubieran sido imposibles si se hubiera establecido una relación contractual con los artistas, como es de rigor en cualquier museo de excelencia, en lugar de llevarse a cabo de las maneras completamente faltas de profesionalidad de la anterior directora. El establecimiento de un contrato por escrito, el respeto a los derechos de autor y la contraprestación económica por los servicios prestados, son la base de una práctica institucional sana y democrática, y por lo tanto no entendemos, ni desde AVCA ni desde AVVAC, la renuencia de José Miguel García Cortés a pronunciarse a favor de las buenas prácticas profesionales y a comprometerse con ellas desde la dirección del IVAM, algo que el sector percibe como necesario si lo que se pretende es una sincera regeneración del panorama artístico de la Comunidad Valenciana.

Por lo tanto, animamos a la dirección del IVAM a defender su derecho a tomar las decisiones que considere oportunas y a seguir los pasos necesarios para conseguir un IVAM respetuoso con los profesionales y entendido democráticamente, ajeno a los intereses de ningún partido político, ya que estamos hablando de un museo que es de todos los valencianos.

Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC)

Associació Valenciana de Crítics d’Art (AVCA)

Donde habita el olvido

No es cierto que el poder corrompa. El poder, sencillamente, produce amnesia. Del mismo modo que la melancolía, hoy tipificada como depresión, fue una enfermedad corriente a  finales del siglo XIX, la no menos dañina amnesia política, o el olvido sistemático del que ciertos políticos hacen gala  será, con seguridad, una de las patologías características de finales del siglo XX y comienzos de éste. Un olvido selectivo y una falta de pigmentación sanguínea, que impide el rubor en situaciones vergonzantes, en las que un ciudadano normal parecería un crustáceo cocido, son los síntomas más evidentes de esta dolencia. Bajo esta óptica, por tanto, podemos comprender no solamente el sistemático incumplimiento de programas electorales por parte de los dos partidos que se alternan en el poder, sino las recientes declaraciones de Felipe Garín, director del Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana, el pasado 24 de junio en este mismo medio, las cuales son el motivo por el que se escribe este artículo.

Pero vayamos por partes. Sería terriblemente indecoroso señalar con un dedo acusatorio a cualquier persona cuyas acciones, palabras o sentimientos son producto de una enfermedad. Por no mencionar que olvidos, sean pequeños o grandes, tenemos todos: ¿quién no se ha visto nunca en la situación de apelar al donde dije digo, digo Diego? Sin embargo, lo que sí se puede hacer es argumentar y razonar, lo cual, si el sentido común imperara en las instituciones culturales  valencianas, tendría que ser la constante dentro del marco de una democracia plena y saludable, pero como ya se ha dicho en alguna otra ocasión recientemente, tenemos la cultura que tenemos (sic), y punto. Y si dicen las malas lenguas que falta comunicación entre las instituciones valencianas y los profesionales del sector del arte, habrá que hacer oídos sordos porque en realidad no hace falta, y es que ya hay una comisión científico-técnica que lo resuelve todo. Para mí, particularmente, el mero hecho de calificar de científica a una comisión encargada de dar el visto bueno a las exposiciones del Consorcio podría aparecer en una antología del dislate, pero nos estamos desviando del tema. El tema es que a estas alturas la comisión científico-técnica todavía no le ha explicado a don Felipe Garín cual es la diferencia entre pagar la producción de una pieza y ponerle un marco, y de que no hay argumento científico que sostenga que el único profesional que no debe cobrar por trabajar en un proyecto expositivo es el artista, como de hecho sucede, de modo que al parecer no sólo no hay comunicación entre el Consorcio y los profesionales del arte, sino que ni tan siquiera hay comunicación entre los propios integrantes de tan magna institución. A ver si un día de estos le explican que en la producción van incluidos todo tipo de gastos, honorarios del artista incluidos.

Porque el artista, y este es otro tema, no es exactamente un trabajador (sic). Al artista las obras le crecen en el estudio por generación espontánea. No son fruto de años de estudio y dedicación, las más de las veces pasando por la Universidad, y el alquiler del taller, los materiales frecuentemente costosos y las horas de trabajo físico y mental son pequeñas bagatelas que corren a cuenta de esa tía ricachona que cualquier artista que se precie tiene a la vuelta de la esquina, encantada de resucitar la antigua costumbre del mecenazgo. De modo que si cede para una exposición alguna de esas obrillas de poca monta que nada le han costado de realizar, pues que no se le suba el ego a la parra que todavía no ha llegado a la categoría de pintor normal. Los cuales habrá que suponer que son los que pintan las paredes de blanco, es decir, los auténticos profesionales.

Esto viene a cuento de que todavía recuerdo la alegría, no exenta de cierto escepticismo, con la que Nacho París, el anterior presidente de AVVAC, tras una reunión con Felipe Garín hará ya más de año y medio, nos transmitió a algunas personas la firme convicción que había mostrado el director del Consorcio respecto a la obvia obligación moral del pago a los artistas en las exposiciones, ejemplificando que a él mismo, tras dar una conferencia, le habían pagado con un libro, a lo que él se había preguntado dónde estaba el libro para pagar al electricista que fuera a su casa. Pero ya se sabe la epidemia que está asolando la política, haciendo estragos en los más inopinados recuerdos de nuestros dirigentes. Algunos de ellos olvidan incluso que su labor consiste en servir a la ciudadanía, y hay que recordarles que la tarea principal del Consorcio de Museos consiste en promover una política museística sostenible y de calidad, que para eso cuentan con un presupuesto de más de dos millones de euros, como se dijo en una rueda de prensa a principios de año. Por tanto, sostenible significa que apoyan y enriquecen el tejido cultural de la región, pagando a los profesionales por su trabajo y ofreciendo una programación expositiva de calidad, que es la única forma de que ese dinero público, de todos los ciudadanos, revierta en la sociedad.  Puesto que si priorizan la financiación privada de las exposiciones y no pagan a los artistas, la gran pregunta que a todos nos gustaría que nos respondieran es a qué pesebres van a parar tantos dineros, y en qué medida ese reparto beneficia a nuestra sociedad. Puesto que con unos presupuestos tan jugosos, y unos resultados tan magros, resulta como mínimo chocante la comparativa con el EACC de Castellón, el cual ha mantenido una política expositiva con unos estándares de calidad muy superiores a la del Consorcio, con una quinta parte de ese dinero y pagando a los artistas, por supuesto. Por no hablar de las maravillas que harían con ese mismo dinero al norte de los Pirineos.

Por otro lado, tengo que aclarar que jamás he puesto en duda la caballerosidad y gentileza, de la que puedo dar fe, de don Felipe Garín: con lo que tengo problemas es con su memoria. Es por eso que creo oportuno repetir, una vez más,  este tema hace tiempo superado, y es que el hecho de que los artistas cobren por su trabajo ya no es un tema de debate. Trabajar y no cobrar tiene un nombre, y es algo que, tras la Revolución francesa y la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, se abolió, en Francia, en 1794, y no hay mucho más que decir al respecto. Quizás tan sólo haya que recordarlo.

Ernesto Casero es artista y miembro de la junta directiva de AVVAC

 

Art Dating2: mi selección (III)

Art Dating2. Tercera jornada

Tania Pardo con un participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Tania Pardo con un participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

ART DATING2 ha sido un evento con una gran implicación por parte de todos los asistentes, tuve el placer de participar junto con Beatriz Herráez, Tania Pardo, Rafael Doctor Roncero, Juan de Nieves y Nuria Güell  en la tercera sesión (28/05/14), donde se llevó a cabo una jornada intensa: escuchando, discutiendo y aportando a los artistas participantes toda la experiencia profesional con la máxima generosidad.

Nuria Güell con una participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Nuria Güell con una participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Las propuestas presentadas mostraban una gran variedad de entendimientos del arte contemporáneo.  La mayoría trabajos en proceso y en muchos casos más enfocados a dar respuesta a las estructuras propias de un master que al ámbito profesional, entre los cuales existían trabajos que mostraban un potencial muy interesante. Quisiera destacar el compromiso personal por parte de todos los artistas que participaron, como así se demostró en sus exposiciones y sobre todo en el dialogo, en el intercambio de opiniones, su gran atención, participación e interés.

Isidro López-Aparicio con un participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Isidro López-Aparicio con un participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Agradecido a SELECTA’14, a AVVAC y a MAKMA paso a comentar algunos de los proyectos:

Gil Gijón
El trabajo de Gijón presenta un gran interés cuando juega con lo insignificante y con el factor tiempo. Y más interés se manifiesta cuanto más presente está el paso del tiempo de forma lenta y este participa en la creación de la propia obra. Este aspecto debe de manifestarse con contundencia para que su obra se defienda más allá de la correcta habilidad para concluirlas formalmente.
Lo insignificante, la utilización del polvo, que se barre y desprecia, como parte fundamental de la obra, dignificado en elementos de dibujo o escultóricos generan unas propuestas más que interesantes. Pero sin lugar a dudas son sus planteamientos de base los que le pueden permitir el desarrollo  de una obra sistematizada y profesional.

Gil Gijón. Retrato de polvo, 2014. Imagen cortesía del artista.

Gil Gijón. Retrato de polvo, 2014. Imagen cortesía del artista.

Enrique Campayo
Desde su preocupación actual por lo hibridación de los distintos medios y la importancia del proceso, trabaja con la distorsión de la imagen en el escáner junto a propuestas de video. Pero es en la pintura donde muestra una obra más armada y sólida, ya sea con la incorporación del “ruido” como interferencia en la imagen final como en los dípticos en los que el silencio y el reposo dialoga con propuestas más dinámicas propias de su proceso técnico-formal.

Enrique Campayo. La realidad del artista, 2013. Imagen cortesía del artista.

Enrique Campayo. La realidad del artista, 2013. Imagen cortesía del artista.

Toni Signes
Muchas de las propuestas analizadas, versan sobre temas en muchos casos tan genéricos que hacen dudar de la autenticidad de las propuestas y la vinculación real del artista a su obra. Este no es el caso de Toni Signes pues planteaba la propuesta generada a partir de su propio contexto, vivido y “sufrido” en la Comunidad Valenciana. Su propuesta parte de un estudio pormenorizado de los acontecimientos reflejados en la prensa sobre la actividad cultural local, sus vínculos y relaciones. La visualización en forma de esquema que teje una red de influencias y clarifica al espectador lo que ha acontecido genera una obra artística que amplía el público y a partir de la “denuncia didáctica” a toda la ciudadanía. Quizás, lo más interesante de su obra es cuando aparece la ironía como elemento fundamental y son esos fakes de cartas infantiles enviadas a la anterior directora del IVAM, donde se encuentra uno de sus grandes potenciales aún por explotar.

Toni Signes. L'espoli, 2014. Imagen cortesía del artista.

Toni Signes. L’espoli, 2014. Imagen cortesía del artista.

Sabela Zamudio
Sabela demuestra una gran cantidad de recursos a la hora de cosificar su obra compleja, a partir de la construcción o manipulación de relatos en la prensa, y en concreto a partir de las publicadas sobre una persona integrante en la banda terrorista Resistência Galega.
Cosidos, trenzados, recortes de prensa, cuadernos, lienzos… construyen un proyecto formalmente bien estructurado. Quizás excesivamente formal, dejándose ver en sus palabras que la utilización de su propia intuición, que le permita alejarse del peso de las apariencias contemporáneas dará lo mejor de su trabajo.

Sabel Rial. Conservar la calma, 2013. Imagen cortesía de la artista.

Sabel Rial. Conservar la calma, 2013. Imagen cortesía de la artista.

Judith Álvarez García
Una propuesta interesante basada en los embargos inmobiliarios, proyectada a partir de una plataforma en la red que da acceso a lo que sería un espacio de encuentro, un foro de los afectados y personas sensibilizadas donde poder compartir, información y construir una comunidad. Todo esto viene acompañado de toda una campaña de imagen que permite identificar esta tragedia social.
El proyecto esta elaborado cuidadosamente, pero esto no quita el que haya cuestiones fundamentales que deben de abordarse para que sea un proyecto coherente conforme a su carácter comprometido socialmente. Pues una plataforma como esta necesita tener un carácter sostenible que asegure los tiempos propios de la creación de una red, el compromiso implica evaluar muchos aspectos más allá de las apariencias para pasar a implicarse en aspectos humanos cercanos a la realidad, no solo construyendo sino dinamizando la construcción de esta red.

Judith Álvarez García. Cabreo, 2013. Imagen cortesía de la artista.

Judith Álvarez García. Cabreo, 2013. Imagen cortesía de la artista.

Otros participantes de la sesión, con los cuales no todos tuve el placer de entrevistarme, fueron Carmen Jimenez Suero, Mery Cortel, Gaby Gallego y en particular hubiera estado muy interesado en establecer un dialogo con Ernesto Casero, Juan A. Cerezuela, Luis Lisbona y especialmente Greta Alfaro pues sus dosieres despertaron en mí un gran interés, tanto por cierta empatía ante sus propuestas como por el potencial y profesionalidad de sus trabajos.

Juan de Nieves con una participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Juan de Nieves con una participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Rafael Doctor Roncero con un participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Rafael Doctor Roncero con un participante en la tercera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Isidro López-Aparicio

Art Dating2: mi selección (II)

El pasado 29 de mayo fui invitado a participar en la segunda sesión de Art Dating 2014, una cita organizada por la AVVAC y el Master de producción Artística de la UPV para conocer de primera mano el trabajo de artistas de muy diferentes disciplinas, y generar un diálogo enriquecedor y de intercambio entre los profesionales asistentes.

Javier Martín-Jiménez con una participante en la segunda jornada de Art Dating2. Foto: Enric Mestre. Imagen cortesía de AVVAC.

Javier Martín-Jiménez con una participante en la segunda jornada de Art Dating2. Foto: Enric Mestre. Imagen cortesía de AVVAC.

Miguel Benlloch y Ángela Molina Climent con participantes en la segunda jornada de Art Dating2. Foto: Enric Mestre. Imagen cortesía de AVVAC.

Miguel Benlloch y Ángela Molina Climent con participantes en la segunda jornada de Art Dating2. Foto: Enric Mestre. Imagen cortesía de AVVAC.

De los catorce artistas participantes en esta sesión, presento a continuación una selección de los proyectos artísticos:

Aris Spentsas
En los últimos años, Aris Spentsas ha desarrollado una investigación basada en la práctica y la reflexión. En sus proyectos propone un diálogo directo con el espectador, como en la instalación audiovisual “Háblame”, donde invita al público a subir a una escalera en medio de la sala e interactuar con él y con otros visitantes de la instalación; o en otras propuestas como “De cuerpo a cuerpo” ó “Mesa redonda para artistas”, acciones realizadas en espacios públicos, donde ese diálogo es sólo posible con ayuda de los espectadores que actúan como “mensajeros” de conversaciones entre artistas. En definitiva, busca crear una experiencia de diálogo creativo.

Aris Spentsas. Háblame, 2013. Instalación audiovisual monocanal. Escalera, video proyección y auriculares. Imagen cortesía del artista.

Aris Spentsas. Háblame, 2013. Instalación audiovisual monocanal. Escalera, video proyección y auriculares. Imagen cortesía del artista.

Rosana Sánchez Rufete
Su investigación gira siempre entorno al espectador-participante de sus propuestas artísticas, pues espera siempre una reacción. De hecho, sus piezas deben ser “activadas” por los espectadores, que son los actores de unas “performances” programadas por la artista. De esta manera, rompe las concepciones clásicas del arte, donde el objeto artístico, además de ser elaborado con materiales cotidianos (como bolsas de plástico unidas entre sí e infladas), puede ser manipulado por el espectador en propuestas lúdicas que juegan en muchos casos con el absurdo.

Rosana Sánchez. Monkey see, Monkey do, 2014. Hinchable, ventilador, dos personas. Performance, La Capella Barcelona. Colaboración con Aris Spentsas. Imagen cortesía de la artista.

Rosana Sánchez. Monkey see, Monkey do, 2014. Hinchable, ventilador, dos personas. Performance, La Capella Barcelona. Colaboración con Aris Spentsas. Imagen cortesía de la artista.

Guillem Juan Sancho
El dibujo, con líneas de diseño arquitectónico y un claro componente futurista (aunque con una extraña presencia del tiempo pasado), es la herramienta de Guillem Juan para inventar otras realidades. Los prototipos que proyecta se superponen creando varias capas de posibilidades arquitectónicas, como diferentes mundos que se mezclan en el espacio, como si hubiera varias dimensiones. Son estructuras aparentemente sólidas y frías, pero en cualquier momento pueden caer y romperse como el cristal.

Guillem Juan Sancho. Serie heterotopías nº 01, 2014. Lápiz, rotulador permanente, acrílico y vinilo sobre papel Lithographic 270 gr. 48,5 x 40 cm. Imagen cortesía del artista.

Guillem Juan Sancho. Serie heterotopías nº 01, 2014. Lápiz, rotulador permanente, acrílico y vinilo sobre papel Lithographic 270 gr. 48,5 x 40 cm. Imagen cortesía del artista.

Agnès Ricart Gregori
Las acuarelas o pinturas de Agnès presentan escenas “difuminadas”, normalmente con presencia de uno o dos personajes. Digo “difuminadas” porque de un primer vistazo no se puede descifrar lo que se está viendo. De hecho, se crea una complicidad con el espectador ya que éste tiene que completar la escena, buscando esos elementos que faltan para dar una explicación a lo que está sucediendo allí. Los personajes muchas veces no tienen rostro, y los colores y el paisaje donde desarrollan su acción transmiten una sensación de tranquilidad o cotidianidad. Pero siempre queda una incertidumbre relacionada con la escena.

Agnès Ricart Gregori. Neu, 2013. Acuarela sobre tabla. 9x9cm. Imagen cortesía de la artista.

Agnès Ricart Gregori. Neu, 2013. Acuarela sobre tabla. 9x9cm. Imagen cortesía de la artista.

Eva Caro con una participante en la segunda jornada de Art Dating2. Foto: Enric Mestre. Imagen cortesía de AVVAC.

Eva Caro con una participante en la segunda jornada de Art Dating2. Foto: Enric Mestre. Imagen cortesía de AVVAC.

Jorge Sebastián con una participante en la segunda jornada de Art Dating2. Foto: Enric Mestre. Imagen cortesía de AVVAC.

Jorge Sebastián con una participante en la segunda jornada de Art Dating2. Foto: Enric Mestre. Imagen cortesía de AVVAC.

 

Javier Martín-Jiménez

Art Dating2: mi selección (I)

Art Dating2. Primera jornada

Álvaro de los Ángeles con una participante en la primera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Álvaro de los Ángeles con una participante en la primera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Inmersos en la segunda edición de Art Dating, organizado por AVVAC y el Master
de producción artística de la Universitat Politècnica de València, el miércoles 28 de mayo tuve la oportunidad de pasar un día completo en OctubreCCC. Por la mañana, entre las 9’30 y las 14’30, visionando el trabajo de varios estudiantes del Master o artistas jóvenes asociados a AVVAC que se habían inscrito, y entre las 18’00 y las 20’30 en una mesa redonda donde se debatió sobre las enseñanzas artísticas en el ámbito universitario.

Lorenza Barboni con una participante en la primera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Lorenza Barboni con una participante en la primera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Las conversaciones con los estudiantes y artistas, y el visionado de sus portfolios y obras, fue muy positiva y enriquecedora. La heterogeneidad de los proyectos es un claro reflejo de lo que supone el arte contemporáneo, donde siguen estando latentes los asuntos a propósito de la técnica y el concepto, como si ambas cosas todavía pudiéramos deslindarlas a modo de territorios independientes. Pese al tiempo que pasamos allí juntos, sólo tuve la oportunidad de entablar conversación con ocho de los 14 convocados. Paso a relatar algunas impresiones a propósito de sus proyectos.

Pedro Vicente con una participante en la primera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Pedro Vicente con una participante en la primera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Manolo Sebastián realiza una pintura vinculada al paisaje no sólo desde el punto
de vista temático, sino también desde la experiencia. Es un pintor de campo,
que necesita sentir la presencia de aquello que pinta, pues según sus palabras,
pintar a partir de una fotografía le quita a la pintura gran parte de su esencia.
Estuvimos hablando sobre la importancia del concepto en el arte contemporáneo, la imposibilidad de evitar enfrentarse a una actitud no meramente técnica, sino también de recorrido conceptual.

Marisol Salanova con una participante en la primera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Marisol Salanova con una participante en la primera jornada de Art Dating2. Foto: Lola Calzada. Imagen cortesía de AVVAC.

Andrea Pastor realiza obras con pasta de papel donde experimenta con la
inserción de materiales muy diversos, como acrílico, resina y otros tipos de
celulosa, generando composiciones abstractas que evocan sedimentos, capas
de información y tiempo. También surgió la cuestión del concepto adosado a
la técnica, la necesidad del relato en el arte contemporáneo que posicione su
capacidad técnica.

María Barrachina combina el trabajo pictórico en objetos con el realizado en
espacios públicos, murales y grafitis donde los motivos centrales son los animales y su interacción con los humanos. Destacan, desde mi punto de vista, las pinturas pequeñas sobre soportes naturales, como secciones de ramas de árboles, de aspecto similar a los camafeos y en especial la pieza Caracoles. En ésta, la artista ha transferido retratos de antepasados sobre las conchas de varios caracoles previamente lavadas; los caracoles son devueltos a su hábitat “cargando” con los retratos.

Juan Carlos Rosa Casasola. #BestSeller XXII, Acrílico, spray e impresión digital sobre papel sobre lienzo, 2014. Imagen cortesía del artista.

Juan Carlos Rosa Casasola. #BestSeller XXII, Acrílico, spray e impresión digital sobre papel sobre lienzo, 2014. Imagen cortesía del artista.

Juan Carlos Rosa Casasola plantea un debate interesante entre opuestos. La privatización del espacio público y la evidente publicidad de nuestra privacidad. Para ello realiza una serie torrencial de trabajos que desde diferentes aspectos y con lenguajes también diversos plantean cuestiones sobre la importancia de estos opuestos. Intervenciones en bibliotecas públicas, donde los libros son sustituidos por ropa; fotografías realizadas con su móvil situando armarios con ropa en el espacio público; dibujos y pinturas sobre esta temática… Todo ello tendente a alertarnos del cambio de paradigma en el que nos encontramos.

Juan Carlos Rosa Casasola. Everybody wants an iPhone XXVI, impresión digital en papel, 2013. Imagen cortesía del artista.

Juan Carlos Rosa Casasola. Everybody wants an iPhone XXVI, impresión digital en papel, 2013. Imagen cortesía del artista.

Meritxell Quevedo presenta un libro de fotografías realizada con una cámara de
medio formato que permite varias exposiciones por negativo, convirtiendo cada
imagen en un escenario de superposiciones físicas y de sentido. Está centrada en analizar lo femenino desde diferentes posturas, desde la tradición rural de algunas mujeres de su Cantabria natal, hasta la presencia de la objetualidad de lo femenino en las fotografías y textos de los medios de comunicación.

Raquel Planas desarrolla un proyecto de gran sensibilidad plástica y conceptual a partir de la enfermedad de Alzheimer de su propia abuela. La serie “(hu)ecos
del presente” es una serie de seis dibujos sobre papel realizados con el punteo de agujas sobre la superficie. Cada dibujo representa el retrato de su abuela en un año, desde el 2009 hasta la actualidad, y conforme avanza la enfermedad, el retrato muestra más y más agujeros que van tornando el dibujo en algo ya informe. La sutilidad de su planteamiento también se observa en otras obras (un vídeo y obras escultóricas) y en el proyecto ideado para finalización del master, donde la vida diaria se mezcla con aspectos extraordinarios.

Raquel Planas. Fotograma de Casimira, 2014. Imagen cortesía de la artista.

Raquel Planas. Fotograma de Casimira, 2014. Imagen cortesía de la artista.

Raquel Planas. Fotograma de Casimira, 2014. Imagen cortesía de la artista.

Raquel Planas. Fotograma de Casimira, 2014. Imagen cortesía de la artista.

Tana Garrido es una cineasta que plantea cuestiones a propósito de los lenguajes cinematográficos y su vinculación con la experiencia personal. El video 2ha presenta la alternativa de un agricultor que ha decidido vivir de sus dos hectáreas de tierra. La pieza tiene dos partes diferenciadas que la convierte en un hallazgo de gran interés. Una primera claramente más documental, de presentación del personaje; y una segunda donde los planos muestran una cierta distancia, tanto en el tratamiento del paisaje como en el propio protagonista que, a la postre, es el padre de la autora. Referencias al nuevo cine y al cine-ensayo en su versión más poética, y vinculaciones a la biografía, aspecto que lo sitúa en el intersticio entre cine y arte visual.

Tana Garrido, Fotograma de 2ha, 2014. Imagen cortesía de la artista.

Tana Garrido, Fotograma de 2ha, 2014. Imagen cortesía de la artista.

Tana Garrido, Fotograma de 2ha, 2014. Imagen cortesía de la artista.

Tana Garrido, Fotograma de 2ha, 2014. Imagen cortesía de la artista.

Laura Yustas tiene un texto editado a modo de fanzine titulado “Por un hueco”
que narra su experiencia con los ratones que “habitaron” su piso por un tiempo.
El texto tiene calidad y resuenan los ecos del relato Casa tomada de Julio Cortázar. Su trabajo artístico está claramente vinculado al análisis, en la tradición del arte conceptual y la crítica institucional de primera generación. Participa asimismo en la actualización de estos grandes roles, pues su labor se realiza de forma individual, pero también desde la colaboración en varios colectivos. Destacan dos: Las posterioris y El Col·lectibo. El primero plantea en formato blog todo tipo de registros posibles de acciones y performances: la narración de la acción, los dibujos rápidos, a modo de los realizados en los juicios donde no se permite la entrada de cámaras, gifs animados, taumátropos… El blog va compilando una serie de acciones y el modo alternativo de nararlas y registralas. En El Col·lectibo, la dedicación va más encaminada a la gestión cultural, en especial también atendiendo a lo preformativo y las acciones, destacando la organización del festival de arte de acción Farts.

Álvaro de los Ángeles

 

Por un nuevo IVAM

Comunicado de las asociaciones profesionales de las artes visuales de la Comunitat Valenciana
Por un nuevo IVAM

Hace menos de dos meses se celebraba el 25 aniversario del IVAM. Este 4 de abril de 2014, por fin la mala gestión llegaba al principio de su fin, un hecho al que ha contribuido, entre otras causas, la presión ejercida por la ciudadanía y por las asociaciones profesionales del sector. Tanto AVVAC (Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló), AVCA (Associació Valenciana de Crítics d’Art) y LaVac (Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunitat Valenciana) hemos mostrado nuestro desacuerdo ante la nefasta gestión del IVAM en los últimos 14 años, al igual que innumerables voces de la cultura en la Comunitat Valenciana como ExAmics del IVAM, Salvem el Cabanyal, la Plataforma Valenciana x la Cultura y tantos otros desde diversos ámbitos. Esta ola de descontento ha rebasado las fronteras de la Comunitat y el IVAM ha acabado constituyendo un lamentable ejemplo en el Estado español, por la falta total de rigor y el nepotismo más descarado.

Es de suma importancia en este momento que no dejemos pasar la oportunidad de reconducir en profundidad la situación del IVAM, que no es solo el nombramiento de un director/a, puesto que el mero anuncio de un concurso público no implica que las condiciones de éste, especialmente en lo tocante a la composición del jurado, sean las deseables. Por lo tanto, consideramos que es fundamental en este proceso que las asociaciones profesionales del sector de las artes visuales en la Comunitat Valenciana sean consultadas antes de la designación del jurado que habrá de seleccionar al futuro director/a del IVAM. De esta manera el sector profesional que representamos podrá contribuir a garantizar una verdadera pluralidad y transparencia designando a algunos de los miembros del jurado, ajenos a las juntas directivas de nuestras asociaciones, desde un conocimiento especializado.

Es necesaria la despolitización del Consejo Rector para devolver al IVAM la independencia y profesionalidad que lo caracterizó en sus inicios.  Un órgano al que deberían integrarse profesionales cualificados elegidos por concurso público, con un jurado integrado únicamente por profesionales del sector no vinculados al IVAM.  Del mismo modo, el rigor y la transparencia deben ser la norma en una institución pública, y el caso que nos ocupa debe pasar por una auditoría externa de las cuentas del museo, que informe detalladamente de la gestión económica llevada a cabo durante este periodo para que la ciudadanía tenga conocimiento de en qué se han gastado los recursos públicos. Debido al antecedente que representa el agujero económico dejado en el Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana por Consuelo Císcar, conocido tras su salida del cargo que anteriormente ocupó como Secretaria Autonómica de Cultura, es necesario conocer las facturas pendientes de pago así como los detalles relativos a los compromisos que puedan afectar a la programación, pues esos aspectos tienen consecuencias en el presupuesto futuro del IVAM.

Debemos evitar que continúe el descontrol en el IVAM, para que deje de ser entendido como una plataforma de beneficio personal para su cúpula directiva y allegados. El IVAM tiene que volver a ser interpretado como un servicio a la ciudadanía y como una plataforma que fomente el desarrollo del tejido creativo de la región, mediante una política de adquisiciones responsable, un programa expositivo de calidad  y un trabajo riguroso en cuanto a la investigación artística. Es hora de cambiar el rumbo del museo y que recupere su función social, donde se contemple el respeto tanto a los profesionales del arte como al contribuyente, y donde la mecánica de funcionamiento pase del amiguismo y el lucro particular a lo que en el sector del arte se conoce como “buenas prácticas”, basadas en la transparencia, el respeto a los derechos de los creadores y la honestidad profesional.

Ante este cambio de horizonte, las asociaciones profesionales del sector de las artes visuales, críticos, artistas y galeristas advertimos que otros museos y centros de la Comunitat Valenciana tampoco están siendo gestionados en base a unas buenas prácticas profesionales.  La destitución de Consuelo Císcar, con la convocatoria de un concurso público internacional cuya imparcialidad y apartidismo todavía está por ver, representa tan solo el comienzo de lo que debería de ser un cambio de rumbo en la política cultural valenciana.

Por un nuevo IVAM

Por un nuevo IVAM

Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC)
Associació Valenciana de Crítics d’Art (AVCA)
Associació de Galeries d’Art Contemporani de la Comunitat Valenciana (LaVAC)

Noticias relacionadas:
En defensa del IVAM
Consuelo, VETE!
Carlos Pérez: “Las injerencias son una constante en el IVAM”
Felipe Garín; “Tenemos la cultura que tenemos”
Nacho Valle: “Que abran los ojos”
Espaivisor: “Hay que hacer la resistencia”
Ester Alba: “Dirigir un museo requiere concurso público”
Bartomeu Marí: ¿Qué es hoy un museo público?
IVAM: la reconquista
La lista de Císcar
Fiesta fin de Císcar