Carta con motivo de la exposición INDEX Roma

En abril del año 2014 fui invitado por el Departamento de Cooperación Universitaria y Científica de la AECID a formar parte del grupo de evaluadores designados para participar en el proceso de selección de los artistas e investigadores residentes en la Academia de España en Roma (promoción 2014-2015). Mi participación estuvo centrada en evaluar los proyectos presentados dentro de la categoría Museología y Comisariado de Exposiciones. El evaluador es un especialista independiente que en dicho proceso de selección actúa como un prescriptor que eleva, según la horquilla que tiene asignada cada categoría, un número determinado de candidaturas al patronato de la Academia, para que sea este el que, mediante entrevista personal, realice la asignación definitiva de las becas.

En mi caso, elevé al patronato cuatro candidaturas, el número máximo de la horquilla. Sin embargo, después de realizar las preceptivas entrevistas personales a los candidatos, el patronato decidió no seleccionar ninguna de las propuestas presentadas, quedando desierta en esa promoción la categoría de Museología y Comisariado de Exposiciones.

Imagen de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Imagen de la Academia de España en Roma extraída de su web.

A principios del mes de septiembre de 2014 se me contacta de nuevo desde el mismo departamento de la AECID para invitarme a comisariar dos exposiciones, una en junio de 2015 en Roma y una segunda en febrero de 2016 en Madrid. En ambas los artistas e investigadores residentes en la Academia (promoción 2014-2015) presentarían los proyectos producidos durante su estancia en dicha institución. Dada la naturaleza e importancia del encargo, me tomé unos días de reflexión antes de dar un sí definitivo.

Hasta ese momento, el contexto de trabajo de la Academia de España en Roma me resultaba ajeno y lejano, por mi visión de la creación actual, por mi posición dentro del sector del arte, así como por mi práctica profesional, muy vinculada desde hace varios años a la mediación y el comisariado de proyectos que incorporan una producción artística relacionada con procesos de investigación e innovación centrados en lo educativo y lo social.

En ese breve periodo de tiempo de reflexión contacté con numerosos ex-becarios de promociones anteriores de la Academia, los cuales me relataron sus experiencias durante su estancia en esa institución. Recibí un completo feedback a través de testimonios orales, correos electrónicos y cartas críticas que algunos de ellos habían dirigido en su momento a anteriores directores de la institución. También hablé con el entonces Subdirector del departamento y persona responsable de gestionar el programa de becas de la Academia, quien me hizo llegar información precisa sobre el estado de la Academia, haciéndome saber de la inminente renovación de los cargos de Director y Secretario-Canciller.

Decido asumir el encargo de comisariado de las dos exposiciones, entendiendo que el trabajo a desarrollar se inscribe en una lógica de renovación y cambio en la Academia. Lo hago con un estatus de especialista externo a la institución, con las competencias naturalmente limitadas a un encargo de esa naturaleza, y con el mandato de concluir con éxito la producción de los catorce proyectos (inicialmente quince, pues se da la renuncia de un becario por enfermedad), con el fin de que pudieran ser presentados en un formato de exposición colectiva, primeramente en Roma y posteriormente en Madrid.

Desde el primer momento soy consciente de la complejidad del encargo, ya que se trata de la primera promoción de becarios que recibe un presupuesto específico para producción. Esto unido a la naturaleza y formato de los proyectos a realizar supone un importante cambio de escala en el trabajo de gestión y coordinación, un hecho que modifica de manera relevante la relación entre institución y becario y que el personal laboral de la Academia tiene que asumir de forma casi inmediata en el tiempo.

El encargo tiene elementos muy motivadores, a la vez que desafiantes; la transversalidad en disciplinas, prácticas y medios; la producción de proyectos artísticos complejos; la relación con artistas e investigadores con los que no existe un condicionamiento “a priori”, al no haber intervenido personalmente en su proceso de selección; el poder contribuir a transformar la Academia en un centro de producción de proyectos; el introducir elementos de innovación, transparencia y participación en la metodología de trabajo.

Cualquier persona relacionada con la producción artística actual puede entender cómo una primera edición de un programa de becas de producción supone trabajar en un contexto complejo, habitado por conflictos, en el que las metodologías se procesan en fase beta, en el que se exploran las fisuras, en el que se asumen riesgos y se testean posibilidades de cara a realizar las mejoras necesarias para ser implementadas en la segunda y siguientes ediciones. Sin duda, así tuvo que ser en las primeras ediciones de las Becas Botín o Generaciones, programas de producción de proyectos artísticos, prestigiosos y actualmente consolidados después de 24 y 15 ediciones, respectivamente.

Vista interior de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Vista interior de la Academia de España en Roma extraída de su web.

En el comunicado*, con fecha 25 de febrero, emitido por PAC (Plataforma d’Artistes de Catalunya) y AVVAC (Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló), con motivo de la celebración de la exposición INDEX Roma, se me adscriben responsabilidades relacionadas con la gestión administrativa de la Academia que son ajenas al mandato y naturaleza del encargo realizado por la AECID y que claramente exceden de mis competencias, en tanto que comisario externo de la institución.

La UAAV (Unión de Asociaciones de Artistas Visuales) también hace referencia a este punto, introduciendo en su comunicado**, de fecha 29 de febrero, como tema de interés la elección de comisarios para realizar proyectos de carácter expositivo en instituciones públicas. La relevancia del asunto apunta a no desatender la oportunidad que supone este caso, para que las formas de encargo de comisariados puedan ser debatidas de manera abierta dentro del sector. Hasta el momento, dichos encargos son realizados mayoritariamente de forma directa por la práctica totalidad de museos y centros de arte del Estado español.

Existen algunos casos en que la selección de comisarios se realiza mediante convocatoria pública, en la que se da la concurrencia competitiva, tratándose en general de programas de apoyo dedicados a promocionar a profesionales jóvenes que se encuentran en una fase inicial de su carrera. Tal sería el caso de las convocatorias ya desaparecidas y en su día promovidas por la Sala Montcada de Barcelona y el Espai Zero de Olot, las actuales Inéditos, promovida por La Casa Encendida y Se Busca Comisario, promovida por la Sala de Arte Joven de la Comunidad de Madrid, y Komisario Berriak, una iniciativa de Donostia / San Sebastián 2016 llevada a cabo en en colaboración con Tabakalera, Azkuna Zentroa, ARTIUM y Montehermoso.

Incardinar dinámicas de producción artística actual en una institución de carácter histórico como la Academia de España en Roma, con una plantilla envejecida caracterizada por un nivel bajo de formación en competencias o “expertise” en la gestión y coordinación de producción de proyectos audiovisuales (cine, videoarte, arte digital) de arte contemporáneo (instalación), de investigación (arquitectura, diseño, fotografía), del sector editorial (cómic y literatura), suponía un punto de partida que ya planteaba dificultades anexas a las ya inherentes por la propia complejidad del encargo.

El proceso de trabajo llevado a cabo durante los meses de octubre de 2014 a julio de 2015 estuvo plagado de dificultades. Fue necesario forzar la máquina, tomar decisiones arriesgadas, cuestionar determinados marcos administrativos previamente establecidos, externalizar trabajos a terceros, etc. con el fin de lograr sacar adelante la producción de los proyectos de los artistas e investigadores en residencia. Es justo decir que durante este proceso se abrieron posibilidades de trabajo y colaboraciones para los becarios, se crearon limbos metodológicos y expectativas hacia futuro que fueron problemáticas al activar conflictos y situaciones no deseadas durante una parte del proceso.

La buena noticia es que la misión fue concluida con éxito y los catorce proyectos fueron finalmente producidos, no todos en la escala inicialmente planteada, pero sí en una formalización que incluye formatos y soportes que reconocen la idea original, respetan la investigación realizada y justifican la importante inversión llevada a cabo en cuanto a recursos económicos, humanos y materiales.

Vista de una sala expositiva de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Vista de una sala expositiva de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Los catorce proyectos fueron presentados mediante una exposición colectiva articulada en torno a un evento que se denominó “Puertas Abiertas”, y durante el que la prensa especializada, los profesionales del sector y un público generalista tuvieron acceso a la Academia y participaron de las diferentes actividades, performances y conciertos realizados.

Una publicación bilingüe, español e inglés, que contiene los trabajos llevados a cabo mas textos de especialistas invitados ha sido producida por la AECID como parte del compromiso que este organismo público asume en la difusión de la creación actual

La estancia de los becarios, la exposición en la Academia de España en Roma y la publicación de los proyectos están reguladas por la convocatoria de becas MAEC-AECID. Ciertamente dicha convocatoria de la promoción 2014-2015 era susceptible de mejoras y así ha sucedido con la nueva promoción de becarios 2015-2016, que ya disfrutan de una actualización en algunos puntos de la regulación administrativa de sus becas.

La exposición colectiva en Madrid, que se viene realizando desde hace varios años en la Real Academia de San Fernando, se enmarca en el compromiso de la AECID por difundir de la manera mas eficaz posible los trabajos llevados a cabo por los becarios y en materializar la obligada devolución simbólica a la ciudadanía después de haber realizado una importante inversión económica en el programa de becas.

Dicha exposición se enmarca en el contexto de “tradición” y “hermanamiento” que existe entre la Real Academia de San Fernando y la Academia de España en Roma. A la misma se invita a participar a los becarios de cada promoción. Aunque la exposición no tiene una regulación administrativa específica, como proyecto se aborda desde unos estándares profesionales que se aplican con rigor al diseño del espacio expositivo, al montaje técnico de los proyectos, al seguro “clavo a clavo” de las obras, a la señalética y otros elementos gráficos. En este apartado quiero dar fe que todos estos detalles han sido cuidados al máximo y que los diferentes equipos de trabajo implicados han realizado su labor con la máxima profesionalidad.

En el comunicado emitido por dos asociaciones autonómicas de artistas visuales, al que he aludido antes, se hace referencia a malas prácticas llevadas a cabo durante el proceso de gestión de esta exposición. Ciertamente, la gestión administrativa de un proyecto de esta naturaleza debe regularse y cuidarse mejor aquellos aspectos burocráticos, que no por menores son menos importantes. En ese sentido, aunque como comisario del proyecto tengo una responsabilidad muy limitada en esa parte burocrática, puedo asumir una responsabilidad “in vigilando” sobre determinados procesos que considero pueden ser regulados institucionalmente y mejorados en su gestión de cara a las próximas promociones de becarios.

Dos de los catorce artistas invitados a presentar su proyecto en la exposición INDEX Roma, Joan Morey y Greta Alfaro, han renunciado a participar en la misma. No podemos por menos que respetar su decisión, ya que no existe obligación normativa alguna que les obligue a participar en la exposición y presentar el proyecto producido durante su estancia en la Academia.

En el comunicado de las asociaciones de artistas se razona dicha decisión en base a su declaración de haber recibido maltrato profesional durante la gestión del proyecto. El proceso vivido no ha sido fácil, se han dado conflictos de intereses y desacuerdos, algo por otro lado lógico en las relaciones entre diferentes agentes culturales, y considero que los duros términos que se utilizan en el comunicado para calificar la relación entre institución, mediadores y becarios son exagerados y no obedecen a la realidad. Por mi parte y por parte de los diferentes equipos de gestión y mediación implicados siempre ha habido una actitud respetuosa, constructiva y propositiva dirigida a culminar con éxito la presentación colectiva de los proyectos.

Sobre la decisión de renunciar a participar en la exposición colectiva tomada por los dos artistas visuales antes mencionados, considero que ha sido un hecho desproporcionado en las formas y en el fondo, sobre todo si se valora el contexto del proceso de trabajo llevado a cabo durante un año y medio. Ambos becarios han disfrutado de unas condiciones bien dotadas en lo económico, en lo material y en recursos humanos. Debo decir que muchas cosas han ido bien y han funcionado, y que los equipos de gestión y mediación se han volcado en su trabajo de apoyo y facilitación para que estos dos becarios pudieran producir sus proyectos dentro del plazo establecido para ello.

Su decisión es irresponsable porque priva a la institución de poder realizar la devolución social para la que está mandatada, y priva a la ciudadanía del acceso a una creación artística producida con fondos públicos. Si ciertamente una “tradición” no genera un marco jurídico de seguridad como lo hace un contrato, siempre pesará en su decisión una falta básica de lealtad y co-responsabilidad.

También es una decisión estéril, porque algunos de los problemas y errores administrativos surgidos en la gestión del proyecto están en vías de solución desde hace tiempo, y otros han sido ya solucionados como puede acreditar la actual promoción de becarios. En este sentido, debo manifestar que la AECID se ha comportado como una institución responsable y reactiva ante las demandas solicitadas, y que ha podido atender todas aquellas que entraban dentro de sus competencias y disponibilidad presupuestaria.

Si el balance de un año y medio de trabajo puede considerarse satisfactorio en cuanto a los resultados generales obtenidos, el hecho de la no participación de dos artistas, decisión que respeto pero no comparto, en la exposición INDEX Roma, lo considero un fracaso de la segunda fase del encargo realizado.

Una vez mantenida esta semana una reunión de valoración general de la situación a la que he sido convocado por el equipo responsable de la Dirección de Relaciones Culturales y Científicas de la AECID y tras realizar una meditada reflexión personal he decidido renunciar a continuar con la labor que se me había encomendado, el comisariado de las exposiciones en Roma y Madrid de la actual promoción de becarios 2015-2016.

Vista de un espacio expositivo de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Vista de un espacio expositivo de la Academia de España en Roma extraída de su web.

Siempre he considerado el Documento de Buenas Prácticas como un objetivo ideal de máximos que todos debemos respetar y a cuyo cumplimiento íntegro debemos aspirar. Sin embargo, las dificultades económicas del momento que vivimos, las trabas administrativas, las complejidades burocráticas, los marcos jurídicos no normalizados y, sobre todo, los brutales recortes presupuestarios que muchas instituciones como la AECID han padecido, han impedido asumir sus recomendaciones de manera integral.

En mi caso, la preocupación siempre ha estado centrada en el compromiso de que existiera una mínima seguridad jurídica y una contraprestación económica digna y justa según el trabajo a realizar por los artistas participantes. La realidad es que las recomendaciones que dicho código establece han sido recogidas siempre de manera parcial por la mayoría de instituciones con las que he colaborado en el comisariado de exposiciones de carácter colectivo.

Tal vez fuera pertinente que desde las asociaciones profesionales, como el IAC Instituto de Arte Contemporáneo, el Foro de las Buenas Prácticas y la propia Mesa Sectorial, como principal órgano de interlocución de nuestra comunidad artística, y que son, todas ellas, estructuras imprescindibles para articular la representación profesional del sector y la observación de las Buenas Prácticas se creara un espacio de reflexión y análisis con el fin de generar un consenso sobre este tema y que además se conformara una suerte de mecanismo para dirimir los conflictos entre agentes culturales pertenecientes a diferentes colectivos profesionales.

Toca pensar entre todos cómo podemos trabajar juntos en una situación de gran precariedad económica, de enormes dificultades para lograr consolidar una carrera profesional, donde la frustración por no encontrar canales adecuados para expresarse artísticamente ha calado de manera transversal e intergeneracional. Pensar qué consensos son necesarios establecer en el sector de la creación ante el cambio de paradigma en que ya estamos instalados.

Durante este último año he sido testigo de la transformación de la Academia de España en Roma, una institución con vocación de evolucionar, de cambiar, de adaptarse a los nuevos tiempos. Estoy personalmente satisfecho de haber podido contribuir a relanzar un proyecto, a sentar unas bases nuevas de trabajo, a implementar mejoras en la recepción y hospitalidad hacia los residentes.

Una institución que ya ha puesto un pie en el futuro y que de la mano de los actuales residentes y, sobre todo, de la nueva directora, se convertirá en un lugar de referencia para todos nosotros. Y de una administración pública como la AECID, que escucha, que es reactiva a la demandas que le han sido trasladadas y que pese a los ajustes presupuestarios sufridos mantiene un compromiso estable de apoyo a la creación artística contemporánea, permitiendo el desarrollo de un sector profesional y facilitando una devolución educativa, patrimonial y social a la ciudadanía de todo el capital simbólico común producido por sus diferentes programas de becas de Educación y Cultura.

Finalmente manifestar que ha sido una verdadera oportunidad profesional para mí y un honor el poder participar en este primer programa de becas de producción MAEC-AECID. Agradezco profundamente la confianza depositada por parte del equipo de la Dirección de Relaciones Culturales y Científicas de la AECID. Así mismo, quiero agradecer a los artistas e investigadores de la promoción 2014-2015 su actitud de flexibilidad y confianza ante las diferentes situaciones de riesgo y conflicto que juntos hemos experimentado y su compromiso, responsabilidad y generosidad por haber llegado hasta el final de este proyecto.

Vista de la Academia de España en Roma.

Vista de la Academia de España en Roma.

Javier Duero

AECID, Javier Duero y las malas prácticas profesionales

INDEX ROMA: La AECID, Javier Duero y las malas prácticas profesionales

Las asociaciones de artistas firmantes de este comunicado quieren hacer pública su más enérgica protesta por el pésimo trato y la falta de respeto profesional que la AECID, Agencia Española de Cooperación Internacional para el desarrollo, dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, ha dispensado a los artistas visuales durante el proceso de producción de la exposición “INDEX Roma” que reúne los trabajos de los becarios residentes en la Real Academia de España en Roma (2014-2015) y que tendrá lugar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando del 27 de febrero al 17 de Abril de 2016. Trato absolutamente irrespetuoso y falto de profesionalidad que ha forzado a los artistas asociados Greta Alfaro y Joan Morey a renunciar a su participación en dicha exposición en aras de la defensa de las buenas prácticas y de un trato profesional justo y respetuoso.

Nos parece gravísimo que una administración pública con la responsabilidad expresa de promocionar el arte español incumpla las obligaciones básicas, los estándares éticos y las normas y acuerdos interprofesionales que –establecidos consensuadamente por el sector de las artes visuales– rigen las correctas y equilibradas relaciones entre los distintos agentes del sector. Acuerdos y normas que progresivamente han supuesto una mejora de las condiciones de trabajo de los artistas y, por consiguiente, también un reforzamiento del tejido creativo nacional y de la producción cultural española.

La AECID ha delegado en el comisario Javier Duero y en su empresa de mediación cultural Pista 34 el comisariado, la producción y la gestión de las exposiciones que los becarios de la Academia de España en Roma realizan tanto en Roma como en Madrid. Así como la responsabilidad de replantear globalmente el proyecto institucional que representa la Academia de España en Roma. La ausencia de una convocatoria pública para la realización de este encargo nos impide conocer con precisión la naturaleza de la relación entre la AECID y Javier Duero. Es decir, la duración temporal del encargo, las responsabilidades que se asignan, etc. Sin embargo es obvio que su doble función de comisario y gestor del proyecto le otorga una responsabilidad innegable en el desaguisado que nos ocupa. Es necesario señalar, antes de entrar en detalle, que en aras de la transparencia pública y la democratización de la cultura sería deseable que el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación incorporara convocatorias públicas abiertas para la designación de los comisarios a los que encomienda trabajos de semejante relevancia.

Academia de España en Roma

En Junio de 2015 se llevó a cabo en la Academia de España en Roma la primera de las exposiciones previstas para dar a conocer el trabajo de los becarios. Esta muestra anunciaba ya el escaso interés por llevar a cabo un proyecto expositivo de calidad. Por ejemplo, se desatendió el aspecto cultural de la muestra en beneficio de la organización de una macrofiesta en los jardines de la Academia (a cargo de una empresa privada italiana). La máxima prueba de desatención al proyecto expositivo es el robo de una de las obras expuestas. Y como consecuencia de esa desaparición, el descubrimiento de la ausencia de contratación de un seguro para las obras. Negligencia inexcusable en un proyecto de semejantes características. Aún a día de hoy, siete meses después del robo de la pieza, la AECID, eludiendo sus responsabilidades, no ha contestado al burofax de la artista autora de la obra sustraída en el que reclama alguna solución.

Como compensación a los defectos que experimentó el proyecto expositivo en Roma se adquirió el compromiso de abordar mejoras en la presentación del proyecto en Madrid, sin embargo las buenas intenciones fueron de nuevo disolviéndose en el incumplimiento de las prácticas profesionales imprescindibles para estos casos.

Pasamos a continuación a enumerar algunos de los incumplimientos del Manual de buenas prácticas que durante todo este proceso de negociación la AECID ha pretendido firmemente llevar a cabo, y que solo una larga y compleja negociación ha conseguido limar parcialmente:

  • Ausencia de contrato con los artistas.
  • Inexistencia de hoja de préstamo de las piezas.
  • Negativa a contratar póliza de seguro, – algo extremadamente grave, sobre todo tras el robo de una obra en Roma -.
  • Negativa a correr con los gastos del viaje, estancia y dietas para la supervisión del montaje a los artistas que residen fuera de Madrid. Hay que recordar que se trata de una convocatoria a nivel nacional e internacional y esto supone una discriminación seria para los becarios que no residen en Madrid.
  • Negativa a pagar el transporte de las piezas que no procedan de Roma, aunque formen parte de los proyectos creados allí.
  • Negativa a pagar los transportes de devolución de obra a los lugares de residencia de los autores.
  • Publicidad de la exposición con imágenes de obras sin consultar con los autores, sin mencionar la autoría, y sin aportar ningún dato acerca de las mismas.
  • Presiones ante la decisión de renunciar a la participación en la exposición.
  • Negligencia en la retirada de los nombres de los artistas que han renunciado a la exposición.

Tanto incumplimiento dio lugar a un proceso de negociación que ha sido también profundamente incorrecto, en el que privadamente se ofrecía a unos lo que a otros se negaba, y que ha incluido la puesta en cuestión públicamente de la profesionalidad de algunos artistas por parte de los intermediarios. Un proceso que, más que proponer soluciones, parecía destinado a enfrentar a unos becarios con otros, responsabilizar de los problemas a los propios artistas y eludir responsabilidades por parte de la institución y sus mediadores. Una negociación llena de falsas promesas y posteriores desmentidos. Así por ejemplo, se ha argumentado la negativa a pagar el desplazamiento de los artistas primero en función de la realización de unas actividades externas que finalmente no se llevarán a cabo y después en las dificultades normativas que tiene la AECID para pagar viajes dentro del territorio nacional.

Ante la posibilidad de un plante por parte de la mayoría de los becarios del ámbito de las artes visuales y cuando ya había comenzado el montaje de la exposición, la directora de Relaciones Culturales y Científicas de la AECID dirigió una carta con carácter de ultimátum a todos los becarios emplazándolos a contestar en el mismo día con el cumplimiento de algunas reivindicaciones mínimas para cada uno. Finalmente la exposición se llevará a cabo cumpliendo algunos de los puntos exigidos pero con la ausencia de dos artistas. Y sin respuesta todavía por parte de la AECID respecto a la obra robada en Roma. Ésta no nos parece una solución idónea.

Que la AECID presione a los artistas para que acepten condiciones inaceptables es gravísimo, pero no lo es menos que finalmente premie a algunos de ellos con la concesión de esas exigencias como una generosa dádiva otorgada arbitraria y excepcionalmente, como un premio ejemplarizante que apacigüe voluntades. El respeto profesional a los artistas no puede tratarse como una concesión caprichosa y eventual, y menos manejarse para enfrentar a unos con otros. Todo este proyecto depende del dinero y el poder público y es deber de aquellos a los que se ha encomendado su administración hacer un uso correcto y ético de él. En el modo, en la manera de administrar ambos, dinero y poder, reside una responsabilidad enorme. Las asociaciones de artistas que firman este comunicado desean sinceramente que la visibilización de este conflicto contribuya a que se entienda públicamente la necesidad del respeto al trabajo de los artistas.

AVVAC (Artistes visuals València Alacant i Castelló)

PAC (Plataforma d’artistes Catalunya)

Circuito Red y la promoción del arte joven en España

Sala Alcalá 31. Comunidad de Madrid
Auditorio
C/ Alcalá, 31, Madrid
Días 7 y 8 de abril de 2015, de 11:00 a 19:00 h.
Entrada gratuita hasta completar aforo

Cricuito Red es un foro de encuentro profesional dirigido específicamente a agentes culturales interesados en la promoción de la creación joven a nivel estatal, autonómico o municipal.
Especialistas y responsables de 15 instituciones que tienen relación con iniciativas orientadas a la promoción del arte joven realizarán presentaciones públicas de sus programas y mantendrán un intercambio de ideas y experiencias, aportando datos técnicos, presupuestos, estrategias, planes de financiación, gestión de los recortes, formas de comunicación, trabajo en red institucional, etc. con el objetivo de generar un contexto enriquecedor y colaborativo del que emanen unas conclusiones que sirvan como indicadores de trabajo a todos aquellos agentes profesionales que estén interesados y que trabajen en la promoción del arte joven en el marco del sector cultural en España.

sala-alcala-31

PROGRAMA
Martes 7 de abril de 2015
11.00 h.
Bienvenida y presentación. Isabel Rosell. Directora General BBAA CAM.
11.15 h.
Margareta Hauschild. Directora Goethe Institut Madrid.
Conferencia “La creación joven en la Europa central. Una historia de consensos y acuerdos”.
12. 00 h.
Injuve. Ayudas a la Creación.
Tania Minguela. Directora de la División de Programas Instituto de la Juventud
12.20 h.
Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Tabacalera Estudios.
Begoña Torres. Subdirectora General de Promoción de las Bellas Artes del MECD
12.40 h.
AECID. Programa ART-EX.
Sergi Farré. Jefe Departamento de Cooperación Universitaria y Científica.
13.00 h.
Pausa. Café
13.20 h.
Acción Cultural Española. Programa PICE.
Jorge Sobredo. Director de Programación.
13.40 h.
Comunidad de Madrid. Sala de Arte Joven.
Antonio J Sánchez. Subdirección General de Bellas Artes de La Comunidad de Madrid
14.00 h.
Matadero Madrid. El Ranchito.
Gema Melgar. Coordinadora de programación de MATADERO.
14.20 h.
Junta de Andalucía. Programa Iniciarte.
Eva Gonzalez Lezcano. Responsable programa Iniciarte
14.40 h.
Universidad Complutense de Madrid. Intransit.
Margarita San Andrés Moya. Vicerrectora de Atención a la Comunidad Universitaria.
15.00 h.
Pausa. Almuerzo
16.40 h.
Ayuntamiento de Bilbao. Fundación Bilbaoarte.
Juan Zapater. Director.
17.00 h.
Fundación Banco Santander. Educación y Talento Joven.
Álvaro Ganado Alonso. Departamento Educación y Talento Joven
17.20 h.
Museo Es Baluard. Les Cliniques
Nekane Aramburu. Directora
17.40 h.
La Casa Encendida. Generaciones.
Lucía Casani. Directora.
18.00 h.
Universidad de Valencia. Art Públic.
José Luis Pérez Pont. Comisario Art públic/ Universitat pública
18.20 h.
Dirección gral de Juventud de la Generalitat de Cataluña. Sala D´Art Jove.
Marta Vilardell. Técnica del programa de Cultura
18.40 h.
Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa (MAC). Becas de Movilidad (Galicia).
Carmen Fernández Rivera. Directora.

19.00 h.
Fin Jornada

alcala31_04_p

Miércoles 8 de Abril de 2015
11.00 h.
Mesa de diálogo 1. Movilidad artística.
Mesa de diálogo en la que participan instituciones cuyas líneas de actuación incluyen iniciativas, programas y convocatorias públicas dirigidas a favorecer y fomentar la movilidad de artistas visuales y otros profesionales del sector del arte contemporáneo, como los gestores culturales, investigadores y comisarios.
La mesa propone realizar una reflexión sobre el resultado de estas líneas de actuación poniendo en común la experiencia de cada institución; Pensar en sistemas de coordinación que puedan favorecer una mayor relación entre instituciones de un ámbito territorial común; Definir que herramientas son necesarias para la implementación de estrategias de trabajo en red; Analizar el fenómeno expansivo de las Residencias Artísticas; Cómo reforzar la relación con Latinoamérica; Y en un mundo globalizado, existen las áreas geográficas de interés?
Participantes
AECID. Programa ART-EX
Acción Cultural Española. Programa PICE.
Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa. Becas de Movilidad
Matadero Madrid. El Ranchito.
Comunidad de Madrid. Sala de Arte Joven
12.30 h.
Pausa. Café.
12.45 h.
Mesa de diálogo 2. Producción Artística.
Mesa de diálogo en la que participan instituciones cuyas líneas de actuación incluyen iniciativas, programas y convocatorias públicas dirigidas a la investigación artística, la producción de obra en un sentido amplio (objetual, documental, editorial, digital) y el desarrollo de proyectos artísticos.
La mesa propone realizar una reflexión sobre el resultado de estas líneas de actuación poniendo en común la experiencia de cada institución; Pensar en posibles herramientas que faciliten la co-producción de proyectos; Definir que indicadores deben prevalecer a la hora de invertir recursos públicos en producción artística; Cómo articular la relación institución pública-mercado privado; Cómo garantizar el acceso de la ciudadanía al patrimonio artístico contemporáneo producido mediante recursos públicos.
Paticipantes:
Injuve. Ayudas a la Creación.
Dirección general de Juventud de la Generalitat de Cataluña.
D´ Art Jove.
La Casa Encendida. Generaciones.
Junta de Andalucía. Programa Iniciarte.
Ayuntamiento de Bilbao. Fundación Bilbaoarte
14. 15 h.
Pausa Almuerzo
16.30 h.
Mesa de diálogo 3. Formación Artística.
Mesa de diálogo en la que participan instituciones cuyas líneas de actuación incluyen iniciativas, programas y convocatorias públicas dirigidas al fomento, apoyo y gestión de encuentros, seminarios, cursos, talleres y cualquier formato de actividad relacionado con la formación artística.
La mesa propone realizar una reflexión sobre el resultado de estas líneas de actuación poniendo en común la experiencia de cada institución; Cómo articular la relación entre la formación reglada, la formación alternativa y el co-aprendizaje; Analizar diferentes estrategias para la profesionalización de artistas y otros agentes culturales; Es la red el entorno formativo del futuro? Acerca de la formación on-line; Definir canales para la formación de públicos y audiencias; Que co-responsabilidad asume el sector para la mediación de las nuevas comunidades de usuarios.
Participantes
Universidad Complutense de Madrid. Intransit.
Fundación Banco Santander. Educación y Talento Joven.
Museo Es Baluard. Les Cliniques.
Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Tabacalera Estudios
Art Public. Universidad de Valencia
18.00 h.
Conclusiones foro.
19.00 h.
Fin foro.

11001859_10152595730742504_7236762610704662677_n

SUMMA… y sigue

SUMMA, Feria internacional de arte
Matadero Madrid
Paseo de la Chopera, 14. Madrid
Del 19 al 22 de septiembre

El arranque de curso, tras la vuelta de las vacaciones, se hace siempre difícil. Hay que cambiar de marcha, física y mental, para adaptarse al ritmo más disciplinado del quehacer diario. Por eso septiembre ha sido siempre un mes de adaptación lenta y gradual a la vorágine del trabajo. Hasta que llegó el equipo de SUMMA y decidió aprovechar la energía vacacional para meterse de lleno en el túnel de baño y masaje que representa la proximidad del otoño. Y ahí están, poniendo en marcha una feria internacional de arte contemporáneo que se celebra entre los días 19 y 22 de septiembre, organizada por ArtFairs, a cuya cabeza se encuentra Enrique Polanco.

Obra de José Bechara. Galería Carlos Carvalho. Imagen cortesía de SUMMA

Obra de José Bechara. Galería Carlos Carvalho. Imagen cortesía de SUMMA

Madrid aglutina unas cuantas ferias, entre ellas ARCO. Pero “como en septiembre no hay ninguna”, explica Lorena Polanco, responsable de comunicación, y “sin embargo es cuando arranca la temporada con la apertura de galerías”, decidieron llenar el vacío con SUMMA, a modo de catapulta del arte en este inicio de curso. Y lo han hecho “con mucha fe, apostando por galeristas de calidad” y por “el arte emergente y más joven”, subraya Polanco. Un total de 64 galerías, de 16 países, mostrarán en Matadero Madrid obra de 130 de esos artistas cuya pujanza bien merecía el esfuerzo de SUMMA.

Farmacy Laws, de Yan Leto. Imagen cortesía de SUMMA

Farmacy Laws, de Yan Leto. Imagen cortesía de SUMMA

La presencia de coleccionistas, los encuentros y debates, los espacios para el videoarte y las performances, pretenden hacer de SUMMA la feria del arte fresco, incipiente, procedente de diversos países, entre los que destacan los igualmente emergentes latinoamericanos: Brasil, México, Chile, Venezuela o Colombia, además de China o la sorprendente Filipinas. Todo ello en el marco de una feria que tiene diversas secciones: Programa General, Up, Transversal y Transversal Emergente (estos dos últimos comisariados por Agustín Pérez Rubio y Alexia Tale) o Madrid Foto, que pasa a formar parte de SUMMA.

Obra de Katie Horna. Galería Patricia Conde. Imagen cortesía de SUMMA

Obra de Katie Horna. Galería Patricia Conde. Imagen cortesía de SUMMA

El punto de encuentro AECID acogerá en Matadero cuatro mesas redondas promovidas por Rosina Gómez Baeza, Lucía Ybarra y Arianne Gaazenbeck, en torno al Coleccionismo en los países emergentes y en España, así como sobre El arte español en el contexto internacional. Las relaciones entre arte y gastronomía tendrán cabida en la sección Saborea el arte, donde confluirán las propuestas de prestigiosos chefs y artistas.

Cuatro días, pues, en Matadero Madrid de arte joven, incipiente, entre cuyos representantes se hallan varios espacios valencianos: Aural, Espai Tactel, Kir Royal, Parking Gallery y Punto. ArtFairs espera “como mínimo” la visita de 20.000 personas, aunque reconocen que, de entrada, ya están teniendo “muy buena acogida”. El lado sombrío de la crisis tiene este otro más luminoso fomentado por aquellos que desoyen las voces calamitosas. SUMMA y sigue.

Shadow of the sun, de Wire Tuazon. Imagen cortesía de SUMMA.

Shadow of the sun, de Wire Tuazon. Imagen cortesía de SUMMA.

Salva Torres