Fotograma de Incerta Glòria.

La tela de araña de la Guerra Civil

Incerta Glòria, de Agustí Villaronga
Con Marcel Borrás, Núria Prims, Oriol Pla, Bruna Cusí, Terele Pávez
y Juan Diego
España, 2017

La guerra arropa las  historias de las películas más reconocidas por la crítica de la filmografía de Agustí  Villaronga: la II Guerra Mundial  en la espeluznante y fascinante opera prima A través del cristal (1987)  y la Guerra Civil Española en Pa negre (2010 –Concha de Plata en el Festival de San Sabastián y nominada a catorce Goyas  y premiada con nueve-)  El mar (2000 -ganadora de dos Goyas y  selección oficial del Festival de Berlín donde obtuvo el premio de cine independiente y de nueva creación-) y en Incerta Gloria.

En el universo diegético de estas películas, la guerra es, obviamente,  el espacio verosímil para hacer visible la pulsión. Pulsión de muerte, esa fuerza indomable destructiva y autodestructiva, que habita en el interior de cada sujeto, junto a esa energía creadora, la pulsión de vida. Una pulsión de muerte que convive en una batalla siniestra con la pulsión de vida. Pulsión de vida y pulsión de muerte, Eros y Tánatos moran en cada individuo, en cada civilización. Una pulsión de muerte que acecha en erigirse sobre la pulsión de vida, sin que ninguna cultura haya sido capaz de ilustrar, tal y como Freud argumentó.

Fotograma de Incerta Glòria, de Agustí Villaronga.

Fotograma de Incerta Glòria, de Agustí Villaronga.

La fuerza narrativa y visual del cine de Villaronga reside en esa batalla siniestra entre el Eros y el Tánatos. Ciertos personajes del cine de este director están abrasados por la pulsión de muerte. La pulsión de muerte les atrae hasta obnubilar todo atisbo de lucidez. Por eso, la guerra, al ser  un espacio y un tiempo donde la pulsión de muerte se desata con total legitimidad, configura la estructura dramática del cine de Villaronga. La guerra es el fondo metonímico para sustentar  la pulsión de muerte de estos personajes.

‘Incerta glòria’, la última película, no está al margen de esta reflexión. La historia  ambientada en la Guerra Civil española, en concreto en 1937 en el Frente de Aragón, es la época histórica que Villaronga utiliza como  pretexto narrativo para representar a unos personajes masculinos atrapados por la pulsión de muerte. Así, Juli está arrastrado por Tánatos a una pasión amorosa que no puede consumar; Lluís queda fascinado por el siniestro y misterioso personaje femenino de “la Carlana”, la mujer araña, tal y como es nombrada en la película. Una figura femenina que encarna de manera metafórica la pulsión de muerte que habita en los personajes y atraviesa la historia de ‘Incerta glòria’.

Fotograma de Incerta Glòria.

Fotograma de Incerta Glòria.

Begoña Siles

Los comentarios están cerrados.